“La ma­yo­ría de las pa­cien­tes no ne­ce­si­tan QUI­MIO”

Ca­da año, 26.000 mu­je­res son diag­nos­ti­ca­das de cán­cer de ma­ma. Gra­cias a un nue­vo estudio, mu­chas de ellas se cu­ra­rán sin so­me­ter­se a qui­mio­te­ra­pia. Por MA­RI­SOL GUI­SA­SO­LA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

Te­ne­mos bue­nas no­ti­cias: la ma­yo­ría de las pa­cien­tes que su­fren el cán­cer de ma­ma más fre­cuen­te no ne­ce­si­tan re­ci­bir qui­mio­te­ra­pia, se­gún se­ña­la un im­por­tan­te estudio di­fun­di­do en el ma­yor con­gre­so de on­co­lo­gía del mun­do. He­mos pre­gun­ta­do al doc­tor Jesús Gar­cía­fon­ci­llas, un re­fe­ren­te mun­dial en la es­pe­cia­li­dad, cuál es el au­tén­ti­co im­pac­to de es­ta in­ves­ti­ga­ción en la prác­ti­ca clí­ni­ca y es­to es lo que nos ha con­ta­do. DR. JESÚS GAR­CÍA-FONCILLAS Con más de 220 tra­ba­jos pu­bli­ca­dos en re­vis­tas cien­tí­fi­cas, es director del Ins­ti­tu­to On­co­ló­gi­co On­cohealth (que aglu­ti­na al Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Fun­da­ción Jiménez Díaz, Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Rey Juan Car­los, Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio In­fan­ta Ele­na, Hos­pi­tal Ge­ne­ral de Vi­llal­ba, Hos­pi­tal Qui­rón de Al­ba­ce­te y Hos­pi­tal Qui­rón de To­le­do). An­te­rior­men­te di­ri­gió el De­par­ta­men­to de On­co­lo­gía de la Clí­ni­ca Uni­ver­si­dad de Na­va­rra y el la­bo­ra­to­rio de Far­ma­co­ge­nó­mi­ca del CI­MA.

Mu­jer hoy. ¿Qué ha su­pues­to el estudio Tai­lor X pa­ra los on­có­lo­gos?

Dr. Jesús Gar­cía-foncillas. Es­te estudio es la de­mos­tra­ción cien­tí­fi­ca de que la ma­yo­ría de los pa­cien­tes con el ti­po de cán­cer de ma­ma más ha­bi­tual no ne­ce­si­tan ser tra­ta­das con qui­mio­te­ra­pia. En con­cre­to, que pa­cien­tes con tu­mo­res de ma­ma con re­cep­to­res hor­mo­na­les po­si­ti­vos, HER2 ne­ga­ti­vos y que no se han di­fun­di­do a los gan­glios de las axi­las (lo cual in­clu­ye al 70% de las pa­cien­tes con cán­ce­res ma­ma­rios de­pen­dien­tes de hor­mo­nas) pue­den aho­rrar­se los efec­tos tóxicos de la qui­mio­te­ra­pia.

Eso su­po­ne un enor­me ali­vio pa­ra las pa­cien­tes e, ima­gino, que tam­bién pa­ra los es­pe­cia­lis­tas en on­co­lo­gía... Por su­pues­to, pe­ro la me­di­ci­na ne­ce­si­ta es­tu­dios po­ten­tes pa­ra po­der cam­biar la prác­ti­ca clí­ni­ca. Tai­lor X ha de­mos­tra­do cla­ra­men­te que los tests ge­né­ti­cos de mues­tras tu­mo­ra­les (co­mo los del test On­coty­pe, que es el que se ha uti­li­za­do en es­te tra­ba­jo) nos per­mi­ten iden­ti­fi­car a las pa­cien­tes que pue­den pres­cin­dir de la qui­mio­te­ra­pia, sin au­men­tar el riesgo de re­caí­da del tu­mor. Po­der de­cir a una paciente que no va a ne­ce­si­tar qui­mio­te­ra­pia es un avan­ce enor­me y muy sig­ni­fi­ca­ti­vo, una gran no­ti­cia.

¿La qui­mio­te­ra­pia es el gran te­mor de las pa­cien­tes?

Aun­que ayu­da a sal­var vi­das, con­lle­va to­xi­ci­dad. Ade­más de alo­pe­cia, náu­seas, vó­mi­tos y can­san­cio, pue­de pro­vo­car da­ños car­dio­vas­cu­la­res y neu­ro­ló­gi­cos, au­men­tar el riesgo de in­fec­cio­nes y de po­si­bles se­gun­dos tu­mo­res en años pos­te­rio­res. Por eso es tan im­por­tan­te po­der iden­ti­fi­car a las pa­cien­tes que no ne­ce­si­tan ese tra­ta­mien­to. Los tests ge­né­ti­cos es­tán da­do la vuel­ta al abor­da­je de es­tos tu­mo­res.

Pe­ro si el test On­coty­pe es­tá dis­po­ni­ble des­de 2004, ¿có­mo pue­de ha­ber­se tar­da­do tan­to en apli­car sus con­clu­sio­nes? On­coty­pe mi­de la ex­pre­sión de 21 ge­nes im­pli­ca­dos en la re­cu­rren­cia del cán­cer de ma­ma y ofre­ce una pro­ba­bi­li­dad de re­caí­da que va de 0 a 100. Es­tu­dios an­te­rio­res ya com­pro­ba­ron que va­lo­res me­no­res de 10 no re­quie­ren qui­mio­te­ra­pia, pe­ro que los su­pe­rio­res a 25 sí la ne­ce­si­tan. Co­mo la ma­yo­ría de pa­cien­tes dan va­lo­res de en­tre 11 y 25 (es de­cir, un riesgo in­ter­me­dio), los on­có­lo­gos siem­pre

“Aun­que ayu­da a sal­var vi­das, la qui­mio­te­ra­pia pue­de pro­vo­car da­ños en el co­ra­zón y neu­ro­ló­gi­cos”.

nos he­mos pre­gun­ta­do qué ha­cer con ese gru­po. La reali­dad es que mu­chas de esas pa­cien­tes han si­do tra­ta­das con qui­mio­te­ra­pia.

¿Y por qué ha ha­bi­do ese so­bre­tra­ta­mien­to?

Por­que da­tos pu­bli­ca­dos en el año 2000 re­co­men­da­ban tra­tar con qui­mio­te­ra­pia aun­que el tu­mor no se hu­bie­ra di­fun­di­do a los gan­glios axi­la­res. La teo­ría era que ese tra­ta­mien­to po­día re­du­cir el riesgo de me­tás­ta­sis y evi­tar que el tu­mor se hi­cie­ra in­cu­ra­ble. Es­tu­dios re­cien­tes han des­mon­ta­do esa te­sis. De he­cho, de ca­da 100 mu­je­res tra­ta­das con qui­mio­te­ra­pia, ape­nas se evi­ta­ban cua­tro re­caí­das. A la vez, con los tests ge­né­ti­cos se em­pe­zó a ver que las pa­cien­tes con riesgo in­ter­me­dio no se be­ne­fi­cia­ban de la qui­mio­te­ra­pia.

Y, aho­ra, el estudio Tai­lor X per­mi­te iden­ti­fi­car a las pa­cien­tes con riesgo in­ter­me­dio que real­men­te no la ne­ce­si­tan. Así es. El 70% de las 9.719 pa­cien­tes se- gui­das en el estudio die­ron va­lo­res de en­tre 11 y 25 en el test On­coty­pe. Tras la ci­ru­gía y la ra­dio­te­ra­pia, esas pa­cien­tes fue­ron dis­tri­bui­das al azar pa­ra que re­ci­bie­ran so­lo te­ra­pia hor­mo­nal o te­ra­pia hor­mo­nal más qui­mio­te­ra­pia. Al ca­bo de más de sie­te años de se­gui­mien­to, los in­ves­ti­ga­do­res vie­ron que am­bos gru­pos evo­lu­cio­na­ban igual.

¿Có­mo se tra­du­jo eso en su­per­vi­ven­cia?

A los nue­ve años, so­bre­vi­vía el 93,9% del gru­po tra­ta­do so­lo con te­ra­pia hor­mo­nal. En el gru­po que re­ci­bía los dos tra­ta­mien­tos, la su­per­vi­ven­cia era del 93,8%. A la vez, no se de­tec­tó di­se­mi­na­ción del tu­mor en el 83,3% del gru­po que re­ci­bía te­ra­pia hor­mo­nal ni en el 84,3% del que re­ci­bía hor­mo­nas y qui­mio­te­ra­pia. Di­cho es­to, los in­ves­ti­ga­do­res han pun­tua­li­za­do que la qui­mio­te­ra­pia po­dría be­ne­fi­ciar a pa­cien­tes que com­bi­nan ta­sas de re­caí­da de en­tre 16 y 25, y que tie­nen 50 años o me­nos.

¿Los per­fi­les ge­né­ti­cos es­tán ha­cien­do reali­dad la me­di­ci­na de pre­ci­sión en el cán­cer de ma­ma?

Ab­so­lu­ta­men­te. Es­tán abrien­do la puer­ta al tra­ta­mien­to de mu­chos tu­mo­res de ma­ma so­lo con tra­ta­mien­to hor­mo­nal. Es­tu­dios co­mo es­te cam­bian real­men­te la prác­ti­ca clí­ni­ca.

“A los nue­ve años, so­bre­vi­vía el 93,9% del gru­po tra­ta­do so­lo con te­ra­pia hor­mo­nal. En el otro gru­po, el 93,8%”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.