El pró­xi­mo «wea­ra­ble» irá ba­jo tu piel

La tec­no­lo­gía per­mi­ti­rá con­tro­lar los pro­ble­mas de salud con un chip

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Portada - TEX­TO: MA­NUEL BLANCO

LA MEDICINA del fu­tu­ro es­tá crean­do nue­vos dis­po­si­ti­vos que se­rán im­plan­ta­dos en el cuer­po para mo­ni­to­ri­zar fun­cio­nes vi­ta­les, trans­mi­tir da­tos en tiem­po real e in­clu­so ad­mi­nis­trar tra­ta­mien­tos

El es­te­tos­co­pio tie­ne sus días con­ta­dos. El gadget que ha iden­ti­fi­ca­do a los mé­di­cos en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo desde que el fran­cés Re­né Laën­nec lo tra­jo al mun­do a prin­ci­pios del si­glo XIX tie­ne todas las pa­pe­le­tas para aca­bar con­ver­ti­do en ob­je­to de mu­seo más pron­to que tar­de. La medicina se en­cuen­tra hoy a las puer­tas de un sal­to tec­no­ló­gi­co se­gu­ra­men­te im­po­si­ble de des­cri­bir en es­te mo­men­to sal­vo en un có­mic de cien­cia fic­ción. Píl­do­ras que mi­den la gra­sa cor­po­ral o el gra­do de cum­pli­mien­to de un tra­ta­mien­to, tatuajes que mo­ni­to­ri­zan la res­pi­ra­ción, la fre­cuen­cia car­día­ca y la tem­pe­ra­tu­ra del cuer­po, chips que con­tro­lan la ten­sión, len­ti­llas que ana­li­zan los ni­ve­les de glu­co­sa en san­gre... Todos, y he aquí el he­cho di­fe­ren­cial, co­nec­ta­dos en red. Todos emi­tien­do vo­lú­me­nes ma­si­vos de da­tos en tiem­po real. La fá­bu­la del cí­borg que des­cri­bie­ron los doc­to­res Man­fred E. Cly­nes y Nathan S. Kli­ne ha­ce ca­si me­dio si­glo, y que ha ali­men­ta­do con pro­fu­sión la ima­gi­na­ción de los guio­nis­tas de Holly­wood, es ya una reali­dad en prue­ba en­tre los más avan­za­dos equi­pos de in­ves­ti­ga­ción mé­di­ca del planeta. La era de la eSa­lud ha lle­ga­do para in­va­dir­lo todo.

Lo cier­to es que la primera ge­ne­ra­ción de dis­po­si­ti­vos mé­di­cos co­nec­ta­dos lle­va un tiem­po en el mer­ca­do. Re­pre­sen­tan, sin em­bar­go, ape­nas una tí­mi­da se­ñal del po­ten­cial que los cien­tí­fi­cos su­gie­ren para es­te cam­po. Son los wea­ra­bles, la tec­no­lo­gía que se vis­te. Re­lo­jes in­te­li­gen­tes como el Ap­ple­watch o las pul­se­ras Fit­bit. Tam­bién el Quell, un dis­po­si­ti­vo que se co­lo­ca en la pan­to­rri­lla para re­du­cir el do­lor cró­ni­co en el cuer­po, o el Thync, un gadget que, gra­cias a unos elec­tro­dos, en­vía pe­que­ñas des­car­gas al ce­re­bro para ale­jar el es­trés o ac­ti­var el or­ga­nis­mo. Son solo unos cuan­tos ejem­plos de esta nue­va mo­da que ha ve­ni­do para que­dar­se.

Ocu­rre que la co­mu­ni­dad mé­di­ca no se ha mos­tra­do es­pe­cial­men­te en­tu­sias­ma­da con las po­si­bi­li­da­des de es­tos apa­ra­tos por­que du­dan de la fia­bi­li­dad de la in­for­ma­ción que pro­por­cio­nan. Un ar­tícu­lo re­cien­te pu­bli­ca­do en el MIT Tech­no­logy Re­view abun­da­ba en esta te­sis al po­ner en cues­tión la mé­tri­ca con la que re­co­gen los pa­rá­me­tros del usua­rio, así como las di­fi­cul­ta­des con las que se en­cuen­tra cual­quier fa­cul­ta­ti­vo que ten­ga in­te­rés por pro­ce­sar tal vo­lu­men de da­tos.

Antonio Ca­sal, mé­di­co pon­te­ve­drés es­pe­cia­lis­ta en el cam­po de las emer­gen-

cias, ex­pli­ca que los wea­ra­bles ac­tua­les sir­ven po­co más que para mo­ni­to­ri­zar há­bi­tos en­tre sus usua­rios, so­bre todo al prin­ci­pio. Para sa­ber en de­fi­ni­ti­va si ha­cen más ejer­ci­cio, si des­can­san bien... Na­da com­pa­ra­ble al po­ten­cial de los nue­vos di­se­ños tec­no­ló­gi­cos.

Y es que la si­guien­te ge­ne­ra­ción de wea­ra­bles, en la que es­tán tra­ba­jan­do los gran­des con­sor­cios mun­dia­les, es­tá lla­ma­da a des­te­rrar todos es­tos fan­tas­mas que du­dan de la uti­li­dad de es­tos dis­po­si­ti­vos. ¿La ra­zón? Pues sim­ple­men­te que la ma­yo­ría de ellos se­rán im­plan­ta­dos en el cuer­po del usua­rio, de mo­do que es­ta­rán di­rec­ta­men­te co­nec­ta­dos con el or­ga­nis­mo para tes­tar aque­llo para lo que ha­yan si­do crea­dos. O lo que es lo mis­mo, ha­rán reali­dad el sue­ño del hom­bre má­qui­na. Cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de San Die­go, por ejem­plo, han desa­rro­lla­do tatuajes tem­po­ra­les que per­mi­ti­rían mo­ni­to­ri­zar los ni­ve­les de azú­car de un dia­bé­ti­co de for­ma cons­tan­te e in­do­lo­ra, la mis­ma idea en la que es­tá tra­ba­jan­do Goo­gle. En su ca­so, idean­do unas len­ti­llas in­te­li­gen­tes ca­pa­ces de me­dir la glu­ce­mia y di­gi­ta­li­zar to­da esa in­for­ma­ción en tiem­po real. Los ob- je­ti­vos en­fo­ca­dos al com­ba­te de esta en­fer­me­dad —una de las pan­de­mias de nues­tro tiem­po, se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud— son am­bi­cio­sos. La Fun­da­ción para la In­ves­ti­ga­ción en Dia­be­tes Ju­ve­nil (JDRF en sus si­glas en in­glés) ha pues­to en mar­cha un pro­yec­to do­ta­do con ocho mi­llo­nes de dó­la­res para idear un pán­creas ar­ti­fi­cial, otra de las lí­neas de tra­ba­jo que de­fi­ni­ti­va­men­te po­dría mar­car la evo­lu­ción de la eHealth.

Por su par­te, otro gi­gan­te tec­no­ló­gi­co como Mi­cro­soft se ha su­ma­do a esta ca­rre­ra jun­to al MIT de Mas­sa­chu­setts fi­nan­cian­do un chip que per­mi­te do­si­fi­car hor­mo­nas con­tra­cep­ti­vas desde el in­te­rior del or­ga­nis­mo, un im­plan­te de lar­ga du­ra­ción que se po­dría neu­tra­li­zar de for­ma tem­po­ral si la usua­ria desea­se, en un mo­men­to da­do de su vi­da, te­ner hi­jos.

Im­plan­tes no in­va­si­vos

La ne­ce­si­dad de ate­nuar el ca­rác­ter in­va­si­vo de es­tos im­plan­tes es otro de los campos de tra­ba­jo de los in­ves­ti­ga­do­res. Re­cien­te­men­te, un equi­po de cien­tí­fi­cos ja­po­ne­ses de­mos­tró en la re­vis­ta

Na­tu­re Na­no­tech­no­logy la fun­cio­na­li­dad de un sen­sor de piel trans­pi­ra­ble para con­tro­lar la salud de una per­so­na du­ran­te largos es­pa­cios de tiem­po. Para desa­rro­llar­lo, uti­li­za­ron ma­llas na­no­mé­tri­cas que con­tie­nen un po­lí­me­ro so­lu­ble en agua, al­cohol po­li­vi­lí­ni­co y una ca­pa de oro, todos ma­te­ria­les que se con­si­de­ran se­gu­ros y bio­com­pa­ti­bles. El sen­sor fue im­plan­ta­do du­ran­te una se­ma­na en nue­ve pa­cien­tes, y nin­guno de ellos re­gis­tró pi­cor o mo­les­tia al­gu­na.

Para Antonio Ca­sal, esta tec­no­lo­gía se­rá muy efi­caz en el fu­tu­ro tan­to para los fa­cul­ta­ti­vos a la ho­ra de afron­tar una emer­gen­cia —dis­pon­drán de un cua­dro muy pre­ci­so del pa­cien­te en tiem­po real in­clu­so an­tes de te­ner­lo an­te ellos—, como para los pa­cien­tes. «Pien­sa en los dia­bé­ti­cos; con los par­ches o las len­ti­llas in­te­li­gen­tes no ten­drían que es­tar pin­chán­do­se va­rias ve­ces al día», ra­zo­na.

El mé­di­co pon­te­ve­drés ma­ti­za, no obs­tan­te, que es­tas nuevas crea­cio­nes no po­drán sus­ti­tuir en nin­gún ca­so el tra­ba­jo de los pro­fe­sio­na­les de la salud. «La medicina no es una cien­cia exac­ta. Es­tos dis­po­si­ti­vos te pue­den pro­por­cio­nar mu­chos pa­rá­me­tros, pe­ro en el diag­nós­ti­co in­flu­yen otras mu­chas va­ria­bles que no te va a sol­ven­tar esta tec­no­lo­gía». Más allá de es­tas cues­tio­nes, Ca­sal, en sin­to­nía con la opi­nión ma­yo­ri­ta­ria de sus co­le­gas, con­si­de­ra que el gran re­to que tie­nen es de­mos­trar la fia­bi­li­dad de los da­tos que ge­ne­ran.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.