El an­ti­guo reino de los ani­ma­les gi­gan­tes

Du­ran­te mi­llo­nes de años, y has­ta ha­ce so­lo 8000, la na­tu­ra­le­za pro­du­jo se­res gi­gan­tes­cos en to­dos los con­ti­nen­tes, co­mo si qui­sie­ra in­sis­tir en que el gran ta­ma­ño po­dría ofre­cer al­gu­na ven­ta­ja. Sin em­bar­go, so­bre­vi­vir no era cues­tión de ta­lla. Le pre­sent

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - TEX­TO: FER­NAN­DO GON­ZÁ­LEZ SIT­GES | ILUS­TRA­CIÓN: RO­MAN UCHYTEL

Ralph von Kö­nigs­wald bus­ca­ba dien­tes de dra­gón en el os­cu­ro y des­or­de­na­do in­te­rior de las far­ma­cias chi­nas. Co­mo buen pa­leo­an­tro­pó­lo­go de prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do, Kö­nigs­wald sa­bía que en es­tas bo­ti­cas de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na ven­dían to­da suer­te de fó­si­les ba­jo el nom­bre de 'dien­tes de dra­gón' en­tre los que se en­con­tra­ba, de vez en cuan­do, aque­llo que bus­ca­ba: hue­sos de hom­bres pri­mi­ti­vos. Tras ha­llar frag­men­tos de di­fe­ren­tes ani­ma­les prehis­tó­ri­cos, aque­lla ma­ña­na Kö­nigs­wald dio con al­go que lo de­jó sin res­pi­ra­ción: en­te­rra­do en una pi­la de pe­que­ños fó­si­les ha­bía un mo­lar de as­pec­to hu­mano, pe­ro del ta­ma­ño de una cereza. Era tres ve­ces más gran­de que nin­guno de los que ha­bía vis­to an­tes. ¡Ha­bía en­con­tra­do un gi­gan­te! Du­ran­te años, el pa­leo­an­tro­pó­lo­go bus­có la pis­ta de es­te ser for­mi­da­ble en­con­tran­do más dien­tes si­mi­la­res. Con­ven­ci­do de que ha­bía da­do con una es­pe­cie nue­va, Kö­nigs­wald la de­no­mi­nó Gi­gan­to­pit­he­cus, 'mono gi­gan­te', man­dó una co­pia en ye­so de los dien­tes a un anato­mis­ta ale­mán y en­te­rró su te­so­ro jus­to an­tes de que lo de­tu­vie­ran y lo en­ce­rra­ran en un cam­po de pri­sio­ne­ros du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Mien­tras su des­cu­bri­dor su­fría su cau­ti­ve­rio, Franz Wei­den­reich –el anato­mis­ta– pu­bli­có que per­te­ne­cían a un hu­mano for­mi­da­ble sur­gi­do de un pe­rio­do de gi­gan­tis­mo por el que ha­bría pa­sa­do la evo­lu­ción hu­ma­na. So­lo al aca­bar la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial los dien­tes fue­ron des­en­te­rra­dos, y nue­vos ha­llaz­gos per­mi­tie­ron co­rre­gir el error y eli­mi­nar al gi­gan­te de nues­tra fa­mi­lia. Gi­gan­to­pit­he­cus se des­cu­brió, por fin, co­mo el ma­yor an­tro­poi­de que ha­ya exis­ti­do, un pa­rien­te del oran­gu­tán que vi­vió en Chi­na ha­ce un mi­llón de años y que pu­do me­dir has­ta 3 me­tros y pe­sar más de 500 ki­los. Una vez más se de­mos­tra­ba que en tiem­pos pre­té­ri­tos la evo­lu­ción pro­du­jo se­res gi­gan­tes­cos en to­dos los ór­de­nes zoo­ló­gi­cos y en to­dos los con­ti­nen­tes. Con fre­cuen­cia se cree que los gran­des se­res del Ju­rá­si­co fue­ron

La al­ta con­cen­tra­ción de oxí­geno en la at­mós­fe­ra po­si­bi­li­tó ta­ma­ños que nun­ca han vuel­to a dar­se

los úni­cos gi­gan­tes del pla­ne­ta. Pe­ro mu­cho an­tes de que los di­no­sau­rios lo do­mi­na­ran y mi­llo­nes de años des­pués de que un me­teo­ri­to los ex­tin­guie­ra, los gi­gan­tes han pro­ba­do suer­te en la Tie­rra. Ha­ce 300 mi­llo­nes de años gi­gan­tes­cos ar­tró­po­dos pro­pios de una pe­sa­di­lla po­bla­ban las sel­vas que cu­brían la ma­yor par­te del pla­ne­ta. Las plan­tas vas­cu­la­res ha­bían pro­li­fe­ra­do de for­ma ex­po­nen­cial y la con­cen­tra­ción de oxí­geno en la at­mós­fe­ra per­mi­tió a es­te gru­po que res­pi­ra di­rec­ta­men­te a tra­vés de su piel ad­qui­rir ta­ma­ños co­mo nun­ca se han vuel­to a dar. Me­ga­neu­rop­sis, un gru­po de li­bé­lu­las de ca­si un me­tro de en­ver­ga­du­ra, se con­vir­tie­ron en los in­sec­tos más gran­des de la his­to­ria. Es­cor­pio­nes gi­gan­tes, cu­ca­ra­chas y ara­ñas de me­dio me­tro, enor­mes co­chi­ni­llas y pul­gas de va­rios cen­tí­me­tros po­bla­ban la Tie­rra. Y ba­jo el agua es­tos gi­gan­tes que­da­ban em­pe­que­ñe­ci­dos por ani­ma­les co­mo el Jae­ke­lop­te­rus rhe­na­niae, una cria­tu­ra aco­ra­za­da de 2,5 me­tros de lar­go que re­cuer­da a un es­cor­pión y que vi­vió en­tre 100 y 200 mi­llo­nes de años an­tes de que las li­bé­lu­las gi­gan­tes sur­ca­ran aque­lla at­mós­fe­ra ri­ca en oxí­geno. Pa­ra su des­gra­cia, los cam­bios en la com­po­si­ción de esa at­mós­fe­ra ter­mi­na­ron con ellos pa­ra siem­pre dan­do el re­le­vo a nue­vos gi­gan­tes.

TIE­RRA TERCA. Tras la ex­tin­ción de los di­no­sau­rios, cria­tu­ras enor­mes si­guie­ron apa­re­cien­do en fun­ción de los re­cur­sos que el pla­ne­ta po­nía a dis­po­si­ción de las es­pe­cies. La na­tu­ra­le­za di­se­ñó una y otra vez ani­ma­les fa­bu­lo­sos co­mo si qui­sie­ra in­sis­tir en que el ta­ma­ño gran­de po­dría ofre­cer al­gu­na ven­ta­ja. Y siem­pre fac­to­res am­bien­ta­les o nues­tra es­pe­cie des­de su apa­ri­ción aca­ba­ron con ellos. Gran­des pre­da­do­res co­mo hie­nas, osos o leo­nes gi­gan­tes su­cum­bie­ron por fal­ta de pre­sas, pe­re­zo­sos de 4 me­tros, mas­to­don­tes y armadillos aco­ra­za­dos del ta­ma­ño de un Volsk­wa­gen des­apa­re­cie­ron an­te el avan­ce de nue­vas es­pe­cies más es­pe­cia­li­za­das, aves si­mi­la­res a un aves­truz de 400 ki­los y mar­su­pia­les del ta­ma­ño de un hi­po­pó­ta­mo des­apa­re­cie­ron por la ca­za in­dis­cri­mi­na­da del ser hu­mano. Pa­re­ce que es­te pla­ne­ta no es be­ne­vo­len­te con los gi­gan­tes. Pe­ro la Tie­rra es terca en sus apues­tas y hoy el ma­yor ani­mal que ha­ya po­bla­do nun­ca el pla­ne­ta sur­ca sus océa­nos ali­men­tán­do­se de di­mi­nu­to krill. Aun­que ya está ame­na­za­da de ex­tin­ción, la ba­lle­na azul nos de­mues­tra que es­te mun­do es, si le de­ja­mos, un buen lu­gar pa­ra los gi­gan­tes.

OSOS, ARMADILLOS Y AVES Has­ta ha­ce 8000 años vi­vie­ron el me­ga­te­rio (pa­rien­te del pe­re­zo­so), el glip­to­don­te (co­mo un ar­ma­di­llo gi­gan­te) y las 'aves del te­rror', in­ca­pa­ces de vo­lar pe­ro sí de tra­gar­se de un bo­ca­do a un ni­ño de 8 años.

TE­RROR AUS­TRA­LIANO Me­ga­la­nia pris­ca –7 me­tros, y de 300 a 600 ki­los– fue un for­mi­da­ble pre­da­dor de las tie­rras aus­tra­lia­nas ha­ce 40.000 años. Co­mo la de los dra­go­nes de Ko­mo­do, su mor­de­du­ra era ve­ne­no­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.