Pa­ten­te de cor­so

Ar­ti­cu­lis­tas pa­rá­si­tos

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

en es­te mun­do trai­dor don­de na­da es ver­dad ni es mentira, don­de to­do es se­gún el co­lor del cris­tal con que se mi­ra –co­mo di­jo no re­cuer­do quién–, las re­des so­cia­les e In­ter­net es­tán dan­do co­ber­tu­ra, en los úl­ti­mos tiem­pos, a una fi­gu­ra de ar­ti­cu­lis­ta mar­ca­da­men­te si­nies­tra. Y hoy me ape­te­ce con­tar­les por qué opino eso. El pe­rio­dis­mo es­pa­ñol tie­ne una res­pe­ta­ble tra­di­ción de ar­ti­cu­lis­tas: La­rra, Gó­mez de la Ser­na, Gon­zá­lez Ruano, Gar­cía Se­rrano, Um­bral, es­cri­bie­ron tex­tos le­gen­da­rios. El pe­rio­dis­mo de opi­nión es­pa­ñol, nó­mi­na ilustre, con­ser­va to­da­vía hoy, en­tre otros nom­bres de pres­ti­gio, los del maes­tro Ma­nuel Al­cán­ta­ra, Raúl del Po­zo, Ar­ca­di Es­pa­da, Ro­sa Mon­te­ro, Ja­vier Ma­rías o Ig­na­cio Ca­ma­cho –en mi opi­nión, el más ri­gu­ro­so y sol­ven­te co­lum­nis­ta po­lí­ti­co ac­tual–. Y en la úl­ti­ma dé­ca­da, esa re­la­ción se ve re­for­za­da y pro­lon­ga­da con la nue­va ge­ne­ra­ción que en­ca­be­zan An­to­nio Lu­cas, Ma­nuel Jabois, David Gis­tau y otros bri­llan­tes pe­rio­dis­tas to­da­vía jó­ve­nes, a los que el tiem­po y el ofi­cio aca­ba­rán con­vir­tien­do, co­mo a sus pre­de­ce­so­res, en maes­tros y en clá­si­cos. Hay, sin em­bar­go, y se ex­tien­de de for­ma cas­po­sa e irri­tan­te, otro ti­po de ar­ti­cu­lis­ta pa­rá­si­to, tram­po­so, opor­tu­nis­ta, a me­nu­do jo­ven tam­bién, ca­rac­te­ri­za­do por la fal­ta de ta­len­to pro­pio, la au­sen­cia de ideas, inteligencia y es­ti­lo; ado­ba­do to­do, ade­más, con una es­pe­cie de com­ple­jo de Sa­lie­ri: la bi­lio­sa en­vi­dia del me­dio­cre, cons­cien­te de que nun­ca lle­ga­rá a su­pe­rar sus po­bres lí­mi­tes. Es­ta va­rie­dad cu­tre del ar­ti­cu­lis­mo his­pano, que se da en am­bos se­xos, en­cuen­tra te­rreno abo­na­do en me­dios di­gi­ta­les frí­vo­los en los que tan pró­di­go es In­ter­net. El me­ca­nis­mo de ac­ción es muy sen­ci­llo. Muy fá­cil. El co­lum­nis­ta pa­rá­si­to ca­re­ce de ideas pro­pias, pe­ro lee a los que sí las tie­nen y ex­pre­san con ta­len­to. Y lo que ha­ce es, sim­ple­men­te, es­cri­bir so­bre lo que otros ya han es­cri­to. Si Ja­vier Ma­rías ha­bla de es­to, si An­to­nio Lu­cas ha­bla de aque­llo, el cas­po­so opor­tu­nis­ta em­bos­ca­do de­di­ca­rá un ar­tícu­lo a co­men­tar lo que él opi­na de lo que han opi­na­do ellos. Sin ape­nas es­fuer­zo, sin des­pei­nar­se. Emi­tien­do ve­re­dic­to cen­sor des­de la al­tu­ra de su pe­que­ñez in­te­lec­tual y mo­ral. Sa­bien­do que así no arries­ga na­da y ga­na siem­pre. Por­que ahí in­ter­vie­ne un fac­tor ca­rac­te­rís­ti­co del ne­go­cio. Por su pro­pia na­tu­ra­le­za, ra­ro es que el ar­ti­cu­lis­ta pa­rá­si­to ten­ga la for­ma­ción, la cul­tu­ra y el ta­len­to del pa­ra­si­ta­do. De lo con­tra­rio, no se ve­ría for­za­do a pa­ra­si­tar a na­die. Se­ría ori­gi­nal. Lo que ha­ce esa san­gui­jue­la de la te­cla es aplicar sus pro­pias li­mi­ta­cio­nes, sus ca­ren­cias de com­pren­sión lec­to­ra, sus com­ple­jos, en­vi­dias y me­dio­cri­da­des, y a ve­ces tam­bién su sec­ta­ris­mo anal­fa­be­to, al tex­to ajeno. Con lo que el re­sul­ta­do no só­lo es tan me­dio­cre co­mo el au­tor, sino que con­sis­te en una bur­da ma­ni­pu­la­ción del tex­to ori­gi­nal. Eso da al pa­rá­si­to, cla­ro, al­gu­nos be­ne­fi­cios no­ta­bles: re­lle­na su co­lum­na, co­men­ta asun­tos in­tere­san­tes que él nun­ca ha­bría po­di­do plan­tear por su cuen­ta, y se co­dea con fir­mas de pos­tín co­mo de tú a tú, ba­bean­do de go­zo. Ade­más, fac­tor de­ci­si­vo, se be­ne­fi­cia de que, en las re­des so­cia­les, un nom­bre de pres­ti­gio pues­to en ti­tu­la­res, en bus­ca­do­res de In­ter­net, es tui­tea­do y al­can­za una di­fu­sión am­plia; con lo que, gra­cias al nom­bre y tex­to aje­nos, el pa­rá­si­to con­si­gue lo que ja­más ha­bría al­can­za­do por su pro­pio nom­bre y mé­ri­to. To­do eso, cla­ro, fo­men­ta­do por la ca­be­ce­ra del me­dio di­gi­tal don­de es­cri­be; en­can­ta­dos sus pro­pie­ta­rios de que ese po­bre hom­bre o po­bre mu­jer –sea­mos pa­ri­ta­rios tam­bién en la in­fa­mia– les dé vi­si­bi­li­dad a tan ba­jo cos­te. Hay tru­cos su­cios, ade­más, que re­fuer­zan la efi­ca­cia del co­lum­nis­ta pa­rá­si­to. Que ha­cen más ren­ta­ble su ne­go­cio. Por ma­la fe, o por­que su in­te­lec­to no da pa­ra más, el su­je­to en cues­tión sue­le des­con­tex­tua­li­zar fra­ses del tex­to pa­ra­si­ta­do; e in­clu­so ti­tu­la, no con lo que el tex­to ori­gi­nal dice, sino con su in­ter­pre­ta­ción ses­ga­da o ma­lin­ten­cio­na­da. Y eso, en un lu­gar tan atroz­men­te fal­to de com­pren­sión lec­to­ra co­mo Es­pa­ña, don­de no sue­le opi­nar­se so­bre un tex­to ori­gi­nal, sino

Por su pro­pia na­tu­ra­le­za, ra­ro es que el ar­ti­cu­lis­ta pa­rá­si­to ten­ga la for­ma­ción, la cul­tu­ra y el ta­len­to del pa­ra­si­ta­do

so­bre lo que al­guien dice que otro ha di­cho, los efec­tos ad­quie­ren di­men­sio­nes dis­pa­ra­ta­das. Si Var­gas Llo­sa –por po­ner un ejem­plo ima­gi­na­rio de au­tor muy res­pe­ta­ble– es­cri­bie­ra un ar­tícu­lo di­cien­do que, ade­más de las jó­ve­nes can­tan­tes, a las que le en­can­ta es­cu­char, le gus­tan aque­llas de ves­ti­do lar­go y voz ron­ca y sen­sual que can­ta­ban en los 40, no fal­ta­rían pa­rá­si­tos que ti­tu­la­rían su co­lum­na: «El No­bel no en­cuen­tra sen­sua­les a las can­tan­tes de aho­ra». Lo que, tra­du­ci­do a Twit­ter, aca­ba­ría sien­do: «In­to­le­ra­ble ma­chis­mo mu­si­cal de Var­gas Llo­sa».q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.