CA­RÁC­TER Y TA­LEN­TO

VE­RÓ­NI­CA ECHE­GUI, AU­RA GA­RRI­DO Y MA­RIAN ÁL­VA­REZ

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

Tie­nen ins­tin­to y se de­jan la piel en ca­da per­so­na­je. Aho­ra es­tre­nan La nie­bla y la doncella, mien­tras char­lan en torno al éxi­to, la pa­re­ja y la exis­ten­cia más allá de la fic­ción. Por Ana San­tos / Fo­tos: Pedro Wal­ter

“La ver­dad es que no se mon­tó de­ma­sia­do fo­llón”, afir­ma Ve­ró­ni­ca Eche­gui so­bre su po­sa­do en to­pless con la mo­de­lo y ac­triz Al­ba Ga­lo­cha pa­ra pro­tes­tar con­tra la cen­su­ra del cuer­po fe­me­nino en las re­des so­cia­les. “Lo que más se co­men­tó fue que con­té en Instagram que una vez un re­pre­sen­tan­te me di­jo que con el pe­cho que te­nía no iba a tra­ba­jar mu­cho”, con­ti­núa. “¿Y no le has lla­ma­do y le has sol­ta­do: “Yo ten­go tres no­mi­na­cio­nes a los Go­ya, ¿y a ti có­mo te va”?”, aña­de sar­cás­ti­ca Au­ra Ga­rri­do. La con­ver­sa­ción de­ri­va en un in­ten­so de­ba­te so­bre la ma­ter­ni­dad y la lac­tan­cia (“Ca­da mu­jer de­be­ría po­der ha­cer lo que qui­sie­ra, pe­ro se nos cues­tio­na ab­so­lu­ta­men­te to­do”, in­ter­vie­ne Ma­rian Ál­va­rez); el pe­lo de Ve­ró­ni­ca (“¿No os pa­re­ce que es co­mo de se­ño­ra? Es que me lo es­toy de­jan­do cre­cer y no lo so­por­to”, afir­ma); y la re­la­ción de amor-odio con el mó­vil y otros ar­ti­lu­gios. En oca­sio­nes, las se­sio­nes de fo­tos se con­vier­ten en una ani­ma­da ter­tu­lia en la que na­die pa­re­ce te­ner prisa por co­lo­car­se fren­te a la cá­ma­ra y es­ta es una de ellas. Las ac­tri­ces, agen­tes, je­fas de pren­sa y es­ti­lis­tas con­vier­ten el ca­me­rino en un im­pro­vi­sa­do gi­ne­ceo en el que to­das opi­nan y el pa­cien­te fo­tó­gra­fo re­nun­cia a po­ner or­den. Ni si­quie­ra el he­cho de que sean las 10 de la ma­ña­na de un as­fi­xian­te sá­ba­do de ve­rano, o pre­ci­sa­men­te por eso, apa­ci­gua los áni­mos.

En­tre el tra­ba­jo y el pla­cer

Au­ra, Ma­rian y Ve­ró­ni­ca si­guen unas agen­das tan mi­li­mé­tri­ca­men­te or­ga­ni­za­das, en­tre cur­sos, ro­da­jes, en­sa­yos y va­ca­cio­nes, que han te­ni­do que con­ju­rar­se los as­tros pa­ra pro­mo­cio­nar al uní­sono La nie­bla y la doncella (estreno, 1 de sep­tiem­bre) la ópe­ra pri­ma del di­rec­tor ca­na­rio An­drés M. Koo­pel, ba­sa­da en la no­ve­la ho­mó­ni­ma de Lorenzo Sil­va. Es la pri­me­ra vez que tra­ba­jan jun­tas pe­ro por có­mo se sa­lu­dan y se po­nen al día no hay du­da de que el ro­da­je de es­te th­ri­ller en La Go­me­ra, en el que pa­ra­dó­ji­ca­men­te in­ter­pre­tan a tres mu­je­res que no son pre­ci­sa­men­te ami­gas, les ha da­do mu­cho jue­go. Au­ra Ga­rri­do cuen­ta que aca­ba de lle­gar de Es­ta­dos Uni­dos, don­de ha com­bi­na­do el pla­cer con el tra­ba­jo asis­tien­do a un cur­so de in­ter­pre­ta­ción con John Stras­berg, hi­jo de Lee Stras­berg, fun­da­dor del mí­ti­co Ac­tor’s Stu­dio. “Su mé­to­do es muy es­pe­cial pe­ro a mí me gus­ta mu­cho por­que co­no­ces ac­to­res de to­dos los si­tios y es­tás en con­tac­to con otras cul­tu­ras y otras crea­ti­vi­da­des –ex­pli­ca–. Ca­da uno tie­ne su pro­pio ca­mino, pe­ro yo soy una ob­se­sa de la for­ma­ción. Dis­fru­to mu­cho y ne­ce­si­to tra­ba­jar con mis li­mi­ta­cio­nes pa­ra in­ten­tar me­jo­rar y no es­tan­car­me”. Por el con­tra­rio, Ma­rian Ál­va­rez y Ve­ró­ni­ca Eche­gui es­tán a pun­to de ce­rrar las ma­le­tas. Ma­rian no ve el mo­men­to de lle­gar a Cá­diz con su pa­re­ja, el ac­tor An­drés Ger­tru­dix y su hi­ja Es­te­la, de 18 me­ses, tras una año que ca­li­fi­ca co­mo “es­pe­cial­men­te in­ten­so”. Y Ve­ró­ni­ca co­mien­za en Lon­dres el ro­da­je de Trust, una se­rie de te­le­vi­sión di­ri­gi­da por Danny Boy­le (Smul­dog Mi­llio­nai­re), que na­rra el se­cues­tro de John Paul Getty III y en la que ella da vi­da a una aman­te del pa­triar­ca, in­ter­pre­ta­do por Do­nald Sut­her­land. “Él tie­ne 82 años y te­ne­mos es­ce­nas subidi­tas –afir­ma mien­tras ha­ce una di­ver­ti­da mue­ca–, pe­ro ya he en­sa­ya­do con él y es tan en­can­ta­dor que to­do sa­le con na­tu­ra­li­dad”. Han pa­sa­do 11 años des­de que Eche­gui (34) irrum­pió co­mo un ven­da­val en el ci­ne con Yo soy la Jua­ni pe­ro to­da­vía que­da mu­cho de esa ener­gía des­bor­dan­te en Ve­ró­ni­ca. Im­po­si­ble ol­vi­dar a esa en­tra­ña­ble cho­ni que pa­re­cía una ex­ten­sión de la pro­pia ac­triz, pe­ro so­lo era pro­duc­to de su ta­len­to. In­clu­so el di­rec­tor, Bi­gas Lu­na, se tra­gó el an­zue­lo. “Él que­ría que el per­so­na­je fue­ra co­mo en la vi­da real y yo fui muy as­tu­ta por­que no le di­je que ha­bía cre­ci­do en una zo­na más aco­mo­da­da. Re­cuer­do que un día me lla­mó y me di­jo que es­ta­ba en Ma­drid con el pro­duc­tor y que­rían co­no­cer mi ba­rrio. Yo ha­bía es­tu­dia­do en va­rios ins­ti­tu­tos, uno era un po­co co­mo el

Bronx, y les lle­vé allí. ¡Me­nos mal que era ve­rano y es­ta­ba ce­rra­do! –cuen­ta–. La Jua­ni era un per­so­na­je in­men­so y la pe­li, cuan­do la ves pa­sa­do el tiem­po, te das cuen­ta de que tie­ne mu­chos va­lo­res. Mu­cha gen­te jo­ven se iden­ti­fi­có con ella y to­da­vía hoy me cuen­tan có­mo les mar­có. Yo en­ton­ces no era tan cons­cien­te, o pre­fe­ría no ser­lo, pa­ra que no me su­pe­rara la si­tua­ción”.

Ac­triz sin fron­te­ras

An­tes ya ha­bía “en­ga­ña­do” a su ma­dre, que no acep­ta­ba la vo­ca­ción de la ni­ña, ha­cien­do cur­sos de in­ter­pre­ta­ción a es­con­di­das con el di­ne­ro que ga­na­ba co­mo pa­sea­do­ra de pe­rros, go­gó o ca­ma­re­ra. “Creo que ella te­nía mie­do de que no me sa­lie­ra bien y su­frie­ra, pe­ro su­pon­go que gra­cias a eso sa­qué la lu­cha­do­ra que lle­va­ba den­tro”, afir­ma. Des­pués llegaron in­fi­ni­dad de pe­lí­cu­las en las que ha to­ca­do to­dos los pa­los y va­rias pro­duc­cio­nes in­ter­na­cio­na­les – co­mo la se­rie For­ti­tu­de o la pe­lí­cu­la ita­lia­na Dé­ja­te lle­var, jun­to a To­ni Ser­vi­llo–, pe­ro Ve­ró­ni­ca pre­fie­re ob­ser­var su ca­rre­ra con hu­mil­dad. “No le doy de­ma­sia­da im­por­tan­cia por­que to­do es muy re­la­ti­vo y las co­sas las dis­fru­tas mien­tras las ha­ces. Al prin­ci­pio, que­ría in­ter­pre­tar per­so­na­jes muy dis­tin­tos, bus­car nue­vas ex­pe­rien­cias pe­ro ha­ce tiem­po que me li­mi­to a con­fiar en mi ins­tin­to y ha­go lo que me dic­ta el co­ra­zón, Me si­go equi­vo­can­do pe­ro aho­ra me co­noz­co me­jor y ten­go más ex­pe­rien­cia. Yo tra­ba­jo

en Es­pa­ña y me con­si­de­ro muy afor­tu­na­da pe­ro cuan­do me lla­man de fue­ra pa­ra ha­cer co­sas in­tere­san­tes voy vo­lan­do”, re­co­no­ce.

Suer­te, amor y pre­mios

Las tres re­pi­ten cons­tan­te­men­te a lo lar­go de la en­tre­vis­ta que han te­ni­do mu­cha suer­te. Y no les fal­ta ra­zón. Por­que es­ta­mos an­te al­gu­nas de las ac­tri­ces más re­co­no­ci­das de los úl­ti­mos tiem­pos. La prue­ba de ello es que, en­tre las tres, su­man sie­te no­mi­na­cio­nes a los pre­mios Go­ya. Pe­ro so­lo Ma­rian Ál­va­rez, de 39 años, lo tie­ne en el salón de su ca­sa por La he­ri­da, pe­lí­cu­la por la que tam­bién ga­nó la Con­cha de Pla­ta en San Se­bas­tián. “To­do el mun­do de­cía que el Go­ya es­ta­ba can­ta­do, pe­ro yo es­ta­ba ate­rro­ri­za­da. A ver si iba a pa­sar a la his­to­ria co­mo esa que per­dió el Go­ya cuan­do nun­ca fue mío –di­ce–. Los pre­mios es­tán muy bien pe­ro pa­ra mí triun­far es po­der vi­vir de es­to. Y aun­que yo siem­pre lo he he­cho, y bas­tan­te bien, es ver­dad que me fal­ta­ba un gran pa­pel pe­ro soy muy ca­be­zo­na y nun­ca ti­ré la toa­lla”. Ma­rian qui­zá sea una de las in­tér­pre­tes con me­nos pe­lí­cu­las pe­ro más ga­lar­do­nes con­se­gui­dos, gra­cias a per­so­na­jes com­ple­jos y des­ga­rra­do­res. “Es­toy en­can­ta­da de ex­plo­rar otros mun­dos que no tie­nen na­da que ver con­mi­go, yo no soy así. De he­cho, em­pe­cé tra­ba­jan­do en Sie­te vi­das, pe­ro un buen día cam­bió la co­sa. Y cuan­do los je­fes me co­no­cen sue­len de­cir­me: “Tú tie­nes una co­me­dia”; ¡Pues que lle­gue ya!”, afir­ma rién­do­se. Ma­rian, que de­jó los es­tu­dios de Eco­nó­mi­cas por su hobby, la in­ter­pre­ta­ción –“La vi­da ha de­ci­do por mí; si hu­bie­ra es­co­gi­do otra ca­rre­ra que no me abu­rrie­ra tan­to tal vez hoy no se­ría ac­triz”, ad­mi­te–, co­no­ció a su pa­re­ja, An­drés Ger­tru­dix, ha­ce 13 años en un ro­da­je y des­de en­ton­ces han tra­ba­ja­do en va­rios tí­tu­los jun­tos. El úl­ti­mo, Mo­rir, a las ór­de­nes de Fer­nan­do Fran­co, que ya la di­ri­gió en La he­ri­da. En la pe­lí­cu­la, que se pre­sen­ta­rá en el Fes­ti­val de San Se­bas­tián, dan vi­da a una pa­re­ja que lu­cha an­te la en­fer­me­dad. “Es du­ro emo­cio­nal­men­te por­que vives si­tua­cio­nes que no te gus­ta­ría su­frir­las en la vi­da real, pe­ro tam­bién es muy bo­ni­to. Afor­tu­na­da­men­te An­drés y yo no so­mos na­da in­ten­sos y cuan­do di­cen “cor­ten” pa­sa­mos a otra co­sa. Y aho­ra con nues­tra hi­ja, to­cas tie­rra quie­ras o no. A ve­ces, en­tre to­ma y to­ma co­men­ta­mos: “Oye, ¿le has re­cor­da­do a tu pa­dre que tie­ne que re­co­ger a la ni­ña?” o “hay que comprar

pa­ña­les” –cuen­ta–. Ser los dos ac­to­res fa­ci­li­ta las co­sas, por­que co­no­ces de qué va es­te mun­do y sa­bes que pue­de ser muy ab­sor­ben­te. Por con­tra, tie­nes que apren­der a li­diar con la ines­ta­bi­li­dad. A mí me ha in­flui­do mu­cho a la ho­ra de de­ci­dir te­ner un hi­jo. Ade­más, ves que te acer­cas a los 40, que ca­da vez hay me­nos per­so­na­jes pa­ra mu­je­res de esa edad y te lo cues­tio­nas”. Ve­ró­ni­ca Eche­gui tam­bién ha com­par­ti­do mu­chos ro­da­jes con su pa­re­ja, Álex Gar­cía, y pa­ra ella son to­do ven­ta­jas. “Es­tar en un mis­mo pro­yec­to, ani­mar­nos mu­tua­men­te y ver­lo lue­go jun­tos une mu­cho. Ade­más, tra­ba­ja­mos de for­ma pa­re­ci­da y nos en­ten­de­mos sin ha­blar. ¿Ri­va­li­dad? ¡Qué va! He­mos te­ni­do épo­cas en las que uno cu­rra mu­cho y el otro no, y so­mos de los que de­ci­mos: “¡Qué bien, así te vie­nes con­mi­go!”. O apro­ve­cha­mos pa­ra dis­fru­tar de eso pa­ra lo que nor­mal­men­te no hay tiem­po. No so­mos es­pe­cial­men­te an­sio­sos con el tra­ba­jo, hay mu­chas co­sas en nues­tra vi­da que nos lle­nan. Tam­bién soy fe­liz cuan­do no tra­ba­jo”. Vi­ven jun­tos en la sie­rra de Ma­drid, don­de leen, pa­sean y ven “los atar­de­ce­res sin edi­fi­cios en­fren­te”. “Te­ne­mos un huer­to y ga­lli­nas. Es in­creí­ble, por­que echas se­mi­llas y cre­cen prác­ti­ca­men­te so­las”, cuen­ta.

He­roí­nas co­ti­dia­nas

Si al­go no le so­bra a Au­ra Ga­rri­do es tiem­po li­bre. “Ape­nas ten­go vi­da so­cial”, afir­ma. A sus 28 años, lle­va sie­te sin pa­rar de tra­ba­jar en ci­ne y te­le­vi­sión. Hi­ja de un mú­si­co y una pin­to­ra, siem­pre tu­vo cla­ra su vo­ca­ción ar­tís­ti­ca. Y, aun­que de ni­ña apun­ta­ba pa­ra pia­nis­ta, “la co­sa se tor­ció” y se de­can­tó por la in­ter­pre­ta­ción. “Cuan­do di­je en ca­sa que que­ría in­ten­tar ser ac­triz les en­can­tó la idea y eso es un lu­jo. He vis­to des­de que na­cí que las pro­fe­sio­nes ar­tís­ti­cas exigen mu­cha dis­ci­pli­na, mu­cho tra­ba­jo y son muy ines­ta­bles”, re­co­no­ce. Dis­cre­ta y muy tí­mi­da –“La par­te de ex­po­si­ción que tie­ne es­te tra­ba­jo me ge­ne­ra es­trés, soy más de mi ca­sa con mis ga­tos”, di­ce–, tam­bién se re­co­no­ce co­mo “gue­rre­ra y fe­mi­nis­ta” y aflo­ra su la­do más reivin­di­ca­ti­vo cuan­do ha­bla de El mi­nis­te­rio del tiem­po, la se­rie que cuen­ta con le­gión de in­con­di­cio­na­les y que aca­ba de aban­do­nar tem­po­ral­men­te. “He te­ni­do mu­cha suer­te. Me en­can­ta in­ter­pre­tar a al­guien co­mo Ame­lia, un per­so­na­je fe­me­nino fuer­te que es la je­fa de la pa­tru­lla por mé­ri­tos pro­pios y no por su as­pec­to o por de quién se enamo­ra. Aun­que tam­bién hay que reivin­di­car a las he­roí­nas co­ti­dia­nas, por­que son igual­men­te im­por­tan­tes”, afir­ma. Un éxi­to que tam­bién le ha obli­ga­do a acep­tar, a su ma­ne­ra, la po­pu­la­ri­dad. “Co­mo en la se­rie voy ca­rac­te­ri­za­da, no sue­lo lla­mar la aten­ción por la ca­lle. Pe­ro mu­chas ve­ces, cuan­do me mi­ran y me pre­gun­tan de qué me co­no­cen, les di­go: “No sé, ima­gino que del ba­rrio”. Me da mu­cha ver­güen­za”, ad­mi­te. Una sen­sa­ción que des­apa­re­ce cuan­do se sien­ta fren­te a la cá­ma­ra. Al fin, el fo­tó­gra­fo pue­de em­pe­zar a dis­pa­rar. O

Ves­ti­do de Ro­ber­to Ca­va­lli, san­da­lias de Lo­di y ani­llos de Lu­xen­ter. Ve­ró­ni­ca Eche­gui lle­va ves­ti­do y za­pa­tos de Dior, y pen­dien­tes de Pan­do­ra.

Arri­ba, Ma­rian Ál­va­rez con ves­ti­do de In­tro­pia, san­da­lias de Acos­ta, pen­dien­tes de To u s y ani­llos de Pan­do­ra. A la de­re­cha, Au­ra Ga­rri­do lle­va ves­ti­do de Te­re­sa Hel­big choc­ker de Swa­rovs­ki. y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.