Are­nas mo­ve­di­zas

Pre­mio Vi­ce­do pa­ra Luis del Ol­mo

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

ma­nuel Alon­so Vi­ce­do y tres com­pa­ñe­ros más fa­lle­cie­ron en 1972 co­mo con­se­cuen­cia de un ac­ci­den­te de co­che cer­ca de El Puer­to de San­ta María. Vi­ce­do, na­tu­ral de la lo­ca­li­dad se­vi­lla­na de Ge­re­na, iba a ser nom­bra­do di­rec­tor de Ra­dio Se­vi­lla y ate­so­ra­ba con­di­cio­nes pa­ra ser una re­fe­ren­cia del pe­rio­dis­mo ra­dio­fó­ni­co an­da­luz y es­pa­ñol. Ha­bía si­do co­fun­da­dor de una de las aven­tu­ras más prós­pe­ras de la ra­dio es­pa­ño­la, Ra­dio Vi­da, y su pro­yec­ción era es­pec­ta­cu­lar. Era jo­ven y muy que­ri­do, tan­to que en su po­bla­ción na­tal se ins­tau­ró un pre­mio que hoy po­seen –po­see­mos– un no­ta­ble nú­me­ro de pro­fe­sio­na­les del sec­tor. Inevi­ta­ble­men­te me acuer­do de la muer­te de Pe­dro De­gla­né, hi­jo del mí­ti­co Boby, en el año 86, tam­bién co­mo con­se­cuen­cia de un ac­ci­den­te cer­ca de Éci­ja en el que pe­re­ció otro com­pa­ñe­ro de An­te­na 3 de ra­dio. La muer­te de Pe­dro me co­gió en la SER, don­de era muy que­ri­do y don­de llo­ra­mos su muer­te a los 31 años. La ca­rre­ra de am­bos, De­gla­né y Vi­ce­do, era de un fu­tu­ro in­sos­pe­cha­do, y la muer­te nos pri­vó de dos gran­des hom­bres de ra­dio, amén del res­to de los com­pa­ñe­ros a los que des­de aquí quie­ro ren­dir ho­me­na­je: Gui­llén, Mo­reno, Or­tiz y Blan­dón. Es­te año, el ga­lar­dón ha re­caí­do en Luis del Ol­mo y no ha­ce fal­ta acla­rar por qué. Pe­ro me voy a per­mi­tir ha­cer­lo, po­cos años des­pués de que el maes­tro de Pon­fe­rra­da ha­ya col­ga­do los há­bi­tos del mi­cró­fono. Bue­na par­te de lo que soy y de lo que sé se lo de­bo a es­te gi­gan­tón leo­nés al que tu­ve el pri­vi­le­gio de glo­sar en la en­tre­ga del pre­mio. Luis ha si­do el crea­dor del mo­de­lo de ra­dio ma­ti­nal del que aún vi­vi­mos los que nos de­di­ca­mos a es­to: tra­ba­ja­dor in­fa­ti­ga­ble, apli­có en Es­pa­ña el es­que­ma de los gran­des blo­ques de pro­gra­mas, que pa­sa­ron de ser cor­tos y con­cre­tos a gran­des con­te­ne­do­res du­ran­te ma­ña­nas y tar­des. Yo lo re­cuer­do ha­cien­do Pro­ta­go­nis­tas, lue­go pro­gra­ma­ción lo­cal de Ra­dio Pe­nin­su­lar al me­dio­día, la pre­sen­ta­ción de Los cin­cuen­ta de oro a me­dia tar­de y una ex­hi­bi­ción de do­ce ho­ras se­gui­das los sá­ba­dos por la noche ti­tu­la­da De do­ce a do­ce. To­do a la vez. Ago­ta­dor. Y ahí es­ta­ba él tan pan­cho. Ha go­za­do siem­pre de un ex­tra­or­di­na­rio ol­fa­to que le ha he­cho sa­ber lo que que­ría el pú­bli­co, se ha sa­bi­do ro­dear de los me­jo­res (a los que ha re­com­pen­sa­do con ge­ne­ro­si­dad), ha ge­ne­ra­do pie­zas de in­du­da­ble va­lor, ha ges­tio­na­do con efi­ca­cia una gran ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go y ha reuni­do en torno a su fi­gu­ra ma­yo­rías nun­ca re­pe­ti­das. Es muy difícil que vuel­va a pro­du­cir­se un fe­nó­meno ra­dio­fó­ni­co si­mi­lar al que ha pro­ta­go­ni­za­do Luis, ya que hu­bo un mo­men­to en el que to­dos que­rían ha­blar en su pro­gra­ma sa­bien­do que en Luis en­con­tra­rían a un ti­po en el que la au­sen­cia de sec­ta­ris­mo era una de sus má­xi­mas. To­dos ca­bían en Pro­ta­go­nis­tas y pa­ra to­dos ha­bía un mi­nu­to. Hu­bo un mo­men­to en Es­pa­ña en el que quien qui­sie­ra sa­ber lo que pa­sa­ba te­nía que es­cu­char, in­du­da­ble­men­te, su pro­gra­ma, siem­pre ama­ble, siem­pre di­ná­mi­co, siem­pre es­pec­ta­cu­lar, siem­pre im­pre­vi­si­ble. Nun­ca le oí ha­blar mal de na­die, siem­pre elo­gió a sus ri­va­les, siem­pre ex­hi­bió un ele­gan­tí­si­mo fair play y muy po­cos po­drán re­pro­char­le com­por­ta­mien­tos in­de­bi­dos. Yo, des­de lue­go, me­nos que na­die: sien­do un vein­tea­ñe­ro que lle­ga­ba de Ra­dio Se­vi­lla, me fran­queó el pa­so pa­ra ser lo­cu­tor de la re­cién es­tre­na­da Ra­dio Ma­ta­ró de José María Ball­vé y Fran­cis­co Pa­la­sí, dos fi­gu­ras a las que ve­ne­ro, y me con­fió su sus­ti­tu­ción en el Pro­ta­go­nis­tas que re­cién es­tre­na­ba en la ra­dio co­mer­cial en Co­pe-mi­ra­mar. Ahí apren­dí el abe­ce­da­rio de es­te tra­ba­jo y al­gu­na

To­dos que­rían ha­blar en su pro­gra­ma sa­bien­do que en Luis en­con­tra­rían a un ti­po en el que la au­sen­cia de sec­ta­ris­mo era una de sus má­xi­mas

Qmá­xi­ma de lo que des­pués se­ría mi ca­rre­ra per­so­nal. To­dos, en es­te tra­ba­jo, he­mos te­ni­do al­gu­na re­fe­ren­cia ge­ne­ra­cio­nal y la­bo­ral, to­dos he­mos pues­to nues­tra vis­ta en al­guien, to­dos he­mos se­gui­do al­gún ejem­plo, y no me due­len pren­das en re­co­no­cer que mi mo­de­lo ha si­do el de es­te ti­po es­pi­ga­do e in­no­va­dor al que si­go es­cu­chan­do en mi in­cons­cien­te co­mo a otros maes­tros del gé­ne­ro: Ga­bi­lon­do, García, Ale­jo, Arri­bas Cas­tro, En­car­na, Tu­ria, Prat… Es hoy el día en el que vuel­vo a desear lar­ga vi­da a la ra­dio, la cla­ve de mi exis­ten­cia. Lar­ga vi­da a Del Ol­mo. Lar­ga vi­da a la me­mo­ria de Vi­ce­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.