UNA HIS­TO­RIA DE IN­TO­LE­RAN­CIA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

ONo nos han en­se­ña­do a creér­nos­lo un po­co. Y si te lo crees mu­cho te ta­chan de so­bra­da. Pe­ro en­tre la fal­ta to­tal de au­to­es­ti­ma y la so­ber­bia hay to­do un aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des. Pa­ra to­do ne­ce­si­ta­mos una con­fron­ta­ción, to­do te­ne­mos que re­cla­mar­lo y lle­ga un mo­men­to en que aban­do­na­mos por­que es ago­ta­dor”. Lle­ga­dos a es­te pun­to, Coi­xet re­cuer­da una his­to­ria que lo di­ce to­do. Du­ran­te el caó­ti­co ro­da­je de La vi­da se­cre­ta de las pa­la­bras, en una pla­ta­for­ma pe­tro­lí­fe­ra en me­dio del mar de Ir­lan­da, su pa­re­ja de en­ton­ces y pa­dre de su hi­ja la lla­mó y le di­jo: “Isa­bel, la la­va­do­ra se ha ro­to, ¿qué ha­go?”. “Con ese pa­no­ra­ma, di­ri­gir una pe­lí­cu­la es com­pli­ca­do. Pe­ro ¿tú crees que es­to le ocu­rre a un di­rec­tor? A mí siem­pre me pre­gun­ta­ban có­mo me or­ga­ni­za­ba con mi hi­ja, pe­ro a ellos no les ha­cen esa pre­gun­ta. Pues la mía ha ido con­mi­go a to­dos la­dos y otras ve­ces se que­da­ba con su pa­dre o con mi ma­dre. Si no fue­ra por mi ma­dre, yo no po­dría ha­ber mu­chas co­sas. Ella me ha ayu­da­do mu­chí­si­mo y siem­pre me em­pu­jó. Mi pa­dre so­lía de­cir­le que me en­se­ña­ra a ha­cer co­sas de la ca­sa y ella le con­tes­ta­ba: “Tú dé­ja­la que lea”. ¿Y ha con­se­gui­do li­brar­se del sen­ti­mien­to de ma­dre cul­pa­ble?. “Qué va, ¡mi hi­ja tie­ne 20 años y si­go sin­tién­do­me tan cul­pa­ble co­mo siem­pre! Lo he he­cho lo me­jor que he po­di­do, pe­ro sé que mu­chas ve­ces la he fas­ti­dia­do y ella se ha sen­ti­do so­la… Pe­ro qué le vas a ha­cer. Tam­bién soy pro­tec­to­ra, qui­zá de­ma­sia­do, y pro­fe­sio­nal­men­te an­gus­tia­da, me preo­cu­pa mu­cho el mun­do que les de­ja­mos. ¡No me fal­ta de na­da!”. “Des­de que leí La li­bre­ría de Pe­ne­lo­pe Fitz­ge­rald (Ed. Im­pe­di­men­ta), qui­se ha­cer la pe­lí­cu­la. He lu­cha­do mu­cho pa­ra con­se­guir­lo”, di­ce Isa­bel Coi­xet. La pe­lí­cu­la cuen­ta la his­to­ria de Flo­ren­ce Green, una viu­da in­ter­pre­ta­da por Emily Mor­ti­mer –“una ac­triz cul­ta, in­te­li­gen­te, inocen­te…”–, que de­ci­de abrir una li­bre­ría en un pue­blo bri­tá­ni­co a prin­ci­pios de los 60 y se en­cuen­tra con la opo­si­ción de sus ha­bi­tan­tes. “Me im­pre­sio­na la ba­na­li­dad del mal. A me­di­da que leía la no­ve­la, me iba in­dig­nan­do más. Es una anéc­do­ta pe­que­ña, pe­ro tie­ne una re­so­nan­cia uni­ver­sal. Y yo soy co­mo esa mu­jer, con esa in­ge­nui­dad y esa de­ter­mi­na­ción pa­ra tra­tar de ha­cer las co­sas bien. Ella es to­da la gen­te que al­gu­na vez ha in­ten­ta­do ha­cer al­go di­fe­ren­te y le han da­do pa­los por to­dos los la­dos. En mi tum­ba me gus­ta­ría po­ner: “Lo in­ten­té”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.