CU­BA Mu­je­res pa­ra una nue­va era

Por las es­tre­chas ren­di­jas del cam­bio que em­pie­zan a abrir­se en la is­la, se cue­lan ellas. Ar­tis­tas y em­pren­de­do­ras que, a ba­se de ta­len­to y atre­vi­mien­to, permiten vis­lum­brar el fu­tu­ro que po­dría ser. Por Ale­xan­dra See­gers

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

AAl­go es­tá cam­bian­do len­ta­men­te en Cu­ba. El des­hie­lo de las re­la­cio­nes con EE.UU. (pe­se al anun­cio de cam­bio de rum­bo que ha he­cho el Go­bierno de Trump) y la muer­te de Fi­del Cas­tro han di­ri­gi­do la mi­ra­da in­ter­na­cio­nal ha­cia la is­la. Con el prag­ma­tis­mo de Raúl Cas­tro, Cu­ba ha ro­to en los úl­ti­mos años los ta­búes an­ti­ca­pi­ta­lis­tas: lle­ga­ron los Ro­lling Sto­nes y Cha­nel; se dio luz ver­de al em­pren­di­mien­to pa­ra reac­ti­var la mal­tre­cha economía cubana y ali­ge­rar de tra­ba­ja­do­res el apa­ra­to es­ta­tal (aun­que los per­mi­sos se en­cuen­tran pa­ra­li­za­dos tem­po­ral­men­te); y al­gu­nas pe­que­ñas em­pre­sas (tien­das, pa­la­da­res, ca­sas de al­qui­ler...) han em­pe­za­do a flo­re­cer. La Ha­ba­na tie­ne aho­ra un ai­re más cos­mo­po­li­ta, sus ca­lles se han lle­na­do de tu­ris­tas nor­te­ame­ri­ca­nos (an­tes eran mi­no­ría) y el pai­sa­je ur­bano de­la­ta pe­que­ñas trans­for­ma­cio­nes: se avis­tan grúas en el lu­gar don­de se le­van­ta­rán nue­vos hoteles y al­gu­nos cru­ce­ros sur­can el ho­ri­zon­te que se atis­ba des­de el Ma­le­cón. Mien­tras, en in­ter­net pro­li­fe­ran las in­for­ma­cio­nes del ti­po “To­do lo que hay que sa­ber pa­ra ha­cer ne­go­cio en Cu­ba”, al ace­cho de que por fin se le­van­te el em­bar­go co­mer­cial con la is­la. Ciu­da­des co­mo Tri­ni­dad y Ca­ma­guey o zo­nas de la ca­pi­tal co­mo la Ha­ba­na Vie­ja pa­re­cen an­cla­das en el tiem­po y re­cuer­dan el esplendor de tiem­pos pa­sa­dos. Por­que, aun­que ca­si seis dé­ca­das de re­vo­lu­ción atra­vie­san la iden­ti­dad cubana, aún per­vi­ve la nos­tal­gia de aque­lla Cu­ba de ini­cios de si­glo XX, cuan­do La Ha­ba­na era una de las gran­des ca­pi­ta­les del mun­do, una ciu­dad mo­der­na y her­mo­sa. Hoy si­gue sien­do be­lla, a su ma­ne­ra des­gas­ta­da. Co­mo si hu­bie­ra per­ma­ne­ci­do en­tre pa­rén­te­sis, al mar­gen de to­do me­nos del pa­so del tiem­po. Cu­ba es di­fe­ren­te a cual­quier otro lu­gar. De­ca­den­te y fas­ci­nan­te, na­die es­ca­pa al im­pac­to que su­po­ne po­ner un pie en la is­la. Por la be­lle­za de sus pai­sa­jes, por la caó­ti­ca mez­cla de ra­zas, cul­tu­ras y re­li­gio­nes que fue­ron lle­gan­do e im­pri­mie­ron su hue­lla en la tie­rra y en la gen­te. y por el in­flu­jo om­ni­pre­sen­te de la re­vo­lu­ción. Mien­tras, la vi­da si­gue pa­ra los cu­ba­nos, que han apren­di­do a sa­bo­rear el mo­men­to, pe­se a to­do. Pa­ra ellos, el fu­tu­ro es pu­ra in­cer­ti­dum­bre. “La lu­cha” es el mo­do en que se re­fie­ren a ese bus­car­se la vi­da que es su exis­ten­cia. La su­per­vi­ven­cia, sí, pe­ro tam­bién la mú­si­ca, el bu­lli­cio y la ale­gría, pe­se a la es­ca­sez de re­cur­sos. En me­dio de es­ta ins­tan­tá­nea es­tán las mu­je­res cu­ba­nas, pun­tal esen­cial de su en­tra­ma­do so­cial. En las úl­ti­mas dé­ca­das, han sa­bi­do ha­cer­se con un pa­pel des­ta­ca­do en la so­cie­dad co­mo en nin­gún otro país de La­ti­noa­mé­ri­ca. He­mos sa­li­do al en­cuen­tro, en su país, de al­gu­nas de ellas, que es­tán ge­ne­ran­do un im­por­tan­te im­pac­to en sus co­mu­ni­da­des. To­das son in­de­pen­dien­tes, cul­tas, au­to­su­fi­cien­tes y han al­can­za­do el éxi­to en su sec­tor. Cu­ba­nas de hoy pa­ra un país que se es­tá re­de­fi­nien­do e ini­cia una nue­va era. Mu­je­res que nun­ca han de­ja­do de luchar.

La mu­jer, lu­cha­do­ra y su­per­vi­vien­te, es el pun­tal de la so­cie­dad cubana.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.