Pa­pi, ¡ no quie­ro ir!

AFE­RRAR­SE con to­das sus fuer­zas a los bra­zos de ma­má o pa­pá es una de las mu­chas es­tra­te­gias de los ni­ños pa­ra evi­tar se­pa­rar­se de ellos, aún a cos­ta de per­der­se el cam­pa­men­to o una noche en ca­sa de sus ami­gos. Los ex­per­tos re­cuer­dan que es fun­da­men­tal tr

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Niños - TEX­TO: SU­SA­NA ACOS­TA

Con la lle­ga­da del ve­rano, mu­chos son los ni­ños que acu­den a cam­pa­men­tos o se van fue­ra de ca­sa a es­tu­diar in­glés. Es­ta ex­pe­rien­cia en la ma­yo­ría de los ca­sos se vive con ilu­sión, pe­ro no en to­dos. Hay me­no­res que no quie­ren se­pa­rar­se de los pa­dres ba­jo nin­gún con­cep­to, por mu­cho que in­sis­tan los pro­ge­ni­to­res. Sa­ber có­mo ac­tuar y qué es lo que de­be­mos ha­cer es im­por­tan­te a la ho­ra de evi­tar que es­ta ex­pe­rien­cia se con­vier­ta en trau­má­ti­ca.

«Hay que par­tir de una pre­mi­sa, cre­cer es se­pa­rar­se y ganar en au­to­no­mía. Y to­das las fa­ses evo­lu­ti­vas del desa­rro­llo del ni­ño es­tán mar­ca­das por pér­di­das. La pri­me­ra es el des­te­te, lue­go la in­cor­po­ra­ción a la guar­de­ría o al co­le­gio, pe- ro ca­da mo­men­to de se­pa­ra­ción es una ga­nan­cia en in­di­vi­dua­li­za­ción», ex­pli­ca Ma­nuel Fer­nán­dez Blan­co, psi­coa­na­lis­ta y psi­có­lo­go clí­ni­co en la uni­dad de sa­lud men­tal in­fan­to­ju­ve­nil del Ma­terno In­fan­til (Chuac) de A Co­ru­ña. «Siempre que hay una nue­va se­pa­ra­ción, es­pe­cial­men­te cuan­do se tra­ta de las que im­pli­can ya no es­tar en pre­sen­cia de los pa­dres, la pre­gun­ta fun­da­men­tal del ni­ño es: ‘¿pue­den es­tar sin mí?’ Es de­cir, no es tan­to ‘¿pue­do yo es­tar sin ellos?’, sino lo que a ve­ces an­gus­tia al ni­ño es la po­si­bi­li­dad de pen­sar que los pa­dres pue­den es­tar sin él», acla­ra.

Pa­ra que el ni­ño sea ca­paz de dar el pa­so, se de­be te­ner en cuen­ta su ni­vel de in­de­pen­den­cia, y en el su­pues­to de que es­té muy ape­ga­do a los pa­dres nun­ca se le de­be for­zar: «Es fun­da­men­tal no so­lo que el ni­ño pue­da acep­tar se­pa­rar­se de los pa­dres, sino que los pa­dres acep­ten per­der al hi­jo de bue­na ma­ne­ra, por­que la se­pa­ra­ción es bue­na, per­mi­te al ni­ño re­la­cio­nar­se en­tre igua­les y en la ma­yo­ría de los ca­sos sue­le ser muy sa­tis­fac­to­ria. Pe­ro no de­be for­zar­se en ni­ños muy in­hi­bi­dos o con un ape­go ex­ce­si­vo —aña­de el ex­per­to—. A ve­ces la ten­den­cia es a pen­sar que si es­tá muy ape­ga­do, en­ton­ces lo man­das y se so­lu­cio­na, pe­ro si real­men­te hay un ape­go ex­ce­si­vo la ex­pe­rien­cia pue­de ser trau­má­ti­ca. No se tra­ta de cu­ra o re­vien­ta», aña­de. Lo que re­co­mien­da en es­tos ca­sos es ha­cer un tra­ba­jo con el ni­ño pa­ra que pro­gre­si­va­men­te va­ya ga­nan­do en in­de­pen­den­cia y «a par­tir de ahí plan­tear­se el ob­je­ti­vo de la se­pa­ra­ción por unos días».

Hay que pen­sar que los pa­dres pue­den ser res­pon­sa­bles de es­te ape­go ex­ce­si­vo: «El te­mor de los pro­ge­ni­to­res se trans­for­ma en in­de­fen­sión en el hi­jo. Y a ve­ces lo que hay de­trás de es­to es que al­gu­nos pa­dres in­cons­cien­te­men­te to­le­ran mal que sus hi­jos se des­pren­dan sin pro­ble­mas y con­fun­den la fa­ci­li­dad de se­pa­ra­ción con una cier­ta desafec­ción», ase­gu­ra. Otro as­pec­to a te­ner en cuen­ta es que los me­no­res di­fe­ren­cian muy bien si los pa­dres los en­vían fue­ra de ca­sa pa­ra que se di­vier­tan o si es pa­ra es­tar sin ellos una tem­po­ra­da: «Es de­cir, no es lo mis­mo de­cir ‘qué bien lo vas a pa­sar, qué con­ten­to vas a es­tar, nos gus­ta que pa­ses por esa ex­pe­rien­cia’, que cuan­do la se­pa­ra­ción es un mo­do de po­der es­tar sin él. Si el ni­ño per­ci­be que, co­mo se sue­le de­cir co­lo­quial­men­te, es ‘co­lo­ca­do’ va a sen­tir­se co­mo un es­tor­bo pa­ra los pa­dres y en­ton­ces la ex­pe­rien­cia de se­pa­ra­ción no se vive co­mo al­go ilu­sio­nan­te, sino que in­clu­so se pue­de vi­vir co­mo aban­dono», ex­pli­ca. Fer­nán­dez Blan­co tam­bién apun­ta que se pue­de dar el ca­so de que su­fran lo que se co­no­ce co­mo tras­torno por an­sie­dad de se­pa­ra­ción, cuan­do el ni­ño tie­ne pen­sa­mien­tos ca­tas­tro­fis­tas de que al­go ma­lo pue­da ocu­rrir­le a las per­so­nas con las que es­tá más vin­cu­la­do en su au­sen­cia: «Es­to tie­ne que ver ya con un pro­ble­ma psi­co­pa­to­ló­gi­co y re­quie­re de in­ter­ven­ción pro­fe­sio­nal. Tam­bién si el ni­ño tie­ne fo­bias muy in­ten­sas pue­de no so­por­tar es­ta se­pa­ra­ción, co­mo a la os­cu­ri­dad, a dormir en lu­ga­res fue­ra del control de los pa­dres», in­di­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.