Are­nas mo­ve­di­zas

Cui­da­do con las re­vo­lu­cio­nes cul­tu­ra­les

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - Por Car­los He­rre­ra www.xl­se­ma­nal.com/he­rre­ra car­los@car­los­he­rre­ra.net/www.car­los­he­rre­ra.com

ha­ce po­cos días, a me­dia­dos de ma­yo, se han cum­pli­do cin­cuen­ta años de la fa­tí­di­ca fe­cha en la que –a tra­vés de una suer­te de edic­to– el má­xi­mo lí­der chino de en­ton­ces, Mao Tse-tung, pro­cla­mó la más desas­tro­sa ini­cia­ti­va que hu­bie­ron de su­frir sus na­cio­na­les: la Re­vo­lu­ción Cul­tu­ral. En su día fas­ci­na­ción de los muy ab­sur­dos in­te­lec­tua­les de iz­quier­da de Oc­ci­den­te, la Re­vo­lu­ción Cul­tu­ral no fue más que una 'pur­ga' en el más es­tric­to sen­ti­do de la pa­la­bra. La in­men­sa Chi­na del año 66 pa­de­cía las con­se­cuen­cias de la or­to­do­xia co­mu­nis­ta de ma­yor ri­gor: po­cos años atrás Mao ha­bía im­pul­sa­do 'El Gran Sal­to Ade­lan­te', que, co­mo la ma­yo­ría de ini­cia­ti­vas en­co­miás­ti­cas y co­lec­ti­vas del co­mu­nis­mo, fue un desas­tre. Tan desas­tre que la ham­bru­na y la mi­se­ria al­can­za­ban no po­cos en­cla­ves del país que go­ber­na­ba Mao des­de que en el año 49 crea­ra su ré­gi­men tras no po­cas gue­rras de gue­rri­llas y lar­gas mar­chas. La con­tes­ta­ción –tí­mi­da siem­pre– des­de di­ver­sos es­ta­men­tos del po­der y no po­cos círcu­los in­te­lec­tua­les y fun­cio­na­ria­les cre­cía día a día, cues­tio­nan­do muy mu­cho los mé­to­dos con los que el Má­xi­mo Lí­der y sus ca­ma­ri­llas más pró­xi­mas crea­ban es­truc­tu­ras pro­duc­ti­vas. Na­da pro­duc­ti­vas, quie­ro de­cir. Mao asu­mió en­ton­ces la ini­cia­ti­va: lla­mó a pro­fun­di­zar la Re­vo­lu­ción y con­fió a los Guar­dias Ro­jos «aca­bar con to­do lo vie­jo», es­ti­mu­lan­do su ce­rri­lis­mo y sed de vio­len­cia, Libro Ro­jo en ris­tre. De esa ma­ne­ra, ex­cu­san­do su de­seo de pur­ga en la pro­fun­di­za­ción de la vía chi­na del mar­xis­mo-le­ni­nis­mo, los mi­llo­nes de jó­ve­nes ca­si au­tó­ma­tas, vio­len­tos y fa­ná­ti­cos cu­brie­ron el país ex­ten­dien­do el te­rror y el ajus­te de su­pues­tas cuen­tas co­mo se ex­tien­de la mer­me­la­da en una tos­ta­da. Pro­fe­so­res, in­te­lec­tua­les, fun­cio­na­rios di­ver­sos y sim­ples pa­sean­tes fue­ron pa­sa­dos por las ar­mas, de­por­ta­dos, des­po­seí­dos de cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad o sim­ple­men­te re­edu­ca­dos al es­ti­lo con el que sue­le re­edu­car el co­mu­nis­mo. En nú­me­ro de mi­llo­nes. No de mi­les; de mi­llo­nes. Los bo­ba­li­co­nes y es­tú­pi­dos in­te­lec­tua­les oc­ci­den­ta­les, en el ca­len­ta­mien­to del Ma­yo del 68 –ese en el que es­tu­vo to­do el mun­do–, no ha­cían sino ele­var cur­sis pro­cla­mas poé­ti­cas an­te lo que su­po­nían el bro­te de las cien mil flo­res y otras gai­tas. La reali­dad fue otra, co­mo lo fue más tar­de la san­gui­na­ria re­vo­lu­ción de Pol Pot en Cam­bo­ya, otro golpe de emo­ción para los mis­mos cre­ti­nos. Aun­que per­dió par­te de su in­ten­si­dad a par­tir de 1971, en pu­ri­dad la Re­vo­lu­ción Cul­tu­ral no aca­bó has­ta 1976, a la par que la fi­gu­ra de Mao. De­jó un país de­vas­ta­do. Uno de los de­te­ni­dos en ese pe­rio­do, Deng Xiao­ping –que fue pur­ga­do de vi­ce­mi­nis­tro a me­cá­ni­co tor­ne­ro en una pro­vin­cia le­ja­na–, co­men­zó la re­con­ver­sión del gi­gan­te dor­mi­do en lo que es hoy, his­to­ria que co­rres­pon­de a otro ca­pí­tu­lo. En­tre­tan­to, la cuar­ta mu­jer de Mao, Chiang Ching, una de las im­pul­so­ras más sal­va­jes de tan­to crimen, fue de­te­ni­da con los tres com­pin­ches con los que for­ma­ba La Ban­da de los Cua­tro, y Lin Piao, el je­fe del Ejér­ci­to en el que se apo­ya­ba Mao, fue muer­to en sos­pe­cho­so ac­ci­den­te de avión cuan­do huía des­pués de ha­ber que­ri­do mo­ver­le la si­lla al Gran Ti­mo­nel. De for­ma po­co sorprendente, las au­to­ri­da­des chi­nas no han que­ri­do sa­ber na­da de es­te aniver­sa­rio. Ni pa­la­bra. La fo­to de Mao si­gue en Tia­nan­men y su fi­gu­ra si­gue sien­do icó­ni­ca, pe­ro no es más que una es­tra­te­gia de ar­ga­ma­sa para jus­ti­fi­car con­trol ri­gu­ro­so en lo po­lí­ti­co y li­ber­tad de ac­ción en lo eco­nó­mi­co. No hay re­vi­sión his­tó­ri­ca por­que ha­bría que, en pri­mer lu­gar, re­ti­rar la fo­to del Ti­mo­nel y con ello abrir una pe­li­gro­sa grie­ta en el he­te­ro­do­xo co­mu­nis­mo chino. Lo cu­rio­so es que en el Oc­ci­den­te de ho­ga­ño, don­de el nú­me­ro de in­te­lec­tua­les ne­cios no ha des­cen­di­do ne­ce­sa­ria­men­te, nin­guno de los que hu­bie­ra imi­ta­do las cur­sis emo­cio­nes de Si­mo­ne de Beau­voir o del pel­ma de su ma­ri­do se ha des­mar­ca­do cla­ra­men­te

Aun­que per­dió par­te de su in­ten­si­dad en 1971, la Re­vo­lu­ción Cul­tu­ral no aca­bó has­ta 1976, a la par que la fi­gu­ra de Mao. De­jó un país de­vas­ta­do

Qde uno de los desas­tres más si­nies­tros de la his­to­ria con­tem­po­rá­nea. Más de uno, en­mar­ca­do en las co­rrien­tes de 'in­dig­na­ción' por el pa­de­cer de 'la gen­te', ha que­ri­do in­ter­pre­tar­lo de for­ma 'con­tex­tua­li­za­da', que es una for­ma di­si­mu­la­da de des­mar­car­se pe­ro com­pren­der­lo. Son los que es­ta­rían dis­pues­tos a re­pe­tir­lo con los mé­to­dos del si­glo XXI, que son otros a los de ha­ce cin­cuen­ta años, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te me­jo­res. Oji­to con los ami­gos de las re­vo­lu­cio­nes cul­tu­ra­les, que an­dan suel­tos por ahí. Cuan­do oi­gan una ex­pre­sión de ese ti­po, pón­gan­se a sal­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.