El car­pin­te­ro va­lien­te de Ne­grei­ra

Ma­nuel Gar­cía Cam­bón em­pe­zó de la na­da en los años pre­vios a la Gue­rra Ci­vil y cons­tru­yó la ma­yor em­pre­sa ma­de­re­ra de Es­pa­ña y en­tre las pri­me­ras de Eu­ro­pa, Fin­sa

La Voz de Galicia (A Coruña) - Objetivo Innova - - Innovadores En La Historia - FÁ­TI­MA F. PI­ÑEI­RO

De apren­diz de car­pin­te­ro a fun­da­dor de to­do un em­po­rio in­dus­trial. Ese fue el pa­so de gi­gan­te que dio el fun­da­dor de Fi­nan­cie­ra Ma­de­re­ra (Fin­sa), un co­lo­so cons­trui­do pie­dra a pie­dra por Ma­nuel Gar­cía Cam­bón, jun­to a su her­mano An­to­nio. Ma­nuel na­ció el 27 de no­viem­bre de 1907 en una al­dea de Ne­grei­ra, en Lo­do­sa, en el seno de una fa­mi­lia hu­mil­de que ca­si no pu­do pa­gar los es­tu­dios de los sie­te hi­jos. A los 12 años que­dó huér­fano de ma­dre, un epi­so­dio trá­gi­co que de­jó una hon­da hue­lla en su co­ra­zón. A los 14 en­tró co­mo apren­diz en un ta­ller de car­pin­te­ría de un ve­cino. El jo­ven Ma­nuel no co­bra­ba un du­ro, pe­ro el olor de la ma­de­ra ya no le aban­do­na­ría el res­to de su vi­da. El gu­sa­ni­llo in­quie­to y em­pren­de­dor le co­rroía por den­tro y un año des­pués de en­trar a tra­ba­jar co­mo apren­diz, o sea, con 15, se lan­zó al mon­te pa­ra ase­rrar tron­cos, jun­to con un com­pa­ñe­ro por­tu­gués, y así se ga­nó su pri­mer suel­do. A los 21 se cru­zó en su ca­mino el amor y se ca­só con Sa­ra Ba­li­ña, de Ames. Su sue­gro po­seía un ase­rra­de­ro y Gar­cía Cam­bón em­pe­zó a tra­ba­jar en él y aban­do­nó el mon­te. Y así em­pe­zó a fra­guar­se el im­pe­rio. An­tes de fun­dar Fin­sa, Gar­cía Cam­bón se aden­tró en el ne­go­cio ma­de­re­ro en 1931 con la ins­ta­la­ción de un ase­rra­de­ro en Por­tan­xil (Ames), pro­pie­dad de la em­pre­sa Ru­bi­ra y Gar­cía Cam­bón que aca­ba­ba de crear jun­to a otro so­cio. La fá­bri­ca se des­ti­nó a la pro­duc­ción de ta­bla pe­que­ña pa­ra en­va­ses em­plean­do pino ga­lle­go que ad­qui­rían a pie de mon­te. Pron­to se hi­zo pe­ren­to­rio un se­gun­do ase­rra­de­ro. Del 36 al 39, Gar­cía Cam­bón fue mo­vi­li­za­do y sus fá­bri­cas, mi­li­ta­ri­za­das por el ban­do gol­pis­ta. Con el fin de la Gue­rra Ci­vil, que pro­vo­có un au­men­to de la de­man­da de ma­de­ra pa­ra re­cons­truir el país, lle­gó otro pro­yec­to, una ter­ce­ra fá­bri­ca en Pon­te­ce­su­res, a ori­llas del río Ulla. Den­tro de es­te con­tex­to de ex­pan­sión, un gru­po de em­pre­sa­rios pro­pu­sie­ron a Gar­cía Cam­bón cons­ti­tuir una em­pre­sa ya de cier­ta en­ti­dad de­di­ca­da a la ac­ti­vi­dad ma­de­re­ra. Di­jo sí y así, en 1946, sur­gió Fin­sa, que na­ció con un ca­pi­tal so­cial de 5,1 mi­llo­nes de pe­se­tas. Y po­co a po­co em­pe­zó a cre­cer y cre­cer. A prin­ci­pios de los años 50, el em­pre­sa­rio de­ci­dió con­cen­trar la ac­ti­vi­dad en una fá­bri­ca más mo­der­na y con ma­yor ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción. Así, de­ci­dió am­pliar la de Pon­te­ce­su­res y ce­rrar las de Noia y Vilagarcía. El bum lle­gó en los años 50 con la po­lí­ti­ca aper­tu­ris­ta del ré­gi­men fran­quis­ta, que Fin­sa apro­ve­chó pa­ra ex­ten­der sus ten­tácu­los al ex­te­rior don­de bus­car nue­vos mer­ca­dos pa­ra sus pro­duc­tos. Le fue de per­las, e in­clu­so lo­gró sor­tear la cri­sis de los años 60 apos­tan­do por un nue­vo pro­duc­to: un ta­ble­ro de ca­li­dad con tres ca­pas. El éxi­to le lle­vó a cons­truir otra fá­bri­ca en San­tia­go, al bor­de la ca­rre­te­ra na­cio­nal. Ahí si­gue la se­de prin­ci­pal de la com­pa­ñía. Gar­cía Cam­bón fue dan­do pa­so a otros ges­to­res, que im­pul­sa­ron la ex­pan­sión in­ter­na­cio­nal, aun­que el em­pre­sa­rio so­lía vi­si­tar la em­pre­sa has­ta su muer­te, en 1993.

FUEN­TES: « De se­rra­dor a em­pre­sa­rio», de Eduar­do Ri­co Bo­que­te, pro­fe­sor ti­tu­lar de la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go, in­clui­do en «Em­pre­sa­rios de Ga­li­cia», de la Fun­da­ción Caixa Ga­li­cia.

Ma­nuel Gar­cía Ca­món po­sa de­lan­te de una fo­to an­ti­gua de su em­pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.