Rom­per el te­cho de CRIS­TAL en un ocho­mil

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea -

Del mis­mo mo­do que us­ted o yo de­ci­di­mos sa­lir a dar un pa­seo por el par­que los do­min­gos, la ne­pa­lí Lhak­pa Sher­pa se su­be un ocho­mil. Tra­ba­ja en un su­per­mer­ca­do de Con­nec­ti­cut (EE.UU.), pe­ro es la mu­jer que más ve­ces ha he­cho cum­bre en el Eve­rest: con su úl­ti­ma ex­pe­di­ción, el pa­sa­do mes de ma­yo, ya son ocho as­cen­sio­nes las que ha rea­li­za­do a la mí­ti­ca montaña, pe­ro di­ce que no pa­ra­rá has­ta que por lo me­nos con­si­ga 10. Y su hi­jo pien­sa que no de­be de ser tan di­fí­cil, si su ma­dre pue­de ha­cer­lo. En el len­gua­je co­lo­quial, los he­mos con­ver­ti­do en guías de montaña aca­rrea­do­res de bul­tos, me­ros com­par­sas de los gran­des hé­roes al­pi­nis­tas. Pe­ro los sher­pa son una et­nia que ha­bi­ta en las re­gio­nes del Hi­ma­la­ya des­de ha­ce más de 500 años, lle­ga­dos de la pro­vin­cia Chi­na de Si­chuan, con su pro­pio idio­ma y re­li­gión. Lhak­pa lle­va el ape­lli­do de su pue­blo y el nom­bre del día en que na­ció, un miér­co­les. Con 15 años, acom­pa­ñó a la pri­me­ra ex­pe­di­ción co­mo ayu­dan­te de co­ci­na y lle­vó a sus es­pal­das una mo­chi­la de 30 ki­los. Con 17 años, ya ha­bía al­can­za­do la cum­bre de la montaña más al­ta del pla­ne­ta por pri­me­ra vez. Nun­ca fue a la es­cue­la. Aun­que su ma­dre la com­pa­ra­ba con el Ye­ti y le de­cía que nun­ca en­con­tra­ría ma­ri­do, Lhak­pa es­tu­vo ca­sa­da más de una dé­ca­da con el tam­bién al­pi­nis­ta Geor­ge Dij­ma­res­cu, ru­mano na­cio­na­li­za­do es­ta­dou­ni­den­se. Con él tu­vo tres hijos y lle­vó a ca­bo cin­co as­cen­sio­nes al Eve­rest, pe­ro aque­llos años fue­ron más te­rri­bles que la tor­men­ta de nie­ve y las ava­lan­chas que en 2010 le im­pi­die­ron co­ro­nar el K2, su otro gran re­to pen­dien­te: Dij­ma­res­cu, fa­mo­so por ha­ber hui­do del ré­gi­men de Ceauçes­cu na­dan­do a tra­vés del Da­nu­bio, la mal­tra­ta­ba y gol­pea­ba en ca­sa co­mo en la montaña, a la vis­ta de to­dos. Tras un lar­go pro­ce­so, Lhak­pa Sher­pa lo­gró fi­nal­men­te el di­vor­cio en 2015, pe­ro de­ci­dió per­ma­ne­cer en Es­ta­dos Uni­dos, aun­que fue­ra sa­lien­do ade­lan­te con em­pleos pre­ca­rios de de­pen­dien­ta o en el ser­vi­cio do­més­ti­co, pa­ra dar­les un fu­tu­ro a sus hijos. Sin em­bar­go, ja­más de­ja de so­ñar con la montaña (y de pa­so, con que al­gún día la en­tre­vis­te Oprah Win­frey en te­le­vi­sión). Cuan­do un pe­rio­dis­ta le pre­gun­tó una vez el por­qué de su ob­se­sión con el Eve­rest, ella sim­ple­men­te con­tes­tó: “Por­que es­tá ahí”. Una vez al año re­gre­sa a Kat­man­dú y vuel­ve a cla­var las bo­tas so­bre su par­ti­cu­lar te­cho de cris­tal. El te­cho más al­to del mun­do. NERE BASABE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.