A fon­do.

Más de cua­ren­ta gra­dos, sin elec­tri­ci­dad y con la du­cha más cer­ca­na a cua­ren­ta ki­ló­me­tros. El Was­te­land Wee­kend no es pa­ra 'dé­bi­les', pe­ro mi­les de fa­ná­ti­cos de 'Mad Max' acu­den ca­da año a es­te en­cuen­tro en el de­sier­to de Ca­li­for­nia pa­ra ce­le­brar 'el fin

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR SALVADOR BE­LLI­DO FO­TO­GRA­FÍA: JIM KRANTZ / MASSIF

Mi­les de fans de Mad Max acu­den ca­da año al Was­te­land Wee­kend, el fes­ti­val más sal­va­je, no ap­to pa­ra 'dé­bi­les', en el de­sier­to de Ca­li­for­nia. Cus­to­mi­za­dos co­mo per­so­na­jes de la sa­ga po­sa­po­ca­líp­ti­ca, ce­le­bran su par­ti­cu­lar 'fin del mun­do'.

To­do me pa­re­ce un cir­co. Em­pie­zo a dis­fru­tar. Si si­go, voy a aca­bar co­mo cual­quie­ra de ellos: lo­co per­di­do». Han pa­sa­do 39 años des­de que el agen­te de po­li­cía Max Roc­ka­tansky (Mel Gib­son) sin­tie­se el aro­ma de la ven­gan­za en Mad Max: sal­va­jes de la au­to­pis­ta (1979), la pri­me­ra de una fe­roz sa­ga de cine po­sa­po­ca­líp­ti­co don­de la cruel­dad, la es­ca­sez de ga­so­li­na, la anar­quía y la des­truc­ción en una tie­rra in­hós­pi­ta no de­ja res­pi­ro. Cie­rre los ojos, sú­ba­se a un Ford Fal­con tu­nea­do y via­je has­ta una zo­na de­sér­ti­ca a las afue­ras de Ca­li­for­nia City (Es­ta­dos Uni­dos). Allí, en el Was­te­land Wee­kend y du­ran­te cin­co días –del 26 al 30 de sep­tiem­bre–, las tri­bus de Mad Max vol­ve­rán a jun­tar­se, es­ta vez pa­ra alar­dear de sus vehícu­los y ar­ti­lu­gios me­cá­ni­cos y de sus pin­tu­ras y dis­fra­ces fie­les a la es­té­ti­ca de los gue­rre­ros de la naf­ta. Es­te año, los or­ga­ni­za­do­res es­pe­ran que a ese te­rreno bal­dío del de­sier­to de Mo­ja­ve acu­dan cer­ca de 4000 'col­ga­dos' de las dis­to­pías. Las ca­ce­rías, per­se­cu­cio­nes y vio­len­cia gra­tui­ta de las pe­lí­cu­las se sus­ti­tu­yen por ci­clos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos, con­cier­tos de rock sin li­ris­mo, se­sio­nes de DJ, ba­res y pues­tos de co­mi­da, bai­les y per­for­man­ces. Pa­ra con­ver­tir el po­sa­po­ca­lip­sis en cul­tu­ra pop es fun­da­men­tal la pa­sión, pe­ro

Vi­ven du­ran­te cien ho­ras co­mo si fue­sen los úni­cos su­per­vi­vien­tes de una he­ca­tom­be. "No que­re­mos es­pec­ta­do­res, que­re­mos par­ti­ci­pan­tes"

so­bre to­do el con­cep­to de tri­bu. En Was­te­land, ca­da gru­po mon­ta su cam­pa­men­to y emu­la por fue­ra, y tam­bién por ac­ti­tud, a los su­per­hé­roes de la sa­ga. Ver pa­sar por el ar­co de en­tra­da ré­pli­cas exac­tas de las mo­tos, los coches y los ca­mio­nes de Mad Max im­pre­sio­na. Y ellos se lo creen. Ma­qui­lla­dos y ata­via­dos con to­da la ima­gi­ne­ría de las pe­lí­cu­las, vi­ven du­ran­te más de cien ho­ras co­mo si fue­sen los úni­cos su­per­vi­vien­tes de la he­ca­tom­be. «No que­re­mos es­pec­ta­do­res, que­re­mos par­ti­ci­pan­tes», ase­gu­ran las nor­mas del even­to. Tres­cien­tos se­sen­ta gra­dos de ne­gra vi­sión fu­tu­ris­ta. El pa­raí­so del re­ci­cla­je y el de­sen­freno. Du­ran­te me­ses, los asis­ten­tes pre­pa­ran con mi­mo sus vehícu­los, que no tie­nen por qué ser los mis­mos mo­de­los que apa­re­cen en Mad Max u otras cin­tas dis­tó­pi­cas. Hay quien va mon­ta­do so­bre una

El Was­te­land com­pi­te con el fes­ti­val Bur­ning Man, en Ne­va­da, pe­ro es­te es me­nos psi­co­dé­li­co. Aquí man­da el ru­gi­do de los mo­to­res y se im­po­nen las ar­ma­du­ras fu­tu­ris­tas

bi­ci­cle­ta trans­for­ma­da en una má­qui­na pa­ra la ma­dre de to­das las ba­ta­llas. Y hay quien co­ge su Ves­pa y la cu­bre de cha­pas me­tá­li­cas y re­ji­llas. El fes­ti­val, tal y co­mo se co­no­ce hoy, co­men­zó ha­ce sie­te años. Con el pa­so del tiem­po ha in­cor­po­ra­do otra iden­ti­dad tri­bal, la del exi­to­so Fall out, un vi­deo­jue­go de rol que se desa­rro­lla en el si­glo XXII, pe­ro que re­cuer­da el am­bien­te pa­ra­noi­co de un pla­ne­ta des­trui­do por la tra­ge­dia nu­clear. Has­ta la lle­ga­da del Was­te­land Wee­kend, el Bur­ning Man Fes­ti­val –es­pec­ta­cu­lar acon­te­ci­mien­to anual que reúne des­de ha­ce más de tres dé­ca­das a de­ce­nas de mi­les de per­so­nas en la ciu­dad fan­tas­ma de Black Rock (Ne­va­da)– era el rey de es­tos fes­ti­va­les al­ter­na­ti­vos. Los dos even­tos se ce­le­bran con una di­fe­ren­cia de vein­te días. En Eu­ro­pa lo más pa­re­ci­do aca­ba de con­cluir ha­ce po­cas se­ma­nas en Idan­ha-a-no­va, una zo­na des­po­bla­da de la co­mar­ca por­tu­gue­sa de Castelo Bran­co, a es­ca­sos ki­ló­me­tros de la fron­te­ra con el nor­te de Cá­ce­res. El Boom Fes­ti­val, que se ini­ció en 1997, in­ten­ta imi­tar el am­bien­te psi­co­dé­li­co del Bur­ning Man nor­te­ame­ri­cano. En unos días, los fri­kis de Mad Max to­ma­rán la par­ce­la del de­sier­to ca­li­for­niano –que in­clu­ye vo­lun­ta­rios, mé­di­cos, ser­vi­cios de se­gu­ri­dad y ca­bi­nas de WC– y no pre­ci­sa­men­te pa­ra me­di­tar. Aquí man­dan el ru­gi­do de los mo­to­res, las ar­mas de men­ti­ra, los cin­tu­ro­nes de balas de ame­tra­lla­do­ra, las ar­ma­du­ras fu­tu­ris­tas y las in­du­men­ta­rias es­tra­fa­la­rias. Evo­ca­rán un pa­sa­do don­de so­lo los que se adap­ten a vi­vir de los desechos ten­drán el fu­tu­ro ga­na­do.

EL FRA­GOR DE LAS BA­TA­LLAS Ba­jo una es­truc­tu­ra me­tá­li­ca de 5 me­tros de al­tu­ra, los lu­cha­do­res se en­fren­tan en es­pec­ta­cu­la­res due­los. Eso sí, las ar­mas son de go­maes­pu­ma. Lo que no ha im­pe­di­do, ad­mi­ten, que ha­ya al­gún he­ri­do por el ím­pe­tu del gol­pe.

A FLOR DE PIELSe ven mu­chas más­ca­ras y cor­na­men­tas, pe­ro so­bre to­do mu­cha piel. El ca­lor pue­de ser so­fo­can­te.

BIEN­VE­NI­DOS A LA LO­CU­RA En el re­cin­to, to­do se ha­ce de ma­te­rial re­ci­cla­do, exi­gen­cia de su pro­pio pun­to de par­ti­da: el fin del mun­do. El di­ne­ro tam­po­co se usa di­rec­ta­men­te. Pa­ra pa­gar ser­vi­cios y be­bi­da, se usan cha­pas de bo­te­llas que pre­via­men­te se han can­jea­do.

'HOLLY­WOOD STY­LE' El fes­ti­val arran­có en 2010, aun­que la idea sur­gió en 2004 de un fan de Mad Max lla­ma­do Ka­rol Bar­toszynsk. No pu­do ha­cer­la reali­dad has­ta que en­con­tró ayu­da de la pro­mo­to­ra Scar­lett Har­lott y el guio­nis­ta Ja­red Butler.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.