ATRA­PA­DA EN EL tiem­po

¿Vol­ver a la ru­ti­na, pe­ro sin ago­bios? Es po­si­ble. Sin­cro­ni­za tu agen­da pa­ra op­ti­mi­zar las 24 ho­ras del día y no ne­ce­si­ta­rás mi­nu­tos extra. Por Inés Alon­so

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Tendencias -

No me da la vi­da! ¿Cuán­tas ve­ces has oí­do o, peor, has di­cho es­ta fra­se en los me­ses pre­vios a las va­ca­cio­nes? Si la has pro­nun­cia­do unas cuan­tas y tu día a día se ha con­ver­ti­do en un bu­cle que con­sis­te en lle­gar tar­de al tra­ba­jo tras ha­ber de­ja­do a to­da prisa a los ni­ños en el co­le­gio, sa­lir de la ofi­ci­na a las tan­tas, apla­zar la se­sión de spin­ning pa­ra otro día más re­la­ja­do, ce­nar (de nue­vo) pla­tos pre­co­ci­na­dos y me­ter­te en la ca­ma pa­ra dor­mir (mal) seis ho­ras... aho­ra que vas a vol­ver al tra­ba­jo, es el mo­men­to de re­plan­tear­se tu ho­ra­rio. Ya has com­pro­ba­do de so­bra que no lle­gas a to­do, así que si quie­res te­ner tiem­po pa­ra ti, ver a tus ami­gos y dis­fru­tar con tu fa­mi­lia, pon­le re­me­dio ya. Te da­mos las cla­ves pa­ra sa­car el me­jor par­ti­do a tu tiem­po.

TRA­BA­JO efi­cien­te = MÁS TIEM­PO LI­BRE

So­cia­li­zar es­tá bien, pe­ro fue­ra de tu ho­ra­rio la­bo­ral. En lu­gar de to­mar­te cua­tro ca­fés jun­to a la má­qui­na, li­mi­ta tu do­sis de ca­feí­na y co­men­ta lo me­jor de la jor­na­da a la sa­li­da. Pa­ra te­ner mo­men­tos (lar­gos) de asue­to, no te dis­trai­gas y de­dí­ca­le ocho ho­ras al tra­ba­jo, ni una más. Con esa ac­ti­tud, ob­ten­drás es­tos be­ne­fi­cios: Se­rás más pro­duc­ti­vo De na­da sir­ve es­tar sen­ta­do de­lan­te del or­de­na­dor has­ta las tan­tas si eso no se tra­du­ce en ma­yor ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo. Se­gún un in­for­me de la OCDE, en Es­pa­ña tra­ba­ja­mos una me­dia de 1.691 ho­ras anua­les. Sin em­bar­go, por en­ci­ma de no­so­tros, en cuan­to a pro­duc­ti­vi­dad, se si­túan otros paí­ses que tra­ba­jan bas­tan­tes me­nos ho­ras al año, co­mo Ale­ma­nia (1.371), Di­na­mar­ca (1.457) o Fran­cia (1.482). Jo­sé Luis Ca­se­ro, pre­si­den­te de Arhoe-co­mi­sión Na­cio­nal pa­ra la Ra­cio­na­li­za­ción de los Ho­ra­rios Es­pa­ño­les, achaca el pro­ble­ma al “pre­sen­tis­mo” de­ri­va­do de la cri­sis que no nos ha he­cho (pre­ci­sa­men­te) más pro­duc­ti­vos: “Aún nos en­con­tra­mos con em­pre­sas en las que es­tá mal vis­to ir­se a ca­sa an­tes que el je­fe, cuan­do no de­be­ría ser así. En otros paí­ses, alar­gar la jor­na­da es un in­di­ca­dor de in­efi­ca­cia”. Ga­na­rás en sa­lud ¿Son las 9 de la no­che y to­da­vía no has apa­ga­do el or­de­na­dor? Echa el cie­rre si no quie­res en­fer­mar. Un es­tu­dio pu­bli­ca­do en The Lan­cet ha cons­ta­ta­do que el ex­ce­so de ho­ras la­bo­ra­les pro­vo­ca da­ños so­bre las ar­te­rias y ries­go car­dio­vas­cu­lar. Au­men­ta­rá tu crea­ti­vi­dad Co­mo di­jo Pa­blo Pi­cas­so, cuan­do te lle­gue la ins­pi­ra­ción, que te pi­lle tra­ba­jan­do… pe­ro no ago­ta­do. “Cuan­do nues­tro cuer­po y nues­tra men­te es­tán

des­can­sa­dos y tran­qui­los, so­mos más crea­ti­vos, re­so­lu­ti­vos y to­ma­mos de­ci­sio­nes más ade­cua­das”, apun­ta la psi­có­lo­ga Eli­sa Sán­chez Lo­zano. Se­rás más fe­liz Seis de ca­da 10 tra­ba­ja­do­res pre­fie­ren un me­nor sa­la­rio a cam­bio de una ma­yor fe­li­ci­dad y un 84’4% cree que una ra­cio­na­li­za­ción de los ho­ra­rios les ha­ría más fe­li­ces, se­gún la V En­cues­ta de la Fe­li­ci­dad en el Tra­ba­jo rea­li­za­da por Adec­co. “Si es­ta­mos can­sa­dos, la to­le­ran­cia al es­trés dis­mi­nu­ye y es más pro­ba­ble que reac­cio­ne­mos con im­pul­si­vi­dad, co­mu­ni­cán­do­nos de for­ma ta­jan­te e in­clu­so agre­si­va”, ase­gu­ra Sán­chez Lo­zano.

Revisa LO QUE HA­CES

Or­ga­ni­zar­te es fá­cil… si sa­bes có­mo, así que che­quea a qué te de­di­cas du­ran­te el día o es­cri­be un dia­rio pa­ra in­ten­tar me­jo­rar la for­ma en la que in­vier­tes las ho­ras. Ne­ve­na Vu­jo­se­vic, coach eje­cu­ti­vo, ana­li­za una jor­na­da ti­po de tres pro­fe­sio­na­les con pro­ble­mas ex­tra­po­la­bles a mu­chas otras mu­je­res, pa­ra que apren­da­mos a ha­cer­lo. Ma­ría Ro­ble­do 46 años, eje­cu­ti­va

Ob­se­sio­na­da con apro­ve­char al má­xi­mo el tiem­po, es mi­li­mé­tri­ca y per­fec­cio­nis­ta. An­tes de le­van­tar a sus hijos de la ca­ma, pla­ni­fi­ca reunio­nes de tra­ba­jo; mien­tras les po­ne el desa­yuno, revisa un in­for­me y en los semáforos co­ge el mó­vil pa­ra con­tes­tar mails e ir ade­lan­tan­do an­tes de lle­gar a la ofi­ci­na. ¿Có­mo pue­de me­jo­rar? La cues­tión prin­ci­pal es qué in­ten­si­dad le exi­ge es­te com­por­ta­mien­to pa­ra sa­car la má­xi­ma ven­ta­ja de ca­da ins­tan­te. Sa­be­mos que las ac­ti­vi­da­des

rea­li­za­das con una con­cen­tra­ción más pro­fun­da son más efi­ca­ces que la mul­ti­ta­rea, pe­ro un cier­to gra­do de es­ta úl­ti­ma pue­de fun­cio­nar si no es ob­se­si­va o con­du­ce a la dis­trac­ción. Ma­ría de­be­ría en­con­trar me­jo­res ma­ne­ras de prio­ri­zar y fo­ca­li­zar sus ac­ti­vi­da­des. Lu­cía Pra­do 35 años, con­sul­to­ra

Se po­ne el des­per­ta­dor a las 6:30 h, pe­ro no se le­van­ta has­ta las 7. Lue­go, a to­da prisa se pre­pa­ra y a las 8:30, es­tá ya en el tra­ba­jo, an­tes de que lle­gue el je­fe. Tra­ta de mar­char­se a las 19:00 h to­dos los días. Cuan­do vuel­ve a ca­sa, pre­pa­ra la ce­na, es­tá un ra­to con su chi­co y sa­le a co­rrer o se dis­trae vien­do una pe­lí­cu­la has­ta me­dia­no­che. ¿Có­mo pue­de me­jo­rar? En una pri­me­ra im­pre­sión, no pa­re­ce ha­ber nin­gún pro­ble­ma. Pe­ro me gus­ta­ría pre­gun­tar­le có­mo se sien­te con es­te ho­ra­rio: ¿hay co­sas pa­ra las que desea­ría po­der en­con­trar tiem­po? Si di­ce que sí, en­ton­ces, cen­tra­ría­mos su agen­da en las prio­ri­da­des bá­si­cas, que son aque­llas que real­men­te aña­den sig­ni­fi­ca­do a su vi­da, fren­te a lo que es­tá rea­li­zan­do in­ne­ce­sa­ria­men­te. Án­ge­la Gar­cía 32, pro­fe­so­ra par­ti­cu­lar

Tra­ba­ja ha­cien­do sus­ti­tu­cio­nes co­mo pro­fe­so­ra, es­cri­be un blog, da cla­ses par­ti­cu­la­res... y se apun­ta a un bom­bar­deo: lo mis­mo da que sea un via­je im­pro­vi­sa­do que una no­che de fies­ta un lu­nes. Ca­da día es di­fe­ren­te y pa­ra Án­ge­la ca­re­ce de pla­ni­fi­ca­ción. ¿Có­mo pue­de me­jo­rar? La diversidad y la es­pon­ta­nei­dad no sig­ni­fi­can au­to­má­ti­ca­men­te una fal­ta de res­pon­sa­bi­li­dad o de efec­ti­vi­dad. Del mis­mo mo­do que te­ner unos ho­ra­rios rí­gi­dos no sig­ni­fi­ca ne­ce­sa­ria­men­te que ten­ga­mos el con­trol so­bre nues­tras vi­das. Si Án­ge­la desea cam­biar sus há­bi­tos, de­be­ría­mos exa­mi­nar dón­de le es­tán ha­cien­do da­ño la fal­ta de pla­ni­fi­ca­ción, an­ti­ci­pa­ción y or­ga­ni­za­ción, y pro­po­ner al­gu­nas fór­mu­las a me­di­da pa­ra apor­tar la su­fi­cien­te es­truc­tu­ra pa­ra que ella se sien­ta más efi­caz y lo­gre sus ob­je­ti­vos.

Ex­pri­mien­do MI­NU­TOS

Noe­lia Bermúdez, coach eje­cu­ti­vo y pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Coa­ching Eje­cu­ti­vo y Or­ga­ni­za­ti­vo (AECOP) en Ara­gón, nos da las pau­tas pa­ra ma­xi­mi­zar las ho­ras del día. Ŧ Re­fle­xio­na. Pue­des ha­cer­lo du­ran­te los tra­yec­tos en el au­to­bús o en el co­che de ca­mino al tra­ba­jo, al le­van­tar­te, mien­tras te das una ducha o, in­clu­so, an­tes de acos­tar­te. No te de­jes lle­var por la ru­ti­na o por lo que los de­más es­pe­ran de ti. Ŧ De­fi­ne tus prio­ri­da­des. No te de­jes en el tin­te­ro co­sas que sean muy im­por­tan­tes pa­ra ti o em­pla­ces al úl­ti­mo lu­gar aque­llas ta­reas que te re­sul­tan di­fí­ci­les, por­que te arries­gas a no en­con­trar tiem­po pa­ra ha­cer­las. Ŧ Sé rea­lis­ta. No con­sis­te en lle­nar tu lis­ta de in­fi­ni­tas co­sas pa­ra ha­cer, sa­bien­do que no te va a re­sul­tar fac­ti­ble lle­var­la a ca­bo. Eso so­lo te

cau­sa­rá ansiedad o frus­tra­ción. Es me­jor de­fi­nir cuá­les de esas ta­reas son más im­por­tan­tes y ele­gir las que pue­das ges­tio­nar a lo lar­go del día. Haz una lis­ta que te re­sul­te mo­ti­va­do­ra, que las ac­ti­vi­da­des te su­pon­gan un ali­cien­te. Y pré­mia­te por lo que vas ob­te­nien­do: da­te una re­com­pen­sa cuan­do con­si­gas aco­me­ter las ta­reas más com­ple­jas, re­co­no­ce tus lo­gros co­mo lo ha­rías con tu me­jor ami­ga. Usa la tec­no­lo­gía a tu fa­vor. Mó­vi­les, ta­ble­tas, or­de­na­do­res... nos ayu­da a ser más efi­cien­tes en la ges­tión del tiem­po, pe­ro a ve­ces se con­vier­ten en nues­tros enemi­gos y nos ro­ban el tiem­po. Esa di­fe­ren­cia la es­ta­ble­ce­mos no­so­tras. En los mo­men­tos en los que ne­ce­si­tes es­tar con­cen­tra­da y en­fo­car­te al 100% en la ta­rea que es­tés rea­li­zan­do, es pre­fe­ri­ble que no ten­gas dis­trac­cio­nes: apa­ga las no­ti­fi­ca­cio­nes,

Olas aler­tas de men­sa­jes o co­rreos elec­tró­ni­cos o des­co­nec­ta el te­lé­fono. No­ta­rás la di­fe­ren­cia que su­po­ne es­tar to­tal­men­te pre­sen­te, es­tar pen­dien­te so­lo de una ac­ti­vi­dad en es­te mo­men­to pre­ci­so, ex­pe­ri­men­ta­rás lo que es es­tar aquí y aho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.