Ani­ma­les de com­pa­ñía

Gue­rra al plás­ti­co

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da

allá por la dé­ca­da de los cin­cuen­ta, se pro­du­cían en el mun­do apro­xi­ma­da­men­te dos mi­llo­nes de to­ne­la­das de plás­ti­co al año; aho­ra la ci­fra ron­da los 350 mi­llo­nes anua­les y –si na­da se ha­ce pa­ra rec­ti­fi­car es­ta ten­den­cia—, en ape­nas dos o tres dé­ca­das, es­ta ci­fra se ha­brá tri­pli­ca­do. En es­tos mo­men­tos, más del seis por cien­to del pe­tró­leo que se ex­trae en to­do el mun­do se de­di­ca a fa­bri­car pro­duc­tos de plás­ti­co, om­ni­pre­sen­tes en nues­tra vi­da; no só­lo en en­va­ses y bo­te­llas, bol­sas y em­ba­la­jes, tam­bién en nues­tras ro­pas, en nues­tros au­to­mó­vi­les, en nues­tros mue­bles, en nues­tras ca­ñe­rías, en nues­tros or­de­na­do­res y de­más ar­ti­lu­gios tec­no­ló­gi­cos. Só­lo que, a di­fe­ren­cia del pa­pel, el plás­ti­co es muy re­sis­ten­te a la ac­ción de la luz so­lar, del oxí­geno o del agua. No es un ma­te­rial fá­cil­men­te bio­de­gra­da­ble; y, en lu­gar de des­com­po­ner­se, se frag­men­ta en pe­da­zos que ca­da vez se ha­cen más y más pe­que­ños, has­ta tor­nar­se mi­cros­có­pi­cos. El eco­lo­gis­mo más tre­me­bun­do sue­le in­ti­mi­dar­nos con do­cu­men­ta­les de aves ma­ri­nas que pe­re­cen as­fi­xia­das, des­pués de tra­gar­se una pa­ji­ta de plás­ti­co; pe­ro lo cier­to es que la ac­ción des­truc­ti­va del plás­ti­co es mu­cho más co­ti­dia­na y a la vez im­per­cep­ti­ble, pues esas par­tí­cu­las di­mi­nu­tas en las que se frag­men­ta aca­ban sus­pen­di­das en el agua que be­be­mos, en los ali­men­tos que in­ge­ri­mos, in­clu­so en el ai­re que res­pi­ra­mos. Al­gu­nas de es­tas par­tí­cu­las in­vi­si­bles se han en­con­tra­do ya en los pro­duc­tos más di­ver­sos, des­de la miel a la cer­ve­za, des­de la sal al azú­car; tam­bién, por su­pues­to, en mul­ti­tud de ani­ma­les, em­pe­zan­do por el pes­ca­do y el ma­ris­co. Y se han en­con­tra­do ves­ti­gios de ‘con­ta­mi­na­ción plás­ti­ca’, tan­to en el agua del gri­fo co­mo en el agua em­bo­te­lla­da; y, por ex­ten­sión, en to­dos los re­fres­cos. Se des­co­no­cen to­da­vía los efec­tos que la in­ges­tión de es­tas par­tí­cu­las mi­cros­có­pi­cas tie­ne so­bre la sa­lud hu­ma­na; pe­ro se des­car­ta, des­de lue­go, que sean efec­tos be­ne­fi­cio­sos. Es evi­den­te que mu­chas de es­tas par­tí­cu­las las ex­cre­ta­mos; pe­ro pa­re­ce al­ta­men­te pro­ba­ble que otras –las más di­mi­nu­tas– in­gre­sen en nues­tro to­rren­te san­guí­neo, o se que­den atra­pa­das en nues­tros pul­mo­nes o ri­ño­nes, o aca­ben in­cor­po­rán­do­se a nues­tros hu­mo­res, lo mis­mo al se­men que a la le­che ma­ter­na. Al­gu­nos ex­per­tos em­pie­zan a de­cla­rar sin am­ba­ges que ta­les par­tí­cu­las tie­nen efec­tos can­ce­rí­ge­nos (y así se ex­pli­ca­ría que ca­da vez ha­ya más en­fer­mos de cán­cer), o que tras­tor­nan nues­tra pro­duc­ción de hor­mo­nas. Pa­ra com­ba­tir la pla­ga del plás­ti­co los go­bier­nos eu­ro­peos han im­pues­to a los es­ta­ble­ci­mien­tos mer­can­ti­les que co­bren por las bol­sas de plás­ti­co; y anun­cian que ta­les bol­sas es­ta­rán prohi­bi­das en el pla­zo de dos años. Se tra­ta, na­tu­ral­men­te, de una me­di­da por com­ple­to inane y pin­tu­re­ra que com­pla­ce­rá al postureo eco­lo­gis­ta; pe­ro si en ver­dad se desea com­ba­tir la pla­ga del plás­ti­co ha­bría que re­ne­gar por com­ple­to del mo­de­lo eco­nó­mi­co del que tan or­gu­llo­sos es­ta­mos. Ha­bría que vol­ver a una eco­no­mía de cer­ca­nías en la que los ali­men­tos de con­su­mo ha­bi­tual se pro­du­je­ran en nues­tra co­mar­ca, pa­ra que no fue­se ne­ce­sa­rio en­va­sar­los. Ha­bría que per­se­guir im­pla­ca­ble­men­te el co­mer­cio on-li­ne, que ha mul­ti­pli­ca­do geo­mé­tri­ca­men­te los fle­tes y pro­du­ce in­fi­ni­dad de des­per­di­cios con sus em­ba­la­jes. Ha­bría que vol­ver a fa­bri­car ro­pas con te­ji­dos na­tu­ra­les; y au­to­mó­vi­les y ar­ti­lu­gios elec­tró­ni­cos que du­ra­sen to­da la vi­da. Ha­bría que de­jar de em­bo­te­llar en bo­te­llas de plás­ti­co el agua, la le­che y otros re­fres­cos. Ha­bría que ab­ju­rar de la fi­lo­so­fía vi­tal del ‘usar y ti­rar’ so­bre la que se fun­da el con­su­mis­mo bu­lí­mi­co pro­pio de nues­tra épo­ca. Ha­bría que abo­mi­nar de to­das las ba­ra­ti­jas su­per­fluas que acu­mu­la­mos com­pul­si­va­men­te. Ha­bría, en fin, que fun­dar no só­lo una nue­va eco­no­mía, sino una nue­va hu­ma­ni­dad. Pues no bas­ta­ría con com­ba­tir la con­cen­tra­ción de la pro­pie­dad y es­ti­mu­lar una nue­va eco­no­mía de cer­ca­nías; no bas­ta­ría con fa­bri­car ob­je­tos más du­ra­de­ros y bio­de­gra­da­bles. Ha­rían fal­ta tam­bién per­so­nas que re­ne­ga­sen de sus an­sias con­su­mis­tas,

QPa­re­ce que las par­tí­cu­las más di­mi­nu­tas aca­ban in­cor­po­rán­do­se a nues­tros hu­mo­res, lo mis­mo al se­men que a la le­cha ma­ter­na

per­so­nas dis­pues­tas a vol­ver a tra­ba­jar la tie­rra, per­so­nas im­permea­bles a las ten­ta­cio­nes de la mo­da, per­so­nas dis­pues­tas a vi­vir muy aus­te­ra­men­te. Ha­rían fal­ta, so­bre to­do, per­so­nas que no echa­sen la­gri­mi­llas de co­co­dri­lo vien­do do­cu­men­ta­les tre­me­bun­dos de aves ma­ri­nas que se as­fi­xian por tra­gar­se una pa­ji­ta de plás­ti­co, mien­tras ha­cen com­pras com­pul­si­vas en in­ter­né o cam­bian de mó­vil to­dos los años. Ha­ría fal­ta, en fin, una me­ta­noia o con­ver­sión de mag­ni­tu­des uni­ver­sa­les; por­que es­ta hu­ma­ni­dad so­bor­na­da no pue­de ba­ta­llar sin­ce­ra­men­te con­tra el plás­ti­co, ni en ge­ne­ral con­tra nin­gu­na de las ca­la­mi­da­des que la es­cla­vi­zan ma­te­rial y es­pi­ri­tual­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.