Car­ta de vuel­ta

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - ¡QUÉ CO SAS! - FER­NAN­DA TA­BA­RÉS DI­REC­TO­RA DE V TE­LE­VI­SIÓN

Que­ri­do Jo­sé Luis:

Ha su­ce­di­do. Ha­ce unos días rea­li­za­ba en es­tas pá­gi­nas un ejer­ci­cio de nos­tal­gia y cons­truía una reivin­di­ca­ción: que vol­vie­sen las car­tas. Y las car­tas han vuel­to. Po­co des­pués de aquel ar­tícu­lo, al re­co­ger el co­rreo de la ma­ña­na que a dia­rio lle­ga a VTe­le­vi­sión, en me­dio de mi­si­vas más o me­nos pre­vi­si­bles, aso­ma­ba un so­bre blan­co, apai­sa­do, con se­llo y una ca­li­gra­fía la­dea­da tra­za­da a mano en co­lor azul. Lo vi y vol­ví a per­ci­bir esa ame­na­za de ner­vio­sis­mo que la me­mo­ria aso­cia­ba con el mo­men­to pre­vio a ras­gar un so­bre pa­ra es­cru­tar su con­te­ni­do. Ahí es­ta­ba la car­ta, en­ca­be­za­da con un so­lem­ne «dis­tin­gui­da pai­sa­na».

Es­pe­ro no rom­per nin­gún pac­to de con­fi­den­cia­li­dad si di­go aquí que en tu car­ta me cuen­tas que eres ou­ren­sano y re­si­den­te en A Coruña des­de ha­ce cua­ren­ta años. Con­fie­sas tam­bién que fue la reivin­di­ca­ción que aquí se hi­zo del co­rreo pos­tal lo que te im­pul­só a co­ger el lá­piz.

Agra­dez­co, Jo­sé Luis, que un em­pu­jón ca­si me­lan­có­li­co ha­ya en­con­tra­do res­pues­ta ca­si in­me­dia­ta. Ha ser­vi­do pa­ra con­so­li­dar la con­vic­ción de que se pier­den al­go im­por­tan­te quie­nes pien­san que el úni­co co­rreo po­si­ble es elec­tró­ni­co y se re­vi­sa des­li­zan­do el de­do por una pan­ta­lla lí­qui­da. Es­pe­ro hoy más que ayer que se cum­pla el pro­nós­ti­co rea­li­za­do por una trend­set­ter y que los bu­zo­nes vuel­van a lle­nar­se de so­bres blan­cos y de co­lo­res, de tex­tos es­cri­tos a la luz del fle­xo, en una ca­mi­lla ba­ra­ta com­pra­da en Ikea, com­pues­tos en esa at­mós­fe­ra den­sa e in­ten­sa, que ca­si hue­le al­miz­cle, en la que trans­cu­rre la pri­me­ra ju­ven­tud, la edad más ins­pi­ra­do­ra pa­ra es­cri­bir car­tas, pues el co­rreo se nu­tre de la in­ten­si­dad y na­da hay más in­ten­so que te­ner 18 años.

To­dos los gran­des su­cum­bie­ron a la ne­ce­si­dad de es­cri­bir car­tas. Hay mi­les de an­to­lo­gías que re­co­gen es­ta li­te­ra­tu­ra epis­to­lar que siem­pre des­ve­la al­go más del au­tor. Es­tos días, Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la Con­de pre­sen­ta­ba Ce­la piel aden­tro, una se­gun­da nue­va ver­sión del li­bro que pu­bli­có en 1989 en el que res­ca­ta las car­tas que in­ter­cam­bia­ron el No­bel y su pri­me­ra mu­jer, Rosario Con­de. Re­sul­tó en­ter­ne­ce­dor es­cu­char al hi­jo del es­cri­tor afe­rrar­se a la ver­sión de su pa­dre que esas car­tas des­ti­lan, co­mo si hu­bie­se en­con­tra­do en ese ejer­ci­cio de in­ti­mi­dad con su no­via aho­ra pu­bli­ca­do al Ce­la real, o al que a él le hu­bie­se gus­ta­do que fue­se real y que con el tiem­po y la vi­da se fue con­vir­tien­do en otra co­sa. Pue­de que las car­tas exis­tan so­lo pa­ra ser car­tas de amor. Co­no­ce­mos las que le en­vió He­ming­way a Mar­le­ne Die­trich; o Eins­tein a su mu­jer Mi­le­va, o Beet­ho­ven a una des­co­no­ci­da Ama­da In­mor­tal.

Re­co­jo aquí la de Johnny Cash a su es­po­sa Ju­ne. Se la en­vió pa­ra fe­li­ci­tar­la por su 65 aniver­sa­rio: «Feliz cum­plea­ños, Prin­ce­sa. Nos ha­ce­mos vie­jos y nos acos­tum­bra­mos el uno al otro. Pen­sa­mos de for­ma pa­re­ci­da. Nos lee­mos la men­te. Sa­be­mos qué quie­re el otro sin te­ner que pre­gun­tar­lo. A ve­ces, nos irri­ta­mos un po­co el uno al otro. Tal vez, a ve­ces da­mos nues­tras co­sas por sen­ta­das. Pe­ro hay oca­sio­nes, co­mo la de hoy, en que lo me­di­to, y me doy cuen­ta de la suer­te que ten­go por com­par­tir mi vi­da con la mu­jer más ex­tra­or­di­na­ria que he co­no­ci­do. To­da­vía me fas­ci­nas y me inspiras. Me in­flu­yes pa­ra me­jo­rar. Eres lo que de­seo, la prin­ci­pal ra­zón en la tie­rra pa­ra mi exis­ten­cia. Te amo tan­to. Feliz cum­plea­ños, prin­ce­sa, John».

Un cor­dial sa­lu­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.