La FLOR ines­pe­ra­da

El nar­do es el pro­ta­go­nis­ta de Ga­brie­lle, la nue­va fra­gan­cia de Cha­nel. Una crea­ción del na­riz Oli­vier Pol­ge, que re­in­tro­du­jo el cul­ti­vo de es­ta flor en Gras­se y tar­dó sie­te años en desa­rro­llar la tec­no­lo­gía que le da un ca­rác­ter úni­co. Por C. Uran­ga

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Belleza -

Los per­fu­mes de Cha­nel no son nos­tál­gi­cos, es­tán siem­pre en el ai­re de su tiem­po”. Lo di­ce Oli­vier Pol­ge, na­riz ofi­cial de la mai­son y au­tor de una crea­ción ol­fa­ti­va que se va a con­ver­tir, sin du­da, en un clá­si­co del si­glo XXI. Ga­brie­lle, una ex­cel­sa com­bi­na­ción de flo­res blan­cas, lle­va el au­tén­ti­co nom­bre de pi­la de la fun­da­do­ra de la fir­ma de lu­jo que re­vo­lu­cio­nó la for­ma de ves­tir del si­glo XX. Co­co Cha­nel desafió a to­do lo es­ta­ble­ci­do pa­ra im­po­ner nue­vas si­lue­tas y, des­de 1921, tam­bién nue­vos per­fu­mes. Por eso no es ex­tra­ño que ca­si 100 años des­pués de su pri­me­ra crea­ción ol­fa­ti­va (ese esen­cial Nº 5), la nue­va fra­gan­cia que aho­ra la en­car­na, Ga­brie­lle, sea una hi­ja de su tiem­po que com­par­te con ella to­das las ver­tien­tes de su per­so­na­li­dad: es fuer­te, de­ci­di­da, crea­ti­va y sin­gu­lar. Igual que la actriz que se ha con­ver­ti­do en su ima­gen, Kris­ten Ste­wart. Pe­ro, so­bre to­do, Ga­brie­lle es un per­fu­me cons­trui­do de la mis­ma for­ma que una cha­que­ta de Cha­nel: to­das las pie­zas en­ca­jan a la per­fec­ción pa­ra con­ver­tir­se en al­go dis­tin­to a lo que eran ini­cial­men­te. Las cua­tro esen­cias blan­cas que com­po­nen la fra­gan­cia de Oli­vier Pol­ge (azahar, ylang ylang, nar­do y jaz­mín) se co­sen con agu­jas in- vi­si­bles pa­ra con­ver­tir­se en una flor ines­pe­ra­da e ima­gi­na­ria. De­jas de oler ca­da una de ellas y ya no dis­tin­gues las par­tes, so­lo sien­tes el to­do: un aro­ma blan­co, ra­dian­te y po­de­ro­so.

La hue­lla ol­fa­ti­va de la ca­sa

La pri­me­ra hue­lla ol­fa­ti­va de Ga­brie­lle es una no­ta lu­mi­no­sa y fuer­te que no se pa­re­ce a na­da que ha­yas oli­do an­tes pe­ro que po­see una cla­ra per­so­na­li­dad, la de la mai­son a la que re­pre­sen­ta. “Hay gen­te que me di­ce que es­te per­fu­me hue­le a Cha­nel. Y me ale­gro por­que eso era exac­ta­men­te lo que bus­ca­ba”, apun­ta tí­mi­da­men­te Pol­ge, hom­bre de po­cas pa­la­bras pe­ro in­fi­ni­tos re­cur­sos. Oli­vier ha he­re­da­do el car­go de su pa­dre, Jac­ques Pol­ge (le­gen­da­rio per­fu­mis­ta de la ca­sa du­ran­te 37 años), pe­ro ese tras­pa­so de po­de­res no ha­ce des­me­re­cer su pro­pio po­ten­cial crea­ti­vo. En so­lo cua­tro años, ha es­ta­ble­ci­do su pro­pia for­ma de en­ten­der la hue­lla ol­fa­ti­va de la ca­sa con cin­co ex­cel­sas crea­cio­nes: Boy, Mi­sia, Chan­ce Eau Vi­ve y Nº 5 L’eau. ¿Y có­mo de­mues­tra su ta­len­to? Pues con­si­guien­do que no se pa­rez­can en na­da la una a la otra, pe­ro que com­par­tan un es­pí­ri­tu co­mún. Lo cu­rio­so es que, a pe­sar de que to­das las mo­lé­cu­las de es­ta fra­gan­cia gri­tan Cha­nel, ma­de­moi­se­lle no ha­bría po­di­do oler un per­fu­me co­mo es­te ha­ce 30 años. “Es­ta es una his­to­ria de pro­por­cio­nes mi­li­mé­tri­cas que se consiguen gra­cias a la tec­no­lo­gía de la que dis­po­ne­mos hoy”, apun­ta. Pol­ge cuen­ta que

Los nue­vos sis­te­mas de des­ti­la­ción le han da­do al nar­do una no­ta más dul­ce.

los nue­vos sis­te­mas de des­ti­la­ción le han per­mi­ti­do dar al nar­do, por ejem­plo, una no­ta más dul­ce de la que se sue­le en­con­trar en otros per­fu­mes. “He­mos tar­da­do sie­te años en con­se­guir lo que que­ría­mos”. Aun­que el co­pro­ta­go­nis­mo se lo lle­va el jaz­mín, el nar­do es un in­gre­dien­te cla­ve “por­que es­ta­ba ahí des­de el prin­ci­pio”. No es una flor ha­bi­tual en las fra­gan­cias de la ca­sa, pe­ro ha­ce sie­te años Cha­nel de­ci­dió re­cu­pe­rar su cul­ti­vo en Gras­se. “En la dé­ca­da de los 80, el nar­do co­men­zó a des­apa­re­cer de nues­tro pai­sa­je”, ex­pli­ca Jo­seph Mul. Él es uno de los pro­ta­go­nis­tas de es­ta his­to­ria por­que, des­de 1987, su fa­mi­lia se en­car­ga de cul­ti­var, cui­dar y re­co­ger en ex­clu­si­va las flo­res que com­po­nen to­do el uni­ver­so ol­fa­ti­vo de Cha­nel. Pe­ro el nar­do es una flor muy di­fí­cil de man­te­ner. Re- el cho­co­la­te, cuen­ta la le­yen­da que el pri­mer bul­bo lo tra­jo a Eu­ro­pa un mi­sio­ne­ro fran­cés que lo plan­tó en un mo­nas­te­rio cer­ca de Tou­lon en 1594. Ape­nas unos años des­pués, es­ta de­li­ca­da flor de per­fu­me em­bria­ga­dor se eri­gía en em­pe­ra­triz de jar­di­nes re­gios co­mo Ver­sa­lles y Tria­non. Y ca­si, a la vez, lle­ga­ba a Gras­se, co­ra­zón de la in­dus­tria per­fu­me­ra, pa­ra con­ver­tir­se en aro­ma­ti­zan­te de guan­tes y cue­ros por un pro­ce­so co­no­ci­do co­mo en­fleu­ra­ge. quie­re abun­dan­te agua, una cui­da­do­sa se­lec­ción de bul­bos y cam­pos en bar­be­cho que no se pue­den uti­li­zar de una co­se­cha a otra. “En 2011, el úl­ti­mo pro­duc­tor de nar­dos de Gras­se nos ofre­ció ha­cer­nos car­go de las po­cas flo­res que le que­da­ban”, nos cuen­ta Jo­seph Mul. Al na­riz Oli­vier Pol­ge le pa­re­ció una idea fan­tás­ti­ca –que se pres­ta­ba a la ex­pe­ri­men­ta­ción– y em­pe­zó a pen­sar en la po­si­bi­li­dad de in­cluir­la en un nue­vo per­fu­me. Los tres pri­me­ros años los de­di­ca­ron a re­cu­pe­rar la flor y a con­se­guir la ca­li­dad ne­ce­sa­ria. De he­cho, los Mul hi­cie­ron li­ge­ros cam­bios en la for­ma de cul­ti­var­la. “To­das esas trans­for­ma­cio­nes se no­tan en la ca­li­dad de las flo­res y en su aro­ma”, ex­pli­ca Oli­vier Pol­ge. Y el re­sul­ta­do es una gra­da­ción aro­má­ti­ca im­po­si­ble de en­con­trar en nin­gún otro si­tio. Por eso, es­tos nar­dos de Gras­se son los úni­cos que ali­men­tan la ma­qui­na­ria ol­fa­ti­va de Ga­brie­lle. Y por eso tra­du­cen en no­tas la par­ti­tu­ra de esa me­lo­día que Oli­vier Pol­ge te­nía en su ca­be­za.

El per­fu­mis­ta Oli­vier Pol­ge (izq.) con el flo­ri­cul­tor Jo­seph Mul (dcha.).

LA CREA­CIÓN

OGa­brie­lle Eau de Par­fum de Cha­nel (137 €).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.