ADAP­TA SU DIS­CUR­SO A CA­DA MO­MEN­TO. SU OB­JE­TI­VO: UNA RE­FOR­MA CONS­TI­TU­CIO­NAL QUE LE DÉ PLE­NOS PO­DE­RES

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine -

fa­vo­re­cien­do el de­sa­rro­llo de una nue­va éli­te su­ní y va­ci­lan­do con la ad­he­sión a la UE, la es­pi­na que guar­da cla­va­da Tur­quía. Se­ría, sin em­bar­go, la cau­sa kur­da la que más be­ne­fi­cio le re­por­ta­ría, ini­cian­do ne­go­cia­cio­nes con los se­pa­ra­tis­tas del PKK co­mo los fra­ca­sa­dos Pro­ce­sos de Os­lo. Es­te em­pe­ño le cos­tó ri­fi­rra­fes pú­bli­cos con la opo­si­ción, ya que, se­gún la Cons­ti­tu­ción, el Es­ta­do no po­día ne­go­ciar con gru­pos te­rro­ris­tas. Er­do­gan lo hi­zo a tra­vés de la in­te­li­gen­cia y mo­di­fi­có la Car­ta Mag­na, cam­bian­do ese ar­tícu­lo y am­plian­do los de­re­chos po­lí­ti­cos de los kur­dos. Tam­bién re­du­jo de diez a cin­co años el tiem­po que un sos­pe­cho­so pue­de pa­sar preso an­tes del jui­cio; me­di­das to­das ellas en­ca­mi­na­das ha­cia la paz con el PKK para con­se­guir así el vo­to de los kur­dos. Eran los años do­ra­dos de la de­mo­cra­cia is­la­mis­ta y, has­ta el año pa­sa­do, es­ta pa­ci­fi­ca­ción del con­flic­to con los kur­dos, su gran éxi­to.

LA HA­BI­LI­DAD DEL TI­TI­RI­TE­RO

A me­di­da que se ha con­so­li­da­do en el po­der, Er­do­gan ha ido adap­tan­do su dis­cur­so a ca­da mo­men­to y lu­gar y, con pe­ri­cia de ti­ti­ri­te­ro, ha mo­vi­do los hi­los ha­cia una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal que le per­mi­ta tran­si­tar ha­cia un sis­te­ma pre­si­den­cia­lis­ta que le otor­gue ple­nos po­de­res. Su de­fi­ni­ti­vo vi­ra­je au­to­ri­ta­rio lle­gó en su úl­ti­ma eta­pa co­mo pri­mer mi­nis­tro, cuan­do anun­ció, en 2013, que aban­do­na­ba su car­go para pre­sen­tar­se a las pri­me­ras elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en la his­to­ria del país, fru­to de una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal pro­mo­vi­da por él mis­mo en 2007. An­tes, eso sí, tu­vo que aco­me­ter una de sus gran­des ju­ga­das maes­tras: des­man­te­lar el ejér­ci­to, his­tó­ri­co ba­luar­te del lai­cis­mo des­de Ata­türk. Un pro­ce­so que cul­mi­na­ría ese año gra­cias al ca­so Er­ge­ne­kon, un ma­cro­jui­cio que lle­vó a 300 per­so­nas al ban­qui­llo, acu­sa­das de pro­mo­ver una cons­pi­ra­ción para de­rri­bar al Go­bierno. El pro­ce­so fue di­ri­gi­do por jue­ces re­la­cio­na­dos con Fethullah Gülen, alia­do en­ton­ces de Er­do­gan y con­ver­ti­do hoy en el prin­ci­pal enemi­go del pre­si­den­te. Gülen es una fi­gu­ra cla­ve para en­ten­der los en­tre­si­jos de la Tur­quía de los úl­ti­mos años. Es la ca­be­za vi­si­ble de uno de los mo­vi­mien­tos re­li­gio­sos más in­flu­yen­tes del

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.