DIA­NE Kea­ton

Es una le­yen­da vi­va de Holly­wood, pe­ro a sus 71 años no tie­ne in­ten­ción de vi­vir de las ren­tas. Al hi­lo de su nue­va co­me­dia ro­mán­ti­ca, ex­plo­ra­mos con la ac­triz, in­quie­ta, im­pul­si­va (y neu­ró­ti­ca con­fe­sa), los se­cre­tos del amor en la ma­du­rez. Por Ixo­ne Díaz

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

Su look for­ma par­te de la his­to­ria del ci­ne: los tra­jes mas­cu­li­nos, los som­bre­ros over­si­ze, la me­le­na pla­tea­da, los jer­seys de cue­llo al­to de día y el es­mo­quin pa­ra las oca­sio­nes es­pe­cia­les. Pe­ro el uni­for­me, por gla­mu­ro­so o trans­gre­sor que sea, no con­vier­te a una es­tre­lla en un icono. La fórmula re­quie­re, ade­más, una bio­gra­fía fas­ci­nan­te, un par de amores apa­sio­na­dos (y re­ñi­dos), una ca­rre­ra cua­ja­da de éxi­tos, una per­so­na­li­dad fuer­te e in­de­pen­dien­te y cier­ta obs­ti­na­ción por tra­tar de ser un mis­te­rio por re­sol­ver. Y a sus 71 años, Dia­ne Kea­ton cumple con to­dos y ca­da uno de los re­qui­si­tos. “No creo que na­die pien­se en mí en esos tér­mi­nos, la ver­dad. Nun­ca he si­do una gran es­tre­lla de ci­ne. Sí, he he­cho pe­lí­cu­las, pe­ro no he pro­ta­go­ni­za­do gran­des éxi­tos”. Esa no es, ob­via­men­te, la per­cep­ción que el resto del mun­do tie­ne de ella. Kea­ton es una es­tre­lla con to­das las le­tras. Uno de los po­cos ico­nos au­tén­ti­cos (las co­pias fal­sas abun­dan) de la gran pan­ta­lla. “Oh, es muy dul­ce que di­gas eso... ¡Oh, dios mío! ¡Nooo!”, exclama aver- gon­za­da. Pue­de que sea fal­sa mo­des­tia o pue­de que ese ti­po de ha­la­gos ha­gan aflo­rar la per­so­na­li­dad al­go neu­ró­ti­ca que ha in­ter­pre­ta­do una y otra vez, pe­ro que, co­mo ha con­fe­sa­do tan­tas ve­ces, tam­bién for­ma par­te de su ca­rác­ter. “Hay mu­cho de eso en mi per­so­na­li­dad, de otro mo­do, ¿có­mo ha­bría si­do ca­paz de in­ter­pre­tar­lo?”, con­fie­sa. En reali­dad, ese ha si­do siem­pre su gran en­can­to. Dia­ne Kea­ton des­cu­brió que que­ría ser ar­tis­ta el día que su ma­dre, Do­rothy, par­ti­ci­pó en un con­cur­so pa­ra ele­gir a la me­jor ama de ca­sa de Los Án­ge­les. Ver­la so­bre el es­ce­na­rio, aca­pa­ran­do la aten­ción de to­do el mun­do, des­per­tó su vo­ca­ción. Em­pe­zó can­tan­do y ha­cien­do tea­tro en el

“SOY MUY INMADURA PA­RA MI EDAD. A ES­TAS AL­TU­RAS, NO VOY A APRENDER NIN­GU­NA LEC­CIÓN”

ins­ti­tu­to y con 18 años hi­zo las ma­le­tas y se fue a Nue­va York. Es­tu­dia­ba can­to, bai­le e in­ter­pre­ta­ción, y em­pe­zó a ha­cer pe­que­ños pa­pe­les en pe­lí­cu­las mo­des­tas, mien­tras pa­ga­ba el al­qui­ler ro­dan­do anun­cios de des­odo­ran­te. Co­no­ció a Woody Allen du­ran­te la au­di­ción de Tó­ca­la de nue­vo, Sam. Con­ver­ti­da en su musa, Allen es­cri­bió An­nie Hall pen­san­do en ella: sus ges­tos, su sen­ti­do del hu­mor, su co­lec­ción de neu­ras… Aun­que ga­nó el Os­car por aque­lla in­ter­pre­ta­ción, la ac­triz vi­vía aho­ga­da en sus pro­pias in­se­gu­ri­da­des. Ha con­fe­sa­do que, en aque­lla épo­ca, su­frió bu­li­mia, lo que lle­gó a pro­vo­car­le 26 ca­ries y un te­rri­ble su­fri­mien­to psi­co­ló­gi­co. Lo su­peró acu­dien­do a psi­co­te­ra­pia y re­ci­bió tres no­mi­na­cio­nes más al Os­car por Ro­jos, La ha­bi­ta­ción de Mar­vin y Cuan­do me­nos te lo es­pe­ras.

En los úl­ti­mos 15 años, Kea­ton se ha rein­ven­ta­do gra­cias a una co­lec­ción de co­me­dias so­bre el amor en la ma­du­rez. Inau­gu­ró el gé­ne­ro jun­to a Jack Ni­chol­son en Cuan­do me­nos te lo es­pe­ras y, des­de en­ton­ces, ha com­par­ti­do pan­ta­lla con Ro­bert De Ni­ro (La gran bo­da), Michael Dou­glas (Así nos va) o Ke­vin Kli­ne (¡Por fin so­los!). Y aho­ra, es­tre­na Una ci­ta en el par­que, so­bre la re­la­ción en­tre una viu­da y un hom­bre (Brendan Glee­son) que vi­ve dán­do­le la es­pal­da a la vi­da mo­der­na en un bos­que en mitad de Lon­dres. “El amor en es­ta épo­ca de la vi­da es muy di­fe­ren­te. Cuan­do eres jo­ven, es­tá muy li­ga­do al se­xo. Es un he­cho bio­ló­gi­co: es­ta­mos di­se­ña­dos pa­ra re­pro­du­cir­nos, te­ner hi­jos, pro­pa­gar el le­ga­do… Por eso, ese ti­po de amor es­tá muy orien­ta­do ha­cia la fan­ta­sía. Pe­ro des­pués hay otros ti­pos de amor. Al­gu­nos te ayu­dan a ser una per­so­na me­jor, más com­pro­me­ti­da”, re­fle­xio­na. Cum­pli­dos los 50, Kea­ton adop­tó a una ni­ña, Dex­ter, y más tar­de a un ni­ño, Du­ke. “La ma­ter­ni­dad es mu­cho me­jor que cual­quier fan­ta­sía que ten­ga­mos so­bre el amor. Es el amor”, ha di­cho so­bre su re­la­ción con ellos. Le pre­gun­to si ne­ce­si­ta en­con­trar una conexión ín­ti­ma con sus per­so­na­jes pa­ra me­ter­se en su piel o si ese es, sim­ple­men­te, el ofi­cio del ac­tor. “Mi vi­da siem­pre ha es­ta­do do­mi­na­da por el he­cho de ser ac­triz. Vi­ves ex­pe­rien­cias fic­ti­cias que, de al­gu­na ma­ne­ra, ter­mi­nan for­man­do par­te de tu vi­da. Esa es una de las gran­des ale­grías que me ha pro­por­cio­na­do es­te tra­ba­jo. Aun­que no sea una gran ac­triz, me ha per­mi­ti­do ser mu­chas mu­je­res di­fe­ren­tes. Hay co­sas que qui­zá no me han ocu­rri­do, pe­ro les han pa­sa­do a mis per­so­na­jes y es­toy muy agra­de­ci­da”. Se re­fie­re, qui­zá, al he­cho de que nun­ca lle­gó a ca­sar­se, al­go que siem­pre ha la­men­ta­do. “He te­ni­do muy bue­nas opor­tu­ni­da­des de ex­plo­rar el amor en la ma­du­rez… ¡En las pe­lí­cu­las!”, di­ce es­ta­llan­do en una car­ca­ja­da. Ha­ce más de una dé­ca­da, ju­ró que ya no le in­tere­sa­ba te­ner pa­re­ja y que ha­bía re­nun­cia­do al amor ro­mán­ti­co. A la ac­triz le cues­ta mos­trar­se, tan­to li­te­ral co­mo me­ta­fó­ri­ca­men­te. De ahí, los jer­seys de cue­llo al­to, los mi­to­nes, los som­bre­ros de­ma­sia­do gran­des… Y de ahí, que se ha­ya di­cho que es la “es­tre­lla más es­qui­va des­de Gre­ta Gar­bo”. Ella mis­ma re­co­no­ce que le gus­ta le­van­tar una mu­ra­lla a su al­re­de­dor pa­ra pro­te­ger­se. Pe­ro, al mis­mo tiem­po, ha ha­bla­do lar­go y ten­di­do de sus re­la­cio­nes con los hom­bres de su vi­da. De có­mo si­gue que­rien­do a Woody Allen, con el que com­par­tió ocho pe­lí­cu­las y sie­te años de amor has­ta que Mia Fa­rrow en­tró en es­ce­na. Aún son ami­gos ín­ti­mos. “Le re­pug­na­ría sa­ber lo gro­tes­co de mi amor por él”, es­cri­bió en su bio­gra­fía. De su ro­man­ce con Wa­rren Beatty, que fue la co­mi­di­lla de la épo­ca. Y de Al Pa­cino, al que co­no­ció en 1972 du­ran­te el ro­da­je de El pa­drino y que ha si­do el gran amor de su vi­da. Rom­pie­ron y se re­con­ci­lia­ron de­ce­nas de ve­ces, pe­ro es­tu­vie­ron jun­tos du­ran­te ca­si dos dé­ca­das. Su re­la­ción ter­mi­nó cuan­do Kea­ton le dio un ul­ti­má­tum pa­ra que se ca­sa­ra con ella y el ac­tor se ne­gó a com­pro­me­ter­se. “Siem­pre tra­té de en­ten­der qué po­día ha­cer pa­ra que fue­ra mío. Pe­ro nun­ca lo fue. Du­ran­te 20 años es­tu­ve per­dien­do a un hom­bre que nun­ca tu­ve real­men­te”, es­cri­bió en su bio­gra­fía.

Ype­se a to­do, si­gue man­te­nien­do una re­la­ción ex­ce­len­te con sus ex. En ju­nio, la ac­triz re­ci­bió un ho­me­na­je del Ame­ri­can Film Ins­ti­tu­te en Los Án­ge­les. Woody Allen, fa­mo­so por ser tan hui­di­zo que se nie­ga in­clu­so a ir a los Os­car cuan­do es­tá no­mi­na­do, asis­tió por sor­pre­sa al even­to. La ho­me­na­jeó, rién­do­se ca­ri­ño­sa­men­te de ella so­bre el es­ce­na­rio. “Ha es­ta­do lia­da con me­dia do­ce­na de los hom­bres más ta­len­to­sos, ca­ris­má­ti­cos y atrac­ti­vos de Holly­wood.

“EL AMOR, EN ES­TA ETA­PA DE LA VI­DA, ES DI­FE­REN­TE. CUAN­DO ERES JO­VEN ES­TÁ MUY LI­GA­DO AL SE­XO”.

En me­dio de la me­ga­ló­po­lis lon­di­nen­se, el ba­rrio pe­ri­fé­ri­co de Ham­ps­tead es un pe­que­ño oa­sis de tran­qui­li­dad y el es­ce­na­rio de Una ci­ta en el par­que, la nue­va pe­lí­cu­la de Dia­ne Kea­ton. Ba­sa­da en una his­to­ria real, la ac­triz in­ter­pre­ta a una viu­da ame­ri­ca­na, arrui­na­da por las ma­las de­ci­sio­nes de su di­fun­to ma­ri­do. “Me atra­jo mu­cho la his­to­ria de es­ta mu­jer, que es­tá en un mal mo­men­to de su vi­da, que ha per­di­do la es­pe­ran­za, es­tá en­fa­da­da, le es­tá dan­do la es­pal­da a la per­so­na que fue y se es­tá con­vir­tien­do en un al­ma perdida”, ex­pli­ca. To­do cam­bia cuan­do co­no­ce a un hom­bre que vi­ve de es­pal­das al mun­do, en una pe­que­ña cha­bo­la en mitad de un bos­que de Ham­ps­tead. Una pro­mo­ción de vi­vien­das de lu­jo ame­na­za con ex­pro­piar­le y, mien­tras am­bos em­pren­den una cru­za­da pa­ra salvar su ca­sa, en­cuen­tran el amor al que ya ha­bían re­nun­cia­do. “Es una his­to­ria que se pue­de apli­car a la vi­da de cual­quie­ra. No hay que ti­rar la toa­lla. No hay que re­nun­ciar a ser fe­liz ni es­tar per­ma­nen­te­men­te en­fa­da­do con el mun­do, por­que hay mu­chas co­sas es­pe­rán­do­te ahí fue­ra”.

Arri­ba, jun­to a Brendan Glee­son, co­pro­ta­go­nis­ta de Una ci­ta en el par­que. Aba­jo, con otras ac­tri­ces del re­par­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.