Así se que­ja del es­trés tu cuer­po

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - En Portada - TEX­TO: MAR­TA OTE­RO

NO SO­LO TIE­NE EFEC­TOS PSI­CO­LÓ­GI­COS. Los es­tu­dios ase­gu­ran que el es­trés cró­ni­co es­tá de­trás del 75 % de las vi­si­tas al mé­di­co de ca­be­ce­ra. Des­de pro­ble­mas di­ges­ti­vos a tras­tor­nos au­to­in­mu­nes, hay un am­plio aba­ni­co de en­fer­me­da­des que es­con­den un rit­mo de vi­da de­ma­sia­do exi­gen­te. Al­gu­nas in­ves­ti­ga­cio­nes re­cien­tes in­clu­so lo re­la­cio­nan con un ma­yor ries­go de cier­tos ti­pos de cán­cer.

Los mé­di­cos ge­ne­ra­lis­tas re­ci­ben a dia­rio pa­cien­tes con en­fer­me­da­des de­ri­va­das del es­trés con­ti­nua­do. Al­gu­nos es­tu­dios ase­gu­ran que el 75 por cien­to de las vi­si­tas al mé­di­co de fa­mi­lia es­tán re­la­cio­na­das con es­te mal ca­rac­te­rís­ti­co de las so­cie­da­des mo­der­nas, aun­que los fa­cul­ta­ti­vos re­co­no­cen que es di­fí­cil dar una ci­fra. Jo­sé Án­gel Al­ca­lá, mé­di­co de fa­mi­lia, psi­quia­tra y miem­bro del gru­po de tra­ba­jo de Sa­lud Men­tal de Se­mer­gen, ex­pli­ca que «el por­cen­ta­je exac­to es muy di­fí­cil de dar, por­que no es tan fá­cil atri­buir una en­fer­me­dad a una so­la cau­sa. En to­das las en­fer­me­da­des, tan­to men­ta­les co­mo fí­si­cas, hay un com­po­nen­te ge­né­ti­co y, por su­pues­to, si hay un es­trés de cual­quier ti­po (la­bo­ral, fa­mi­liar, por di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas...) pues pue­de pre­ci­pi­tar un po­co la pa­to­lo­gía tan­to a ni­vel fí­si­co co­mo psi­co­ló­gi­co».

Los prin­ci­pa­les sín­to­mas que en­tran por la puer­ta de la con­sul­ta de la mano del es­trés, a ni­vel psi­co­ló­gi­co, son al­te­ra­cio­nes del sue­ño, es­ta­do de áni­mo ba­jo, an­sie­dad... «Tam­bién po­de­mos en­con­trar­nos —cuen­ta Al­ca­lá—, al­te­ra­cio­nes de las emo­cio­nes: la per­so­na se vuel­ve más irri­ta­ble, más im­pa­cien­te... Y lue­go, a ni­vel fí­si­co, el es­trés tie­ne un mon­tón de con­se­cuen­cias: tras­tor­nos gas­tro­in­tes­ti­na­les, car­dio­vas­cu­la­res, res­pi­ra­to­rios, der­ma­to­ló­gi­cos...».

Adre­na­li­na y cor­ti­sol

El es­trés es una res­pues­ta del cuer­po hu­mano que pro­vo­ca una ac­ti­va­ción fi­sio­ló­gi­ca pa­ra po­ner­nos en aler­ta y que reac­cio­ne­mos an­te los pro­ble­mas. Al ac­ti­var­se se po­nen en fun­cio­na­mien­to dos hor­mo­nas: la adre­na­li­na y el cor­ti­sol, que cuan­do ex­pe­ri­men­tan ni­ve­les ele­va­dos y se man­tie­nen de for­ma pro­lon­ga­da pue­den te­ner con­se­cuen­cias im­por­tan­tes. «La adre­na­li­na —afir­ma el ex­per­to—, si au­men­ta mu­cho pue­de lle­var a is­que­mias en el co­ra­zón y ele­va­ción de la pre­sión ar­te­rial; mien­tras que el cor­ti­sol pue­de pro­vo­car pro­ble­mas de dia­be­tes y obe­si­dad, por ejem­plo». En ge­ne­ral, las con­se­cuen­cias pa­ra la sa­lud apa­re­cen cuan­do la si­tua­ción de es­trés se pro­lon­ga en el tiem­po, y el rit­mo de vi­da ac­tual ha­ce que «en aten­ción pri­ma­ria, mu­chas ve­ces al ha­cer la his­to­ria nos apa­re­ce de­trás un com­po­nen­te de es­trés».

Las con­se­cuen­cias del es­trés pa­ra la sa­lud son, co­mo ex­pli­ca el mé­di­co, muy va­ria­das. «A ve­ces in­clu­so pue­de au­men­tar el ries­go de in­fec­cio­nes y pro­du­cir una in- mu­no­de­pre­sión en al­gu­nos pa­cien­tes y au­men­tar el ries­go, por ejem­plo, de co­ger una gri­pe. O lo que es peor, en per­so­nas más pre­dis­pues­tas pue­de pre­ci­pi­tar, jun­to a otros fac­to­res de ries­go, una ma­yor in­ci­den­cia de cán­cer. En es­tos ca­sos apa­re­cen tam­bién aso­cia­dos fac­to­res de ries­go: si eres fu­ma­dor, al­cohó­li­co y ade­más tie­nes mu­cho es­trés pues tie­nes más pa­pe­le­tas pa­ra desa­rro­llar una en­fer­me­dad».

Ade­más de los cam­bios en el cuer­po pro­du­ci­dos por el es­trés, que ha­cen que se al­te­ren el sis­te­ma ner­vio­so y el sis­te­ma in­mu­ne, tam­bién in­flu­ye que en es­te ti­po de si­tua­cio­nes «las cir­cuns­tan­cias ha­cen que la gen­te se cui­de me­nos, ten­ga me­nos tiem­po, ha­ga me­nos de­por­te, fu­me y be­ba más pa­ra mi­ti­gar to­das esa ten­sión —afir­ma Al­ca­lá—, y en­ton­ces apa­re­cen las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas so­bre la sa­lud». En cuan­to a si la me­di­ca­ción que re­ce­tan los mé­di­cos de aten­ción pri­ma­ria es ex­ce­si­va, el ex­per­to ase­gu­ra que es di­fí­cil va­lo­rar­lo, «por­que mu­chas ve­ces el pa­cien­te no lle­ga a te­ner un cua­dro de­pre­si­vo o un tras­torno de an­sie­dad de li­bro, pe­ro te pi­de al­go por­que no pue­de dor­mir bien o por­que no pue­de aguan­tar una si­tua­ción. Pe­ro nues­tro pa­pel es in­ten­tar no abu­sar mu­cho de los fár­ma­cos pa­ra la an­sie­dad y la de­pre­sión, a no ser que es­tén in­di­ca­dos».

El es­trés con­ti­nua­do pue­de lle­gar a pre­ci­pi­tar un cán­cer en per­so­nas con cier­tas con­di­cio­nes ge­né­ti­cas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.