Odios tras la gran pan­ta­lla

Las her­ma­nas Oli­via de Ha­vi­lland y Joan Fon­tai­ne vi­vie­ron to­da su vi­da en­fren­ta­das; los ce­los alen­ta­ron la ene­mis­tad de las di­vas Bet­te Da­vis y Joan Craw­ford ; y She­lley Du­vall su­frió las tor­tu­ras del di­rec­tor Stan­ley Ku­brick, que aca­ba­ron hun­dién­do­la. Y

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Adolescente A Bordo -

Al­can­zar la ci­ma y man­te­ner­se en ella nun­ca ha si­do fá­cil, pe­ro si hay un lu­gar don­de bri­llar lo es to­do ese es Holly­wood. La ri­va­li­dad en­tre las ac­tri­ces era es­pe­cial­men­te du­ra y cruel en los años do­ra­dos y for­ma­ba par­te, in­clu­so, de la pu­bli­ci­dad que bus­ca­ban los es­tu­dios pa­ra ven­der sus pe­lí­cu­las. La me­ca del ci­ne siem­pre ha si­do un lu­gar mi­só­gino: mal­tra­tar a las ac­tri­ces, bien por­que en­ve­je­cen o bien por­que se con­si­de­ra una for­ma de sa­car lo me­jor de ellas, siem­pre se con­si­de­ró allí una for­ma de ar­te.

1. OLI­VIA DE HA­VI­LLAND Y JOAN FON­TAI­NE La pe­lea más mor­bo­sa

En unas de­cla­ra­cio­nes a la re­vis­ta Peo­ple, en 1978, la ac­triz Joan Fon­tai­ne co­men­ta­ba: “Oli­via siem­pre di­jo que yo era la pri­me­ra en to­do. Fui la pri­me­ra en ca­sar­me, la pri­me­ra en ga­nar un Os­car y en te­ner un hijo. Y si me mue­ro, es­ta­rá fu­rio­sa, por­que ha­bré si­do la pri­me­ra tam­bién”. Oli­via es Oli­via de Ha­vi­lland, la her­ma­na ma­yor de Joan y, so­bre to­do, su en­co­na­da ri­val. Joan mu­rió en 2013, pe­ro Oli­via no se in­mu­tó: ga­nó un pues­to en el pó­dium de las ac­tri­ces más lon­ge­vas del mun­do –cum­plió 101 años el pa­sa­do mes de ju­nio– y re­ci­bió el tí­tu­lo de Da­ma del Im­pe­rio Bri­tá­ni­co por su di­la­ta­da con­tri­bu­ción al sép­ti­mo ar­te. Hay de­ce­nas de fo­to­gra­fías pu­bli­ci­ta­rias de los años 40 y 50 de Joan Fon­tai­ne y Oli­via de Ha­vi­lland. En ellas, am­bas apa­re­cen con as­pec­to dul­ce, son­rien­te, de­li­ca­do. Las dos eran me­nu­das: Oli­via era mo­re­na y de mi­ra­da pe­ne­tran­te; Joan, ru­bia y de ai­re so­ña­dor. Pe­ro su re­la­ción en la vi­da real dis­ta­ba mu­cho de esa cá­li­da com­pli­ci­dad. Fue, al con­tra­rio, una du­ra com­pe­ten­cia que se re­mon­ta a su in­fan­cia y que las lle­vó a no ha­blar­se du­ran­te ca­si cua­tro dé­ca­das. Se lle­va­ban tan so­lo 15 me­ses y ya se pe­lea­ban cuan­do eran muy ni­ñas. Oli­via dis­fru­ta­ba asus­tan­do a su her­ma­na me­nor le­yén­do­le en voz al­ta las es­ce­nas de la cru­ci­fi­xión en la Bi­blia. Joan se pa­sa­ba las ho­ras re­pi­tien­do to­do lo que de­cía Oli­via, has­ta sa­car­la de qui­cio. Se abo­fe­tea­ban, se ti­ra­ban del pe­lo. En una oca­sión, Oli­via le rom­pió la cla­ví­cu­la a Joan, cuan­do es­ta in­ten­tó arras­trar­la a la pis­ci­na co­gién­do­la por un pie. Joan aca­bó con una es­ca­yo­la, pe­ro ni si­quie­ra coin­ci­den en sus re­cuer­dos: se­gún Oli­via, la pe­lea se pro­du­jo cuan­do es­ta­ban en la ado­les­cen­cia. Se­gún Joan, cuan­do te­nían cin­co y seis años.

nues­tro gran pro­ble­ma era que te­nía­mos que com­par­tir ha­bi­ta­ción”, ex­pli­ca­ba Oli­via en una en­tre­vis­ta. Am­bas ha­bían na­ci­do en To­kio, de pa­dres bri­tá­ni­cos, pe­ro se ins­ta­la­ron en Ca­li­for­nia cuan­do es­tos se di­vor­cia­ron. Su pa­dre se ca­só con el ama de lla­ves. Su ma­dre, una an­ti­gua ac­triz de tea­tro, rehí­zo su vi­da

con Geor­ge Fon­tai­ne, un hom­bre rí­gi­do y au­to­ri­ta­rio, que lo so­lu­cio­na­ba to­do azo­tan­do a sus hi­jas­tras con una per­cha. Al fi­nal de la ado­les­cen­cia, Joan de­ci­dió mar­char­se un año a To­kio, con su pa­dre, pa­ra es­tu­diar en un se­lec­to co­le­gio. A su re­gre­so, se en­con­tró a su her­ma­na Oli­via con­ver­ti­da en la nue­va pro­me­sa de Holly­wood. Era 1934. Oli­via ha­bía ac­tua­do en to­das las obras del co­le­gio y siem­pre tu­vo muy cla­ra su vo­ca­ción. Le ofre­ció a su her­ma­na me­nor pa­gar­le los es­tu­dios en una ex­clu­si­va uni­ver­si­dad. Pe­ro ella lo re­cha­zó de plano: “Quie­ro ha­cer lo mis­mo que ha­ces tú”, res­pon­dió. Oli­via in­ten­tó di­sua­dir­la, pen­san­do que su ca­mino no era el es­pec­tácu­lo, sino un ma­ri­do de la al­ta so­cie­dad. Pe­ro a ca­da mo­men­to, Joan res­pon­día lo mis­mo: “Quie­ro ha­cer lo mis­mo que ha­ces tú”.

al fi­nal Oli­via acep­tó, pe­ro pu­so co­mo con­di­ción que es­co­gie­ra un nom­bre dis­tin­to. Tras ro­dar un par de pe­lí­cu­las, el pro­duc­tor Da­vid O. Selz­nick re­pa­ró en Joan y le pi­dió per­mi­so a Oli­via –que es­ta­ba ro­dan­do Lo que el vien­to se lle­vó– pa­ra con­tra­tar­la. La pe­lí­cu­la se lla­ma­ba Re­be­ca y la di­ri­gía Al­fred Hitch­cock. Oli­via se tra­gó sus ce­los. “Ella era me­jor pa­ra el pa­pel que yo”, di­ría años des­pués con ele­gan­cia. Es­tu­vie­ron va­rias ve­ces no­mi­na­das al Os­car al mis­mo tiem­po. Joan lo ga­nó pri­me­ro por Sos­pe­cha, tam­bién de Hitch­cock, aun­que Oli­via se lle­vó la es­ta­tui­lla dos ve­ces. Am­bas se ha­bían con­ver­ti­do en gran­des es­tre­llas de Holly­wood. “Ca­da vez que coin­ci­día­mos, re­gre­sa­ban a mi men­te to­dos los en­fren­ta­mien­tos que

Oli­via de Ha­vi­lland y Joan Fon­tai­ne eran her­ma­nas pe­ro no se ha­bla­ron du­ran­te 40 años.

ha­bía­mos te­ni­do des­de ni­ñas”, re­cor­da­ba Joan en sus me­mo­rias. La pren­sa es­ta­ba pen­dien­te de cual­quier mí­ni­mo gesto de la una ha­cia la otra pa­ra lan­zar un buen ti­tu­lar. En al­gu­na en­tre­vis­ta, sin em­bar­go, Oli­via con­fe­só que, de ni­ña, ha­bía ado­ra­do a su her­ma­na. Joan ja­más se hi­zo eco de es­ta mano ten­di­da. “No re­cuer­do ni un so­lo gesto de ter­nu­ra de mi her­ma­na”, sen­ten­ció. Con el tiem­po, la ri­va­li­dad pa­re­ció apla­car­se. Joan se ins­ta­ló en Nue­va York, Oli­via en Pa­rís. Pe­ro la ani­mo­si­dad se reavi­vó cuan­do su ma­dre en­fer­mó de cán­cer en 1975. Joan es­ta­ba de gi­ra y no apa­re­ció. Fue Oli­via quien se ocu­pó de to­do, y no se lo per­do­nó. En su fu­ne­ral no se di­ri­gie­ron la pa­la­bra. “Fue la rup­tu­ra fi­nal”, di­jo Joan.

2. BET­TE DA­VIS Y JOAN CRAW­FORD El odio de dos vie­jas di­vas

Eran dos de las más gran­des es­tre­llas fe­me­ni­nas del vie­jo Holly­wood y te­nían bas­tan­te en co­mún. En la ci­ma de sus ca­rre­ras, ele­gían los guio­nes o ve­ta­ban a sus com­pa­ñe­ros de re­par­to. Da­vis era ala­ba­da por su ta­len­to in­ter­pre­ta­ti­vo; Joan, por su be­lle­za. Pe­ro am­bas ama­ban su pro­fe­sión y lu­cha­ban por ella en una in­dus­tria do­mi­na­da por hom­bres. Pe­ro, a co­mien­zos de la dé­ca­da de los 60, ha­bían en­tra­do en decadencia. Si no es fá­cil ser una mu­jer ma­du­ra en Holly­wood hoy, to­da­vía lo era me­nos en­ton­ces. La cá­ma­ra no miente y la be­lle­za es efí­me­ra.

bet­te Da­vis y Joan Craw­ford lo sa­bían bien y ¿Qué fue de Baby Ja­ne? les pa­re­ció su opor­tu­ni­dad. La pe­lí­cu­la fue un éxi­to de ta­qui­lla y re­lan­zó sus ca­rre­ras. Ade­más, Da­vis con­si­guió una no­mi­na­ción al Os­car por su in­ter­pre­ta­ción. Pe­ro, las co­lum­nas de chis­mes de la épo­ca no de­ja­ron de ha­blar du­ran­te el ro­da­je de que am­bas ac­tri­ces se odia­ban. Que­rían tras­la­dar las pe­leas de los dos per­so­na­jes a la vi­da real: ¿hay al­go más mor­bo­so que dos vie­jas glo­rias po­nién­do­se la zan­ca­di­lla? Qui­zá su ri­va­li­dad no fue tan cru­da co­mo de­cían, pe­ro Da­vis y Craw­ford nun­ca fue­ron ami­gas. Tu­vie­ron sus pri­me­ros en­fren­ta­mien­tos a me­dia­dos de los años 30 y fue por cul­pa de un hom­bre: el ac­tor Fran­chot To­ne. Bet­te Da­vis se ha­bía enamo­ra­do de él du­ran­te el ro­da­je de Pe­li­gro­sa y eran pa­re­ja. Pe­ro To­ne pre­fi­rió a Joan Craw­ford y am­bos se ca­sa­ron po­co des­pués del es­treno. Los ce­los de Da­vis nun­ca se apa­ga­ron del to­do. La ri­va­li­dad en­tre am­bas cre­ció cuan­do Craw­ford es­co­gió el pa­pel pro­ta­go­nis­ta de Mil­dred Pier­ce que Da­vis ha­bía re­cha­za­do. Con él ga­nó un Os­car. En los años si­guien­tes, azu­za­das por la pren­sa, se in­ter­cam­bia­ban co­men­ta­rios crue­les en cuan­to ha­bla­ban la una de la otra: “Da­vis ac­túa siem­pre ocul­tan­do par­te de su ca­ra, al­gu­nos lo lla­man ar­te, yo lo lla­mo ca­mu­fla­je, por­que nun­ca fue una be­lle­za”, de­cía Craw­ford. “Se ha acos­ta­do con to­dos los hom­bres del es­tu­dio Me­tro-gold-wyn­ma­yer, sal­vo con Las­sie [la pe­rra que pro­ta­go­ni­zó va­rias pe­lí­cu­las]”, es­pe­ta­ba Da­vis.

se di­ce que, pa­ra fas­ti­diar a su com­pa­ñe­ra de ro­da­je, que es­ta­ba ca­sa­da en­ton­ces con el pre­si­den­te de Pep­si-co­la, Bet­te Da­vis man­do ins­ta­lar una má­qui­na de Coca-co­la en el plató de ¿Qué fue de Baby Ja­ne?. Di­cen que Da­vis lle­gó a dar­le “pa­ta­das de ver­dad” a su com­pa­ñe­ra en va­rias es­ce­nas, y con­tó que ha­bía dis­fru­ta­do mu­cho

Da­vis dis­fru­tó tirando por las es­ca­le­ras a Craw­ford en el ro­da­je de “¿Qué fue de Baby Jean?”.

en la es­ce­na en la que la ti­ra por las es­ca­le­ras. Craw­ford, por su par­te, se me­tía pie­dras en los bol­si­llos cuan­do Da­vis te­nía que arras­trar­la por el sue­lo. En el fi­nal de sus vi­das, sin em­bar­go, Bet­te Da­vis apo­yó a Joan Craw­ford cuan­do la hi­ja de es­ta, Ch­ris­ti­na, pu­bli­có unas sór­di­das me­mo­rias so­bre su ma­dre en las que la acu­sa­ba de ser una ma­dre cruel, egoís­ta y ma­ni­pu­la­do­ra. La pro­pia Bet­te ha­bía su­fri­do un ata­que si­mi­lar por par­te de su hi­ja. Da­vis mu­rió en 1989 y tra­ba­jó ca­si has­ta el fi­nal. Craw­ford ha­bía fa­lle­ci­do 12 años an­tes. Sus úl­ti­mos años los pa­só re­clui­da en su ca­sa, vien­do sus pe­lí­cu­las en la te­le­vi­sión y res­pon­dien­do las cartas de sus fans, pa­ra pro­te­ger­se de los co­men­ta­rios des­pia­da­dos so­bre su as­pec­to en­ve­je­ci­do. pa­la­bra y la obli­gó a re­pe­tir 127 ve­ces la fa­mo­sa es­ce­na del ba­te de béis­bol, un re­cord en la his­to­ria del ci­ne. Du­vall, ais­la­da y le­jos de su fa­mi­lia, en­fer­mó du­ran­te el ro­da­je, que se alar­gó 13 me­ses cuan­do es­ta­ba pre­vis­to que du­ra­ra 17 días, en unos es­tu­dios del sur de In­gla­te­rra. El pe­lo se le em­pe­zó a caer a me­cho­nes.

fue in­so­por­ta­ble”, ex­pli­ca­ba años des­pués en una bio­gra­fía so­bre el di­rec­tor. “Fue el pa­pel más di­fí­cil de mi ca­rre­ra, llo­ran­do 12 ho­ras al día, in­clu­so fue­ra del plató, man­te­nien­do to­do el tiem­po el sen­ti­mien­to de terror. Era co­mo un jue­go pa­ra man­te­ner­me des­qui­cia­da, co­mo al per­so­na­je de la pe­lí­cu­la”. El re­sul­ta­do fue que Du­vall su­fría ata­ques de an­sie­dad ca­da vez más in­ten­sos. “Ja­más re­pe­ti­ría un ro­da­je se­me­jan­te”, ase­gu­ró años des­pués. El res­plan­dor si­gue sien­do el lar­go­me­tra­je con ma­yor can­ti­dad de pe­lí­cu­la fil­ma­da de la his­to­ria, 400.000 me­tros. La ver­sión fi­nal que lle­gó a los cines (142 mi­nu­tos) con­tie­ne me­nos del 1% del ma­te­rial ro­da­do. Ku­brick ha­cía tan­tos cam­bios en el guión que Ni­chol­son, uno de los po­cos que se en­fren­ta­ba a él, se ne­gó a leer­los y le pi­dió que se los con­ta­ra. El pro­pio Step­hen King, el au­tor de la no­ve­la en la que se ba­sa la pe­lí­cu­la, con­tó que no le gus­ta­ba el re­sul­ta­do por­que tra­ta­ba de for­ma “muy mi­só­gi­na” al per­so­na­je de Du­vall. Era de­ma­sia­do in­de­fen­sa, de­ma­sia­do frá­gil, y él ha­bía in­ven­ta­do un per­so­na­je muy dis­tin­to. Tras la pe­lí­cu­la, Du­vall ac­tuó en la ver­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de Po­pe­ye, en­car­nan­do a Oli­via, y tra­ba­jó en va­rios pro­gra­mas de te­le­vi­sión pa­ra ni­ños, tras fun­dar su pro­duc­to­ra. Se re­ti­ró en 2002. El año pa­sa­do, apa­re­ció en un pro­gra­ma sen­sa­cio­na­lis­ta, irre­co­no­ci­ble y cla­ra­men­te tras­tor­na­da. “Es­toy muy en­fer­ma, ne­ce­si­to ayu­da”, re­pe­tía la ac­triz, tras con­fe­sar que es­ta­ba ca­si en la in­di­gen­cia. Fue la pro­pia hi­ja de Ku­brick, Vi­vian, la que de­nun­ció al pro­gra­ma y lanzó una cam­pa­ña pa­ra re­cau­dar fon­dos. Qui­zá se acor­da­ba del cal­va­rio que su­pu­so pa­ra la ac­triz tra­ba­jar jun­to a su pa­dre.

Joan Fon­tai­ne y Oli­via de Ha­vi­lland, dos her­ma­nas en­fren­ta­das en el ci­ne y en la vi­da real.

Joan Craw­ford y Bet­te Da­vis coin­ci­die­ron en ¿Qué fue de Baby Ja­ne?.

El di­rec­tor Stan­ley Ku­brick y la ac­triz She­lley Du­vall.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.