Ani­ma­les de com­pa­ñía. Va­ri­llas de cohe­te. Por Juan Ma­nuel de Pra­da.

Va­ri­llas de cohe­te

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Juan Ma­nuel de Pra­da www.xl­se­ma­nal.com/pra­da www.juan­ma­nuel­de­pra­da.com

se anun­cia a bom­bo y pla­ti­llo la crea­ción de una piel sin­té­ti­ca, una es­pe­cie de mem­bra­na ad­he­si­va que ta­pa las arru­gas, man­chas y fla­ci­de­ces de la piel de­te­rio­ra­da por la edad; y que, se­gún sus in­ven­to­res, se pue­de lle­var pues­ta sin que na­die lo ad­vier­ta (ya se­rá me­nos). Aquí po­dría­mos res­ca­tar aque­lla jo­co­sa le­tri­lla de Que­ve­do, de­di­ca­da a una vie­ja que a to­da cos­ta que­ría pa­re­cer jo­ven: «No vis­tas el gu­sano de con­fi­te / pues eres ya va­ri­lla de cohe­te». Pe­ro, des­de que Que­ve­do es­cri­bie­ra aque­llos ver­sos vi­trió­li­cos, la cien­cia ha avan­za­do una bar­ba­ri­dad; y las va­ri­llas de cohe­te pue­den aho­ra pa­sar­se por el qui­ró­fano y de­jar allí su las­tre de hon­ro­sas arru­gas, pa­ra sa­lir re­cau­chu­ta­das y es­ti­ra­das, y des­de hoy em­pa­pe­la­das con esta piel sin­té­ti­ca, a mo­do de ti­ri­ta ta­ma­ño sá­ba­na, que re­pa­ra to­dos sus des­per­fec­tos. El mi­to de Faus­to ya nos ad­ver­tía de las ca­la­mi­da­des que se es­con­den de­trás de ese afán tan pe­no­sa­men­te hu­mano de rehuir las ase­chan­zas de la ve­jez, que a la pos­tre se re­su­men en la pér­di­da del al­ma. Y el hom­bre mo­derno, co­mo Faus­to, si­gue ven­dien­do su al­ma a un Me­fis­tó­fe­les ves­ti­do de Cien­cia, a cam­bio de la ju­ven­tud, aquel «di­vino te­so­ro» que can­ta­ba Ru­bén Da­río. Aquí al­guien di­rá en­se­gui­da: «¡Qué exa­ge­ra­ción! ¡Có­mo al­guien va a per­der el al­ma por ali­viar­se de arru­gas en el qui­ró­fano!». Y, des­de lue­go, no la per­de­rá al mo­do en que lo ha­cía Faus­to, fir­man­do un con­tra­to y cons­cien­te del true­que; pues la in­te­li­gen­cia (y el pe­li­gro) de es­te nue­vo Me­fis­tó­fe­les con­sis­te, pre­ci­sa­men­te, en ha­cer­nos creer que el al­ma no exis­te (co­mo tam­po­co el dia­blo, por su­pues­to), de tal mo­do que la pér­di­da se ha­ce más in­do­lo­ra, o se ro­dea de ex­tra­ños sín­to­mas que, a la pos­tre, se re­su­men en una desa­zón ani­qui­lan­te. Pues só­lo la desa­zón res­ta a quie­nes an­he­lan un es­qui­vo pa­raí­so en vi­da (iden­ti­fi­ca­do con una pe­ren­ne ju­ven­tud), re­nun­cian­do a un pa­raí­so ul­tra­te­rreno. En efec­to, en las so­cie­da­des re­li­gio­sas, los hom­bres acep­ta­ban que es­ta­ban he­chos de un ba­rro que con el tiem­po se iba res­que­bra­jan­do; aun­que, co­mo sa­bían que era un ba­rro ani­ma­do por un há­li­to di­vino, te­nían ga­ran­ti­za­da la eter­ni­dad. Y esta cer­te­za les per­mi­tía mi­rar con amor ha­cia el pa­sa­do, apren­dien­do de los muer­tos que los ha­bían pre­ce­di­do, pa­ra cre­cer a tra­vés de su ejem­plo y su le­ga­do en sa­bi­du­ría y vir­tud; y tam­bién mi­rar con es­pe­ran­za ha­cia el por­ve­nir, de­jan­do co­mo re­cuer­do de su pa­so por la tie­rra una des­cen­den­cia que man­tu­vie­ra vi­va su me­mo­ria. En cam­bio, en las so­cie­da­des ido­lá­tri­cas, los hom­bres ol­vi­dan que es­tán he­chos de un ba­rro que con el tiem­po se res­que­bra­ja (y mu­cho más de que ese ba­rro es­tá ani­ma­do por un há­li­to di­vino) y se afe­rran de­ses­pe­ra­da­men­te a una ju­ven­tud con­ser­va­da en for­mol. Y así, des­co­nec­tan del le­ga­do de los muer­tos, cre­yen­do que la Cien­cia que les ha pro­me­ti­do una ju­ven­tud fiam­bre les re­ga­la­rá tam­bién sa­bi­du­ría y vir­tud; y, por otro la­do, fi­jos en su pre­sen­te, ob­se­sio­na­dos por dis­fru­tar de su fal­sa ju­ven­tud, li­mi­tan la na­ta­li­dad, pues na­da re­cuer­da tan­to al hom­bre que tie­ne que mo­rir co­mo su des­cen­den­cia. Y así, en­cap­su­la­dos en su nar­ci­sis­mo, sin ayer y sin ma­ña­na, los hom­bres de las so­cie­da­des ido­lá­tri­cas se agos­tan y pe­re­cen, ro­dea­dos de es­te­ri­li­dad. Por lo de­más, to­da la búsqueda del eli­xir de la eter­na ju­ven­tud ca­rac­te­rís­ti­ca de las so­cie­da­des ido­lá­tri­cas se ha sal­da­do con un es­tre­pi­to­so fra­ca­so. Pues la du­ra reali­dad es que to­dos los re­cur­sos quí­mi­cos o qui­rúr­gi­cos que el nue­vo Me­fis­tó­fe­les ha pues­to a nues­tra dis­po­si­ción no han lo­gra­do de­vol­ver­nos la an­sia­da pri­ma­ve­ra per­pe­tua, sino tan só­lo pro­lon­gar un lán­gui­do oto­ño; no han con­se­gui­do re­con­quis­tar la fres­ca «al­ba de oro», sino tan só­lo alar­gar el cre­púscu­lo. El cohe­te ar­de só­lo una vez; y por mu­cho chis­po­rro­teo pos­ti­zo que le pon­ga­mos a la va­ri­lla, nun­ca lo­gra­re­mos re­cu­pe­rar su vue­lo ori­gi­na­rio. Y aun su­po­nien­do que lo­grá­ra­mos res­ti­tuir­le la pólvora (¡que es mu­cho su­po­ner!), su vue­lo ya no se­ría el mis­mo. Pues el vue­lo ori­gi­na­rio de la ju­ven­tud es­tá lleno de sor­pre­sas y de ma­ra­vi­llas inau­gu­ra­les, pro­pias de quie­nes ar­den por pri­me­ra y úni­ca vez;

El cohe­te ar­de só­lo una vez; y por mu­cho chis­po­rro­teo pos­ti­zo que le pon­ga­mos a la va­ri­lla, nun­ca lo­gra­re­mos re­cu­pe­rar su vue­lo ori­gi­na­rio

Qy el vue­lo re­pe­ti­do y cre­pus­cu­lar de quien ha ves­ti­do el gu­sano de con­fi­te es­tá lleno de re­sa­bios y amar­gu­ras clau­di­can­tes, pro­pios de quie­nes es­tán ya que­ma­dos. Agus­tín de Fo­xá ima­gi­na­ba, «en un per­pe­tuo atar­de­cer del mun­do, a unos vi­go­ro­sos an­cia­nos de tres­cien­tos años, dia­lo­gan­do con amar­ga son­ri­sa so­crá­ti­ca en un par­que sin ni­ños». Ese atar­de­cer, em­pa­pe­la­do en piel sin­té­ti­ca, ya es­tá en­tre no­so­tros. Y es que el cre­púscu­lo que Me­fis­tó­fe­les nos ven­de, dis­fra­za­do de al­ba dorada, ha cu­bier­to con la luz fú­ne­bre de un eclip­se mo­ral a un mun­do que se ha que­da­do sin al­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.