Are­nas mo­ve­di­zas

Mes y pico con Trump

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

en lo más pro­fun­do del in­te­rior de la mayoría de los eu­ro­peos vi­ve una cu­rio­sa con­tra­dic­ción que mar­ca de ma­ne­ra ex­tra­or­di­na­ria su in­ter­pre­ta­ción de los Es­ta­dos Uni­dos: mu­chos se de­cla­ran apa­ren­te­men­te an­ti­ame­ri­ca­nos en sus dis­cur­sos tras­no­cha­dos, pe­ro si­guen de ma­ne­ra con­mo­ve­do­ra to­das las ten­den­cias lle­ga­das de ese país: co­men ham­bur­gue­sa, ce­le­bran Ha­llo­ween y no se pier­den un par­ti­do de la NBA o una Su­per Bowl por in­tem­pes­ti­vo que sea el ho­ra­rio. Son los eu­ro­peos que hu­bie­ran que­ri­do que Mc­go­vern ven­cie­ra a Ni­xon, Du­ka­kis a Bush Sr. o Kerry a Bush Jr. Son los eu­ro­peos que creen que Es­ta­dos Uni­dos es­tá fiel­men­te re­pre­sen­ta­do por los ac­to­res de Ca­li­for­nia o los in­te­lec­tua­les de Nue­va York, por los pro­fe­so­res de Ber­ke­ley o los funcionarios de Was­hing­ton. Son los mis­mos que ja­más han via­ja­do a Kan­sas, a Mon­ta­na, a Ohio o a Da­ko­ta del Sur. Son los que sue­ñan re­co­rrer la Ru­ta 66, pe­ro se de­cla­ran ob­je­to­res de la po­lí­ti­ca ex­te­rior nor­te­ame­ri­ca­na o cen­su­ran con su­fi­cien­cia su mo­do fes­ti­vo de ex­pre­sar­se. Son los que se sien­ten es­cép­ti­ca­men­te eu­ro­peos, pe­ro son in­ca­pa­ces de re­co­no­cer que gra­cias a mi­lla­res de jó­ve­nes nor­te­ame­ri­ca­nos sus te­rri­to­rios no han es­ta­do so­me­ti­dos a dic­ta­du­ras pa­vo­ro­sas co­mo la na­zi o la co­mu­nis­ta. Son los que ele­van la voz cuan­do Es­ta­dos Uni­dos in­ter­vie­ne co­mo gen­dar­me en con­flic­tos bé­li­cos mun­dia­les, pe­ro le re­pro­chan que no lo ha­ga en es­ce­na­rios que le son pró­xi­mos co­mo el de los Bal­ca­nes. Son los que no agra­de­cen de ro­di­llas, co­mo de­bie­ran, to­da la san­gre nor­te­ame­ri­ca­na de­rra­ma­da en dos gue­rras mun­dia­les vi­vi­das en es­ce­na­rio eu­ro­peo. Esa opi­nión pu­bli­ca­da en Eu­ro­pa es la que se ras­ga las ves­ti­du­ras con la elección de Do­nald Trump. En la Eu­ro­pa de las con­vul­sio­nes inex­pli­ca­bles del si­glo XX, vuelven a la pri­me­ra lí­nea de sa­li­da for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas que, cuan­do me­nos, abo­chor­na­rían a cual­quie­ra de los vo­tan­tes po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­tos en Es­ta­dos Uni­dos. En Eu­ro­pa es­tá a pun­to de ga­nar la ul­tra­de­re­cha en Francia, Holanda o en los paí­ses del Es­te. Ha ga­na­do la ul­tra­iz­quier­da populista en Gre­cia, pro­gre­sa en Es­pa­ña la de Po­de­mos, rom­pe la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal en Ita­lia y sa­ca al Reino Uni­do de la Unión Eu­ro­pea. Esa mis­ma Eu­ro­pa es in­ca­paz de en­ten­der que los nor­te­ame­ri­ca­nos ha­yan que­ri­do aca­bar con el es­ta­blish­ment de Was­hing­ton y que, en pro­por­ción exac­ta a la ca­rac­te­rís­ti­ca elec­to­ral nor­te­ame­ri­ca­na, ha­yan ele­gi­do a un ti­po que les ha pro­me­ti­do a to­dos aque­llos que no for­man par­te del es­te­reo­ti­po USA ma­ne­ja­do en Eu­ro­pa ha­cer de su país lo que su país era ha­ce unos años, un lu­gar don­de la cla­se me­dia vi­vía acor­de a sus va­lo­res tra­di­cio­na­les y ga­na­ba más di­ne­ro del que ga­na aho­ra mis­mo. Se equi­vo­can los que creen que to­das las ex­cen­tri­ci­da­des de Trump le es­tán cos­tan­do un pre­cio en po­pu­la­ri­dad o apo­yo. Los que han ele­gi­do a Trump, en su in­men­sa mayoría, es­tán en­can­ta­dos con las co­sas que ha­ce el nuevo pre­si­den­te, y sus reac­cio­nes no son en­ten­di­das ni por aso­mo por los ex­qui­si­tos eu­ro­peos que se ma­ni­fies­tan en las ca­lles co­mo si hu­bie­ran vo­ta­do en Den­ver o en Mia­mi. Los vo­tan­tes de Do­nald Trump quie­ren re­cu­pe­rar lo que fue­ron ha­ce ya mu­chos años: su suel­do, su su­pre­ma­cía so­cial y ra­cial, su or­gu­llo in­ter­na­cio­nal y su ca­pa­ci­dad de con­di­cio­nar elec­cio­nes, y per­te­ne­cen a una Amé­ri­ca que se es­ca­pa a las an­te­nas eu­ro­peas de cor­to al­can­ce. To­das las in­ma­du­ras de­ci­sio­nes que ha to­ma­do el nuevo pre­si­den­te, tan asom­bro­sas co­mo arries­ga­das, tan cri­ti­ca­bles co­mo extravagantes, han mos­tra­do la di­vi­sión exis­ten­te en los nor­te­ame­ri­ca­nos, pe­ro no han cau­sa­do de­cep­ción en sus vo­tan­tes. Pa­re­ce co­mo si los eu­ro­peos hu­bie­sen to­ma­do co­mo su­yas las reivin­di­ca­cio­nes de to­dos los ma­ni­fes­tan­tes an­ti-trump, pe­ro sin ha­cer nin­gún exa­men de con­cien­cia acer­ca de las do­len­cias de las po­lí­ti­cas con­ti­nen­ta­les en ám­bi­tos tan de­li­ca­dos co­mo los que ocu­pan las pri­me­ras ac­cio­nes de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción re­pu­bli­ca­na. Eu­ro­pa, con­vie­ne re­cor­dar­lo, tam­bién tie­ne mu­ros con Áfri­ca (las va­llas de Ceu­ta y Me­li­lla), po­lí­ti­cas pro­tec­cio­nis­tas y de­ci­sio­nes po­pu­lis­tas inex­pli­ca­bles. Ha­brá que ver has­ta dón­de pue­den lle­gar las osa­días de Trump y has­ta dón­de la ca­pa­ci­dad li­mi­ta­da de análisis de los eu­ro­peos cuan­do mi­ran más allá del

To­das las in­ma­du­ras de­ci­sio­nes que ha to­ma­do el nuevo pre­si­den­te, tan asom­bro­sas co­mo arries­ga­das, no han de­cep­cio­na­do a sus vo­tan­tes

QAtlán­ti­co, pe­ro da la im­pre­sión de que es pre­ci­so en­friar un tan­to el es­ce­na­rio an­tes de ana­li­zar la reali­dad me­dian­te la fie­bre de la ideo­lo­gía y la cos­tum­bre. Des­pués de Trump, los Es­ta­dos Uni­dos se­gui­rán sien­do gran­des y ad­mi­ra­bles, por más que quie­ran mar­char­se los que di­je­ron que se mar­cha­rían y aún no lo han he­cho, y Eu­ro­pa se­gui­rá cons­tru­yén­do­se en me­dio de tor­men­tas de in­cier­to pro­nós­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.