Fi­bro­mial­gia: cuan­do el cuer­po LLO­RA

Lady Ga­ga ha sus­pen­di­do su gi­ra por los fuer­tes do­lo­res que le cau­sa es­ta en­fer­me­dad, que afec­ta so­bre to­do a las mu­je­res y que es­tá muy vin­cu­la­da a con­flic­tos emo­cio­na­les.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Psicoactualidad -

SS­te­fany Joan­ne An­ge­li­na Ger­ma­not­ta, co­no­ci­da co­mo Lady Ga­ga, ha si­do diag­nos­ti­ca­da de fi­bro­mial­gia y ha rea­li­za­do un do­cu­men­tal en el que mues­tra su cuer­po do­lien­te. Asi­mis­mo, nos re­la­ta as­pec­tos de su vi­da y el origen de Joan­ne, su úl­ti­mo dis­co. Con ello tal vez pre­ten­de ex­pli­car a sus fans la cau­sa de la sus­pen­sión de su gi­ra y ayu­dar a per­so­nas que tam­bién su­fren. Fi­bro­mial­gia sig­ni­fi­ca “do­lor de la fi­bra mus­cu­lar”. Es una en­fer­me­dad mis­te­rio­sa, os­cu­ra en sus orí­ge­nes, qui­zá por­que ten­dría­mos que con­si­de­rar que se tra­ta de la ex­pre­sión so­má­ti­ca de con­flic­tos psí­qui­cos. El cuer­po en­fer­ma cuan­do el al­ma llo­ra. El psi­coa­ná­li­sis con­si­de­ra que, cuan­do no se pue­den oír los con­flic­tos emo­cio­na­les, el psi­quis­mo rea­li­za un pro­ce­so de con­ver­sión que con­sis­te en trans­fe­rir el con­flic­to emo­cio­nal al cuer­po. Es­ta trans­po­si­ción es una ten­ta­ti­va de re­sol­ver el pro­ble­ma sin el su­fri­mien­to psí­qui­co que aca­rrea­ría su acep­ta­ción cons­cien­te. El do­lor cor­po­ral es más con­tro­la­ble que el psí­qui­co. Re­sul­ta más fá­cil ali­viar un do­lor de ca­be­za que so­por­tar la an­gus­tia. No to­das las per­so­nas lo re­suel­ven de la mis­ma ma­ne­ra, de­pen­de de una par­ti­cu­lar es­truc­tu­ra psí­qui­ca que lo per­mi­ta. Pe­ro a ve­ces se pue­de lle­gar a pro­du­cir una rup­tu­ra en la ín­ti­ma unión del cuer­po con la psi­que y es en­ton­ces cuan­do apa­re­cen ma­ni­fes­ta­cio­nes que lo ex­pre­san en un cuer­po do­lo­ri­do. Lady Ga­ga, en su do­cu­men­tal, in­ten­ta nom­brar lo que le pa­sa: “Si me de­pri­mo, ten­go es­pas­mos. So­lo soy una mu­jer. Sen­tía que no va­lía lo su­fi­cien­te pa­ra ti­rar so­la”. Son ex­pre­sio­nes con las que re­fle­ja su fra­gi­li­dad emo­cio­nal. So­bre el dis­co cuen­ta: “Una her­ma­na de mi pa­dre mu­rió con 19 años, te­nía lu­pus. En los 70 no se sa­bía qué era, re­co­men­da­ron cor­tar­le las ma­nos. Y ver lo que eso hi­zo a mi fa­mi­lia fue lo más fuer­te que pa­sé de ni­ña. Mi abue­la no qui­so se­guir las in­di­ca­cio­nes y pi­dió a Dios que se la lle­va­ra”.

Una his­to­ria fa­mi­liar

“Soy Joan­ne, soy hi­ja de mi pa­dre”, ex­pli­ca Lady Ga­ga. Cuen­ta la his­to­ria co­mo si lo hu­bie­ra vi­vi­do, pe­ro no fue así, por­que su tía mu­rió 12 años an­tes de que ella na­cie­ra. Al lle­var el mis­mo nombre, po­de­mos su­po­ner que se iden­ti­fi­có con ella e, in­cons­cien­te­men­te, pro­du­jo una cons­truc­ción afec­ti­va que po­dría ha­cer­la en­fer­mar. La can­tan­te lle­va ta­tua­da la fe­cha de la muer­te de su tía. Y di­ce: “Creo que ten­go dos co­ra­zo­nes, que lle­vo dos al­mas en mi cuer­po y que es­toy vi­vien­do lo que que­da­ba de su vi­da”.

Uno de los sín­to­mas del lu­pus, la en­fer­me­dad de su tía Joan­ne, es do­lor mus­cu­lar. La fi­bro­mial­gia tam­bién tie­ne ese sín­to­ma. En otra oca­sión, la in­tér­pre­te con­tó: “Cuan­do mi tía es­ta­ba en la uni­ver­si­dad, fue agre­di­da se­xual­men­te y eso la ator­men­tó tan­to que el lu­pus em­peo- ró y mu­rió”. En una en­tre­vis­ta de­cla­ró que ella ha­bía si­do vio­la­da a los 19 años. Pa­re­ce­ría que sus vi­da se con­fun­den. Descifrar el sen­ti­do del sín­to­ma re­quie­re un tra­ta­mien­to psi­co­ló­gi­co com­ple­jo. Freud dio, en 1892, una ex­pli­ca­ción a los sín­to­mas de con­ver­sión, lla­ma­dos así por­que trans­for- man la ener­gía psí­qui­ca en iner­va­ción so­má­ti­ca. Eli­za­beht de R., un ca­so al que Freud con­si­de­ró en su pri­mer aná­li­sis de una neu­ro­sis his­té­ri­ca, es­ta­ba aque­ja­da de pa­rá­li­sis y se re­cu­pe­ró cuan­do pu­do descifrar el sig­ni­fi­ca­do de su sín­to­ma. Co­mo no po­día dar un paso ha­cia la rea­li­za­ción de su de­seo, sus pier­nas se ne­ga­ron a ca­mi­nar. Cuan­do pu­so pa­la­bras a su de­seo y se hi­zo car­go de él, co­men­zó a an­dar. Es­te ca­so po­dría con­si­de­rar­se el pri­me­ro de lo que aho­ra se lla­ma fi­bro­mial­gia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.