68. Via­jes.

Des­trui­da y re­cons­trui­da has­ta el in­fi­ni­to, la ca­pi­tal de Ser­bia se ha rein­ven­ta­do. Su vi­da noc­tur­na y su vi­bran­te vi­da cul­tu­ral han con­ver­ti­do es­ta ciu­dad de pa­sa­do dramático en el des­tino de mo­da pa­ra jó­ve­nes y noc­tám­bu­los.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Ixo­ne Díaz Lan­da­lu­ce

Bel­gra­do, la ca­pi­tal ser­bia, se ha con­ver­ti­do en el nue­vo Ber­lín.

ASU PA­SO POR Bel­gra­do, el Da­nu­bio cambia ra­di­cal­men­te de banda so­no­ra. En los spla­vo­vi, las dis­co­te­cas y res­tau­ran­tes que flo­tan so­bre el le­gen­da­rio río, sue­na la música techno, pin­chan al­gu­nos de los DJ más fa­mo­sos del mun­do y la clien­te­la más jo­ven y en­tu­sias­ta bai­la has­ta al­tas ho­ras de la ma­dru­ga­da. La in­fi­ni­ta sed de mar­cha de la ca­pi­tal de Ser­bia, que ni si­quie­ra se apla­có en tiem­pos de gue­rra, ha de­ja­do de ser el se­cre­to me­jor guar­da­do de la ciu­dad. De he­cho, es­tá con­vir­tien­do Bel­gra­do en uno de los des­ti­nos más po­pu­la­res del con­ti­nen­te en­tre los tu­ris­tas jó­ve­nes y noc­tám­bu­los. Pe­ro ese no es su úni­co re­cla­mo. Ni el re­tra­to ro­bot de to­dos los tu­ris­tas que lle­gan a la ciu­dad. En los úl­ti­mos años, el sec­tor tu­rís­ti­co, muy an­ti­cua­do has­ta ha­ce muy po­co, se ha pues­to en mar­cha pa­ra atraer a to­do ti­po de vi­si­tan­tes con nue­vos res­tau­ran­tes de di­se­ño, ho­te­les de ar­qui­tec­tu­ra van­guar­dis­ta y una co­lec­ción de ba­res pin­to­res­cos que no tie­ne na­da que en­vi­diar a los de las gran­des ca­pi­ta­les eu­ro­peas. Y aun­que los vi­si­tan­tes aún no lle­gan en ma­sa, so­lo es cues­tión de tiem­po. Ha­ce unos me­ses, The New York Ti­mes in­cluía la ciu­dad en su lis­ta

EN LAS DIS­CO­TE­CAS Y RES­TAU­RAN­TES FLO­TAN­TES SUE­NA MÚSICA 'TECHNO' Y SE PUE­DE BAI­LAR HAS­TA EL AMA­NE­CER

de lu­ga­res a des­cu­brir en 2018. Por eso, hay quien ya ha em­pe­za­do a de­cir que Bel­gra­do es el nue­vo Ber­lín… Y al­go de eso tie­ne. Por mu­chas ra­zo­nes. Por la trá­gi­ca, aun­que fas­ci­nan­te, his­to­ria con­tem­po­rá­nea que ha mar­ca­do sus edi­fi­cios y sus ca­lles, por la vi­da cul­tu­ral un­der­ground que se ha abier­to pa­so en sus ba­rrios y, so­bre to­do, por las ga­nas de sus ha­bi­tan­tes de sa­cu­dir­se la tris­te­za de un pa­sa­do de­ma­sia­do re­cien­te. Rein­ven­tar­se no ha si­do fá­cil. El tu­ris­mo siem­pre ha da­do la es­pal­da a Bel­gra­do. La ciu­dad no ha si­do un des­tino es­pe­cial­men­te atrac­ti­vo ni aco­ge­dor pa­ra el vi­si­tan­te, sino más bien si­nó­ni­mo de en­fren­ta­mien­tos ci­vi­les, ten­sio­nes po­lí­ti­cas y so­cia­les e, in­clu­so, de bom­bar­deos… El último ocu­rrió en 1999, cuan­do la OTAN uti­li­zó su fuer­za aé­rea pa­ra ata­car la ciu­dad en un in­ten­to de fre­nar el ge­no­ci­dio en Ko­so­vo. En reali­dad, ese so­lo fue el último epi­so­dio dramático de una his­to­ria mar­ca­da por la po­si­ción geo­es­tra­té­gi­ca de la ciu­dad, en la con­fluen­cia de los ríos Da­nu­bio y Sa­va, que ha con­de­na­do a Bel­gra­do a una his­to­ria de ase­dios, ba­ta­llas y mu­cha san­gre de­rra­ma­da. Fun­da­da por los cel­tas en el

si­glo III a. C., to­ma­da por los ro­ma­nos, sa­quea­da por los hu­nos, ocu­pa­da por el Im­pe­rio bi­zan­tino, ase­dia­da por el aus­trohún­ga­ro y des­pués oto­ma­na du­ran­te más tres si­glos, ni si­quie­ra la in­de­pen­den­cia de­fi­ni­ti­va de Ser­bia en 1878 lo­gró so­lu­cio­nar sus pro­ble­mas. Su his­to­ria con­tem­po­rá­nea es igual de dra­má­ti­ca: su­frió los es­tra­gos de las con­tien­das mun­dia­les y, des­pués, la ten­sio­nes na­cio­na­lis­tas de la re­cién na­ci­da Yu­gos­la­via, que cul­mi­na­ron con la gue­rra de los Bal­ca­nes. Se di­ce que en Bel­gra­do se han li­bra­do 115 guerras. Y que ha si­do com­ple­ta­men­te des­trui­da (y re­cons­trui­da) en 44 oca­sio­nes.

ES­TÉ­TI­CA IN­DUS­TRIAL. Qui­zá, por eso, no es lo que tra­di­cio­nal­men­te se en­tien­de por una ciu­dad bo­ni­ta. Las cons­truc­cio­nes de cor­te so­vié­ti­co do­mi­nan el cen­tro, don­de to­da­vía se pue­den ver ves­ti­gios de los ata­ques aé­reos en los edi­fi­cios gu­ber­na­men­ta­les bom­bar­dea­dos ha­ce dos dé­ca­das. Pe­ro la es­tam­pa de los gran­des blo­ques de ce­men­to so­lo es una par­te de Bel­gra­do. Tam­bién hay pos­ta­les idí­li­cas, co­mo el an­ti­guo ba­rrio de pes­ca­do­res de Ze­mun, a ori­llas del Da­nu­bio, y so­bre to­do la gran jo­ya de la ciu­dad: la for­ta­le­za de Ka­le­meg­dan y to­do el con­jun­to mo­nu­men­tal con­te­ni­do en­tre sus murallas. Tam­po­co fal­ta el inevi­ta­ble ba­rrio en pleno pro­ce­so de gen­tri­fi­ca­ción, con lo­ca­les de es­té­ti­ca in­dus­trial y clien­te­la mo­der­na. El dis­tri­to de Savamala, un área emi­nen­te­men­te in­dus­trial a ori­llas del Sa­va, es así: al­ma­ce­nes aban­do­na­dos re­con­ver­ti­dos en cen­tros cul­tu­ra­les o ga­le­rías de ar­te, res­tau­ran­tes de di­se­ño que es­tán rein­ven­tan­do la co­ci­na tra­di­cio­nal ser­bia, bar­be­rías híps­ter, clubs de comedia (co­mo el po­pu­lar Ben Aki­ba) y gra­fi­tis ta­pi­zan­do prác­ti­ca­men­te ca­da fa­cha­da. La ca­pi­tal de Ser­bia mi­ra ha­cia el fu­tu­ro y as­pi­ra a con­ver­tir­se en una ciu­dad atrac­ti­va pa­ra el tu­ris­mo con­ti­nen­tal con mu­chas ba­zas pa­ra con­se­guir­lo: es ba­ra­ta pa­ra el vi­si­tan­te (el cam­bio del eu­ro al di­nar si­gue re­sul­tan­do muy fa­vo­ra­ble), no es­tá ma­si­fi­ca­da y ca­da vez tie­ne mejores co­ne­xio­nes aé­reas (aun­que no pre­ci­sa­men­te con Es­pa­ña). Aho­ra, Bel­gra­do es­tá en su pun­to.

EL DIS­TRI­TO DE SAVAMALA ES­CON­DE RES­TAU­RAN­TES DE CO­CI­NA TRA­DI­CIO­NAL EN LO­CA­LES DE DI­SE­ÑO

HAS­TA EL AMA­NE­CER Los ba­res de co­pas flo­tan­tes a ori­llas del río Da­nu­bio son uno de los ma­yo­res atrac­ti­vos de la ciu­dad.

SA­BO­RES TRA­DI­CIO­NA­LES Im­pul­sor de la co­ci­na bal­cá­ni­ca de an­ta­ño con in­gre­dien­tes y téc­ni­cas del si­glo XXI, el res­tau­ran­te Am­bar 5 pro­po­ne tam­bién mag­ní­fi­cos cóc­te­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.