Medicina de van­guar­dia para el cán­cer de prós­ta­ta

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Terapias - TEX­TO: AL­BA RO­DRÍ­GUEZ

LOS CEN­TROS de aten­ción uro­ló­gi­ca in­te­gral han in­cor­po­ra­do prue­bas como los mar­ca­do­res ge­né­ti­cos o la biop­sia de fu­sión y la ci­ru­gía ro­bó­ti­ca, que mi­ni­mi­za ries­gos y se­cue­las. La re­fe­ren­cia en Ga­li­cia es el Hos­pi­tal San Ra­fael, pio­ne­ro en de­tec­ción pre­coz y el úni­co ga­lle­go con la úl­ti­ma ver­sión del ro­bot da Vin­ci

El de prós­ta­ta es el cán­cer de ór­gano más fre­cuen­te en los hom­bres por en­ci­ma de los 40 años de edad, pe­ro la bue­na no­ti­cia es que, en un al­to por­cen­ta­je, su de­tec­ción pre­coz y un tra­ta­mien­to cer­te­ro pue­den lo­grar la cu­ra­ción com­ple­ta. La cues­tión es: ¿Có­mo po­de­mos sa­ber si los pa­sos que da­mos cuan­do sos­pe­cha­mos que pue­de ha­ber un cán­cer de prós­ta­ta o sim­ple­men­te cuan­do em­pe­za­mos a cum­plir años son los ade­cua­dos?

Lo pri­me­ro, como en todos los pro­ce­sos can­ce­ro­sos de al­ta in­ci­den­cia, es la ru­ti­na pre­ven­ti­va para con­se­guir una de­tec­ción pre­coz. El doctor Jo­sé Duar­te, es­pe­cia­lis­ta de la Uni­dad de Uro­lo­gía del Hos­pi­tal San Ra­fael de A Coruña, ex­pli­ca que siem­pre les di­ce a sus pa­cien­tes que el cán­cer de prós­ta­ta no tie­ne sín­to­mas. O, mejor di­cho, que son tan ines­pe­cí­fi­cos que po­drían co­rres­pon­der­se con otras mu­chas en­fer­me­da­des. Por tan­to, no es­pe­re­mos a en­con­trar­nos mal. A par­tir de los 45 años ( o de los 40 si se tie­nen an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res) es re­co­men­da­ble rea­li­zar pe­rió­di­ca­men­te una re­vi­sión, que con­sis­te en un sim­ple aná­li­sis y una ex­plo­ra­ción.

A par­tir de ahí, y de­pen­dien­do de los re­sul­ta­dos, es cuan­do resulta fun­da­men­tal ac­tuar con agi­li­dad y afron­tar un pro­ce­so de diag­nós­ti­co que hoy en día es mu­cho más efi­caz si se acu­de a una uni­dad es­pe­cia­li­za­da en la aten­ción in­te­gral en cán­cer de prós­ta­ta. Es­tos ser­vi­cios abar­can desde el diag­nós­ti­co pre­coz has­ta el tra­ta­mien­to per­so­na­li­za­do y la ci­ru­gía ro­bó­ti­ca, que no solo tie­ne una al­ta efi­ca­cia sino que tam­bién nos per­mi­te in­cor­po­rar­nos a nues­tra vi­da co­ti­dia­na en tiem­po ré­cord, al ser me­nos agre­si­va y con me­nos se­cue­las que la ci­ru­gía abier­ta.

En Ga­li­cia ofre­ce esta aten­ción el Hos­pi­tal San Ra­fael de A Coruña, un cen­tro de re­fe­ren­cia en aten­ción uro­ló­gi­ca 360 gra­dos, que cu­bre todo el pro­ce­so desde la re­vi­sión ru­ti­na­ria has­ta la cu­ra­ción, si te­ne­mos la ma­la suer­te de si­tuar­nos en el lado ad­ver­so de la es­ta­dís­ti­ca. La cla­ve que dis­tin­gue a Uro­lo­gía de San Ra­fael es fun­da­men­tal­men­te la in­cor­po­ra­ción de téc­ni­cas de van­guar­dia en la de­tec­ción, lo que evi­ta te­ner que re­pe­tir las te­mi­das y mo­les­tas biop­sias, y la ci­ru­gía mí­ni­ma­men­te in­va­si­va me­dian­te la ver­sión más mo­der­na del ro­bot da Vin­ci, es­tre­na­da en 2014.

Ver tra­ba­jar al ro­bot sue­le de­jar bo­quia­bier­tos a los mé­di­cos en las se­sio­nes clí­ni­cas. No es para me­nos. Una mano ar­ti­cu­la­da que pa­re­ce sa­ca­da de una pe­lí­cu­la de cien­cia fic­ción, de­trás de la cual de­be si­tuar­se la sa­bia mano de un ci­ru­jano cur­ti­do en la pro­fe­sión, rea­li­za ci­ru­gías con una so­la in­ci­sión, con gi­ros de 360 gra­dos, para ex­tir­par y re­cons­truir ór­ga­nos o retirar tu­mo­res con una pre­ci­sión iné­di­ta.

Ex­pli­ca el doctor Duar­te que el pa­cien­te que lle­ga al Hos­pi­tal San Ra­fael se en­cuen­tra en distintas fa­ses del pro­ce­so clí­ni­co: desde el que par­te de un che­queo ru­ti­na­rio o de una sos­pe­cha fun­da­da sin diag­nós­ti­co cerrado, has­ta el que, ya diag­nos­ti­ca­do, acu­de acu­de al Hos­pi­tal San Ra­fael a rea­li­zar­se un che­queo ru­ti­na­rio. Sus aná­li­sis de san­gre pre­sen­tan un ni­vel al­to de PSA, la pro­teí­na pro­du­ci­da por las cé­lu­las de la glán­du­la pros­tá­ti­ca, por lo que se de­ci­de rea­li­zar una se­gun­da prue­ba que in­di­ca­rá de for­ma más es­pe­cí­fi­ca la re­la­ción del PSA total que cir­cu­la li­bre. En es­te pun­to de­be­mos te­ner en cuen­ta que el lla­ma­do test del an­tí­geno pros­tá­ti­co es­pe­cí­fi­co es un mar­ca­dor que in­di­ca que al­go pa­sa en la prós­ta­ta, pe­ro que no ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne que ser cán­cer. El PSA tam­bién es al­to en en­fer­me­da­des como pros­ta­ti­tis, in­fla­ma­ción de la prós­ta­ta e hi­per­pla­sia be­nig­na o agran­da­mien­to de la prós­ta­ta.

An­te re­sul­ta­dos no con­clu­yen­tes, op­tar por una aten­ción de pri­mer ni­vel marca la diferencia. En el Hos­pi­tal San Ra­fael exis­te la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar mar­ca­do­res ge­né­ti­cos que de­ter­mi­nan a par­tir de un aná­li­sis de san­gre u ori­na la pre­dis­po­si­ción a pa­de­cer cán­cer de prós­ta­ta, y que sir­ven para de­ci­dir si es ne­ce­sa­rio rea­li­zar o no biop­sia.

Si la res­pues­ta es sí, el pro­to­co­lo en el Hos­pi­tal San Ra­fael in­di­ca pri­me­ro una re­so­nan­cia, con el fin de de­li­mi­tar las áreas sos­pe­cho­sas de le­sión. Es­to es im­por­tan­te para el ti­po de biop­sia que se rea­li­za en es­te cen­tro ya que, a diferencia de las con­ven­cio­na­les, va di­rec­ta a la le­sión y no «a cie­gas», por lo que su re­sul­ta­do es mu­cho más es­pe­cí­fi­co. La lla­ma­da biop­sia de fu­sión no solo ace­le­ra el diag­nós­ti­co sino que tam­bién evi­ta mo­les­tias al pa­cien­te, al re­du­cir drás­ti­ca­men­te el nú­me­ro de prue­bas in­va­si­vas.

Si los re­sul­ta­dos con­clu­yen que el pa­cien­te tie­ne cán­cer de prós­ta­ta, la in­ter­ven­ción en esta uni­dad de Uro­lo­gía se rea­li­za me­dian­te ci­ru­gía ro­bó­ti­ca. El ro­bot da Vin­ci ha su­pues­to un an­tes y un des­pués para la uro­lo­gía, y en con­cre­to para el cán­cer de prós­ta­ta, ya que no solo pue­de sig­ni­fi­car cu­ra­ción, sino tam­bién ca­li­dad de vi­da en as­pec­tos tan im­por­tan­tes como la fun­ción uri­na­ria o ge­ni­tal.

El Hos­pi­tal San Ra­fael es el úni­co de to­da Ga­li­cia que cuen­ta con el úl­ti­mo mo­de­lo del sis­te­ma de ci­ru­gía ro­bó­ti­ca Da Vin­ci XI, «tri­pu­la­do» por un equi­po de ci­ru­ja­nos con gran ex­pe­rien­cia y que pue­den pre­su­mir de es­tar en­tre los úni­cos de Es­pa­ña que acu­mu­lan más de 150 ope­ra­cio­nes de es­te ti­po.

Los doc­to­res Jo­sé Duar­te, Ma­nuel Rui­bal y Luis Álvarez Cas­te­lo ope­ran tan­to a hom­bres de me­dia­na edad como ca­sos pre­co­ces o va­ro­nes de edad avan­za­da. La ro­bó­ti­ca es bue­na para cual­quier per­fil. En los más jó­ve­nes por­que per­mi­te in­cor­po­rar­se al tra­ba­jo y a la vi­da co­ti­dia­na mu­cho an­tes que en la ci­ru­gía abier­ta y con me­nos se­cue­las, y en los mayores por­que al ser mu­cho me­nos agre­si­va im­pli­ca me­nos ries­gos.

No hay li­mi­ta­ción de edad y, si el pa­cien­te qui­sie­ra, en un día y me­dio tras la in­ter­ven­ción po­dría mar­char­se a su ca­sa. A los diez días se re­ti­ra la son­da y en tres se­ma­nas sue­le lle­gar el al­ta de­fi­ni­ti­va, un po­co más si el pa­cien­te ya ha­bía si­do ope­ra­do an­tes.

FO­TO: MAR­COS MÍGUEZ

EL EQUI­PO De iz­quier­da a de­re­cha, los doc­to­res Jo­sé Duar­te, Jo­sé Luis Álvarez Cas­te­lo y Ma­nuel Rui­bal, res­pon­sa­bles de la ci­ru­gía de prós­ta­ta en el Hos­pi­tal San Ra­fael.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.