De­ma­sia­das du­chas

No, no se tra­ta de de­cir adiós al agua y el ja­bón en pleno ve­rano. Pe­ro los ex­per­tos ase­gu­ran que no es lo mis­mo lim­pio que es­té­ril y la ob­se­sión por la hi­gie­ne se co­bra un pre­cio en la piel y en el res­to del cuer­po. Por Ma­ri­sol Gui­sa­so­la

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

Nos he­mos pa­sa­do la vi­da ma­tan­do mi­cro­bios. Ese afán ger­mi­ci­da re­mi­tió un po­co cuan­do su­pi­mos que las bac­te­rias pro­bió­ti­cas ayu­dan a man­te­ner en equi­li­brio el mi­cro­bio­ma in­tes­ti­nal. Hoy sa­be­mos que una po­bla­ción mi­cro­bia­na in­tes­ti­nal con la su­fi­cien­te diversidad y en equi­li­brio me­jo­ra la res­pues­ta in­mu­ni­ta­ria y re­du­ce el ries­go de en­fer­me­da­des. Y que, en cam­bio, la al­te­ra­ción de ese equi­li­brio au­men­ta el ries­go de obe­si­dad, as­ma, aler­gias, en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar, en­fer­me­dad in­fla­ma­to­ria in­tes­ti­nal, de­pre­sión... Pe­ro por in­tere­san­te que sea el mi­cro­bio­ma in­tes­ti­nal, del que más se ha­bla aho­ra mis­mo es del de la piel, esa po­bla­ción de bac­te­rias, vi­rus, hon­gos y otros mi­cro­or­ga­nis­mos que ha­bi­ta el ór- gano más gran­de de nues­tro cuer­po. Y lo que nos es­tán di­cien­do los ex­per­tos es que las du­chas fre­cuen­tes y, aún más, el em­pleo de cham­pús, ge­les y ja­bo­nes con de­ter­gen­tes, no so­lo eli­mi­nan el man­to hi­dro­li­pí­di­co de la piel (una com­bi­na­ción de gra­sas y agua), sino que des­tru­yen ese film bio­ló­gi­co e in­vi­si­ble que la pro­te­ge. La con­se­cuen­cia son mon­to­nes de pro­ble­mas cu­tá­neos. Pa­ra mues­tra, un bo­tón: la pre­va­len­cia de la der­ma­ti­tis ató­pi­ca se ha tri­pli­ca­do en nues­tro país en los úl­ti­mos 30 años, jus­to cuan­do el nú­me­ro de du­chas em­pe­zó a dis­pa­rar­se. Ha­ce unos días, un in­for­me de la em­pre­sa de gri­fe­ría Hans­grohe re­ve­la­ba que un 71,4% de los es­pa­ño­les se ducha to­dos los días, lo que nos con­vier­te en el país oc­ci­den­tal que más lo ha­ce. El pro­ble­ma es que nin­guno de los es­tu­dios que han com­pro­ba­do los efec­tos per­ni­cio­sos de las du­chas fre­cuen­tes acla­ra cuán­tas po­de­mos dar­nos a la se­ma­na sin aten­tar con­tra nues­tra piel ni aca­bar olien­do mal. Co­mo pau­ta, ex­per­tos de la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Der­ma­to­lo­gía y Ve­ne­reo­lo­gía dan al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes: 1. Evita las du­chas lar­gas (no más de cin­co mi­nu­tos). 2. Uti­li­za agua tem­pla­da. 3. Op­ta por usar pro­duc­tos no agre­si­vos y que res­pe­ten el man­to áci­do de la piel. 4. Si te du­chas más de una vez al día, pro­cu­ra que sea una ducha bre­ve, y so­lo con agua.

¿Y qué pa­sa si no me du­cho?

Que el ex­ce­so de hi­gie­ne no es bueno nos lo di­cen los der­ma­tó­lo­gos des­de ha­ce tiem­po y lo co­rro­bo­ró un re­cien­te es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York, que vio có­mo los in­dios ya­no­ma­mi de la cuen­ca ve­ne­zo­la­na del Ama­zo­nas te­nían un mi­cro­bio­ma mu­cho más ro­bus­to que el de los asea­dos ha­bi­tan­tes de los paí­ses desa­rro­lla­dos. “Su mi­cro­bio­ma te­nía el do­ble de diversidad que el nues­tro y eran in­di­vi­duos ex­cep­cio­nal­men­te sa­nos”, ex­pli­ca la an­tro­pó­lo­ga Mª Glo­ria Do­mín­guez Be­llo, pro­fe­so­ra en di­cha uni­ver­si­dad y que in­ves­ti­ga la re­la­ción en­tre mi­cro­bio­ma y es­ti­los de vi­da tra­di­cio­na­les y mo­der­nos. ¿Y qué ha­ce­mos con el olor cor­po­ral? Eso mis­mo se pre­gun­tó Ja­mes Ham­blin, pe­rio­dis­ta de la re­vis­ta The Atlan­tic. Su con­clu­sión es que “el mal olor se de­be, so­bre to­do, al em­pleo de ja­bo­nes y ge­les”. Lo con­tó en un ar­tícu­lo en el que afir­ma­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.