Ga­li­cia, a la ca­be­za en co­les­te­rol

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - En Portada - TEX­TO: ELISA ÁL­VA­REZ

AU­MEN­TA el ries­go de su­frir un ATA­QUE CAR­DÍA­CO o un ic­tus; prác­ti­ca­men­te la mi­tad de la po­bla­ción ga­lle­ga pre­sen­ta ci­fras ele­va­das; y una VI­DA SANA con­si­gue con­tro­lar­lo si no hay ele­va­cio­nes im­por­tan­tes. Ga­li­cia es­tá por en­ci­ma de la me­dia es­ta­tal en hi­per­co­les­te­ro­le­mia, pe­ro ca­da vez la po­bla­ción es más cons­cien­te de su im­por­tan­cia. Eso sí, to­da­vía hay mi­tos a des­men­tir: ni los hue­vos son el enemi­go del co­les­te­rol, ni exis­te nin­gún ries­go por te­ner­lo de­ma­sia­do ba­jo.

Quién no ha oí­do ha­blar en múl­ti­ples oca­sio­nes del co­les­te­rol. Prác­ti­ca­men­te to­da la po­bla­ción sa­be de los pe­li­gros que con­lle­va te­ner­lo ele­va­do, la im­por­tan­cia de lle­var una die­ta ade­cua­da y de la exis­ten­cia del lla­ma­do ma­lo y bueno. Aún así, pro­ba­ble­men­te ha­ya mu­chas du­das so­bre un ti­po de gra­sa que la mi­tad de la po­bla­ción ga­lle­ga tie­ne en ni­ve­les ele­va­dos.

Por ejem­plo, ¿qué es? Es un lí­pi­do (gra­sa), pre­sen­te en cé­lu­las y san­gre. Y las cé­lu­las lo pro­du­cen por­que es esen­cial pa­ra man­te­ner la in­te­gri­dad de su mem­bra­na, y pa­ra for­mar hor­mo­nas se­xua­les, ex­pli­ca el je­fe del ser­vi­cio de car­dio­lo­gía del Chuac, Jo­sé Ma­nuel Váz­quez Ro­drí­guez.

En Ga­li­cia exis­te una pre­va­len­cia bas­tan­te sig­ni­fi­ca­ti­va de ni­ve­les al­tos de co­les­te­rol. De he­cho, es su­pe­rior a la me­dia es­ta­tal. Más de la mi­tad de los ga­lle­gos tie­nen un co­les­te­rol to­tal su­pe­rior a los 200 mi­li­gra­mos por de­ci­li­tro en san­gre (mg/dl); y prác­ti­ca­men­te la mi­tad (un 46 %) tie­nen al­to el lla­ma­do co­les­te­rol ma­lo (LDL).

¿Y qué pro­vo­ca? La hi­per­co­les­te­re­lo­mia no es ba­la­dí. Lo ex­pli­ca el res­pon­sa­ble de car­dio­lo­gía del Chuac, «in­cre­men­ta la po­si­bi­li­dad de su­frir una en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar, prin­ci­pal­men­te un ata­que car­día­co». Y no es la úni­ca po­si­ble con­se­cuen­cia, sino que tam­bién pro­du­ce pa­to­lo­gías ce­re­bro­vas­cu­la­res, pro­ble­mas en la cir­cu­la­ción de las pier­nas, ri­ño­nes, aor­ta... Ries­gos que ele­van la po­si­bi­li­dad de pa­de­cer en­fer­me­da­des gra­ves y de­te­rio­ran la ca­li­dad de vi­da con hos­pi­ta­li­za­cio­nes, in­ter­ven­cio­nes y li­mi­ta­ción de la ca­pa­ci­dad fun­cio­nal de la per­so­na.

Có­mo con­tro­lar­lo

Sa­bi­dos los ries­gos es im­por­tan­te con­tro­lar los ni­ve­les de co­les­te­rol en el día a día, pe­ro ¿có­mo ha­cer­lo? Váz­quez Ro­drí­guez ex­pli­ca que si la per­so­na tie­ne unos ni­ve­les po­co ele­va­dos, una ali­men­ta­ción ade­cua­da, rea­li­zar ejer­ci­cio fí­si­co y lle­var una vi­da sana y sin ta­ba­co pue­den ser su­fi­cien­tes pa­ra lo­grar que las ci­fras se man­ten­gan con­tro­la­das. Di­fe­ren­te es cuan­do el pa­cien­te su­fre una hi­per- co­les­te­ro­le­mia fa­mi­liar, un ti­po ge­né­ti­co que hay que con­tro­lar con fár­ma­cos por­que ele­va de for­ma con­si­de­ra­ble los ni­ve­les de co­les­te­rol. Es­te ti­po se pro­du­ce por múl­ti­ples mu­ta­cio­nes que ha­cen que los re­cep­to­res del co­les­te­rol en la cé­lu­la o del me­ta­bo­lis­mo del co­les­te­rol fun­cio­nen de for­ma anor­mal. La for­ma más gra­ve es la ho­mo­ci­gó­ti­ca, en don­de tan­to el gen pa­terno co­mo el ma­terno es­tán al­te­ra­dos, y que pro­vo­ca en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y muer­te a eda­des muy tem­pra­nas. Eso sí, hay po­cos ca­sos, en torno a 1 en­tre ca­da 150.000 y 300.000 per­so­nas. Es más co­mún la hi­per­co­les­te­ro­le­mia fa­mi­liar en su for­ma he­te­ro­ci­gó­ti­ca, cuan­do so­lo hay un gen afec­ta­do, ya que afec­ta a una de ca­da 250 per­so­nas.

Evi­den­te­men­te en es­tos ca­sos es ne­ce­sa­ria la pre­sen­cia de fár­ma­cos pa­ra abor­dar­lo, pe­ro en ge­ne­ral pa­ra tra­tar es­ta en­fer­me­dad tam­bién se re­quie­re una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble. Y ahí vuel­ven a sur­gir las du­das y po­lé­mi­cas, la más co­no­ci­da la de los hue­vos, que du­ran­te años han si­do con­si­de­ra­dos enemi­gos del co­les­te­rol. Y no lo son tan­to. Efec­ti­va­men­te con­tie­nen co­les­te­rol, pe­ro son un ali­men­to de al­to va­lor bio­ló­gi­co. Des­de el Chuac acla­ran que si la per­so­na tie­ne un ni­vel ele­va­do se li­mi­ta su con­su­mo a 3-4 hue­vos en­te­ros a la se­ma­na, «pe­ro la re­la­ción no es­tá bien de­mos­tra­da y con­tie­ne áci­dos gra­sos mono y po­li­in­sa­tu­ra­dos be­ne­fi­cio­sos», acla­ran.

Don­de no hay du­da es en la bo­lle­ría in­dus­trial, que ade­más no tie­ne nin­gu- na con­tra­par­ti­da be­ne­fi­cio­sa. Es­te ti­po de pro­duc­tos ele­van tan­to el co­les­te­rol ge­ne­ral co­mo el ma­lo.

En el ca­so del que­so se acon­se­ja por ejem­plo que se con­su­ma des­na­ta­do o de Bur­gos, y aun­que cuan­do exis­te un pro­ble­ma de hi­per­co­les­te­ro­le­mia se re­co­mien­da una in­ges­ta mo­de­ra­da, tam­po­co hay es­tu­dios cla­ros en­tre co­les­te­rol y es­te pro­duc­to lác­teo. Eso sí, in­cre­men­tar los pro­duc­tos fres­cos y li­mi­tar los in­dus­tria­les, in­clui­dos los em­bu­ti­dos, siem­pre es la me­jor op­ción.

Cuan­do un pa­cien­te tie­ne la ten­sión ar­te­rial muy ele­va­da se ge­ne­ran unos ries­gos evi­den­tes, pe­ro cuan­do es muy ba­ja tam­bién pue­den exis­tir pro­ble­mas pa­ra la sa­lud. No ocu­rre con el co­les­te­rol, en don­de man­te­ner unos ni­ve­les ba­jos nun­ca ge­ne­ra pro­ble­mas. Ex­pli­ca el res­pon­sa­ble de car­dio­lo­gía del com­ple­jo hos­pi­ta­la­rio de A Co­ru­ña, que se ha su­ge­ri­do que ci­fras muy ba­jas po­drían pro­vo­car al­ter­na­cio­nes men­ta­les, «pe­ro no se ha ob­ser­va­do in­clu­so uti­li­zan­do fár­ma­cos que bajan el co­les­te­rol de mo­do muy in­ten­so».

Es­ta­ti­nas

El he­cho de que una per­so­na ten­ga unos ni­ve­les de co­les­te­rol en san­gre ele­va­dos obe­de­ce en la ma­yo­ría de los ca­sos a una die­ta inade­cua­da com­bi­na­da con una pre­dis­po­si­ción in­di­vi­dual. Hay que ex­cluir, evi­den­te­men­te, aque­llos pa­cien­tes que tie­nen una al­te­ra­ción ge­né­ti­ca que pro­vo­ca una subida de las con­cen­tra­cio­nes plas­má­ti­cas de co­les­te­rol. A una vi­da sa­lu­da­ble hay que aña­dir fár­ma­cos en mu­chas oca­sio­nes. Y ca­si siem­pre se uti­li­zan las fa­mo­sas es­ta­ti­nas. Es­tos com­pues­tos in­hi­ben la sín­te­sis de co­les­te­rol por par­te de las cé­lu­las. Cuan­do no son su­fi­cien­tes, se uti­li­zan com­bi­na­cio­nes. Por ejem­plo, a ve­ces se aso­cian a fár­ma­cos co­mo el Eze­ti­mi­be, que dis­mi­nu­ye la ab­sor­ción de co­les­te­rol en el tu­bo di­ges­ti­vo, si la es­ta­ti­na no lo­gra los ob­je­ti­vos deseados.

Den­tro del ar­se­nal te­ra­péu­ti­co con el que cuen­tan los fa­cul­ta­ti­vos se in­clu­yen tam­bién nue­vos fár­ma­cos muy po­ten­tes pa­ra aque­llos pa­cien­tes que o son in­to­le­ran­tes a las es­ta­ti­nas o no lo­gran con­tro­lar los ni­ve­les ele­va­dos de co­les­te­rol, co­mo son los an­ti PCSK9.

Aun­que la pa­la­bra co­les­te­rol y sus con­se­cuen­cias no pa­re­cen ge­ne­rar alar­ma en la po­bla­ción, Jo­sé Ma­nuel Váz­quez Ro­drí­guez ase­gu­ra que los usua­rios son ca­da vez más cons­cien­tes de su im­por­tan­cia y, afir­ma, en es­tos mo­men­tos le dan tan­ta re­le­van­cia co­mo a la dia­be­tes o a la hi­per­ten­sión. De ahí que há­bi­tos co­mo el ejer­ci­cio fí­si­co mo­de­ra­do y dia­rio o la ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, in­clu­yen­do pro­duc­tos que re­du­cen los ni­ve­les de co­les­te­rol, sean ca­da vez cos­tum­bres más fre­cuen­tes y adop­ta­das por los ciu­da­da­nos, so­bre to­do cuan­do lle­gan a la edad adul­ta.

Si los ni­ve­les no es­tán muy ele­va­dos, ejer­ci­cio y una die­ta sana son su­fi­cien­tes sin te­ner que re­cu­rrir a los fár­ma­cos»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.