ES­TRE­NAR una nue­va VI­DA

Vivir jun­tos lo cam­bia to­do. ¿A qué com­pro­mi­sos de­be­ría­mos lle­gar pa­ra que la ilu­sión no aca­be en de­sen­can­to?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nosotros - ISA­BEL ME­NÉN­DEZ Psi­coa­na­lis­ta

LLa rea­li­za­ción del de­seo de vivir en pa­re­ja cam­bia mu­cho nues­tra exis­ten­cia. Por lo ge­ne­ral, al prin­ci­pio hay mu­cha ilu­sión, pe­ro tam­bién pue­de sen­tir­se mie­do. ¿Se aca­ba­rá la ma­gia? ¿Me sen­ti­ré me­nos li­bre? ¿La ru­ti­na trans­for­ma­rá lo que sen­ti­mos aho­ra? Esas du­das se di­si­pan pron­to por­que, des­de el prin­ci­pio de la re­la­ción has­ta que se de­ci­de un pro­yec­to en co­mún, los miem­bros de la pa­re­ja sue­len te­ner tiem­po de co­no­cer­se. Pe­ro, pa­ra que el pro­yec­to sal­ga bien, con­vie­ne es­ta­ble­cer acuer­dos con uno mis­mo y con nues­tra pa­re­ja. Dos acuer­dos im­por­tan­tes so­bre los que se asien­ta la calidad del com­pro­mi­so afec­ti­vo se­rían: El res­pe­to al es­pa­cio per­so­nal y la vi­da pro­fe­sio­nal del otro. Es­to su­po­ne el apo­yo mu­tuo cuan­do sur­gen di­fi­cul­ta­des, así co­mo la no in­tro­mi­sión en lo que con­cier­ne al tra­ba­jo y las ac­ti­vi­da­des del cón­yu­ge. La sen­sa­ción de sen­tir­se li­bre y acom­pa­ña­do a la vez es fun­da­men­tal pa­ra la bue­na sa­lud amo­ro­sa. El re­par­to de ta­reas así co­mo el acuerdo so­bre dón­de vivir, có­mo, si te­ner hi­jos y cuán­do. Mu­chas de las pe­leas pue­den ve­nir de que al­gún miem­bro de la pa­re­ja es­té más so­bre­car­ga­do que el otro. Cuan­do se pla­nea una vi­da en co­mún, con­vie­ne com­bi­nar tres pro­yec­tos: el pro­pio, el de la pa­re­ja y el co­mún. Tú, yo y nosotros. Las di­fe­ren­cias que hay en­tre am­bos pue­den en­ri­que­cer el co­mún. Cuan­do no se tra­ta de la pri­me­ra pa­re­ja, el pa­sa­do pue­de in­fluir en es­te nue­vo pro­yec­to si no hemos ela­bo­ra­do bien la his­to­ria an­te­rior. Ra­quel y Ja­vier es­tán tras­la­dan­do sus co­sas a la ca­sa que han al­qui­la­do pa­ra vivir. Ha­bían que­da­do a una ho­ra pa­ra co­lo­car­las jun­tos, pe­ro Ja­vier se re­tra­sa mu­cho y ella em­pie­za a or­de­nar. Eli­ge ca­jo­nes y es­tan­te­rías y co­mien­za a en­fa­dar­se por­que no pue­de ha­cer­lo con él. Apa­re­cen en su men­te ideas que no le gustan. Ra­quel tie­ne 35 años y es la se­gun­da vez que in­ten­ta un pro­yec­to en co­mún. Ha­ce va­rios años se se­pa­ró de su ex por­que siem­pre se sen­tía so­la. El pa­sa­do con­ta­mi­na es­tos mo­men­tos.

Aca­bar con el ideal

Cuan­do apa­re­ce Ja­vier, com­pren­de el en­fa­do de Ra­quel y la de­ja ha­blar y des­pués le cuen­ta las ra­zo­nes de su re­tra­so y por qué no pu­do avi­sar­la. Ra­quel se da cuen­ta de que ha si­do un error no ha­ber­se in­tere­sa­do an­tes por las ra­zo­nes de la tar­dan­za. Am­bos acep­tan las ca­rac­te­rís­ti­cas del otro. Ra­quel es un po­co im­pul­si­va y Ja­vier la ha es­cu­cha­do sin re­cri­mi­nar­le su re­pro­che. Ella

le pi­de dis­cul­pas, co­sa que él agra­de­ce. Am­bos se apoyan y, cuan­do tie­nen al­gún des­en­cuen­tro, re­fle­xio­nan y se es­cu­chan. Lo re­suel­ven, se acep­tan y se quie­ren con sus vir­tu­des y sus de­fec­tos, tam­bién con su pa­sa­do. Pa­ra que el pro­yec­to de vi­da en co­mún lle­gue a buen puer­to hay que lle­gar a amar al otro co­mo es y no co­mo que­re­mos que sea. Se co­mien­za aman­do al otro por­que se le su­po­ne ca­paz de cu­brir al­gu­nas de las ca­ren­cias pro­pias. Una vez in­de­pen­di­za­dos de nuestros pa­dres, or­ga­ni­za­mos una red de afec­tos in­cons­cien­tes con la pa­re­ja ele­gi­da. En cier­ta me­di­da, po­de­mos dis­fra­zar al otro con lo que ne­ce­si­ta­mos de él o de ella. Si la re­la­ción amo­ro­sa es­tá ba­sa­da so­bre es­ta de­man­da, el pro­yec­to de vi­da en co­mún de­ja­rá de ser gra­ti­fi­can­te. La de­cep­ción lle­ga­rá, por­que el otro no po­drá ajus­tar­se al per­so­na­je ima­gi­na­rio que nos ha­bía­mos cons­trui­do. So­lo si con­se­gui­mos acep­tar las de­bi­li­da­des y li­mi­ta­cio­nes de la per­so­na ama­da, se po­drá lle­var ade­lan­te una vi­da en co­mún que en­ri­quez­ca a am­bos. Es­to es po­si­ble cuan­do tam­bién se han acep­ta­do las li­mi­ta­cio­nes pro­pias, lo que quie­re de­cir que se ha al­can­za­do un gra­do de ma­du­ra­ción psí­qui­ca que per­mi­te ma­yor li­ber­tad pa­ra com­par­tir la vi­da con otro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.