«SÚ­BE­ME LA RA­DIO»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - REPORTAJE - JUAN ARES

En es­te nú­me­ro de agos­to de ON, la re­vis­ta de mo­tor de La Voz de Ga­li­cia, pro­ba­mos tres co­ches que po­de­mos con­si­de­rar tec­no­ló­gi­ca­men­te avan­za­dos. Se tra­ta ade­más de rea­li­za­cio­nes de tres paí­ses re­pre­sen­ta­ti­vos de la automoción mundial, Ale­ma­nia, Es­ta­dos Uni­dos y Fran­cia. Si nos pa­ra­mos a com­pa­rar si­mi­li­tu­des en­tre mo­de­los tan dis­tin­tos co­mo el nue­vo Au­di A8, el Tes­la Mo­del X y el Re­nault Es­pa­ce ve­mos que el in­te­rior de los tres gi­ra al­re­de­dor de gran­des pan­ta­llas cen­tra­les. En el ca­so del Tes­la, los hom­bres de Elon Musk lle­van al ex­tre­mo la nue­va orien­ta­ción de los gran­des au­to­mó­vi­les del si­glo XXI, en los que una pan­ta­lla ab­sor­be el ma­ne­jo de to­dos los sis­te­mas del co­che. Di­cho de otra ma­ne­ra, es­tán des­apa­re­cien­do los man­dos del in­te­rior del co­che, pa­ra sus­ti­tuir­los por pan­ta­llas tác­ti­les des­de don­de se con­tro­la la cli­ma­ti­za­ción, la mú­si­ca, la na­ve­ga­ción, las lu­ces de am­bien­te, in­clu­so el com­por­ta­mien­to del co­che y mu­chos otros sis­te­mas.

Si subié­se­mos a un con­duc­tor del si­glo XX en un co­che ac­tual, lo pri­me­ro que pre­gun­ta­ría es: ¿Dón­de pue­do en­cen­der la ra­dio o có­mo pue­do po­ner la ca­le­fac­ción en es­te co­che?. Has­ta la tra­di­cio­nal lla­ve de pues­ta en mar­cha tie­ne los días con­ta­dos. El Au­di A8 era ha­ce dos ge­ne­ra­cio­nes un co­che re­ple­to de bo­to­nes, man­dos gi­ra­to­rios y pa­lan­cas, dis­tri­bui­das al­re­de­dor del con­duc­tor, que pre­su­mía ufano an­te sus ami­gos de la can­ti­dad de co­sas que po­día re­gu­lar des­de ellas. Aho­ra, el pro­pie­ta­rio del nue­vo Au­di A8, co­mo el del Tes­la Mo­del X, o el am­plio Re­nault Es­pa­ce, so­lo tendrá que con­cen­trar­se en la pan­ta­lla cen­tral, dos en el ca­so del A8, que ma­ne­ja prác­ti­ca­men­te to­dos los sis­te­mas, de­jan­do el res­to de la con­so­la des­pe­ja­da en un ejer­ci­cio de fi­lo­so­fía mi­ni­ma­lis­ta que se­gui­rá im­po­nién­do­se en los pró­xi­mos años. Y lo me­jor de to­do es que esos man­dos pue­den ser y lo se­rán más to­da­vía, ma­ne­ja­dos a vi­va voz por el con­duc­tor o acom­pa­ñan­tes, fa­ci­li­tan­do así la aten­ción so­bre la ca­rre­te­ra del que va al vo­lan­te. Si ya ha­bla­mos con Si­ri des­de los iPho­ne, pa­ra que nos dé in­for­ma­ción, el fu­tu­ro del au­to­mó­vil nos va a de­pa­rar lar­gas char­las con nues­tro or­de­na­dor cen­tral al que le po­de­mos de­cir fra­ses co­mo: «Llé­va­me al ban­co de Loi­ba a ver la pues­ta del sol», «quie­ro es­cu­char Des­pa­ci­to» o «sú­be­me la ra­dio... que es­tá muy ba­ja».

La co­ne­xión del co­che a tra­vés de In­ter­net, que se pro­di­ga­rá tam­bién en es­ta dé­ca­da, acen­tua­rá to­da­vía más la de­pen­den­cia de la gran pan­ta­lla, en la que po­dre­mos leer las edi­cio­nes di­gi­ta­les de La Voz de Ga­li­cia, ver los te­le­dia­rios, o res­pon­der a los co­rreos que nos han enviado. La gran pan­ta­lla co­bra­rá pro­ta­go­nis­mo en un con­cep­to de co­che que se­rá ca­da vez más pa­re­ci­do al sa­lón de nues­tra ca­sa. Y to­do eso se ha­rá abandonando la pa­sión de los más jó­ve­nes por la me­cá­ni­ca (sal­vo ex­cep­cio­nes ca­da día más ra­ras). Ten­dre­mos que ir­nos a Cu­ba pa­ra po­der ver a un con­duc­tor abrien­do el ca­pó de su au­to­mó­vil pa­ra com­pro­bar la ca­la del acei­te o cam­bian­do una rue­da, al­go a lo que ya más de la mi­tad de los con­duc­to­res es­pa­ño­les han re­nun­cia­do. De he­cho, en las ter­tu­lias de bar ape­nas se es­cu­cha aque­llo de: «Mi co­che tie­ne dos­cien­tos ca­ba­llos», aho­ra sus­ti­tui­do por: «Los asien­tos me dan ma­sa­jes mien­tras con­duz­co» o «Pue­do ir sin ma­nos en el vo­lan­te y sin to­car el freno».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.