“Cues­tiono el po­der a par­tir de un ima­gi­na­rio eró­ti­co”

PINTORA RO­CÍO GAR­CÍA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

Su obra ha si­do ex­pues­ta en nu­me­ro­sos paí­ses y for­ma par­te de des­ta­ca­das co­lec­cio­nes en Asia, Eu­ro­pa y EE.UU., pe­ro el re­fu­gio de es­ta ar­tis­ta cubana, es­tá en el ba­rrio de El Ve­da­do. En su ca­sa y en su ta­ller, co­mo en su obra, man­dan el co­lor y la luz. Hay lien­zos mo­nu­men­ta­les con am­bien­tes su­rrea­lis­tas, de­li­ca­das y fie­ras geis­has, imá­ge­nes de cuer­pos en­tre­ga­dos a la pa­sión ex­tre­ma. Ro­cío Gar­cía se for­mó en la pres­ti­gio­sa Aca­de­mia de las Ar­tes San Ale­jan­dro de La Ha­ba­na y des­pués en la Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes de San Pe­ters­bur­go. Habla mien­tras se ba­lan­cea en una vie­ja me­ce­do­ra a la que ha da­do nue­va vi­da con un ba­ño de azul. “Hu­bo un tiem­po en que pen­sé que que­ría ser ar­qui­tec­ta o pe­rio­dis­ta, pe­ro la pin­tu­ra era al­go más ín­ti­mo, siem­pre me dio la sen­sa­ción de li­ber­tad”. Aun­que en Cu­ba, ase­gu­ra, co­mo en el resto del mun­do, ser mu­jer aún di­fi­cul­ta el éxi­to: “El mun­do si­gue sien­do ma­chis­ta, pe­ro la mu­jer cubana nun­ca fue pa­si­va, no se re­ba­ja ni se so­me­te al hom­bre”. Tam­bién, se­ña­la, hay gran­des fi­gu­ras fe­me­ni­nas en ba­llet, tea­tro, ci­ne, ar­tes plás­ti­cas… La cul­tu­ra y el ar­te tie­nen gran pe­so en Cu­ba. “Mu­chíx­si­mo. Y siem­pre lo va a te­ner. Pa­ra mí es lo que sal­va a un país del abu­rri­mien­to. Por su­pues­to que en Cu­ba se re­co­no­ce y va­lo­ra la im­por­tan­cia de la cul­tu­ra, to­man­do en cuen­ta que la cul­tu­ra es un po­der”. Y en torno al po­der gi­ra su obra, de­fi­ni­da a tra­vés de una ico­no­gra­fía ex­cep­cio­nal­men­te ima­gi­na­ti­va y de una na­rra­ti­va em­pa­ren­ta­da con las se­ries y el có­mic. “Mis cua­dros na­cen de la vi­da, del en­torno, de li­bros que leo, de gen­te que co­noz­co, de ob­ser­var al ser hu­mano y tra­tar de tra­du­cir sus com­pli­ca­cio­nes men­ta­les, so­cia­les y se­xua­les a un es­pa­cio de fic­ción. En esen­cia, in­ten­to pro­vo­car la re­fle­xión so­bre pro­ble­mas del ser hu­mano en un mun­do de dua­li­da­des y apa­rien­cias”. Ro­cío Gar­cía en­tien­de el ar­te co­mo ins­tru­men­to de pro­tes­ta, de pro­vo­ca­ción: “Sí, debe te­ner un po­co de to­do eso, pe­ro no debe que­dar­se ahí. Hay que ele­var­lo a la ca­te­go­ría de es­pi­ri­tua­li­dad y be­lle­za”, ex­pli­ca. En sus pin­ce­les en­con­tró la li­ber­tad y di­ce que, a pe­sar de los pro­ble­mas del país, nun­ca ex­pe­ri­men­tó la cen­su­ra,“por­que he lo­gra­do te­ner una ico­no­gra­fía pa­ra ex­pre­sar­me con cier­ta li­ber­tad. A par­tir de un ima­gi­na­rio eró­ti­co cues­tiono el con­cep­to de po­der y plan­teo otras cues­tio­nes que tie­nen que ver con la vi­da so­cial, la po­lí­ti­ca…”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.