TE CON­TA­MOS LA NUE­VA FOR­MA DE VIA­JAR A CA­SA DE LOS RI­COS

NO ES UN SOR­TEO NI UN CHIS­TE más bien tu opor­tu­ni­dad pa­ra vi­vir co­mo un ri­co por unas se­ma­nas, me­ses o años. Sí, sí. Es una nue­va for­ma de via­jar y co­no­cer mun­do. A cam­bio so­lo tie­nes que re­gar las plan­tas o sa­car al pe­rro, co­mo mu­cho.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: MA­RI­SA VIDIAL

De­ja­de aho­rrar, de bus­car cho­llos pa­ra el ve­rano, o pe­dir fa­vo­res pa­ra que un ami­gue­te te pres­te el apar­ta­men­to de la pla­ya. Tu pun­to de mi­ra ha de es­tar más le­jos. Na­da de Galicia, de Es­pa­ña o de Europa. Haz las ma­le­tas que te vas a otro con­ti­nen­te. Y lo más im­por­tan­te por un mó­di­co pre­cio. Tan mó­di­co que a ve­ces in­clu­so no es ne­ce­sa­rio ni sa­car la tar­je­ta. No, no es un sor­teo ni un chis­te, es una nue­va for­ma de via­jar que se es­tá ex­ten­dien­do por el mun­fi­nan­cian do en­te­ro. Así que abre tu men­te (sé un po­co mo­der­ni­to) ol­ví­da­te del plan vue­lo+ho­tel y sú­be­te a es­ta aven­tu­ra, que pro­me­te.

So­lo tie­nes que bus­car el des­tino que más te atrai­ga, no te cor­tes, Ha­wái, Fi­ji, Mal­di­vas, por ejem­plo, y ele­gir en­tre los in­mue­bles que bus­can in­qui­li­nos pa­ra el ve­rano. Pa­ra aden­trar­te en es­ta nue­va aven­tu­ra tie­nes que ma­ne­jar dos con­cep­tos: pro­pie­ta­rios y cui­da­do­res. Sí, la­men­ta­ble­men­te es­tás en el se­gun­do gru­po. Por­que lo que no sa­bes es que hay gen­te en el mun­do en­te­ro dis­pues­ta a pres­tar­te su ca­sa, a ve­ces man­sión, a cam­bio de que la cui­des. A prio­ri no pa­re­ce mu­cho. Pien­sa que po­drías pa­sar un mes en Ha­wái en una pe­da­zo de man­sión «gra­tis» so­lo por re­gar las plan­tas. A ve­ces el «cui­da­do» im­pli­ca al­gún ani­mal, pe­ro es­te es el lí­mi­te.

El per­fil de pro­pie­ta­rios que se anun­cia en es­te por­tal (trus­ted­hou­se­sit­ters.com) sue­len ser per­so­nas que por di­fe­ren­tes mo­ti­vos tie­nen que aban­do­nar la re­si­den­cia tem­po­ral­men­te (en los anun­cios se con­cre­tan las fe­chas pa­ra las que se ne­ce­si­tan in­qui­li­nos en ca­da ca­sa) y bus­can a gen­te de con­fian­za, aquí en­tras tú, pa­ra que es­tén pen­dien­tes de sus ani­ma­les domésticos. De es­ta ma­ne­ra no tie­nen que lle­var­los a un cen­tro, se man­tie­nen den­tro del en­torno al que es­tán acos­tum­bra­dos y evi­tan co­ger in­fec­cio­nes. A ellos les com­pen­sa pa­gar­te las va­ca­cio­nes (di­go pa­ga­das por­que a ve­ces se por­tan e in­clu­so te el bi­lle­te has­ta el des­tino) por­que la ca­sa va a es­tar más se­gu­ra fren­te a los ro­bos ha­bi­ta­da que va­cía, el jar­dín va a es­tar cui­da­do y que de es­ta ma­ne­ra no tie­nen que lle­gar y po­ner­se a lim­piar por­que se su­po­ne que el in­qui­lino la man­ten­drá en per­fec­tas con­di­cio­nes.

Es­ta­rás pen­san­do «muy bien, y por qué no se lo pi­de a un fa­mi­liar». Pues por­que ya sa­be­mos que a ve­ces es­te «fa­vor» pue­de re­sul­tar una car­ga y traer ma­los ro­llos, mien­tras que un cui­da­dor siem­pre va a es­tar in­tere­sa­do en mi­rar por el bien de la ca­sa. No por pas­ta, por­que aun­que al­gu­nos es­pe­ran que se les pa­gue por el ser­vi­cio no es así, sino que de­pen­de del acuer­do al que se lle­gue con el ca­se­ro. Tam­bién del buen en­ten­di­mien­to en­tre am­bos se des­pren­de quién pa­ga las fac­tu­ras. No hay na­da es­cri­to al res­pec­to, aun­que se so­bre­en­tien­de que si el alo­ja­mien­to es in­fe­rior a una se­ma­na, de­be ser el due­ño de la ca­sa el que se ha­ga car­go de ellas, mien­tras que si el pla­zo es ma­yor, hay que ha­blar­lo sí o sí.

PUE­DES LLE­VAR COM­PA­ÑÍA

Te es­tá em­pe­zan­do a gus­tar el plan, ya te es­tás vien­do en esa ca­la re­ser­va­da con ac­ce­so pa­ra muy po­cos. Pe­ro te pre­gun­ta­rás si va­les. Pues te di­ré que los que bus­can es­tas ca­sas sue­len ser pro­fe­sio­na­les re­ti­ra­dos, o no, que por al­gu­na ra­zón quie­ren po­ner tie­rra de por me­dio, ya por­que ten­gan un tra­ba­jo que pue­dan con­ti­nuar a dis­tan­cia, por­que bus­quen tran­qui­li­dad, por­que quie­ran unas va­ca­cio­nes di­fe­ren­tes al tí­pi­co re­sort o sim­ple­men­te por­que les gus­te cui­dar mas­co­tas, que tam­bién los hay. De he­cho, hay anun­cios que bus­can cui­da­do­res es­pe­cia­li­za­dos en di­fe­ren­tes es­pe­cies acuá­ti­cas, rep­ti­les o ani­ma­les de gran­ja. Es im­por­tan­te que se­pas que no ne­ce­si­tas ex­pe­rien­cia. Pa­ra to­do hay una pri­me­ra vez y más que un cu­rrí­cu­lum su­per­lar­go lo que bus­can es gen­te en quien con­fiar. Por si te sir­ve de al­go, te di­ré que el 76% de los que se han apun­ta­do con un per­fil de fo­to y al­gu­na re­fe­ren­cia (bien del tra­ba­jo, del ca­se­ro o de otra ca­sa) han en­con­tra­do ca­sa. No hay lí­mi­tes pue­des apli­car a tan­tas co­mo quie­ras, y no hay obli­ga­ción de acep­tar, aun­que ya sa­bes que si lo ha­ces, tie­nes que cum­plir.

Es­ta nue­va ma­ne­ra de via­jar no es­tá pen­sa­da so­lo pa­ra sin­gles, de he­cho hay pro­pie­ta­rios que pre­fie­ren fa­mi­lias. Lo de lle­var­te a tus pro­pias mas­co­tas ya es otro can­tar. Mu­chos tie­nen las su­yas y pue­de que no sea muy re­co­men­da­ble, así que me­jor pre­gun­ta an­tes. Cuan­do lle­gues al pun­to y fi­nal te doy per­mi­so pa­ra que eches un vis­ta­zo a la web y de­jes vo­lar la ima­gi­na­ción por al­guno de los 80 paí­ses don­de se ofre­cen in­mue­bles. Pe­ro si lle­ga­dos a es­te pun­to aún no es­tás con­ven­ci­do, una úl­ti­ma ra­zón de pe­so: es tu úni­ca opor­tu­ni­dad pa­ra vi­vir co­mo un ri­co aun­que sea unos me­ses. O más, por­que te di­ré que hay quien re­en­gan­cha una ca­sa con otra du­ran­te años.

Pa­na­má

FE­CHAS DIS­PO­NI­BLES 7 DE JU­NIO-20 DE JU­NIO

Tie­nen pe­rros

Sin­ga­pur

FE­CHAS DIS­PO­NI­BLES 15 DE JU­NIO-25 DE JU­LIO

1 ga­to y las plan­tas

Cos­ta Ri­ca

FE­CHAS DIS­PO­NI­BLES 7 DE JU­NIO-29 DE

NO­VIEM­BRE

Ca­li­for­nia

FE­CHAS DIS­PO­NI­BLES 27 DE MA­YO-30 DE MA­YO

Tie­nen dos pe­rros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.