No creo que el re­cha­zo a los hi­jos sea nue­vo, lo nue­vo es que aho­ra se ha­bla…

El ta­bú de la ma­ter­ni­dad co­mo de­seo in­des­li­ga­ble de la mu­jer es­tá en re­vi­sión. Es­ta so­ció­lo­ga is­rae­lí, au­to­ra del li­bro Ma­dres arre­pen­ti­das, re­ve­la que pa­ra mu­chas el ins­tin­to ma­ter­nal no exis­te. Por Ma­ría Fer­nan­da Ampuero Fo­to: Je­sús Gar­cía

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Vidas Privadas -

EE­llas tie­nen en­tre 26 y 73 años. Tie­nen hi­jos y al­gu­nas tam­bién nie­tos. To­das com­par­ten una ex­pe­rien­cia y la va­len­tía de con­tar­la a pe­sar de es­tar desafian­do un grandísimo ta­bú: se arre­pien­ten de ha­ber si­do ma­dres. No era lo que pen­sa­ban, nun­ca lo desea­ron, es más de­man­dan­te de lo que pue­den aguan­tar, las com­pen­sa­cio­nes no son su­fi­cien­tes pa­ra las exi­gen­cias, no quie­ren ser­lo, no lo so­por­tan, no pue­den más. Si pu­die­ran vol­ver el tiem­po atrás, sus hi­jos no exis­ti­rían. Es­tas vo­ces se re­co­gen en Ma­dres arre­pen­ti­das. Una mi­ra­da ra­di­cal a la ma­ter­ni­dad y sus fa­la­cias so­cia­les (Re­ser­voir Books), el li­bro de la so­ció­lo­ga is­rae­lí Or­na Do­nath, que, aun­que es un es­tu­dio cien­tí­fi­co, tam­bién se lee co­mo una no­ve­la –opre­si­va, as­fi­xian­te, pro­fun­da­men­te tris­te– so­bre mu­je­res que la­men­tan ha­ber traí­do hi­jos al mun­do. Es un li­bro so­bre pri­sio­ne­ras que tie­nen prohi­bi­do ha­blar de los mo­ti­vos de su en­cie­rro: el su­yo es un ho­rren­do ta­bú pa­ra la so­cie­dad, una abe­rra­ción. ¿Có­mo es po­si­ble que re­nie­gues de tu con­di­ción de ma­dre? Ser ma­dre es lo me­jor que le pue­de pa­sar a una mu­jer. Y pun­to. Ha­ce unos me­ses, Do­nath es­tu­vo en Ma­drid pa­ra pre­sen­tar su li­bro y pu­di­mos ha­blar so­bre ese pun­to me­dio en­tre la Vir­gen Ma­dre y el mons­truo –la lo­ca– que de­vo­ra a sus hi­jos. Y tam­bién so­bre la for­ma en que po­ner en pa­la­bras es­te sen­ti­mien­to, sa­car­lo del ar­ma­rio de los ta­búes, pue­de ayu­dar a mu­chas mu­je­res a ser me­jo­res ma­dres. “Sí, el li­bro va de mu­chí­si­mas co­sas y lo es­tán re­du­cien­do a la par­te sen­sa­cio­na­lis­ta del arre­pen­ti­mien­to, de lo mons­truo­so –ase­gu­ra Or­na Do­nath–. Y me gus­ta­ría que se dis­cu­tie­sen y se de­ba­tie­sen mu­chos otros as­pec­tos. Es­toy de acuer­do en que ser cons­cien­te y po­ner nombre a lo que sien­tes pue­de ser de mu­cha ayu­da. De­cir sí, me arre­pien­to, no va a eli­mi­nar el ma­les­tar, una vez que lo re­co­no­ces vas a de­cir: “Va­ya, ya no me arre­pien­to de ha­ber te­ni­do a mis hi­jos”. Pe­ro sí ayu­da a se­ña­lar que el pro­ble­ma es la ma­ter­ni­dad, no los hi­jos. Y pue­de fa­ci­li­tar un po­co más la re­la­ción que tie­nes con ellos; tus ni­ños pue­den sa­ber que no son el pro­ble­ma y eso es muy im­por­tan­te. Mu­cho”, ase­gu­ra la so­ció­lo­ga.

Mu­jer­hoy. ¿Quie­re de­cir que hay que ha­blar de eso abier­ta­men­te? En una par­te del li­bro di­ce: “Las vo­ces de las ma­dres que se sien­ten in­sa­tis­fe­chas, des­orien­ta­das o de­silu­sio­na­das to­da­vía su­fren cen­su­ra y con­de­na”. ¿Qué ga­nan en­ton­ces esas mu­je­res con ha­blar de sus sen­ti­mien­tos? ¿Ser vis­tas co­mo se­res in­hu­ma­nos?

Or­na Do­nath. Las ma­dres que par­ti­ci­pa­ron en el es­tu­dio de­cían que el he­cho de re­co­no­cer­lo les re­sul­tó muy útil en su ma­ter­ni­dad y en la re­la­ción pos­te­rior con sus hi­jos, por­que sa­ben aho­ra ha­cia dónde de­ben di­ri­gir esa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.