EN­TRE­VIS­TA

AL­FRE­DO MAR­TÍ­NEZ CUER­VO DI­RI­GE EN LA AC­TUA­LI­DAD UNO DE LOS GRU­POS MÁS GRAN­DES DEL AU­TO­MÓ­VIL EN EL NO­ROES­TE DE ES­PA­ÑA. BA­JO EL NOM­BRE DE RES­NO­VA, LA EM­PRE­SA CO­MEN­ZÓ SU AN­DA­DU­RA EN SEC­TO­RES CO­MO EL CE­RÁ­MI­CO Y VI­NÍ­CO­LA, EM­PLEAN­DO A CIEN­TOS DE PER­SO­NAS EN ESP

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - OPINIÓN - Por Juan To­rrón

Al­fre­do Mar­tí­nez Cuer­vo, pre­si­den­te del Gru­po Res­no­va.

Atraí­do por su pa­sión por la mar­ca BMW, Al­fre­do Mar­tí­nez, que co­men­zó su vi­da pro­fe­sio­nal tra­ba­jan­do y es­tu­dian­do al mis­mo tiem­po, ha crea­do hoy to­do un im­pe­rio de­di­ca­do a los sec­to­res de los co­ches, la ce­rá­mi­ca y los vi­nos y, co­mo él mis­mo di­ce, ya tie­ne el re­le­vo en sus cua­tro hi­jos, dos de ellos tra­ba­jan­do des­de Mé­xi­co y los otros dos, des­de Es­pa­ña. Apro­ve­chan­do si­ner­gias, Res­no­va ha lo­gra­do con­ver­tir­se en uno de los gran­des gru­pos de au­to­mo­ción del No­roes­te de Es­pa­ña. — ¿Cuán­do na­ce el Gru­po Res­no­va y có­mo lle­ga al mun­do de la au­to­mo­ción?

—Na­cí en Cu­di­lle­ro, As­tu­rias, el 5 de mar­zo de 1943. Aque­llos años fue­ron lla­ma­dos los de la épo­ca de la fa­me. Los chi­cos de mi edad, pai­sa­nos míos, iban con 11 años a ga­nar­se el pan en las pro­ce­lo­sas aguas del Can­tá­bri­co. Yo es­tu­dié, pe­ro al mis­mo tiem­po tra­ba­ja­ba. Co­mo ha­bía ne­ce­si­dad ur­gen­te sa­qué, es­tu­dian­do y tra­ba­jan­do, la ca­rre­ra de Ma­gis­te­rio en un año. Con 20 años fui pro­fe­sor de un Co­le­gio Li­bre Adop­ta­do en Saha­gún de Cam­pos. Me pa­ga­ban 5.000 pe­se­tas al mes. Te­nía un mon­tón de asig­na­tu­ras apro­ba­das, co­mo li­bre oyen­te, de fi­lo­so­fía y le­tras en la Uni­ver­si­dad de Ovie­do. Los pro­fe­so­res me guar­da­ron las no­tas pa­ra el año si­guien­te. En­ton­ces me fui a Sa­la­man­ca, que «en­he­chi­za la vo­lun­tad de vol­ver a ella a to­dos los que de la ama­bi­li­dad de su vi­vien­da han gus­ta­do». En dos años aca­bé ter­ce­ro, cuar­to y quin­to. Aca­ba­da la ca­rre­ra, muy jo­ven, me pro­pu­sie­ron que­dar de pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad de Sa­la­man­ca. No era mi vo­ca­ción. Pos­te­rior­men­te reali­cé va­rios Más­ter, en­tre ellos el Pa­dre del IESE. In­sis­to, siem­pre tra­ba­jan­do y es­tu­dian­do. Fui pro­fe­sor en co­le­gios im­por­tan­tes, por ejem­plo en Re­ta­mar en Ma­drid. Quie­ro re­cal­car es­to pa­ra que los jó­ve­nes de hoy se­pan lo que ha­cía­mos los aho­ra lla­ma­dos ma­yo­res (ten­go 74 años) y se­gui­mos en el ta­jo.

Pa­se­mos al cam­po pro­fe­sio­nal: Co­men­cé des­de aba­jo con 28 años en una em­pre­sa tex­til, en el es­ta­do de Tlax­ca­la en Mé­xi­co, con 10 tra­ba­ja­do­res. En 10 años te­nía­mos 700 tra­ba­ja­do­res con va­rias fábricas en San­ta Ana Chiau­tem­pan y una co­mer­cial en New Jer­sey. Era la dé­ca­da de los 70. En 1979 com­pra­mos una mi­na de car­bón a Al­tos Hor­nos de Viz­ca­ya. Yo fui el prin­ci­pal ac­cio­nis­ta y con­se­je­ro de­le­ga­do. No te­nía ni idea, pe­ro no me que­dó otro re­me­dio que man­dar, di­ri­gir y en­se­ñar. En 1983 com­pré una ce­rá­mi­ca muy mo­der­na en Pan­to­ja en To­le­do. En 1987 com­pré otra ce­rá­mi­ca en Alcalá de He­na­res: Ce­rá­mi­ca Mo­der­na e In­dus­trial Ce­rá­mi­ca Mo­der­na. Des­de esa épo­ca so­mos ce­ra­mis­tas. En el año 2000 de­jé la mi­ne­ría del car­bón. En to­do es­te tiem­po di­ri­gía las em­pre­sas de Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos. En el año 1995 inau­gu­ra­mos Ce­ra­nor, en Va­len­cia de Don Juan, si­tua­da es­tra­té­gi­ca­men­te en el cen­tro del cua­dran­te no­roes­te de la pe­nín­su­la, que se ha con­so­li­da­do co­mo em­pre­sa pio­ne­ra y lí­der en la fa­bri­ca­ción de ce­rá­mi­ca es­truc­tu­ral. En es­te com­ple­jo in­dus­trial con­ta­mos con las dos fábricas más mo­der­nas y gran­des de Es­pa­ña, jun­to con dos co­ge­ne­ra­cio­nes. En el año 2000 co­men­za­mos a ins­ta­lar ce­rá­mi­cas en Mé­xi­co, en el Es­ta­do de Tlax­ca­la. Hoy con­ta­mos con cua­tro fábricas muy mo­der­nas y tec­no­ló­gi­ca­men­te muy avan­za­das.

En el sec­tor de la au­to­mo­ción ini­cia­mos nues­tra an­da­du­ra en el año 1996. Co­mo re­si­den­te en Mé­xi­co, yo te­nía en el año 1982 un co­che Mer­ce­des. Pen­sé que no po­día ir a la mi­na con un Mer­ce­des, por­que lla­ma­ba la aten­ción en aque­lla épo­ca en un am­bien­te mi­ne­ro. Lo ven­dí y com­pré el pri­mer BMW. Ne­ce­si­ta­ba un co­che bueno y se­gu­ro. Ha­cía mu­chos ki­ló­me­tros al año, ca­si siem­pre es­ta­ba fue­ra de mi ca­sa, por lo que a par­tir de es­ta fe­cha me hi­ce clien­te in­con­di­cio­nal de la mar­ca BMW. Por es­te mo­ti­vo, en el año 1996, cuan­do se me dio la opor­tu­ni­dad de co­men­zar con una pe­que­ña con­ce­sión de BMW, Mi­ni y BMW Mo­to­rrad en Gi­jón, no lo du­dé, aun­que yo me de­di­ca­ba al te­ma in­dus­trial pre­fe­ren­te­men­te. Hoy so­mos con­ce­sio­na­rios ofi­cia­les de es­tas mar­cas con muy bue­nas ins­ta­la­cio­nes pro­pias en As­tu­rias (Ovie­do, Gi­jón y Avi­lés), en la pro­vin­cia de Pontevedra (Vi­go, ciu­dad de Pontevedra, Vi­la­gar­cía de Arou­sa y La­lín), en San­tan­der, en León y en Bur­gos. Co­men­za­mos con 2.000 me­tros cua­dra­dos y hoy an­da­re­mos por los 120.000.

Con la es­tra­te­gia de con­se­guir eco­no­mías de es­ca­la, si­ner­gias, com­ple­men­ta­rie­dad e in­te­gra­ción, hoy tam­bién so­mos con­ce­sio­na­rios ofi­cia­les de Ford pa­ra to­da la pro­vin­cia de Pontevedra, con ins­ta­la­cio­nes en Vi­go, Pontevedra ciu­dad, Vi­la­gar­cía de Arou­sa y La­lín. Ade­más, tam­bién so­mos con­ce­sio­na­rios ofi­cia­les de la mar­ca Nis­san pa­ra la pro­vin­cia de As­tu­rias y León, así co­mo de las mar­cas Hyun­dai, Fiat, Al­fa Romeo, Jeep, Lan­cia, Abarth, Su­ba­ru, Ssan­gyong e In­fi­ni­ti pa­ra to­da la pro­vin­cia de As­tu­rias.

—Un gru­po de­di­ca­do al sec­tor vi­ní­co­la y ce­rá­mi­co, ¿es el sec­tor au­to­mo­ción com­pa­ra­ble en ren­ta­bi­li­dad? —El sec­tor de la au­to­mo­ción, es un sec­tor muy com­pe­ti­ti­vo y exi­gen­te, pe­ro apro­ve­chan­do las eco­no­mías

Yo soy la pri­me­ra ge­ne­ra­ción, pe­ro ten­go cua­tro hi­jos que ya tra­ba­jan en la em­pre­sa ase­gu­ran­do el re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal

«

de es­ca­la y te­nien­do un buen equi­po hu­mano la ren­ta­bi­li­dad pue­de ser ade­cua­da. —¿Por qué le in­tere­só tam­bién el mer­ca­do ga­lle­go? —La ver­dad es que que­re­mos mu­cho a Ga­li­cia. Las Rías Bai­xas son un es­pec­tácu­lo de la na­tu­ra­le­za que no tie­ne pa­ran­gón en nin­gún otro lu­gar del mun­do. Nos en­ten­de­mos muy bien con los ga­lle­gos. Te­ne­mos mu­chas co­sas en co­mún. Co­noz­co mu­chos ga­lle­gos que han tra­ba­ja­do muy a fon­do en Mé­xi­co. Voy to­dos los años a la fies­ta de Avión, in­vi­ta­do por mis ami­gos ga­lle­gos-me­xi­ca­nos. En Mé­xi­co siem­pre voy al cen­tro ga­lle­go. Me re­ci­ben co­mo si es­tu­vie­ra en mi ca­sa. En Ga­li­cia co­men­za­mos en el año 2000 con BMW, Mi­ni y BMW Mo­to­rrad en Vi­go. A con­ti­nua­ción cons­trui­mos una con­ce­sión en Vi­la­gar­cía de Arou­sa, otra en La­lín y en la ciu­dad de Pontevedra. En to­das es­tas pla­zas, por ra­zo­nes de com­ple­men­ta­rie­dad tam­bién so­mos con­ce­sio­na­rios de Ford pa­ra to­da la pro­vin­cia de Pontevedra. Te­ne­mos pues ocho ex­ce­len­tes ins­ta­la­cio­nes en Ga­li­cia. —As­tu­rias, León, Ga­li­cia... ¿Hay pro­yec­tos a cor­to pla­zo pa­ra am­pliar su ofer­ta de con­ce­sio­na­rios en nues­tra co­mu­ni­dad? —So­mos un gru­po fa­mi­liar en el que la se­gun­da ge­ne­ra­ción ya es­ta muy pre­sen­te. Nues­tra vo­ca­ción es se­guir cre­cien­do, man­te­nien­do el ni­vel de in­ver­sión, ex­pan­sión y por su­pues­to de crea­ción de em­pleo, por lo que to­do pro­yec­to que re­sul­te in­tere­san­te lo po­de­mos es­tu­diar.

Cree­mos fir­me­men­te en la éti­ca y mo­ral em­pre­sa­rial por lo que se­gui­re­mos lu­chan­do por el de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co y social del cua­dran­te no­roes­te de la pe­nín­su­la. —¿Hay di­fe­ren­cia en­tre clien­tes de dis­tin­tas au­to­no­mías? ¿So­mos los clien­tes ga­lle­gos muy dis­tin­tos al res­to? —Lo más im­por­tan­te es tra­tar muy bien a los clien­tes. Al es­tar en cin­co pro­vin­cias del cua­dran­te no­roes­te de la pe­nín­su­la, pa­ra no­so­tros, por sus ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cia­les en el ar­co atlán­ti­co de la pe­nín­su­la, la pro­vin­cia de Pontevedra tie­ne un sa­bor es­pe­cial. —¿Ha­cia dón­de ca­mi­na el mun­do de la au­to­mo­ción: eléc­tri­cos, hí­bri­dos, ga­so­li­na? — Es in­du­da­ble que las mar­cas de au­to­mo­ción ca­da vez es­tán más com­pro­me­ti­das con la mo­vi­li­dad sos­te­ni­ble, si­guien­do las di­rec­tri­ces in­ter­na­cio­na­les del cam­bio cli­má­ti­co y la con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca. La mo­vi­li­dad eléc­tri­ca es­ta ya muy im­plan­ta­da en el pre­sen­te pe­ro co­bra­rá más im­por­tan­cia en el fu­tu­ro a cor­to pla­zo, gra­cias a las gran­des in­ver­sio­nes que las mar­cas es­tán rea­li­zan­do en me­jo­rar la au­to­no­mía de los vehícu­los tan­to eléc­tri­cos co­mo hí­bri­dos. —¿Se lle­ga­rán a ven­der co­ches úni­ca­men­te por In­ter­net? —Ya se es­tán ven­dien­do co­ches por In­ter­net, pe­ro es cier­to que es­te ti­po de ven­ta se cen­tra más en los vehícu­los se­mi­nue­vos y de oca­sión. Nues­tro gru­po cuen­ta con una de las me­jo­res pá­gi­nas web con más de 500 co­ches de ma­ne­ra con­ti­nua: www.mul­ti­car­cen­ter. com, des­de don­de vendemos vehícu­los a cual­quier zo­na de Es­pa­ña. Pe­ro las ins­ta­la­cio­nes fí­si­cas se­gui­rán man­te­nien­do un pa­pel fun­da­men­tal en la dis­tri­bu­ción y man­te­ni­mien­to de los automóviles. —¿Es más ren­ta­ble ven­der un usa­do o un co­che nue­vo? —Pa­ra no­so­tros lo más im­por­tan­te es la sa­tis­fac­ción de nues­tros clien­tes y hay mer­ca­do pa­ra dis­tin­tos ti­pos de vehícu­los. Pa­ra nues­tro gru­po es fun­da­men­tal el de­par­ta­men­to de vehícu­los se­mi­nue­vos y ofre­ce­mos co­ches cer­ti­fi­ca­dos y con to­das las ga­ran­tías a unos pre­cios que se adap­tan a la ca­pa­ci­dad ad­qui­si­ti­va. Lo im­por­tan­te es ase­so­rar muy bien a nues­tros clien­tes y en­con­trar la so­lu­ción de mo­vi­li­dad ade­cua­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.