Lady Di La prin­ce­sa pio­ne­ra

En su mo­men­to, fue pie­dra de es­cán­da­lo pa­ra la mo­nar­quía bri­tá­ni­ca y hoy co­no­ce­mos to­dos los de­ta­lles de su fa­lli­do ma­tri­mo­nio: sus cin­co in­ten­tos de sui­ci­dio, su afán de no­to­rie­dad, su bu­li­mia, sus ro­man­ces…. Pe­ro 20 años des­pués de su muer­te, tam­bién sa

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En El Foco -

uran­te su via­je por Aus­tra­lia y Nue­va Ze­lan­da, en 1983, los prín­ci­pes de Ga­les, que lle­va­ban ca­sa­dos dos años y via­ja­ban, por pri­me­ra vez, con su hi­jo, el prín­ci­pe Gui­ller­mo, asis­tie­ron a una ce­na ofi­cial en la que el prín­ci­pe Car­los con­fe­só, me­dio en bro­ma, me­dio en se­rio: “De­be­ría te­ner dos es­po­sas, así po­dría­mos po­ner una a ca­da la­do del co­che pa­ra que la gen­te no se sin­tie­ra de­cep­cio­na­da”. Los asis­ten­tes rie­ron y Dia­na es­bo­zo una son­ri­sa, mien­tras le mi­ra­ba de reojo. Mu­chos pen­sa­ron que Car­los es­ta­ba ha­cien­do ga­la de su sen­ti­do del hu­mor bri­tá­ni­co, siem­pre con un to­que iró­ni­co, cuan­do no amar­go. Pe­ro, en reali­dad, es­ta­ba com­par­tien­do con su au­dien­cia al­go que le preo­cu­pa­ba de ver­dad: la in­con­tro­la­ble po­pu­la­ri­dad de su es­po­sa, que so­bre­pa­sa­ba con mu­cho la su­ya. El fe­nó­meno ha­bía na­ci­do con la lle­ga­da de la fu­tu­ra prin­ce­sa. Dia­na Spen­cer se en­fren­tó des­de el pri­mer día a en­jam­bres de cá­ma­ras y pe­rio­dis­tas que ro­dea­ban su ca­sa y su co­che. La jo­ven de 19 años no po­día dar un pa­so por la zo­na de Sloa­ne Squa­re (en el ba­rrio de Chel­sea, don­de vi­vía y tra­ba­ja­ba en una guar­de­ría), sin que la aco­sa­ran los me­dios. Y tu­vo que en­fren­tar­se a ellos com­ple­ta­men­te so­la. Buc­king­ham Pa­la­ce des­co­no­cía o des­pre­cia­ba el fe­nó­meno y no hi­zo na­da pa­ra pro­te­ger­la. Dia­na es­ta­ba ate­rra­da, pe­ro son­reía. Una ac­ti­tud tí­mi­da que le va­lió el so­bre­nom­bre de shy Di (tí­mi­da Dia­na) y en­can­di­ló a los me­dios y a sus lec­to­res. Unos 700 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res se reunie­ron en torno a los te­le­vi­so­res pa­ra con­tem­plar su lle­ga­da, ves­ti­da de novia, a la ca­te­dral de San Pa­blo el 29 de ju­lio de 1981. Eran los pri­me­ros mo­men­tos de la era de las ce­le­bri­ties: per­se­cu­cio­nes ma­si­vas de la pren­sa y ac­ti­tud fa­ná­ti­ca de la gen­te, que con­vir­tió en icono la for­ma de pei­nar­se, de ves­tir­se y de mi­rar de la prin­ce­sa re­cién lle­ga­da. Pe­ro ni Car­los ni su fa­mi­lia, acos­tum­bra­dos a un rí­gi­do pro­to­co­lo de con­ten­ción y dis­tan­cia, lo en­ten­dían; es más, lo con­si­de­ra­ban vul­gar e inacep­ta­ble pa­ra un miem­bro de la reale­za. El prín­ci­pe vi­vía en­tre per­di­do e irri­ta­do aque­lla ex­plo­sión me­diá­ti­ca y po­pu­lar. Y sen­tía ce­los: él era el fu­tu­ro rey y Dia­na so­lo la con­sor­te. Sin em­bar­go, es­ta­ba asis­tien­do al na­ci­mien­to de un nue­vo ti­po de reale­za, más pró­xi­ma a la gen­te, más hu­ma­na. Dia­na, que, se­gún con­fe­só a An­drew Mor­ton, su bió­gra­fo, no ha­bía re­ci­bi­do nin­gu­na pre­pa­ra­ción pa­ra su car­go y se sin­tió pro­fun­da­men­te so­la des­de su lle­ga­da a su re­si­den­cia de Cla­ren­ce Hou­se sí lo en­ten­dió y su­po in­ven­tar el pa­pel de prin­ce­sa que los tiem­pos de­man­da­ban. Pa­re­ció en­ton­ces que es­ta­ba po­nien­do en ries­go la ca­sa real bri­tá­ni­ca, pe­ro 20 años des­pués de su muer­te, la reale­za in­gle­sa se pa­re­ce más a ella que a Car­los. Aque­lla jo­ven ines­ta­ble y ator­men­ta­da fue la en­car­ga­da de po­ner en evi­den­cia la ne­ce­si­dad de un cam­bio en la mo­nar­quía, si pre­ten­día so­bre­vi­vir en los nue­vos tiem­pos. Por su sen­da ha tran­si­ta­do to­da una ge­ne­ra­ción de nue­vas prin­ce­sas, las que hoy aca­pa­ran fo­cos y flas­hes. Re­pa­sa­mos las ra­zo­nes por las que Dia­na fue su pre­cur­so­ra.

En­ten­dió y su­po ma­ne­jar con ha­bi­li­dad los me­dios

Dia­na Spen­cer fue una de las mu­je­res más fo­to­gra­fia­das de la his­to­ria, y per­se­gui­da co­mo si fue­ra una es­tre­lla de rock. En nu­me­ro­sas oca­sio­nes se que­jó del aco­so me­diá­ti­co, pe­ro ella

mis­ma uti­li­zó a los pe­rio­dis­tas pa­ra dar la ima­gen que le in­tere­sa­ba. Lo hi­zo con An­drew Mor­ton, al que fil­tró la cri­sis de su ma­tri­mo­nio, sus in­ten­tos de sui­ci­dio y la in­fi­de­li­dad de su ma­ri­do con Ca­mi­la Par­ker-bow­les, confesiones que él con­vir­tió en el li­bro Dia­na, su ver­da­de­ra his­to­ria, del que se ven­die­ron dos mi­llo­nes de ejem­pla­res en so­lo dos me­ses.

Se con­vir­tió en una ac­ti­vis­ta

“No soy un po­lí­ti­co, soy una fi­gu­ra hu­ma­ni­ta­ria” res­pon­dió la prin­ce­sa de Ga­les a un pe­rio­dis­ta, du­ran­te una vi­si­ta a An­go­la con la Cruz Ro­ja bri­tá­ni­ca, en enero de 1997, pa­ra apo­yar la cam­pa­ña de prohi­bi­ción de las mi­nas an­ti­per­so­na. Dia­na re­pli­ca­ba así a las crí­ti­cas de va­rios mi­nis­tros con­ser­va­do­res –la lla­ma­ron “ba­la per­di­da” e in­si­nua­ron que apo­ya­ba el pro­gra­ma del Par­ti­do La­bo­ris­ta–, de Es­ta­dos Uni­dos y de la OTAN. La prin­ce­sa, im­per­tur­ba­ble, re­co­rrió el país, se fo­to­gra­fió con va­rios jó­ve­nes ampu­tados y atra­ve­só un cam­po mi­na­do pro­te­gi­da con un cas­co es­pe­cial. El Tra­ta­do de Ot­ta­wa so­bre la prohi­bi­ción de mi­nas an­ti­per­so­na se fir­mó me­nos de un año des­pués, en di­ciem­bre de 1997.

Dio vi­si­bi­li­dad al pro­ble­ma del sida

Dia­na fue la pri­me­ra per­so­na co­no­ci­da mun­dial­men­te y la pri­me­ra per­te­ne­cien­te a una ca­sa real en fo­to­gra­fiar­se con en­fer­mos de sida y aca­ri­ciar­los pa­ra dar­les áni­mo. Fue el 9 de abril de 1987, cuan­do inau­gu­ró el pri­mer cen­tro mé­di­co de­di­ca­do a es­ta en­fer­me­dad en In­gla­te­rra, el Mid­de­le­sex Hos­pi­tal de Lon­dres. La prin­ce­sa, ves­ti­da so­bria­men­te de azul y sin jo­yas, sa­lu­dó a to­do el per­so­nal dán­do­les la mano sin guantes, al­go que en­ton­ces pa­re­cía un gran ries­go, y lo mis­mo hi­zo con los pa­cien­tes. Se fo­to­gra­fió con uno de ellos, sen­ta­do de es­pal­das pa­ra pre­ser­var su in­ti­mi­dad, mien­tras le sa­lu­da­ba es­tre­chan­do su mano. En agos­to de 1991, in­te­rrum­pió sus va­ca­cio­nes pa­ra acom­pa­ñar en sus úl­ti­mos mo­men­tos a su ami­go Adrian Ward-jack­son, uno de los di­rec­to­res del Ro­yal Ba­llet bri­tá­ni­co, que fa­lle­ció a cau­sa de es­ta en­fer­me­dad.

Fue ma­dre, ade­más de prin­ce­sa

Dia­na qui­so des­de el pri­mer mo­men­to que sus hijos tu­vie­ran una edu­ca­ción mu­cho más abier­ta y con los pies en la tie­rra de la que era tra­di­cio­nal en los Wind­sor. Por eso, tomaba per­so­nal­men­te to­das las de­ci­sio­nes re­fe­ri­das a Gui­ller­mo y En­ri­que. Es­co­gió sus nom­bres y se­lec­cio­nó a su ni­ñe­ra, re­cha­zan­do a la que tra­ba­ja­ba pa­ra la fa­mi­lia real des­de ha­cía años. Tam­bién eli­gió los co­le­gios en los que se edu­ca­ron y te­nía la cos­tum­bre de lle­var­los per­so­nal­men­te cuan­do su agen­da se lo per­mi­tía. Con­vir­tió la ma­ter­ni­dad en una de sus se­ñas de iden­ti­dad. Nun­ca an­tes un miem­bro de la reale­za ha­bía ejer­ci­do el pa­pel ma­ter­nal en pú­bli­co, ni con tan­ta ter­nu­ra, aca­ri­cian­do a sus hijos y abra­zán­do­los, des­de que fue­ron be­bés.

Edu­có a sus hijos pa­ra que vi­vie­ran en el mun­do real

Les lle­va­ba a los gran­des al­ma­ce­nes Marks & Spen­cer y ha­cía co­la con ellos an­te las

Fue la pri­me­ra de la ca­sa real en acer­car­se a la gen­te y en con­tar có­mo se sen­tía.

ca­jas, in­ci­tán­do­les a pa­gar con el di­ne­ro de su pa­ga. Gui­ller­mo fue el pri­mer he­re­de­ro al trono bri­tá­ni­co que na­ció en un hos­pi­tal y que via­jó con sus pa­dres al po­co de na­cer, en una vi­si­ta ofi­cial por Aus­tra­lia y Nue­va Ze­lan­da. La de­ci­sión de Lady Di pro­vo­có crí­ti­cas de la pren­sa más tra­di­cio­nal. Era exac­ta­men­te lo opues­to a lo que ha­cían los Wind­sor. Ella que­ría que sus hijos fue­ran ca­pa­ces de vi­vir en el mun­do real, de abra­zar y re­ci­bir abra­zos. Se fo­to­gra­fió con ellos de va­ca­cio­nes en Dis­ney­lan­dia y les lle­va­ba a co­mer a una po­pu­lar ham­bur­gue­se­ría, co­mo una ma­dre más de cla­se me­dia. Des­de el prin­ci­pio le in­cul­có a su pri­mo­gé­ni­to que se ca­sa­ra por amor.

Rom­pió los có­di­gos de la fa­mi­lia real

Y lo hi­zo en la ves­ti­men­ta, en el tra­to y en la ac­ti­tud: se ne­gó a ca­llar y mi­rar pa­ra otro la­do cuan­do des­cu­brió que su ma­ri­do te­nía una aman­te; se fo­to­gra­fió en va­que­ros y ca­mi­se­ta, co­mo cual­quier mu­jer de su edad; es­co­gió el co­lor ne­gro pa­ra sus ves­ti­dos de ga­la, al­go que los Wind­sor so­lo ha­cían pa­ra ves­tir de lu­to; y mos­tró afec­to en pú­bli­co ha­cia las per­so­nas que vi­si­ta­ba. Dia­na fue quien in­tro­du­jo el len­gua­je de las emo­cio­nes en la ca­sa de Wind­sor y ha­bla­ba a los de­más, le di­ri­gie­ran o no la pa­la­bra. Fue la pri­me­ra fi­gu­ra de la ca­sa real bri­tá­ni­ca en acer­car­se a la gen­te, en re­co­ger per­so­nal­men­te sus re­ga­los, en abra­zar a los be­bés y en pre­gun­tar có­mo se en­con­tra­ban a los que ya­cían en la ca­ma de un hos­pi­tal. Y, por su­pues­to, fue la pri­me­ra en ha­blar abier­ta­men­te de có­mo se sen­tía.

Ayu­dó a me­jo­rar la com­pren­sión de la bu­li­mia

Nun­ca lo con­fe­só en pú­bli­co, pe­ro en un dis­cur­so que pro­nun­ció en abril de 1993 de­jó cla­ro a la au­dien­cia que sa­bía de lo que ha­bla­ba cuan­do se re­fe­ría a los des­ór­de­nes ali­men­ti­cios: “Mu­cha gen­te sien­te que se es­pe­ra de ellos que sean per­fec­tos, pe­ro creen que no tie­nen de­re­cho a ex­pre­sar sus ver­da­de­ros sen­ti­mien­tos”, di­jo. Las re­ve­la­cio­nes so­bre su bu­li­mia se ha­bían pro­du­ci­do un año an­tes y, se­gún ellas, la prin­ce­sa ha­bía su­fri­do es­te pro­ble­ma des­de el ini­cio de su no­viaz­go con Car­los has­ta fi­na­les de los años 80, cuan­do se pu­so en tra­ta­mien­to. En­tre otras re­ve­la­cio­nes, des­ta­ca­ba có­mo se ha­bía pa­sa­do la no­che vo­mi­tan­do en la vís­pe­ra de su bo­da. Fue cri­ti­ca­da por la pren­sa más con­ser­va­do­ra por “fo­men­tar” la en­fer­me­dad, pe­ro la reali­dad es que ayu­dó a que se co­no­cie­ra.

Co­nec­tó con las mu­je­res de cla­se me­dia y tra­ba­ja­do­ra.

Tras la se­pa­ra­ción de Car­los, en 1992, se vio obli­ga­da a reinventar su pa­pel. Pro­ce­día de una fa­mi­lia de ran­cio abo­len­go con más de cin­co si­glos de his­to­ria, más an­ti­gua que la de los pro­pios Wind­sor. Sin em­bar­go, fue la pri­me­ra en com­por­tar­se con na­tu­ra­li­dad en una mo­nar­quía cu­yos man­da­tos eran la ri­gi­dez y la dis­tan­cia, y en com­pa­de­cer­se de las tri­bu­la­cio­nes de la gen­te co­rrien­te, las mis­mas que ella ha­bía pa­de-

ci­do: la fal­ta de amor, el aban­dono, el te­mor a per­der a sus hijos, la so­le­dad. Era jo­ven, con dos hijos pe­que­ños y su es­po­so la ha­bía des­aten­di­do y aban­do­na­do. Las mu­je­res de cla­se me­dia y tra­ba­ja­do­ra se iden­ti­fi­ca­ron con ella. De al­gu­na for­ma, la fi­gu­ra de Dia­na, aún en­vuel­ta en una es­pe­cie de cu­le­brón, reivin­di­ca­ba la dig­ni­dad de to­das las mu­je­res.

En la otra pá­gi­na, la prin­ce­sa de Ga­les, en 1996, un año an­tes de mo­rir. Arri­ba, jun­to a su hi­jo Gui­ller­mo, en 1990, y en un ac­to pú­bli­co, an­te de­ce­nas de fo­tó­gra­fos, en 1992.

A la iz­quier­da, en 1997, du­ran­te su vi­si­ta a An­go­la pa­ra apo­yar la lu­cha de las mi­nas an­ti­per­so­na y en una vi­si­ta a un hos­pi­tal, don­de co­no­ció a Ca­mi­la Fioc­co, una ni­ña en­fer­ma de leu­ce­mia. So­bre es­tas lí­neas, con sus hijos, en las ca­ta­ra­tas del Niá­ga­ra, en 1991. Al la­do, sa­lu­dan­do a los es­pec­ta­do­res tras un ac­to ofi­cial en Lon­dres, en 1991.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.