Ri­tos de INI­CIA­CIÓN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Adolescente A Bordo - CARE SAN­TOS Es­cri­to­ra

en Or­zo­wei, la no­ve­la de Al­ber­to Man­zi, el jo­ven pro­ta­go­nis­ta es so­me­ti­do a un ri­tual ini­ciá­ti­co que en­tre los de su tribu mar­ca el fin de la in­fan­cia y el ini­cio de la edad adul­ta: su cuer­po es cu­bier­to de pies a ca­be­za de una pin­tu­ra blan­ca y es obli­ga­do a aban­do­nar la al­dea pa­ra lan­zar­se a los pe­li­gros de la sel­va, don­de de­be­rá per­ma­ne­cer has­ta que no que­de so­bre su piel ni ras­tro del pig­men­to. So­lo si regresa, de­mos­tran­do así que es ca­paz de so­bre­vi­vir, se­rá ad­mi­ti­do co­mo un igual en­tre los hom­bres de la tribu. Es­tos días no ha­go más que pen­sar en Or­zo­wei y en los ri­tua­les de ini­cia­ción. Pien­so tam­bién en Hol­den, el jo­ven­ci­to pro­ta­go­nis­ta de El guar­dián en­tre el cen­teno y su pe­ri­plo gol­fo y ab­sur­do por Nue­va York. Pien­so, ¿por qué no?, en los bai­les de gra­dua­ción y los pri­me­ros amores.

Los pa­dres mo­der­nos no vi­vi­mos aje­nos a tan an­ces­tra­les ri­tos. No hay tan­ta di­fe­ren­cia en­tre aban­do­nar a un jo­ven en la jun­gla y al­gu­nas prác­ti­cas ac­tua­les, por ejem­plo, ese via­je que sue­le rea­li­zar­se pa­ra ce­le­brar el fi­nal de la eta­pa de es­tu­dios obli­ga­to­rios. Las ma­dres de la al­dea afri­ca­na tal vez se pre­gun­ten si su hijo sa­brá de­fen­der­se de una ser­pien­te. No­so­tras nos pre­gun­ta­mos si nues­tros cachorros son lo bas­tan­te ma­yo­res pa­ra no per­der­se en una ciu­dad des­co­no­ci­da o pa­ra no per­der el te­lé­fono mó­vil –lo cual equi­va­le a per­der las ar­mas pa­ra el gue­rre­ro sel­vá­ti­co– o pa­ra ad­mi­nis­trar su di­ne­ro du­ran­te la se­ma­na de au­sen­cia. Pien­so en cuán­ta emo­ción sen­ti­rán las ma­dres de la al­dea al ver re­gre­sar al ca­cho­rro. Pien­so en la nos­tal­gia que sen­ti­rán de cuan­do se re­fu­gia­ba en­tre sus bra­zos. Pien­so en la son­ri­sa de Or­zo­wei en­tran­do en su al­dea he­cho un hom­bre. En fin, en to­do es­to pien­so. ¿Adi­vi­nan el mo­ti­vo de tan­tas di­va­ga­cio­nes? Pues sí: el ma­yor de mis cachorros aca­ba de re­gre­sar de su via­je a una ciu­dad eu­ro­pea. Muy fe­liz y dis­pues­to a co­mer­se el mun­do.

“No hay tan­ta di­fe­ren­cia en­tre de­jar a un jo­ven en la jun­gla y al­gu­nas prác­ti­cas ac­tua­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.