Un qui­ró­fano pa­ra tu mas­co­ta

COSMOPET, clí­ni­ca ve­te­ri­na­ria de San­tia­go con dos dé­ca­das de ex­pe­rien­cia, fue pio­ne­ra en Ga­li­cia en in­tro­du­cir la ci­ru­gía con la­pa­ros­co­pia. Es­ta téc­ni­ca pul­ve­ri­za los tiem­pos de re­cu­pe­ra­ción, mi­ni­mi­za el ries­go de in­fec­cio­nes y me­jo­ra la ca­li­dad de vi­da d

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Mascotas - TEX­TO: EM­MA ARAÚ­JO

Una ci­vi­li­za­ción se pue­de juz­gar por la for­ma en que tra­ta a sus ani­ma­les, de­cía Mahat­ma Gand­hi. Y es­te país, que li­de­ra las es­ta­dís­ti­cas de aban­dono de ani­ma­les en Eu­ro­pa, con­tra­po­ne es­tas prác­ti­cas con el del cre­cien­te nú­me­ro de ani­ma­les que son un miem­bro más de la fa­mi­lia.

La prue­ba de es­ta for­ma de en­ten­der las re­la­cio­nes en­tre hu­ma­nos y mas­co­tas es­tá en el in­cre­men­to del pe­so eco­nó­mi­co de to­do cuan­to ro­dea a la te­nen­cia res­pon­sa­ble de ani­ma­les. La pro­li­fe­ra­ción de clí­ni­cas ve­te­ri­na­rias y la im­plan­ta­ción en ellas de mo­der­nas téc­ni­cas pa­ra cui­dar­los, es­pe­cial­men­te a pe­rros y ga­tos, evi­den­cia es­ta reali­dad, so­bre to­do en gran­des áreas ur­ba­nas, en las que los ve­te­ri­na­rios atien­den a más mas­co­tas que a ani­ma­les vin­cu­la­dos a sec­to­res pro­duc­ti­vos.

Una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va del tra­ba­jo de es­tas clí­ni­cas tie­ne mu­cho que ver con la es­te­ri­li­za­ción de las mas­co­tas, es­pe­cial­men­te las hem­bras. Su­pe­ra­do el de­ba­te so­bre la con­ve­nien­cia o no de es­ta prác­ti­ca, con el cri­te­rio uná­ni­me de los ve­te­ri­na­rios de que ha­cer­lo me­jo­ra la sa­lud y la ca­li­dad de vi­da de los ani­ma­les, la evo­lu­ción téc­ni­ca pa­ra es­ta in­ter­ven­ción es im­por­tan­te. Las ope­ra­cio­nes me­dian­te la téc­ni­ca de la la­pa­ros­co­pia son las me­nos in­va­si­vas. La ra­zón, se­gún ex­pli­ca Luis Pon­te, ve­te­ri­na­rio y pro­pie­ta­rio de la clí­ni­ca com­pos­te­la­na Cosmopet, es­tá en que «con la téc­ni­ca de la la­pa­ros­co­pia se in­tro­du­ce una cá­ma­ra que vi­sua­li­za to­do y ne­ce­si­ta una in­ci­sión muy pe­que­ña». Es una ci­ru­gía ape­nas in­va­si­va, aña­de Pon­te, cu­ya clí­ni­ca fue pio­ne­ra en Ga­li­cia al im­plan­tar­la ha­ce sie­te años.

Su ven­ta­ja es que no ne­ce­si­ta pun­tos en la piel del ani­mal, por lo que se re­cu­pe­ra en un tiempo ré­cord, ya que no hay na­das que pue­dan arran­car­se y tam­po­co les ge­ne­ra el ins­tin­to de la­mer­se una he­ri­da por­que es­ta es prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te. Tam­bién erra­di­ca la in­co­mo­di­dad del co­llar isa­be­lino. Las prin­ci­pa­les be­ne­fi­cia­rias de es­te sis­te­ma son las hem­bras y den­tro de ellas las pe­rras de ma­yor en­ver­ga­du­ra, que sa­len del ve­te­ri­na­rio con una in­ci­sión de en­tre uno y dos cen­tí­me­tros.

Pre­ven­ción

Las ven­ta­jas de las nue­vas téc­ni­cas qui­rúr­gi­cas ve­te­ri­na­rias no so­lo se ci­ñen a las in­ter­ven­cio­nes de es­te­ri­li­za­ción. Pon­te re­sal­ta en­tre es­tas ope­ra­cio­nes la gas­tro­pe­xia asis­ti­da por la­pa­ros­co­pia, un ti­po de ci­ru­gía mí­ni­ma­men­te in­va­si­va que pre­vie­ne la tor­sión del es­tó­ma­go, mal que afec­ta es­pe­cial­men­te a pe­rros de gran ta­ma­ño y que sue­le pro­vo­car­les la muer­te pe­ro que se pue­de pre­ve­nir fi­jan­do las pa­re­des del es­tó­ma­go con es­ta prác­ti­ca que no de­ja se­cue­las. La dis­pla­sia de ca­de­ra es otra en­fer­me­dad que su­fren al­gu­nas ra­zas ca­ni­nas pe­ro que tam­bién se pue­de pre­de­cir y co­rre­gir con prue­bas ve­te­ri­na­rias es­pe­cí­fi­cas.

Téc­ni­cas apar­te, Luis Pon­te in­ci­de en que los bue­nos há­bi­tos y la pre­ven­ción si­guen sien­do la me­jor for­ma de sal­va­guar­dar la sa­lud de las mas­co­tas, tan­to pa­ra afron­tar in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas ci­ta­das an­te­rior­men­te co­mo pa­ra de­tec­tar cual­quier pro­ble­ma, ade­lan­tan­do la so­lu­ción. Las re­vi­sio­nes anua­les son cru­cia­les por­que «hay que te­ner en cuen­ta que un año en la vi­da de un perro o un ga­to tie­ne una equi­va­len­cia a unos ocho del ser hu­mano, por eso son tan ne­ce­sa­rios los con­tro­les en ese plazo, ya que si los re­tra­sas va­rios años, es co­mo si en reali­dad tar­da­ses dé­ca­das», re­sal­ta el pro­pie­ta­rio de Cosmopet, que tras vein­te años ejer­cien­do ha­ce un ba­lan­ce po­si­ti­vo so­bre la bue­na evo­lu­ción de las re­la­cio­nes en­tre los hu­ma­nos y sus mas­co­tas.

El he­cho de que ser­vi­cios co­mo la fi­sio­te­ra­pia y la in­ci­ne­ra­ción in­di­vi­dua­li­za­da sean po­si­bi­li­da­des ca­da vez más asu­mi­bles y acep­ta­das de for­ma na­tu­ral por los pro­pie­ta­rios de mas­co­tas evi­den­cia có­mo ha evo­lu­cio­na­do la re­la­ción en­tre el hom­bre y los ani­ma­les, y con ello la ofer­ta de ser­vi­cios del sec­tor de la ve­te­ri­na­ria. «Cuan­do in­cor­po­ras una téc­ni­ca novedosa que me­jo­ra la sa­lud de los ani­ma­les los due­ños siempre res­pon­den a la ofer­ta y se aca­ba im­plan­tan­do», con­clu­ye Luis Pon­te.

Un año de vi­da de pe­rros y ga­tos equi­va­le a ocho del hom­bre. De ahí la im­por­tan­cia de las re­vi­sio­nes anua­les»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.