Pe­que­ñas in­fa­mias. El fac­tor Ha­nus­sen. Por Car­men Posadas

El fac­tor Ha­nus­sen

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Www.xl­se­ma­nal.com/car­men­po­sa­das

nue­vas elec­cio­nes, blo­queo ins­ti­tu­cio­nal, in­de­ci­sión po­lí­ti­ca, in­cer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca, mi­llo­nes de per­so­nas con­su­mien­do su vi­da en la co­la del pa­ro… No soy muy ami­ga de los pa­ra­le­lis­mos his­tó­ri­cos, la ma­yo­ría de las ve­ces sim­pli­fi­ca­cio­nes que dis­fra­zan in­tere­ses par­ti­dis­tas, pe­ro, mien­tras leo El men­ta­lis­ta de Hitler, la nue­va no­ve­la de mi her­mano Ger­va­sio, no pue­do evi­tar fi­jar­me en al­gu­nos pa­re­ci­dos ra­zo­na­bles en­tre la Ale­ma­nia de 1932 y la de­ri­va de los acon­te­ci­mien­tos en es­te 2016. Es evi­den­te que Es­pa­ña no su­fre las con­se­cuen­cias de una de­rro­ta mi­li­tar jus­ti­fi­ca­da por los reac­cio­na­rios co­mo una pu­ña­la­da en la es­pal­da, ni de una paz in­jus­ta que obli­ga a pa­gar in­dem­ni­za­cio­nes bi­llo­na­rias, que no ha pa­sa­do por una me­ga­in­fla­ción que obli­ga­ba a la gen­te a ir a com­prar el pan con una ca­rre­ti­lla de bi­lle­tes sin va­lor. Tam­po­co exis­te la fi­gu­ra me­siá­ni­ca de un ca­bo aus­tria­co his­té­ri­co que azu­za los peo­res ins­tin­tos de una po­bla­ción ne­ce­si­ta­da de es­pe­ran­za, ni los na­zis y los co­mu­nis­tas se ma­tan por las ca­lles. Sin em­bar­go, lo que es co­mún a am­bas si­tua­cio­nes es la po­ca vo­lun­tad de diá­lo­go de los po­lí­ti­cos, de bus­car los pun­tos co­mu­nes pa­ra in­ten­tar sa­car al país de la si­tua­ción en la que se en­cuen­tra. En ju­lio de 1932, Hitler, au­pa­do por las cla­ses me­dias em­po­bre­ci­das, pe­ro tam­bién por una par­te del pro­le­ta­ria­do, con­si­gue su me­jor re­sul­ta­do en unas elec­cio­nes con ple­nas ga­ran­tías de­mo­crá­ti­cas: el 37 por cien­to. Es de­cir, un 63 por cien­to se­guía en su con­tra. A pe­sar de con­tar so­lo con 230 de los 608 dipu­tados de la cá­ma­ra, Hitler se en­tre­vis­ta con el pre­si­den­te Hin­den­burg y pi­de el po­der ab­so­lu­to. El vie­jo ma­ris­cal, in­có­mo­do por­que un ca­bo le dé ór­de­nes, lo man­da a pa­seo tras una en­tre­vis­ta de 12 mi­nu­tos. Des­pués de eso, na­die pa­re­ce dis­pues­to a ha­blar con na­die: las de­re­chas se odian tan­to en­tre sí co­mo a los par­ti­dos de iz­quier­das; Mos­cú prohí­be que los co­mu­nis­tas se sien­ten si­quie­ra con los so­cia­lis­tas. El blo­queo lle­va a una re­pe­ti­ción de elec­cio­nes que tie­nen lu­gar en no­viem­bre de ese mis­mo año y en las que los na­zis su­fren un tre­men­do cas­ti­go: pier­den 2 mi­llo­nes de vo­tos y 34 dipu­tados. Den­tro del par­ti­do em­pie­za a dis­cu­tir­se la fi­gu­ra de Hitler, sur­gen vo­ces que pi­den su sus­ti­tu­ción por una ca­ra más ama­ble y dia­lo­gan­te. El Füh­rer in­clu­so ame­na­za con sui­ci­dar­se. Sin em­bar­go, los otros par­ti­dos no con­si­guen po­ner­se de acuer­do y en ese mo­men­to sur­ge el in­creí­ble pro­ta­go­nis­ta de la no­ve­la de mi her­mano. Erik Jan Ha­nus­sen era el men­ta­lis­ta del mo­men­to, una au­tén­ti­ca es­tre­lla en el en­lo­que­ci­do Ber­lín de los años trein­ta; no so­lo lle­na­ba no­che tras no­che los tea­tros, sino que era el pro­pie­ta­rio de dos pe­rió­di­cos de gran ti­ra­da. En uno de ellos va­ti­ci­na que, a pe­sar de la si­tua­ción en la que se en­cuen­tra, Hitler lle­ga­rá al po­der en po­cos me­ses. To­dos ríen an­te el tru­co pu­bli­ci­ta­rio del men­ta­lis­ta. To­dos me­nos el pro­ta­go­nis­ta de la pro­fe­cía. Hitler se reúne con Ha­nus­sen quien, en ese mo­men­to de­ter­mi­nan­te en el que mu­chos em­pie­zan a creer que el ca­bo aus­tria­co es­tá amor­ti­za­do, que so­lo se­rá un fe­nó­meno fu­gaz, le ayu­da a re­cu­pe­rar la con­fian­za en sí mis­mo. De una for­ma ca­si mi­la­gro­sa, Hitler con­si­gue lo que se pro­po­ne en me­nos de un mes: el ex­can­ci­ller Von Pa­pen, ra­bio­so por ha­ber per­di­do el pues­to, in­tri­ga a dies­tro y si­nies­tro y lo­gra per­sua­dir al pre­si­den­te Hin­den­burg pa­ra que le ofrez­ca el po­der al lí­der na­zi, pro­me­tién­do­le que con­se­gui­rá con­tro­lar­lo. Des­gra­cia­da­men­te, ol­vi­dó que una vez que se sa­ca al dia­blo de la ca­ja re­sul­ta im­po­si­ble vol­ver a me­ter­lo den­tro. Co­mo de­cía an­tes, no creo que en Es­pa­ña exis­ta nin­gún po­ten­cial Hitler, ni el ries­go de una dic­ta­du­ra po­pu­lis­ta; las lec­cio­nes que nos da la his­to­ria no sue­len ser tan li­te­ra­les. Sin em­bar­go,

Ha­nus­sen le ayu­da a re­cu­pe­rar la con­fian­za en sí mis­mo. De una for­ma ca­si mi­la­gro­sa, Hitler con­si­gue lo que se pro­po­ne en me­nos de un mes

Qcreo que es­te epi­so­dio nos re­cuer­da que las si­tua­cio­nes con­vul­sas pro­vo­can la apa­ri­ción de per­so­na­jes ex­tra­ños y ex­tre­mos y que si los po­lí­ti­cos no ha­cen su tra­ba­jo, otros in­ten­ta­rán ha­cer­lo por me­dios más os­cu­ros e in­con­fe­sa­bles. A los mu­ñi­do­res sal­va­pa­trias so­lo hay que dar­les una ex­cu­sa pa­ra que se pon­gan en mar­cha. An­te la po­si­bi­li­dad de que sur­ja ese fac­tor Ha­nus­sen, la úni­ca so­lu­ción es, más allá del pró­xi­mo re­sul­ta­do elec­to­ral, dia­lo­gar, pac­tar, unir y no se­pa­rar ni pa­ra­pe­tar­se en dog­mas ni en pre­jui­cios ideo­ló­gi­cos. Cla­ro que, vis­to lo vis­to, es­to sí que se­ría ca­si ma­gia po­ta­gia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.