LA ITA­LIA­NA «BRI­TISH»

DU­CA­TI ES UNA MAR­CA QUE SIEM­PRE CON­SI­GUE DAR­LE A SUS PRO­DUC­TOS UNA IM­PRON­TA DE DI­SE­ÑO Y PER­SO­NA­LI­DAD. EN LA MO­TO QUE HOY PRO­BA­MOS HA CON­SE­GUI­DO CON­VER­TIR UNA PA­CÍ­FI­CA Y CÓ­MO­DA SCRAM­BLER EN UNA CA­FÉ RA­CER DE ES­TI­LO «VIN­TA­GE» Y «BRI­TISH» MUY MA­NE­JA­BLE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - PRUEBA: DUCATI SCRAMBLER CAFÉ RACER - Por Juan Ares

Con­fie­so que me es­pe­ra­ba una mo­to me­nos re­don­da por­que me pa­re­cía im­po­si­ble con­ver­tir una Scram­bler en una mo­to con se­mi­ma­ni­lla­res y es­tri­be­ras atra­sa­das. Pe­ro me equi­vo­qué y des­de el pri­mer mo­men­to me sen­tí có­mo­do en es­ta Ca­fé Ra­cer que, pe­se a su as­pec­to, en nin­gún mo­do es ex­tre­ma.

La ver­dad es que la ga­ma Scram­bler le vie­ne muy bien a Du­ca­ti co­mo ac­ce­so a la mar­ca con mo­tos ase­qui­bles en pre­cio y ap­tas pa­ra to­dos los pú­bli­cos.

Y es­ta Ca­fé Ra­cer es una mo­to que nos trae re­cuer­dos del có­mic Joe’s Bar Team y ese es­ti­lo vin­ta­ge de mo­tos per­so­na­li­za­das que tan­to se lle­va aho­ra en las ciu­da­des y ca­rre­te­ras.

El ne­gro y do­ra­do, co­lor y ri­be­tes, le sien­tan bien, los se­mi­ma­ni­lla­res y la pla­ca con el nú­me­ro 54, por cier­to en ho­me­na­je al pi­lo­to ita­liano Bruno Spag­gia­ri, le dan as­pec­to ra­cing, mien­tras la hor­qui­lla in­ver­ti­da y el úni­co freno de dis­co de­lan­te­ro de gran ta­ma­ño, fir­ma­do por Brem­bo, le au­gu­ran una con­duc­ción efi­caz. El mo­tor es el co­no­ci­do bi­ci­lín­dri­co de 803 cc. y 75 ca­ba­llos de po­ten­cia, ca­pa­ces de mo­ver con di­na­mis­mo una mo­to cu­yo pe­so es de 172 ki­los.

La ex­pe­rien­cia de con­duc­ción de es­ta Du­ca­ti es po­si­ti­va. Des­de el pri­mer mo­men­to. Fá­cil de con­duc­ción, sen­ci­lla, el mo­tor brin­da sen­sa­cio­nes des­de ba­jas vuel­tas. El cam­bio es un tan­to ru­do, has­ta que se le coge el tru­co y el rui­do de mo­tor, al­go in­trín­se­ca­men­te im­por­tan­te siem­pre en una Du­ca­ti, no es pre­ci­sa­men­te per­tur­ba­dor, aun­que si la subimos de vuel­tas de­ja no­tar su ADN ita­liano.

Las cur­vas son su te­rreno na­tu­ral, ahí se desen­vuel­ve co­mo pez en el agua, pe­ro in­clu­so en ciu­dad no he­mos su­fri­do pe­nu­rias con ella, ha­cién­do­se fá­cil en­tre co­ches, mien­tras su es­ca­sa al­tu­ra de si­llín la ha­ce ade­cua­da a to­dos los pú­bli­cos. Aun­que el si­llín tie­ne as­pec­to mo­no­pla­za, se pue­de des­mon­tar la par­te tra­se­ra pa­ra alo­jar un pa­sa­je­ro. El cua­dro de ins­tru­men­ta­ción si­gue el es­ti­lo mi­ni­ma­lis­ta, con un úni­co re­loj que con­tie­ne to­do el ins­tru­men­tal. Y mien­tras los es­pe­jos se han co­lo­ca­do en los ex­tre­mos del ma­ni­llar, pe­ro en su par­te in­fe­rior, lo que los con­vier­te en po­co usa­bles.

Du­ca­ti co­mer­cia­li­za es­ta mo­to con un pre­cio de 11.190 euros, sien­do un mo­de­lo idó­neo pa­ra los que quie­ran ini­ciar­se en una mar­ca de cul­to co­mo la ita­lia­na.

FO­TOS: ÁL­VA­RO ARES

GUI­ÑOS DE DI­SE­ÑO

Los se­mi­ma­ni­lla­res, los es­pe­jos en el ex­tre­mo del ma­ni­llar, la pla­ca con el nú­me­ro 54 y el si­llín mo­no­pla­za le con­fie­ren el ca­rác­ter bri­tish a es­ta ita­lia­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.