Ani­ma­les de com­pa­ñía

Maes­tros co­pio­nes

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine | Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da

la te­sis ma­zo­rral del doc­tor Pe­dro Sán­chez no só­lo ha pues­to de mo­da otra vez la fi­gu­ra del ‘ne­gro’ li­te­ra­rio (so­bre la que es­cri­bi­mos más ade­lan­te), sino que nos es­tá per­mi­tien­do dis­fru­tar –co­mo si de un fo­lle­tín cu­tre se tra­ta­ra– de los su­ce­si­vos pla­gios, tan cha­pu­ce­ros y des­ca­ra­dos, in­clui­dos en el bo­drio. Pla­giar, se­gún re­za el dic­cio­na­rio, con­sis­te en «co­piar subs­tan­cial­men­te obras aje­nas»; pe­ro yo más bien di­ría que con­sis­te en co­piar ma­qui­nal y cha­pu­ce­ra­men­te, co­mo lo ha­ce el doc­tor Sán­chez. Pues, co­mo se­ña­la Juan Va­le­ra, «la ver­da­de­ra ori­gi­na­li­dad ni se pier­de ni se ga­na por co­piar pen­sa­mien­tos, ideas o imá­ge­nes, o por to­mar asun­tos de otros au­to­res», sino que es per­fec­ta­men­te lí­ci­to to­mar ma­te­ria­les aje­nos «dán­do­les vi­da y ca­rác­ter pro­pio». Tam­bién Sain­te-beu­ve, con afo­ris­mo al­go cí­ni­co o ma­lé­vo­lo, se opu­so a la in­ter­pre­ta­ción ex­ten­si­va del pla­gio: «En li­te­ra­tu­ra –es­cri­bió–, se per­mi­te ro­bar a un au­tor a cam­bio de que se le ase­si­ne». Es de­cir, con la condición de que el ro­bo se uti­li­ce pro­ve­cho­sa­men­te, crean­do una nue­va for­ma ex­pre­si­va que se dis­tin­ga de la an­te­rior, ha­cién­do­la ol­vi­dar o si­quie­ra po­nién­do­se a su mis­ma al­tu­ra. Pe­ro, ig­no­ro si por ma­la fe o por un en­ten­di­mien­to al­go es­qui­zo­fré­ni­co de la lla­ma­da ‘pro­pie­dad in­te­lec­tual’, sue­le en­glo­bar­se den­tro de es­ta fa­tí­di­ca pa­la­bra (que siem­pre se enar­bo­la co­mo ame­na­za o anate­ma) la ci­ta de re­fi­lón, la ins­pi­ra­ción más o me­nos re­mo­ta, in­clu­so la coin­ci­den­cia aza­ro­sa. Con pre­sun­tuo­sa fal­ta de pers­pec­ti­va, so­le­mos pen­sar que la mi­sión del crea­dor con­sis­te en ser ori­gi­nal sin in­te­rrup­ción. Es­te pru­ri­to qui­mé­ri­co de ori­gi­na­li­dad, en una épo­ca en que el ar­te ya ha ago­ta­do to­das sus po­si­bi­li­da­des de in­ven­ción, no es más que un alar­de de pa­té­ti­ca fa­tui­dad. Lee­mos en el Ecle­sias­tés que na­da nue­vo exis­te ba­jo el sol; só­lo el des­co­no­ci­mien­to del pa­sa­do, o cier­to me­sia­nis­mo ton­to­rrón, pue­de in­fun­dir al crea­dor la creen­cia de que sus ar­gu­men­tos pue­dan ser en­te­ra­men­te ori­gi­na­les, ri­gu­ro­sa­men­te iné­di­tos. To­do es­tá in­ven­ta­do por los maes­tros que nos pre­ce­die­ron; nues­tra úni­ca mi­sión, nues­tra úni­ca po­si­ble ori­gi­na­li­dad con­sis­te en re­pe­tir las mis­mas co­sas que otros es­cri­bie­ron an­tes, pe­ro de una ma­ne­ra per­so­nal, con una mi­ra­da re­no­va­da que as­pi­re a con­fron­tar­se a quie­nes ya las for­mu­la­ron pre­via­men­te. Si vol­ve­mos la mi­ra­da a los si­glos que nos pre­ce­die­ron (gim­na­sia sa­lu­tí­fe­ra que re­co­mien­do) nos da­re­mos cuen­ta de que Vir­gi­lio, al ur­dir La Enei­da, es­ta­ba ‘pla­gian­do’ a Ho­me­ro; y si nos zam­bu­lli­mos en sus Bu­có­li­cas des­cu­bri­re­mos que tra­du­ce a Teó­cri­to. Ho­ra­cio ‘fu­si­ló’ a Pín­da­ro; y Ca­tu­lo hi­zo lo pro­pio con Ana­creon­te. El ar­gu­men­to de Faus­to, an­tes de que Goet­he nos pro­cu­ra­se su obra in­mor­tal, ya cir­cu­la­ba en le­yen­das pro­pa­ga­das por el nor­te de Eu­ro­pa y ha­bía si­do uti­li­za­do por au­to­res de la ca­te­go­ría de Christopher Mar­lo­we; lo que con­si­guió el gran poe­ta ale­mán fue ele­var al ran­go de ar­que­ti­po li­te­ra­rio im­pe­re­ce­de­ro un asun­to que no era de su in­ven­ción. Lo mis­mo val­dría pa­ra el ar­que­ti­po de don Juan, el fa­mo­so bur­la­dor me­ro­dea­do por Tir­so de Mo­li­na, Mo­liè­re, lord By­ron y tan­tos otros. ¿Y qué de­cir de Sha­kes­pea­re? Los in­ves­ti­ga­do­res más cons­pi­cuos de su obra coin­ci­den en afir­mar que po­co más de una ter­ce­ra par­te de los ver­sos que com­po­nen sus obras tea­tra­les es­tán sa­ca­dos de su ca­le­tre; el res­to, o es­tán co­pia­dos li­te­ral­men­te de au­to­res clá­si­cos o con­tem­po­rá­neos, o es­tán des­ca­ra­da­men­te ins­pi­ra­dos en obras aje­nas, por mu­cho que Sha­kes­pea­re los ama­ña­se o re­to­ca­ra. Sin em­bar­go, ¿po­de­mos con­ce­bir un pro­to­ti­po de es­cri­tor más ‘ori­gi­nal’, per­sua­si­vo e in­trín­se­ca­men­te ge­nial que Sha­kes­pea­re? Y, fi­ján­do­nos en el pre­dio his­pano, ¿qué hi­zo Gar­ci­la­so de la Ve­ga, sino tra­du­cir a Pe­trar­ca? ¿Aca­so es­ta la­bor vi­ca­ria le res­ta ori­gi­na­li­dad? Las fá­bu­las de Sa­ma­nie­go, ¿no sa­quean las fá­bu­las de La Fon­tai­ne, quien a su vez ro­ba­ba a Fe­dro, quien a su vez vam­pi­ri­za­ba a Eso­po, quien a buen se­gu­ro con­ta­ba en su ga­bi­ne­te con fuen­tes pa­ra no­so­tros des­co­no­ci­das, a las que ‘fu­si­la­ba’ con­cien­zu­da­men­te?

"En li­te­ra­tu­ra –es­cri­bió Sain­te-beu­ve–, se per­mi­te ro­bar a un au­tor a cam­bio de que se le ase­si­ne". Es de­cir, con la condición de que el ro­bo se uti­li­ce pro­ve­cho­sa­men­te

QEn cier­ta oca­sión, Ju­lio Ca­sa­res –eru­di­to con pre­ten­sio­nes de ori­gi­na­li­dad a quien hoy na­die re­cuer­da– acu­só a Va­lle-in­clán de pla­giar va­rias pá­gi­nas de las Me­mo­rias de Ca­sa­no­va en su So­na­ta de pri­ma­ve­ra. Va­lle, le­jos de ex­cul­par­se, re­co­no­ció el ex­po­lio, pe­ro hi­zo ver que aque­llas pá­gi­nas per­pe­tra­das con pro­sa can­si­na y des­ma­ña­da por Ca­sa­no­va re­lu­cían en su obra con las ga­las de un des­lum­bran­te es­ti­lo: «Lo me­jo­ré en un cien por cien­to», apos­ti­lló con le­gí­ti­mo or­gu­llo. Y es que, en li­te­ra­tu­ra, el ro­bo con ase­si­na­to pue­de ser la for­ma más es­me­ra­da de ori­gi­na­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.