VA­CA­CIO­NES EX­PRÉS

ASÍ APRO­VE­CHAN EL VE­RANO QUIE­NES TIE­NEN DOS DÍAS LI­BRES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: AN­TO­NIO MOS­QUE­RA / S.F.

¡Qué fae­na! En ve­rano y sin va­ca­cio­nes. «Y eso que yo soy muy de pla­ya», nos di­ce es­te ca­na­rio que se ha pa­sa­do el ve­rano com­pa­gi­nan­do sus prác­ti­cas de pe­rio­dis­ta con la ca­rre­ra. «Des­de ju­nio no doy abas­to. Sé que las prác­ti­cas son bue­nas pa­ra mi for­ma­ción, pe­ro es que ade­más pre­sen­to el tra­ba­jo de fi­nal de gra­do la se­ma­na que vie­ne... ¡y no doy!». Lle­va ya cua­tro años en San­tia­go, pe­ro el acen­to ga­lle­go no se le ha pe­ga­do na­da: «Soy de Ar­gui­ne­guín, co­mo Va­le­rón, y no po­der ir en ve­rano es fas­ti­dia­do. Es­pe­ro po­der que­dar­me un mes en­te­ro en Na­vi­dad, pe­ro to­da­vía que­da mu­cho». Sin du­da lo que peor lle­va son las re­des so­cia­les. «Me da ra­bia abrir el Fa­ce­book, por­que veo to­das las fo­tos que suben mis ami­gos mien­tras yo me voy a la ca­ma. Y mo­les­ta que no veas».

Pe­se a to­do, Edu no de­ses­pe­ra e in­ten­ta apro­ve­char el po­co tiem­po li­bre que tie­ne: «Du­ran­te la se­ma­na ya vas pen­san­do adón­de pue­des ir y quién es­tá dis­po­ni­ble el fin de se­ma­na, por­que to­do se con­cen­tra ahí, y ne­ce­si­tas un plan». Y cla­ro, cuan­do con­si­guió es­ca­par­se (¡al fin!), aque­llo fue el pa­raí­so. «Me fui a Baio­na, de fies­ta y a la pla­yi­ta». El ob­je­ti­vo era con­cen­trar un ve­rano en­te­ro en un fin de se­ma­na, y eso, pa­ra Edu, se re­su­me en una co­sa: «Sa­lir co­mo si no hu­bie­ra un ma­ña­na. De­bí dor­mir seis ho­ras en to­tal». De pron­to son­ríe, y aña­de: «¡No se lo re­co­mien­do a na­die! El lu­nes to­da­vía te­nía acu­mu­la­do lo del vier­nes. Ne­ce­si­té va­rios días pa­ra re­po­ner­me. Una y no más».

Aun­que tar­dó en re­cu­pe­rar­se de las se­cue­las de Baio­na, es­te ca­na­rio no tar­dó de­ma­sia­do en ani­mar­se con otra es­ca­pa­di­ta. «Ne­ce­si­ta­ba ai­rear­me, por­que hay un mo­men­to en el que la ca­be­za te es­ta­lla y ne­ce­si­ta­ba sa­lir de ca­sa. Así que me fui unos días a Ma­ce­da, en Ou­ren­se, a un pue­ble­ci­to per­di­do en­tre las mon­ta­ñas». Allí Edu tie­ne fa­mi­lia, y es so­lo en es­ta épo­ca cuan­do se en­cuen­tran to­dos los pri­mos. «Ha­cía mu­chí­si­mos años que no los veía por­que, cla­ro, yo en ve­rano siem­pre es­toy en Ca­na­rias».

Al fi­nal que­da el con­sue­lo de pen­sar que a ve­ces no hay mal que por bien no ven­ga. Es­te ve­rano no ha­brá po­di­do su­bir mu­chas fo­tos a Fa­ce­book, pe­ro qui­zá se ha ga­na­do una fo­to más real.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.