Ni una me­nos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - CRIS­TI­NA MO RATÓ www.mu­jer­hoy.com www.cris­ti­na­mo­ra­to.com

LLLEGUÉ A CIU­DAD DE MÉ­XI­CO dos días des­pués de la des­apa­ri­ción de Ma­ra Cas­ti­lla el pa­sa­do 8 de sep­tiem­bre. La jo­ven de 19 años y es­tu­dian­te de Cien­cias Po­lí­ti­cas ha­bía sa­li­do a bai­lar con unos ami­gos en Cholula (Pue­bla). De ma­dru­ga­da, pi­dió un ser­vi­cio de trans­por­te pri­va­do de Ca­bify pa­ra re­gre­sar a ca­sa y allí se per­dió su ras­tro. Una se­ma­na más tar­de, su cuer­po fue ha­lla­do ti­ra­do en un te­rreno cer­cano y cu­bier­to con una sá­ba­na. La au­top­sia re­ve­ló que fue agre­di­da se­xual­men­te y lue­go as­fi­xia­da. El con­duc­tor del vehícu­lo, con an­te­ce­den­tes, fue de­te­ni­do co­mo úni­co cul­pa­ble. Es­te ca­so ha des­per­ta­do la in­dig­na­ción en un país don­de los ase­si­na­tos de mu­je­res se han con­ver­ti­do en una pan­de­mia. Su muer­te tu­vo enor­me re­per­cu­sión en los me­dios y mo­vi­li­zó a nu­me­ro­sos co­lec­ti­vos que sa­lie­ron a la ca­lle al gri­to de “Ni una me­nos” pa­ra pe­dir jus­ti­cia y se­gu­ri­dad. En Mé­xi­co son ase­si­na­das cin­co mu­je­res al día y la ma­yo­ría de fe­mi­ni­ci­dios que­dan im­pu­nes. Tam­po­co Es­pa­ña, don­de has­ta la fe­cha 40 mu­je­res han si­do víc­ti­mas de la vio­len­cia de gé­ne­ro, se libra de es­ta la­cra. Ma­ra fue una de las me­xi­ca­nas que en ma­yo con­de­na­ron el tra­to que las au­to­ri­da­des die­ron a Lesvy Berlín, otra jo­ven ase­si­na­da en un cam­pus uni­ver­si­ta­rio de Ciu­dad de Mé­xi­co. Du­ran­te la in­ves­ti­ga­ción de su muer­te, se di­vul­ga­ron da­tos so­bre su vi­da que na­da te­nían que ver con su ase­si­na­to. Ha­cían re­fe­ren­cia a “su afi­ción al al­cohol y las dro­gas”, jus­ti­fi­can­do así lo ocu­rri­do. Ma­ra se mos­tró muy crí­ti­ca en su cuen­ta de Twit­ter re­cha­zan­do que se cul­pe a las víc­ti­mas de la vio­len­cia se­xis­ta por sus há­bi­tos y se unió –co­mo mi­les de me­xi­ca­nas har­tas de ser es­tig­ma­ti­za­das– al hash­tag #Si­me­ma­tan. En su cuen­ta ima­gi­na­ba lo que se di­ría de ella si co­rría la mis­ma suer­te que Lesvy. “Si me ma­tan se­rá por sa­lir de no­che o to­mar unas cer­ve­zas” es­cri­bió. Tal co­mo va­ti­ci­nó, Ma­ra no se li­bró de los ata­ques y tras su muer­te va­rios tuits ma­chis­tas la res­pon­sa­bi­li­za­ron por lo ocu­rri­do. Fra­ses co­mo “No te hu­bie­ra pa­sa­do si te hu­bie­ras que­da­do en ca­sa es­tu­dian­do” o “¿Que ha­cías a esas ho­ras, so­la y con va­rias co­pas de más? Te lo es­ta­bas bus­can­do” pro­li­fe­ra­ron pa­ra in­dig­na­ción de ami­gos y fa­mi­lia­res.

EN LA UNI­VER­SI­DAD de Kan­sas (EE.UU.) se aca­ba de inau­gu­rar la ex­po­si­ción ¿Qué lle­va­bas pues­to?, don­de se po­ne el fo­co en los pre­jui­cios que exis­ten con­tra las mu­je­res que su­fren agre­sio­nes se­xua­les. Du­ran­te el re­co­rri­do por la sa­la, se pue­de ver có­mo iban ves­ti­das al­gu­nas víc­ti­mas cuan­do fue­ron vio­la­das. La mues­tra tie­ne un úni­co fin: des­mon­tar el mi­to de que hay mu­je­res que pro­vo­can la vio­la­ción por su for­ma de ves­tir. Lo que se bus­ca es ha­cer re­fle­xio­nar al vi­si­tan­te y to­mar con­cien­cia de que es ab­so­lu­ta­men­te fal­so que por­que una mu­jer vis­ta unos pan­ta­lo­nes ce­ñi­dos o una mi­ni­fal­da es­té in­vi­tan­do a ser vio­la­da. Pre­gun­tas co­mo “¿Qué lle­va­bas pues­to?” o “¿Ha­bías be­bi­do?” so­lo sir­ven pa­ra cri­mi­na­li­zar a las víc­ti­mas y jus­ti­fi­car a los agresores. Aquí y en mi ama­do Mé­xi­co.

Ma­ni­fes­tan­te me­xi­ca­na con­tra los fe­mi­ni­ci­dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.