A fon­do.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR JENS GLÜSING / FOTOS: ME­RE­DITH KOHUT

El es­ta­do de emer­gen­cia de Venezuela es ya ex­tre­mo. En­tra­mos en uno de los hos­pi­ta­les en los que los ni­ños mue­ren en ur­gen­cias y los mé­di­cos ope­ran sin anes­te­sia.

En Venezuela, los ni­ños se mue­ren en ur­gen­cias, los mé­di­cos ope­ran sin anes­te­sia, los en­fer­mos no re­ci­ben an­ti­bió­ti­cos… y el Go­bierno in­sis­te en ne­gar la mi­se­ria. Los hos­pi­ta­les son la ca­ra más te­rri­ble de la si­tua­ción del país. Una vi­si­ta al ho­rror.

Ul pe­que­ño Jo­niel Briceño es de­ma­sia­do chi­qui­tín pa­ra vi­vir. Tie­ne ocho me­ses y so­lo pe­sa cin­co ki­los, po­co más que un re­cién na­ci­do. Su ma­dre lo ha traí­do des­de la al­dea don­de vi­ven, dos ho­ras a pie has­ta la pa­ra­da del au­to­bús con él en bra­zos, lue­go otras tan­tas de ca­rre­te­ra. Aho­ra Jo­niel ocu­pa la ca­ma nú­me­ro dos, de­ba­jo de un pa­to Do­nald que al­guien ha pe­ga­do en la pa­red. Jo­niel no es el úni­co be­bé de­ma­cra­do y con el vien­tre abul­ta­do que hay en el de­par­ta­men­to de pe­dia­tría del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Luis Raz­ze­ti de Bar­ce­lo­na, una ciu­dad a unos 300 ki­ló­me­tros al es­te de Ca­ra­cas. Los mé­di­cos y en­fer­me­ros lla­man 'Áfri­ca' a es­te de­par­ta­men­to. En nin­gún lu­gar se ha­ce tan vi­si­ble la de­ses­pe­ra­da si­tua­ción del país co­mo en sus hos­pi­ta­les. Venezuela, el rin­cón del mun­do que cuen­ta con las ma­yo­res re­ser­vas de pe­tró­leo, es­tá en la rui­na. Ayer era uno de los paí­ses más ri­cos del con­ti­nen­te, hoy sus ha­bi­tan­tes pa­san ham­bre. La eco­no­mía se hun­dió en 2014 y si­gue por los sue­los; en las tien­das hay es­ca­sez de ali­men­tos, de pa­pel hi­gié­ni­co, de de­ter­gen­te... A la puer­ta de los su­per­mer­ca­dos ha­cen guar­dia hom­bres ar­ma­dos. Los po­bres pa­san ham­bre; los dé­bi­les y los en­fer­mos mue­ren; los jó­ve­nes se me­ten en ban­das de de­lin­cuen­tes. To­do el que pue­de se mar­cha del país.

Los mé­di­cos lla­man 'Áfri­ca' a la sa­la de pe­dia­tría del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio. To­dos los días lle­gan be­bés des­nu­tri­dos. Ca­da día mue­re al­guno

El pre­si­den­te Hu­go Chá­vez, fa­lle­ci­do en 2013, se ga­nó el fa­vor del pue­blo por­que uti­li­za­ba los in­gre­sos del pe­tró­leo pa­ra fi­nan­ciar pro­gra­mas so­cia­les. Sin em­bar­go, la pe­tro­le­ra es­ta­tal se en­con­tró sin ca­pi­tal pa­ra aco­me­ter nue­vas in­ver­sio­nes. La co­rrup­ción y la ma­la ges­tión flo­re­cie­ron. Ba­jo el go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro, el su­ce­sor de Chá­vez, Venezuela ha aca­ba­do ca­yen­do en una cri­sis exis­ten­cial. El Go­bierno ape­nas ha­ce lle­gar di­ne­ro a los hos­pi­ta­les, y tam­po­co de­ja que en­tre ayu­da al país. Por­que, si el au­to­crá­ti­co pre­si­den­te Ma­du­ro lo per­mi­tie­ra, se­ría co­mo re­co­no­cer que su ges­tión es un fra­ca­so. Pa­re­ce que pre­fie­re esa mi­se­ria que se pue­de ver y pal­par en sus hos­pi­ta­les. En Venezuela, se­gún da­tos de Uni­cef, el 15 por cien­to de los ni­ños es­tán des­nu­tri­dos. Al­gu­nos de los peo­res ca­sos se en­cuen­tran aquí, en el Ra­zet­ti de Bar­ce­lo­na, diez ca­mas en las ur­gen­cias in­fan­ti­les, con tres ni­ños uno al la­do del otro en al­gu­nas de ellas. En el sue­lo hay cu­ca­ra­chas muer­tas, por la no­che un ga­to me­ro­dea por las de­te­rio­ra­das salas de un hos­pi­tal en el que hay ca­ren­cia de to­do, des­de an­ti­bió­ti­cos has­ta anes­té­si­cos. Años atrás, es­ta clí­ni­ca fue mo­dé­li­ca. Da ser­vi­cio a to­da la par­te orien­tal del país, los pa­cien­tes vie­nen in­clu­so des­de las pro­vin­cias ama­zó­ni­cas y la pro­pia ca­pi­tal. El edi­fi­cio prin­ci­pal, una im­pre­sio­nan­te cons­truc­ción de la­dri­llo, tie­ne nue­ve pi­sos de al­tu­ra. A su la­do, en el ala pe­diá­tri­ca, se en­cuen­tra Áfri­ca. To­dos los días lle­gan una do­ce­na de ni­ños, prác­ti­ca­men­te ca­da día mue­re al­guno. Y es aquí don­de el pe­que­ño Jo­niel lu­cha por su vi­da. Jun­to a la ca­ma se en­cuen­tra su ma­dre, Ye­ri­yo­li Pé­rez, de 25 años, una mu­jer jo­ven que so­lo pe­sa 39 ki­los. Ha per­di­do 16 en es­tos úl­ti­mos me­ses, di­ce. Se ali­men­ta ca­si ex­clu­si­va­men­te de maíz. Su be­bé tam­bién, a ella ya no le que­da le­che. «Co­me­mos lo que po­de­mos con­se­guir», di­ce con un hi­lo de voz. Los mé­di­cos le han acon­se­ja­do que co­ma car­ne y lác­teos, pe­ro no se los pue­de per­mi­tir. Ye­ri­yo­li Pé­rez no tie­ne tra­ba­jo, no tie­ne di­ne­ro ni pa­ra com­prar le­che in­fan­til. En el Ra­zet­ti, el an­ti­guo hos­pi­tal mo­dé­li­co, tam­po­co hay le­che in­fan­til, se aca­bó en enero. Los pro­pios mé­di­cos com­pran co­mi­da pa­ra los pa­cien­tes, cuen­ta una en­fer­me­ra. «Pe­ro ellos tam­po­co ga­nan ya ca­si na­da». Por eso

no hay mu­cho que ha­cer por el pe­que­ño Jo­niel, sal­vo con­ser­var la es­pe­ran­za. Y sa­cu­dir un car­tón pa­ra es­pan­tar las mos­cas que dan vuel­tas so­bre su di­mi­nu­to cuer­po.

NI PA­ÑA­LES NI SÁ­BA­NAS... NA­DA. Ya no que­da na­da en el Ra­zet­ti: ni me­di­ci­nas ni pa­pel hi­gié­ni­co ni pa­ña­les ni pro­duc­tos de lim­pie­za o de­sin­fec­tan­tes ni sá­ba­nas ni bo­lí­gra­fos o pa­pel pa­ra los mé­di­cos. La má­qui­na de ra­yos X es­tá es­tro­pea­da, no hay oxí­geno pa­ra los res­pi­ra­do­res. La uni­dad de cui­da­dos in­ten­si­vos se en­cuen­tra fue­ra de ser­vi­cio, igual que los qui­ró­fa­nos, por fal­ta de ins­tru­men­tal. So­lo fun­cio­na uno de los mo­ni­to­res que con­tro­lan los sig­nos vi­ta­les, su pi­ti­do es la úni­ca se­ñal de ci­vi­li­za­ción en es­ta de­sola­ción. En la ca­ma jun­to a Jo­niel pa­ta­lean dos ge­me­los de so­lo un mes de edad. Lle­van aquí dos se­ma­nas. Ne­ce­si­ta­rían una trans­fu­sión san­guí­nea, pe­ro el ban­co de san­gre lle­va me­ses ce­rra­do. La ma­dre po­dría com­prar­la en una clí­ni­ca pri­va­da, pe­ro ¿de dón­de sa­ca el di­ne­ro? La mor­ta­li­dad in­fan­til en el país ha au­men­ta­do dra­má­ti­ca­men­te en los úl­ti­mos tiem­pos. El Go­bierno in­ten­ta ne­gar la cri­sis. Lle­va años sin pu­bli­car la ma­yor par­te de las es­ta­dís­ti­cas sa­ni­ta­rias de re­fe­ren­cia. El último in­for­me ofi­cial del Mi­nis­te­rio de Sa­lud es el de 2015, y ya re­co­gía que la mor­ta­li­dad en ni­ños de me­nos de cua­tro se­ma­nas se ha­bía mul­ti­pli­ca­do por 100 en so­lo tres años, de un 0,02 a más del 2 por cien­to. A co­mien­zos de ma­yo del año pa­sa­do, el Mi­nis­te­rio hi­zo pú­bli­cos por sor­pre­sa va­rios in­for­mes en los que, en­tre otros da­tos, cons­ta­ba que las muer­tes de ni­ños de me­nos de 12 me­ses ca­si se ha­bían tri­pli­ca­do en un año, has­ta al­can­zar los 11.446 ca­sos. Des­de en­ton­ces, la cri­sis eco­nó­mi­ca se ha agu­di­za­do. «Los ni­ños se mue­ren por­que hay fun­cio­na­rios co­rrup­tos que se que­dan con el di­ne­ro des­ti­na­do a los hos­pi­ta­les o lo des­vían pa­ra otros pro­pó­si­tos», di­ce Ós­car Na­vas, un mé­di­co de 28 años, bar­ba de po­cos días y ba­ta blan­ca. En reali­dad, to­da­vía no ha ter­mi­na­do su re­si­den­cia de trau­ma­to­lo­gía, pe­ro co­mo no hay su­fi­cien­tes mé­di­cos tie­ne que ha­cer los mis­mos tur­nos que los de­más. Es­tá de ser­vi­cio des­de es­ta ma­ña­na, por la no­che se que­da­rá él so­lo pa­ra aten­der a to­do el hos­pi­tal. En los tiem­pos que co­rren, eso sig­ni­fi­ca una co­sa: ad­mi­nis­trar la ca­ren­cia. «Te­ne­mos que ver có­mo se nos mue­ren los pa­cien­tes por­que no po­de­mos ha­cer na­da por ellos», di­ce Na­vas, hi­jo de una gi­ne­có­lo­ga y nie­to de un in­ter­nis­ta; los dos le des­acon­se­ja­ron que es­tu­dia­ra Me­di­ci­na. Le di­je­ron que se mar­cha­ra al ex­tran­je­ro. Pe­ro se que­dó.

Hay más de 60 pa­cien­tes tum­ba­dos o sen­ta­dos en los pa­si­llos de las ur­gen­cias, y ca­da día son más. An­tes so­lo los po­bres ve­nían a los hos­pi­ta­les pú­bli­cos, hoy los pa­cien­tes per­te­ne­cen a to­das las cla­ses so­cia­les. En el ai­re flo­ta el he­dor de la ori­na y los vó­mi­tos. Co­mo los as­cen­so­res es­tán es­tro­pea­dos, mu­chos en­fer­mos se pa­san ho­ras es­pe­ran­do a que al­guien los suba a la plan­ta que les co­rres­pon­de. De to­dos mo­dos, allí no hay ca­mas su­fi­cien­tes. Tam­po­co hay mé­di­cos y en­fer­me­ras su­fi­cien­tes, cien­tos de em­plea­dos del hos­pi­tal se han ido del país. «El que se va lo que ha­ce es apo­yar a la dic­ta­du­ra –di­ce Ós­car Na­vas–. La gen­te nos ne­ce­si­ta aquí». El doc­tor Na­vas lle­va za­pa­ti­llas de­por­ti­vas, va­que­ros y ca­mi­se­ta, su ba­ta tie­ne man­chas de san­gre. An­tes, los mé­di­cos lu­cían ca­mi­sa blan­ca y cor­ba­ta, pe­ro ya no hay di­ne­ro pa­ra eso. Los mé­di­cos tam­bién son víc­ti­mas de la hi­per­in­fla­ción. Na­vas ga­na al­re­de­dor de dos eu­ros al mes, con las guar­dias noc­tur­nas pue­den ser el do­ble. So­lo el tra­yec­to en au­to­bús has­ta el hos­pi­tal se co­me su sa­la­rio. La no­via de Ós­car Na­vas es ar­qui­tec­ta, sus pa­dres vi­ven en Es­ta­dos Uni­dos y ayu­dan a la pa­re­ja, de otro mo­do no po­drían sa­lir ade­lan­te. «To­dos los mé­di­cos ne­ce­si­tan al­guien que

"Nos lle­gan mu­chos pa­cien­tes con ro­tu­ras por­que se han caí­do de los ár­bo­les. El ham­bre los lle­va a su­bir­se a los man­gos o los co­co­te­ros pa­ra co­ger la fru­ta", cuen­ta el doc­tor Na­vas

los fi­nan­cie, nin­guno pue­de vi­vir de su tra­ba­jo», di­ce. Re­vuel­ve con el te­ne­dor el con­te­ni­do de una tar­te­ra, arroz con fri­jo­les, su co­mi­da de hoy. Un sánd­wich en la ca­fe­te­ría del hos­pi­tal le cos­ta­ría un ter­cio de su suel­do. Por lo ge­ne­ral, so­lo co­me en ca­sa. «En el hos­pi­tal, ver mo­rir de ham­bre a los pa­cien­tes me qui­ta el ape­ti­to». Al­gu­nos mé­di­cos tra­ba­jan 48 ho­ras se­gui­das sin co­mer na­da, aña­de.

MÁS MI­LI­CIA­NOS QUE MÉ­DI­COS. Na­vas quie­re en­se­ñar­nos to­do el com­ple­jo hos­pi­ta­la­rio, pe­ro a la en­tra­da del edi­fi­cio prin­ci­pal hay mi­li­cia­nos con uni­for­me ver­de oli­va, su­pues­ta­men­te con la or­den de im­pe­dir el pa­so a vi­si­tan­tes no desea­dos. Co­mo los pe­rio­dis­tas, por ejem­plo. «Hay más mi­li­cia­nos que mé­di­cos», su­su­rra Na­vas. Uno de es­tos hom­bres se plan­ta de­lan­te de no­so­tros. Na­vas in­ten­ta ra­zo­nar con él: «Vues­tros fa­mi­lia­res tam­bién tie­nen que ve­nir al­gu­na vez al hos­pi­tal, ¿no? Lo úni­co que quie­ro es en­se­ñar­le al mun­do có­mo es­tán las co­sas aquí pa­ra que cam­bie al­go». El mi­li­ciano lla­ma a su co­man­dan­te, que ha­bla con el mé­di­co unos mo­men­tos. Lue­go or­de­na que nos de­jen pa­sar. Na­vas sube por unas es­ca­le­ras en pe­num­bra has­ta la no­ve­na plan­ta, la de neo­na­to­lo­gía. Por el ca­mino se­ña­la un co­rre­dor de­sier­to: «Aquí es­ta­ba la uni­dad de car­dio­lo­gía, tu­vi­mos que ce­rrar­la. Los car­dió­lo­gos se ha­bían ido to­dos al ex­tran­je­ro». En las tres in­cu­ba­do­ras que to­da­vía fun­cio­nan hay otros tan­tos be­bés pre­ma­tu­ros. Los tu­bos que sa­len de las má­qui­nas es­tán pe­ga­dos con cin­ta ad­he­si­va. A la ma­ña­na si­guien­te, Na­vas em­pren­de su ron­da ma­tu­ti­na por ur­gen­cias. En Venezuela, los mé­di­cos de­ben te­ner in­ven­ti­va. Na­vas nos en­se­ña có­mo in­mo­vi­li­za la pier­na y la ca­de­ra de un ac­ci­den­ta­do usan­do un ar­ma­zón he­cho con tu­bos me­tá­li­cos y cuer­das, y nos cuen­ta que per­fo­ró una ti­bia con una ta­la­dra­do­ra que le pres­ta­ron en una tien­da de bri­co­la­je. «Des­de ha­ce un año nos lle­gan mu­chos pa­cien­tes que se han caí­do de ár­bo­les, el ham­bre los lle­va a su­bir­se a los man­gos o a los co­co­te­ros pa­ra co­ger la fru­ta», di­ce Na­vas. A un jo­ven le po­ne un tro­zo de car­tón en­tre los dien­tes pa­ra que lo muer­da. Tie­ne que en­de­re­zar­le la pier­na ro­ta, y no hay anes­té­si­cos. El jo­ven muer­de el car­tón al tiem­po que aho­ga un gri­to de do­lor. El último pa­cien­te al que atien­de Na­vas es el jo­ven Erick Gue­va­ra, de 24 años. «¿Có­mo va eso, cam­peón?», le pre­gun­ta. No hay pa­cien­te que aguan­te sin que­jar­se tan­to co­mo él, di­ce el mé­di­co. Cuan­do Na­vas le re­co­lo­ca la pier­na frac­tu­ra­da, re­cha­za el tro­zo de car­tón pa­ra mor­der a pe­sar de que el do­lor ha­ce que su fren­te es­té per­la­da de su­dor. El jo­ven nos cuen­ta que que­ría mar­char­se a Chi­le. Pe­ro tres días an­tes de em­pren­der via­je re­sul­tó he­ri­do de gra­ve­dad en un ac­ci­den­te de trá­fi­co. Frac­tu­ra tri­ple de ca­de­ra, ampu­tación trau­má­ti­ca del pie iz­quier­do. La ope­ra­ción de la ca­de­ra Na­vas la hi­zo con anes­te­sia lo­cal, un mar­ti­llo y alam­bre. Aho­ra con­fía en que to­do vuel­va a sol­dar­se. Si al­gún día pue­den ope­rar­le en con­di­cio­nes, di­ce, el jo­ven Gue­va­ra se pa­sa­rá un tiem­po en si­lla de rue­das, pe­ro lue­go ca­mi­na­rá con mu­le­tas y, con suer­te, has­ta le pue­den po­ner una pró­te­sis. Si el per­so­nal del hos­pi­tal in­ten­ta lla­mar la aten­ción so­bre la mi­se­ria en la que tra­ba­ja, la res­pues­ta del Go­bierno es la re­pre­sión. Re­cien­te­men­te, un 'co­lec­ti­vo', co­mo se co­no­ce a las uni­da­des for­ma­das por los se­gui­do­res de Ma­du­ro, asal­tó un hos­pi­tal en Ca­ra­cas por­que sus mé­di­cos y en­fer­me­ras ha­bían con­vo­ca­do una pro­tes­ta. «Si no quie­re ayu­da de Oc­ci­den­te, Ma­du­ro al me­nos po­dría pe­dir me­di­ci­nas y equi­po mé­di­co a Ru­sia o a Chi­na», di­ce Na­vas. «Pe­ro lo úni­co que ha­ce es ne­gar la mi­se­ria». Na­vas no ocul­ta su re­cha­zo al ré­gi­men. Mu­chos de sus ami­gos se en­cuen­tran en la cár­cel por per­te­ne­cer a la opo­si­ción. Él boi­co­teó las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de ma­yo, co­mo ca­si to­dos los de­trac­to­res de Ma­du­ro. «Ca­da vo­to re­fuer­za al dic­ta­dor», di­ce. Ca­si dos ter­cios de los ve­ne­zo­la­nos no pa­sa­ron aquel día por las ur­nas. Po­cos días des­pués de las elec­cio­nes, la por en­ton­ces mi­nis­tra de Sa­lud ase­gu­ró que en el país hay me­di­ci­nas su­fi­cien­tes pa­ra los hos­pi­ta­les. Pe­ro, si es así, na­da ha lle­ga­do a Bar­ce­lo­na. Jo­niel, el be­bé de ur­gen­cias, mu­rió de la des­nu­tri­ción el mis­mo día de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les.

"El que se va del país lo que ha­ce es apo­yar a la dic­ta­du­ra –di­ce el doc­tor–. La gen­te nos ne­ce­si­ta aquí". Los mé­di­cos tra­ba­jan has­ta 48 ho­ras sin co­mer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.