Zoom.

UN VEN­TI­LA­DOR GI­GAN­TE CA­PAZ DE SI­MU­LAR LA PO­TEN­CIA DES­TRUC­TI­VA DE UN HU­RA­CÁN SIR­VE A LOS CIEN­TÍ­FI­COS PA­RA IN­TEN­TAR SAL­VAR VIDAS Y EVI­TAR DA­ÑOS MULTIMILLONARIOS.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - RA­QUEL PE­LÁEZ

Un si­mu­la­dor de hu­ra­ca­nes ayu­da a los cien­tí­fi­cos a re­du­cir da­ños y sal­var vidas.

olo en Es­ta­dos Uni­dos, los hu­ra­ca­nes de­jan un cen­te­nar de muer­tos al año, pe­ro, ade­más, los fuer­tes vien­tos y las con­se­cuen­cias que arras­tran –inun­da­cio­nes e in­cen­dios– su­pu­sie­ron en 2017 pér­di­das de 300.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Así que no es de ex­tra­ñar que in­vier­tan en tec­no­lo­gía pa­ra evi­tar­lo. Di­se­ña­do pa­ra si­mu­lar vien­tos que pue­den al­can­zar una ve­lo­ci­dad de más de 250 ki­ló­me­tros por ho­ra, es­te enor­me ven­ti­la­dor gi­ra­to­rio sir­ve a los in­ves­ti­ga­do­res del Extreme Events Ins­ti­tut, en la Uni­ver­si­dad Internacional de Flo­ri­da, pa­ra pro­bar los efec­tos de los hu­ra­ca­nes so­bre los ma­te­ria­les uti­li­za­dos en la cons­truc­ción de vi­vien­das. Jun­to a los do­ce ven­ti­la­do­res que con­for­man el apa­ra­to hay man­gue­ras que lo car­gan de agua pa­ra si­mu­lar una llu­via to­rren­cial y, de­lan­te, ca­sas mon­ta­das so­bre una pla­ta­for­ma gi­ra­to­ria. Te­ja­dos des­trui­dos, res­tos

de la­dri­llos y ma­de­ras que an­tes fue­ron pa­re­des o ven­ta­nas se ex­tien­den por to­do el sue­lo en lo que los in­ves­ti­ga­do­res han de­no­mi­na­do 'el ce­men­te­rio de prue­bas'. To­do se re­vi­sa y se ana­li­za a fon­do. «Nues­tros da­tos tie­nen lue­go un re­fle­jo en las nor­ma­ti­vas de cons­truc­ción», di­ce Amal Ela­wady, una de las in­ves­ti­ga­do­ras. «Por ejem­plo, si la es­truc­tu­ra del te­ja­do no está fi­ja­da con clavos, sino ator­ni­lla­da y re­for­za­da con ti­ras me­tá­li­cas, re­sis­te mu­cho me­jor. Tam­bién es im­por­tan­te que las puer­tas se ten­gan que abrir ha­cia fue­ra en vez de ha­cia den­tro, así el vien­to no con­si­gue abrir­las tan fá­cil­men­te». Ca­da dó­lar in­ver­ti­do en pre­ven­ción les aho­rra a los pro­pie­ta­rios en­tre cin­co y seis dó­la­res en re­pa­ra­cio­nes, se­gún los cálcu­los de las ase­gu­ra­do­ras. To­dos los años los hu­ra­ca­nes ha­cen su apa­ri­ción en el sud­es­te de Es­ta­dos Uni­dos en­tre los me­ses de ju­nio y no­viem­bre y la ma­yo­ría de sus víc­ti­mas mue­re co­mo con­se­cuen­cia de edi­fi­cios que se vie­nen aba­jo o por ob­je­tos que sa­len vo­lan­do y ac­túan co­mo pro­yec­ti­les. «Ca­da hu­ra­cán nos en­se­ña al­gu­na lec­ción nue­va –ase­gu­ra Ela­wady–. Nues­tro mons­truo tie­ne to­da­vía un buen mon­tón de tra­ba­jo por de­lan­te».

DE­TA­LLES CO­MO QUE LAS PUER­TAS SE ABRAN HA­CIA FUE­RA EN VEZ DE HA­CIA DEN­TRO PUE­DEN MAR­CAR LA DI­FE­REN­CIA

EN EL OJO DEL VEN­TI­LA­DOR Tras la si­mu­la­ción, los in­ves­ti­ga­do­res ins­pec­cio­nan los res­tos re­par­ti­dos por la zo­na. Mi­den los frag­men­tos, re­pro­du­cen la prue­ba en el or­de­na­dor, la re­pa­san a cá­ma­ra len­ta y em­pie­zan a eva­luar los da­tos re­co­gi­dos por los sen­so­res co­lo­ca­dos en la ca­ba­ña. A PRUE­BA DE TOR­MEN­TAS Los test han de­mos­tra­do que los te­ja­dos re­for­za­dos con ban­das de me­tal ofre­cen una re­sis­ten­cia al vien­to ma­yor que aque­llos que es­tán su­je­tos so­lo con clavos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.