No­so­tros. La fron­te­ra del per­dón.

To­dos nos al­gu­na oca­sión y ha­ce­mos da­ño a la pa­re­ja, pe­ro ¿sa­be­mos pe­dir dis­cul­pas? De­cir “lo sien­to” es el pri­mer pa­so ha­cia la en

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

LLa re­la­ción de pa­re­ja lle­va im­plí­ci­ta una co­rrien­te emo­cio­nal in­ten­sa en la que tan­to lo que el otro nos ha­ce, co­mo lo que no­so­tros le ha­ce­mos, pue­de ayu­dar­nos pe­ro tam­bién da­ñar­nos. Pe­dir per­dón es­tá re­la­cio­na­do con nues­tra ca­pa­ci­dad de que­rer a los de­más tal y co­mo son. Amar al otro com­pren­dien­do sus de­fec­tos da la fuer­za psí­qui­ca ne­ce­sa­ria pa­ra bus­car su per­dón. Es­te ac­to, que tie­ne que ver con la cul­pa que sen­ti­mos al ha­cer al­go que le per­ju­di­ca, es una for­ma de re­co­no­cer nues­tro po­der pa­ra he­rir­le. Si al­guien no se dis­cul­pa nun­ca, pe­se a los fa­llos que ha­ya po­di­do co­me­ter, es por­que pa­de­ce una in­se­gu­ri­dad in­so­por­ta­ble, un ras­go ha­bi­tual en una per­so­na que es muy nar­ci­sis­ta. El miem­bro de la pa­re­ja que su­po­ne que él nun­ca tie­ne por qué pe­dir dis­cul­pas al otro, pue­de sen­tir que se re­ba­ja de­ma­sia­do si lo ha­ce, que no le van a que­rer si de­mues­tra an­te el otro esa pre­sun­ta de­bi­li­dad. Por­que, en el fon­do, es una per­so­na tan dé­bil que no pue­de acep­tar los fa­llos que tie­ne. Dis­cul­par­se an­te el otro re­pre­sen­ta acep­tar que te­ne­mos fa­llos y que no he­mos pen­sa­do lo su­fi­cien­te en él an­tes de ha­cer al­go. Por eso le he­mos he­cho da­ño. Un as­pec­to fun­da­men­tal en es­ta in­ca­pa­ci­dad pa­ra re­co­no­cer las he­ri­das que po­de­mos pro­vo­car a la pa­re­ja, es no acep­tar de­ter­mi­na­dos as­pec­tos pro­pios que in­cons­cien­te­men­te se re­cha­zan. A la pa­re­ja se la pue­de ata­car por­que en el fon­do ri­va­li­za­mos con ella y por­que he­mos or­ga­ni­za­do un víncu­lo amo­ro­so en el que la am­bi­va­len­cia en­tre el amor y el odio es­tá de­ma­sia­do pre­sen­te. Es­ta am­bi­va­len­cia pro­vie­ne de unos pa­tro­nes afec­ti­vos in­fan­ti­les que no se han po­di­do ela­bo­rar de la for­ma ade­cua­da.

Amor te­ñi­do de en­vi­dia

equi­vo­ca­mos ma­du­rez. Ele­na no es­ta­ba dis­pues­ta a aguan­tar más las im­per­ti­nen­cias de Raúl, pe­ro real­men­te le sor­pren­dió que él re­co­no­cie­ra que no se ha­bía por­ta­do bien. Él ha­bía es­ta­do ata­cán­do­la cons­tan­te­men­te en una fies­ta de pre­sen­ta­ción de uno de sus pro­yec­tos. Ella te­nía éxi­to so­cial y pro­fe­sio­nal. Raúl dis­fru­ta­ba con ese éxi­to, pe­ro en oca­sio­nes la ata­ca­ba se­ña­lan­do sus fa­llos de­lan­te de otros. Por mo­ti­vos co­mo es­te, él ha­bía acu­di­do a una te­ra­pia, por­que no lo­gra­ba sen­tir­se bien en su tra­ba­jo y te­nía pro­ble­mas pa­ra man­te­ner una pa­re­ja. El nar­ci­sis­mo de Raúl so­lo le de­ja­ba ver lo que te­nía re­la­ción con­si­go mis­mo. El éxi­to de Ele­na lle­gó a ser pa­ra él una fuen­te de en­vi­dia in­cons­cien­te: sen­tía re­sen­ti­mien­to cuan­do ella se en­tu­sias­ma­ba con la gen­te o con su tra­ba­jo. Es­to le lle­va­ba a ata­car­la su­til­men­te, pe­ro lue­go no pe­día per­dón por­que eso su­po­nía re­co­no­cer la en­vi­dia que sen­tía. Pe­ro es­ta vez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.