EX­CE­LEN­CIA GERMÁNICA

EL CA­RIS­MA AÑA­DI­DO POR LOS DI­SE­ÑOS DE GEIGER A LAS TRA­DI­CIO­NA­LES RO­BUS­TEZ Y FIA­BI­LI­DAD DE LA ME­CÁ­NI­CA ALE­MA­NA CON­SO­LI­DA­RÍA A MER­CE­DES-BENZ CO­MO RE­PRE­SEN­TAN­TE DE LOS FA­BRI­CAN­TES EU­RO­PEOS DE AU­TO­MÓ­VI­LES DE LU­JO.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - REPORTAJE - Por Ig­na­cio Fe­rrei­ro

Los orí­ge­nes del me­mo­ra­ble Mer­ce­des-Benz 300SL se re­mon­tan a la de­ci­sión del fa­bri­can­te ale­mán de vol­ver a la com­pe­ti­ción tras la Se­gun­da Gue­rra Mundial y los di­fí­ci­les años que la si­guie­ron, in­ten­tan­do re­edi­tar los éxi­tos con­se­gui­dos por las Fle­chas Pla­tea­das an­tes de la con­tien­da, y re­no­var el pres­ti­gio internacional que le pro­por­cio­na­ban.

Si­guien­do el mo­de­lo uti­li­za­do por Ja­guar, que en 1951 se ha­bía al­za­do con la vic­to­ria en las 24 Ho­ras de Le Mans con el C-Ty­pe, un deportivo que to­ma­ba pres­ta­do el mo­tor XK de 3.4 li­tros que equi­pa­ba una ber­li­na de la mar­ca, el Mark VII, Mer­ce­des re­cu­rri­rá tam­bién a com­po­nen­tes de una pres­ti­gio­sa ber­li­na, el 300S de 1951, que pro­por­cio­na­rá el mo­tor de seis ci­lin­dros y 3 li­tros, la trans­mi­sión y la sus­pen­sión. Pe­ro la fa­ci­li­dad y ra­pi­dez que su­po­nía uti­li­zar es­tos com­po­nen­tes, bien ex­pe­ri­men­ta­dos, te­nían co­mo con­tra­par­ti­da su con­si­de­ra­ble pe­so, y a es­te in­con­ve­nien­te res­pon­de­ría la sus­ti­tu­ción del cha­sis ha­bi­tual por un bas­ti­dor li­ge­ro de en­tra­ma­do de tu­bos, desa­rro­lla­do por el equi­po di­ri­gi­do por el in­ge­nie­ro Ru­dolf Uh­len­haut, que ha­bía si­do ya res­pon­sa­ble del de­par­ta­men­to de com­pe­ti­ción de la mar­ca du­ran­te la dé­ca­da de los ’30. Do­tar a es­ta es­truc­tu­ra de la ri­gi­dez ne­ce­sa­ria re­que­ría que sus la­te­ra­les al­can­za­sen una al­tu­ra con­si­de­ra­ble, im­po­si­bi­li­tan­do la uti­li­za­ción de puer­tas con­ven­cio­na­les y dan­do lu­gar a las le­gen­da­rias alas de ga­vio­ta sus­ten­ta­das en la lí­nea cen­tral del te­cho.

El mo­de­lo de com­pe­ti­ción W194, bau­ti­za­do co­mo 300SL, por Sport Leicht (deportivo li­ge­ro), ob­ten­dría éxi­tos in­me­dia­tos des­de su pri­me­ra apa­ri­ción en las Mi­lle Mi­glia en ma­yo de 1952, don­de lo­gra­ría el se­gun­do y el cuar­to pues­to, a la que se­gui­rían en aquel mis­mo año vic­to­rias en Nür­bur­gring, don­de una ver­sión roads­ter ocu­pa­ría las cua­tro pri­me­ras po­si­cio­nes, en la Ca­rre­ra Pa­na­me­ri­ca­na con 1º y 2º por de­lan­te del Fe­rra­ri 340 México di­se­ña­do es­pe­cial­men­te pa­ra es­ta prue­ba, y la más im­por­tan­te de to­das, en Le Mans, tam­bién con 1º y 2º.

Las ex­pec­ta­ti­vas de ven­tas en el mer­ca­do ame­ri­cano de una ver­sión do­mes­ti­ca­da de aquel mo­de­lo de com­pe­ti­ción, que su vic­to­ria en la Pa­na­me­ri­ca­na ha­bía po­pu­la­ri­za­do en Es­ta­dos Uni­dos, ha­rán que se desa­rro­lle de in­me­dia­to el mo­de­lo de ca­lle, el W198, que cau­sa­rá ad­mi­ra­ción en el Sa­lón del Au­to­mó­vil de Nue­va York de 1954. Tres años des­pués el coupé se­rá sus­ti­tui­do por la ver­sión roads­ter pre­sen­ta­da en el Sa­lón del Au­to­mó­vil de Gi­ne­bra de 1957, que se man­ten­drá en pro­duc­ción has­ta 1963. La ima­gen de­fi­ni­ti­va de es­tos mo­de­los, tan­to el coupé co­mo el roads­ter, se­rá con­ce­bi­da por el di­se­ña­dor Frie­drich Geiger, re­in­cor­po­ra­do en 1950 al re­cién im­plan­ta­do de­par­ta­men­to de di­se­ño de Daim­ler-Benz, que po­cos años más tar­de pa­sa­ría a di­ri­gir, tras una an­te­rior es­tan­cia en la sec­ción de ca­rro­ce­rías en­tre 1933 y 1948.

Geiger ha­bía na­ci­do en 1907 en la

Juan Manuel Fan­gio re­ci­bi­ría en 1958 un 300SL Roads­ter co­mo ob­se­quio del fa­bri­can­te en re­co­no­ci­mien­to a su tra­yec­to­ria de­por­ti­va

ciu­dad de Süs­sen, en la re­gión ale­ma­na de Stutt­gart, y se ha­bía for­ma­do co­mo ca­rro­ce­ro an­tes de cur­sar es­tu­dios de di­se­ño. In­cor­po­ra­do a Daim­ler-Benz a las ór­de­nes de Hermann Ah­rens en la épo­ca en las que las ca­rro­ce­rías se mon­ta­ban aún so­bre bas­ti­do­res de ma­de­ra, de­mos­tra­rá pron­to que su ta­len­to co­mo in­ge­nie­ro se com­ple­men­ta­ba con su sen­ti­do de la es­té­ti­ca y la pro­por­ción, di­se­ñan­do mo­de­los tan re­co­no­ci­dos co­mo las ver­sio­nes Spe­cial Roads­ter del Mer­ce­des 500/540K de 1934.

Du­ran­te su tra­ba­jo ya inin­te­rrum­pi­do en Daim­ler-Benz des­de 1950 has­ta su ju­bi­la­ción en 1973, Geiger se­rá res­pon­sa­ble de la ima­gen de ex­cep­cio­na­les se­da­nes, co­mo el Mer­ce­des Co­las de 1959 (W111), el 600 de 1963 (W100), el 250 de 1965 (W108/109), o los Cla­se S de 1972 (W116), y de

cou­pés y roads­ters co­mo los SL de 1963 (W113) o los de 1972 (R107), con los que de­fi­ni­rá el vo­ca­bu­la­rio for­mal y el es­ti­lo del fa­bri­can­te ale­mán. Se­gui­rá sien­do sin em­bar­go el 300SL su di­se­ño más ad­mi­ra­do, con­ver­ti­do en uno de los ma­yo­res ico­nos del di­se­ño de au­to­mó­vi­les.

En pa­la­bras de su dis­cí­pu­lo y su­ce­sor al fren­te del de­par­ta­men­to de di­se­ño de Mer­ce­des, Bruno Sac­co: en la historia de los co­ches de­por­ti­vos, hay so­lo muy po­cos otros ejem­plos de una exi­to­sa com­bi­na­ción de ren­di­mien­to y su­pe­rio­ri­dad con lí­neas ar­mo­nio­sas y al mis­mo tiem­po poderosas.

De ca­rác­ter re­ser­va­do y ri­gu­ro­so, Geiger, que era ade­más un con­su­ma­do acua­re­lis­ta, fa­lle­ce­ría en 1996, a los 89 años, en la pe­que­ña ciu­dad ale­ma­na de Bad Über­kin­gen.

EL MER­CE­DES 300SL Des­cen­dien­te del mo­de­lo ga­na­dor de Le Mans y la Ca­rre­ra Pa­na­me­ri­ca­na con el que Mer­ce­des-Benz vol­vía al mun­do de la com­pe­ti­ción tras la Se­gun­da Gue­rra Mundial, se con­ver­ti­ría en el deportivo más ad­mi­ra­do de su épo­ca.

TA­LEN­TO Y SEN­TI­DO DE LA ES­TÉ­TI­CA

Geiger de­mos­tró pron­to que su ta­len­to co­mo in­ge­nie­ro se com­ple­men­ta­ba con su sen­ti­do de la es­té­ti­ca. En la ima­gen, el Spe­cial Roads­ter del Mer­ce­des 540K de 1934.

EL SL DES­CA­PO­TA­BLE DE LOS 70

So­bre es­tas lí­neas, otro de los di­se­ños de Geiger, el SL des­ca­po­ta­ble de 1972

TO­DO UN DEPORTIVO

El mo­de­lo de com­pe­ti­ción W194, bau­ti­za­do co­mo 300 SL, por Sport Leicht (deportivo li­ge­ro), ob­ten­dría éxi­tos in­me­dia­tos des­de sus pri­me­ras apa­ri­cio­nes EL ALAS DE GA­VIO­TA

El 300 SL «alas de ga­vio­ta» es uno de los co­ches más icó­ni­cos de la historia del au­to­mó­vil LA EVO­LU­CIÓN La ver­sión «roads­ter» pre­sen­ta­da en el Sa­lón del Au­to­mó­vil de Gi­ne­bra de 1957, se man­ten­dría en pro­duc­ción has­ta 1963

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.