ASÍ RE­CONS­TRU­YE SU VI­DA UNA RE­FU­GIA­DA SI­RIA

Waf­faa lle­gó a nues­tro país jun­to a su fa­mi­lia ha­ce ya cua­tro años, es­ca­pan­do de la gue­rra ci­vil si­ria. Hoy es­tu­dia En­fer­me­ría y mi­ra ha­cia de­lan­te con es­pe­ran­za, pe­ro con ella arras­tra el mie­do, la in­cer­ti­dum­bre y, a ve­ces, la in­com­pren­sión de quie­nes no

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Portada -

De­ci­di­mos ir­nos cuan­do la vio­len­cia se hi­zo in­so­por­ta­ble –Waf­faa Al­ma­la em­pie­za a con­tar su his­to­ria con voz que­da–. Los avio­nes no de­ja­ban de pa­sar y de sol­tar bom­bas ca­da día”. La jo­ven re­cuer­da el mo­men­to en que su vi­da cam­bió de arri­ba a aba­jo. Era 2013 y, en Da­mas­co, su ciu­dad, ha­bía con­tro­les del ejér­ci­to ca­da 100 me­tros. Las fra­ses de Waf­faa co­mien­zan a ha­cer­se más lar­gas. “Se vol­vió im­po­si­ble ha­cer una vi­da nor­mal y li­bre. No ha­bía tan­ta vio­len­cia co­mo en Ale­po o en Homs, pe­ro las bom­bas caían igual, des­de las mon­ta­ñas que ro­dean la ciu­dad. Al­can­za­ban a los co­ches y a los edi­fi­cios del cen­tro. ¿Eran de la re­sis­ten­cia? ¿Eran del ejér­ci­to re­gu­lar? Im­po­si­ble sa­ber­lo. Mis amigas de­cían que era gen­te del Daesh, que se lla­ma­ban a sí mis­mos re­bel­des, pe­ro eran te­rro­ris­tas en reali­dad. Al fi­nal, de­jé de creer en las no­ti­cias”. Has­ta que em­pe­zó la gue­rra, Waf­faa vi­vía una vi­da “co­mo la de cual­quier jo­ven que ha ter­mi­na­do sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios”. En su ca­so, In­ge­nie­ría Ci­vil en la Uni­ver­si­dad

de Da­mas­co. Te­nía 22 años. “No po­día­mos sa­lir, a ve­ces te­nía­mos que per­ma­ne­cer en­ce­rra­dos dos o tres días se­gui­dos. To­do lo que ha­bía es­tu­dia­do fue pa­ra na­da”. Waf­faa es la ter­ce­ra de cua­tro her­ma­nos –dos chi­cos y dos chi­cas– y es la úni­ca de los cua­tro que fue a la uni­ver­si­dad. “Mi her­ma­na se ca­só pron­to y a mis her­ma­nos no les gus­ta­ba es­tu­diar”, ex­pli­ca. Su pa­dre tra­ba­ja­ba co­mo en­car­ga­do de una tien­da de elec­tro­do­més­ti­cos y su ma­dre siem­pre ha si­do ama de ca­sa. “En mi fa­mi­lia nun­ca nos me­ti­mos en po­lí­ti­ca, lle­vá­ba­mos una vi­da có­mo­da y tran­qui­la. Mi pa­dre no era ri­co, pe­ro te­nía­mos una ca­sa, un co­che y es­tá­ba­mos bien –re­la­ta Waf­faa–. Mi her­mano ma­yor fue obli­ga­do a in­cor­po­rar­se a fi­las. No te­nía­mos ni idea de qué iba a ser de él, cuán­do iba a vol­ver o ni si­quie­ra si iba a vol­ver vi­vo. Así que mis pa­dres de­ci­die­ron que nos mar­chá­ra­mos to­dos jun­tos, mi her­mano in­clui­do, pa­ra po­ner­nos a sal­vo. Pa­ga­mos una ta­sa pa­ra que él pu­die­ra to­mar­se un per­mi­so y apro­ve­cha­mos ese des­can­so pa­ra mar­char­nos. Mi her­mano pe­que­ño es el úni­co que no es­tá con no­so­tros. Se fue a Abu Dha­bi, por­que no qui­so ha­cer el ser­vi­cio mi­li­tar”. Su her­ma­na ma­yor, con un ni­ño que en­ton­ces te­nía tres años, tam­bién hu­yó con la fa­mi­lia. “O sa­lía­mos to­dos jun­tos o na­da”. Es­co­gie­ron via­jar a Es­pa­ña.

BU­RO­CRA­CIA Y EX­PLO­TA­CIÓN

“En Si­ria te­ne­mos bue­na ima­gen de Es­pa­ña, sen­ti­mos que son muy si­mi­la­res a no­so­tros, la gen­te es ama­ble y aco­ge­do­ra –di­ce–. Al lle­gar, pe­di­mos asi­lo con ayu­da de unos ami­gos es­pa­ño­les”. Tar­da­ron un año y sie­te me­ses en con­se­guir el per­mi­so de re­si­den­cia y, du­ran­te el pri­mer año, vi­vie­ron en el Cen­tro de Aco­gi­da al Re­fu­gia­do (CAR) de Ge­ta­fe. Lue­go con­si­guie­ron una pe­que­ña ayu­da –po­co me­nos de 600 € y el alo­ja­mien­to– du­ran­te seis me­ses, gra­cias al CAR y a una ONG, ACCEM. “Cuan­do se ter­mi­nó la ayu­da, mi her­mano y yo nos pu­si­mos a tra­ba­jar. Él, en res­tau­ran­tes ára­bes, co­mo ca­ma­re­ro, unos días a la se­ma­na –ex­pli­ca Waf­faa–, y otro días en una fá­bri­ca de dul­ces, don­de a mí tam­bién me con­tra­ta­ron, pri­me­ro en pro­duc­ción y lue­go en la tien­da. Los dos te­nía­mos per­mi­so de tra­ba­jo, pe­ro nos pa­ga­ban muy po­co. Se apro­ve­cha­ban de la si­tua­ción. Yo tra­ba­ja­ba 12 ho­ras por 700 €, aun­que te­nía un con­tra­to de dos ho­ras. Éra­mos ca­si to­dos in­mi­gran­tes.

Me da­ban de ba­ja du­ran­te el mes de agos­to y lue­go me vol­vían a dar de al­ta dos o tres me­ses. Al fi­nal tra­ba­ja­ba unas 14 ho­ras al día. Era lo úni­co que ha­cía: dor­mir, comer y tra­ba­jar”. Al ca­bo de unos me­ses, tras­la­da­ron la tien­da y Waf­faa y su her­mano se que­da­ron sin em­pleo.

EM­PE­ZAR DE CE­RO

Sin tra­ba­jo, ha­blan­do ape­nas el es­pa­ñol que le ha­bían en­se­ña­do en el cen­tro de aco­gi­da y sin co­no­cer a na­die en un ba­rrio que no le gus­ta­ba, los días se le ha­cían in­ter­mi­na­bles. No po­día evi­tar de­jar­se in­va­dir por la tris­te­za. “Me di cuen­ta de que, pa­ra me­jo­rar, ne­ce­si­ta­ba más for­ma­ción –re­cuer­da hoy–. Te­nía mu­cho mie­do a las en­tre­vis­tas de tra­ba­jo por el idio­ma y por el hi­jab, por­que no to­do el mun­do lo acep­ta. Así que bus­qué uni­ver­si­da­des don­de for­mar­me”. Pe­ro Waf­faa no con­ta­ba con la bu­ro­cra­cia. En el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción le ex­pli­ca­ron que te­nía que es­tu­diar al me­nos tres años pa­ra con­va­li­dar su ti­tu­la­ción. “Así que es­co­gí es­tu­diar En­fer­me­ría”, ex­pli­ca. Se ma­tri­cu­ló en la Uni­ver­si­dad Camilo Jo­sé Ce­la, en Ma­drid, tras ser acep­ta­da en el pro­gra­ma In­te­gra, que aco­ge a una de­ce­na de jó­ve­nes re­fu­gia­dos de en­tre 19 y 28 años pro­ce­den­tes de zo­nas de gue­rra co­mo Si­ria (sie­te es­tu­dian­tes), Af­ga­nis­tán, Irak y Ucra­nia. Em­pe­zó los es­tu­dios ha­ce aho­ra un año y to­da­vía tie­ne por de­lan­te otros cua­tro, has­ta com­ple­tar su gra­do. “Y tra­ba­ja­ré en un hos­pi­tal o en una re­si­den­cia de ma­yo­res”, ase­gu­ra. El pro­gra­ma, en el que co­la­bo­ra AC­NUR, la agen­cia de Na­cio­nes Uni­das pa­ra los re­fu­gia­dos, y ACCEM, les fi­nan­cia las ta­sas aca­dé­mi­cas y la ma­nu­ten­ción. “Al prin­ci­pio, mis pa­dres no acep­ta­ban que dur­mie­ra en la re­si­den­cia de la Uni­ver­si­dad –cuen­ta Waf­faa–. Tu­vie­ron que pa­sar tres me­ses has­ta que pu­de con­ven­cer­los”. Po­co a po­co, Waf­faa va te­nien­do la sen­sa­ción de que re­cu­pe­ra su vi­da. “El pri­mer año fue muy du­ro –con­fie­sa–. De re­pen­te es­tás sin ca­sa, to­do es in­cer­ti­dum­bre. Aho­ra, al me­nos, ten­go un pro­yec­to con es­ta be­ca”. Se de­tie­ne por un mo­men­to y aña­de: “An­tes, Si­ria era co­mo Es­pa­ña. Te­nía­mos de to­do, pe­ro lo des­tru­yó la gue­rra”. Una

“AN­TES, SI­RIA ERA CO­MO ES­PA­ÑA. TE­NÍA­MOS DE TO­DO, PE­RO LO DES­TRU­YÓ LA GUE­RRA”.

idea que re­pe­ti­rá va­rias ve­ces a lo lar­go de la con­ver­sa­ción. Sa­be, por ex­pe­rien­cia, que hay mu­cha gen­te que ne­ce­si­ta oír­lo una y otra vez pa­ra en­ten­der quién es ella y qué ha­ce en nues­tro país. “A ve­ces ten­go la sen­sa­ción de que al­gu­nos pien­san que nos es­ta­mos apro­ve­chan­do de es­te país”.

RE­GRE­SAR DE VI­SI­TA

Waf­faa re­cuer­da el día en que una chi­ca les es­pe­tó a ella y a otra com­pa­ñe­ra si­ria del pro­gra­ma: “¿Por qué ha­béis de­ja­do vues­tro país y no os ha­béis que­da­do pa­ra lu­char, si tan­to lo de­fen­déis?”. “Res­pon­dí que mis pa­dres es­ta­ban muy preo­cu­pa­dos por las mu­je­res de la fa­mi­lia, por­que las ca­lles es­ta­ban lle­nas de sol­da­dos y no sa­bía­mos de qué ban­do eran y nos po­dían rap­tar. Y aña­dí que te­nía­mos to­do el de­re­cho a sal­var nues­tra vi­da. Lo bueno es que tam­bién hay per­so­nas muy ama­bles. En el fon­do, nues­tras cos­tum­bres no son tan di­fe­ren­tes, aun­que aquí to­do el mun­do ac­túa de for­ma muy li­bre, na­die se me­te en la vi­da de na­die, mien­tras que en Si­ria sí lo ha­cen, es­pe­cial­men­te con las mu­je­res, que es­tán muy con­tro­la­das. Mu­chos com­pa­ñe­ros tie­nen cu­rio­si­dad por la vi­da en Si­ria, nos pre­gun­tan si te­ne­mos in­ter­net o Sky­pe”. ¿Y el fu­tu­ro? ¿Se ve vi­vien­do en Es­pa­ña y te­nien­do una fa­mi­lia? “De­be­ría es­tar ca­sa­da a mi edad. Pe­ro mis pa­dres sa­ben que es di­fí­cil en­con­trar un buen chi­co pa­ra mí aquí. Me dan con­se­jos pa­ra que no ol­vi­de nues­tros va­lo­res. Me veo ter­mi­nan­do mi ca­rre­ra, ejer­cien­do mi pro­fe­sión, con fa­mi­lia en Es­pa­ña, qui­zá con un ma­ri­do es­pa­ñol. A Si­ria vol­ve­ré cuan­do no ha­ya vio­len­cia, de vi­si­ta”.

“Hay com­pa­ñe­ros en la Uni­ver­si­dad que me pre­gun­tan por qué lle­vo el hi­jab y si no me da ca­lor. Me di­cen que con él no soy li­bre. Pe­ro yo les ex­pli­co que es­toy acos­tum­bra­da y es par­te de mi re­li­gión”.

“Mi ma­dre es ama de ca­sa. Pa­ra ella lo más im­por­tan­te es que es­te­mos to­dos jun­tos, pe­ro tam­bién le preo­cu­pa que yo pier­da mis va­lo­res. Vi­vi­mos con mi her­ma­na ma­yor y sus hi­jos, y con la mu­jer de mi her­mano y sus hi­jos. Los ni­ños son los que más su­fren, por­que a me­nu­do pa­gan los pla­tos ro­tos de la ten­sión de los adul­tos”.

“Sue­lo ir con pan­ta­lo­nes a cla­se, nor­mal­men­te va­que­ros, y me gus­ta lle­var pren­das de co­lo­res ale­gres”.

”Paso la ma­yor par­te del tiem­po es­tu­dian­do. Du­ran­te el pri­mer año, te­nía ade­más que apren­der bien la len­gua pa­ra po­der ha­cer el gra­do de En­fer­me­ría que du­ra cua­tro años. Sé que no ten­dré fu­tu­ro sin for­ma­ción”.

“Me en­can­ta pa­sear por la Puer­ta del Sol, la Gran Vía, Bra­vo Mu­ri­llo o Mon­cloa. Me fi­jo mu­cho en los es­ca­pa­ra­tes. Nues­tros gus­tos y nues­tra for­ma de ves­tir son muy pa­re­ci­dos a los de las es­pa­ño­las”.

“Me gus­ta pa­sear con mi com­pa­ñe­ra La­yal, que es­tu­dia con­mi­go en la Uni­ver­si­dad y tam­bién es de Da­mas­co. Aun­que el hi­jab lla­ma la aten­ción, tam­bién me ha pa­ra­do pa­ra de­cir­me: “¡Qué lin­da!”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.