¿Don­de co­mien­za la in­no­va­ción?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Objetivo Innova - - Ideas Renovadas - JO­SÉ MA­NUEL CASTRO Ex­per­to en in­no­va­ción em­pre­sa­rial. Au­tor del li­bro «La in­no­va­ción co­mien­za aquí»

En la ob­ser­va­ción crí­ti­ca y sis­te­má­ti­ca del en­torno, en bus­ca de opor­tu­ni­da­des que se pue­dan re­sol­ver con la tec­no­lo­gía dis­po­ni­ble. Así ha si­do des­de el prin­ci­pio de la hu­ma­ni­dad, cuan­do nues­tros ta­ta­ra­bue­los aban­do­na­ron sus cue­vas pa­ra ins­ta­lar­se en las lla­nu­ras y cul­ti­var la tie­rra, y así si­gue ocu­rrien­do en el mun­do em­pre­sa­rial. Las em­pre­sas que no in­no­van mue­ren (a me­nos que ten­gan un mo­no­po­lio) y es­to es una re­gla ge­ne­ral in­de­pen­dien­te del ta­ma­ño. El res­tau­ran­te de­be re­no­var su car­ta, el co­mer­cian­te des­ta­car las no­ve­da­des en el es­ca­pa­ra­te y la pe­lu­que­ría in­cor­po­rar nue­vas ten­den­cias y tra­ta­mien­tos, pa­ra lo cual ne­ce­si­tan co­no­cer e in­ter­pre­tar los gus­tos e in­quie­tu­des de sus clien­tes y di­se­ñar una ofer­ta acor­de con ellos.

Pe­ro, los tiem­pos que nos ha to­ca­do vi­vir es­tán ro­dea­dos de una ex­tra­or­di­na­ria com­ple­ji­dad. Ve­ni­mos de una gran cri­sis que los eco­no­mis­tas han si­do in­ca­pa­ces de pre­ver, el co­mer­cio se glo­ba­li­za y el mo­vi­mien­to in­ter­na­cio­nal de mer­can­cías cre­ce con­ti­nua­men­te. Al mis­mo tiem­po, el rit­mo al que se ge­ne­ra nue­vo co­no­ci­mien­to ha­ce ya tiem­po que de­jó atrás a la ca­pa­ci­dad de asi­mi­la­ción de cual­quier ser hu­mano. Es­ta com­ple­ji­dad, con los cam­bios que trae con­si­go, pue­de crear in­se­gu­ri­dad en las per­so­nas, al ver­se des­bor­da­das por no sa­ber in­ter­pre­tar lo que es­tá su­ce­dien­do a su al­re­de­dor. Pa­ra las em­pre­sas y or­ga­ni­za­cio­nes, el men­sa­je es aún más im­por­tan­te, mu­chos de es­tos cam­bios pue­den te­ner gran in­ci­den­cia en sus ne­go­cios.

Pa­ra ha­cer fren­te a es­ta com­ple­ji­dad, las or­ga­ni­za­cio­nes de­ben desa­rro­llar mé­to­dos de «aler­ta tem­pra­na» que per­mi­tan de­tec­tar cam­bios an­tes in­clu­so de que se pro­duz­can pa­ra, así, an­ti­ci­par­se a los mo­vi­mien­tos de la com­pe­ten­cia. No se nie­ga la di­fi­cul­tad de asi­mi­lar las tec­no­lo­gías en con­ti­nuo de­sa­rro­llo ni las fuer­tes im­pli­ca­cio­nes del cam­bio cli­má­ti­co, del au­men­to de po­bla­ción o de las de­sigual­da­des eco­nó­mi­cas. Sin em­bar­go, pa­ra en­ten­der có­mo la mo­vi­li­dad pue­de afec­tar a nues­tra or­ga­ni­za­ción no es ne­ce­sa­rio sa­ber pro­gra­mar en HTML5 y en Ja­va. Tam­po­co pa­ra aho­rrar ener­gía se ne­ce­si­ta sa­ber cal­cu­lar el es­pe­sor óp­ti­mo de la ca­pa de ais­la­mien­to de la fa­cha­da de nues­tro edi­fi­cio. Por con­tra, lo que si se ne­ce­si­ta es man­te­ner­se en con­ti­nuo mo­vi­mien­to, co­no­cer las im­pli­ca­cio­nes de las prin­ci­pa­les ten­den­cias en nues­tro ne­go­cio y to­mar de­ci­sio­nes so­bre có­mo afron­tar­las. Es de­cir, man­te­ner a las or­ga­ni­za­cio­nes y a las per­so­nas que en ellas tra­ba­jan, en es­ta­do de aler­ta per­ma­nen­te.

A la ca­pa­ci­dad de in­ter­pre­tar esas «se­ña­les tem­pra­nas» que lle­gan del en­torno y de los clien­tes, hay que aña­dir la ca­pa­ci­dad de adop­tar las de­ci­sio­nes ade­cua­das en el mo­men­to ade­cua­do y, por su­pues­to, eje­cu­tar­las a la ve­lo­ci­dad ne­ce­sa­ria. Y ade­más hay que con­se­guir que es­ta agi­li­dad for­me par­te in­trín­se­ca de la for­ma de ac­tuar de ca­da em­pre­sa, que exis­ta cons­tan­cia pa­ra lle­var es­te pro­ce­so has­ta el fi­nal va­rias ve­ces. No se pue­de pre­ten­der acer­tar a la pri­me­ra; las ideas, por bri­llan­tes que sean, han de ser tes­ta­das y per­fec­cio­na­das una y otra vez has­ta con­se­guir que en­ca­jen con una ne­ce­si­dad de un gru­po de clien­tes o aban­do­na­das sin ha­ber in­cu­rri­do en cos­tes ex­ce­si­vos. En úl­ti­ma ins­tan­cia, el mer­ca­do es el juez de­fi­ni­ti­vo so­bre la bon­dad de una idea y los pro­ce­sos de in­no­va­ción de­ben con­se­guir una prue­ba de mer­ca­do su­fi­cien­te­men­te re­pre­sen­ta­ti­va, in­cu­rrien­do en el me­nor cos­te y con la ma­yor ra­pi­dez po­si­ble.

No es sen­ci­llo, pe­ro la bue­na no­ti­cia es que, bien eje­cu­ta­dos, son pro­ce­sos muy ren­ta­bles, tal y co­mo los es­tu­dios de las prin­ci­pa­les con­sul­to­ras de ne­go­cio mun­dia­les han de­mos­tra­do reite­ra­da­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.