UN PA­PE­LÓN PA­RA CLIN­TON

¿VES A BILL «PRI­MER CA­BA­LLE­RO» O TE QUE­DAS CON ME­LA­NIA TRUMP?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: ADRIA­NA REY / CO­RRES­PON­SAL EN NUE­VA YORK

Su­tra­ba­jo no se pa­ga, pe­ro su po­der es in­men­so. A pe­sar de no ha­ber si­do ele­gi­da por su país ni te­ner obli­ga­cio­nes ofi­cia­les, sí lo re­pre­sen­ta y desem­pe­ña una de las la­bo­res más im­por­tan­tes en Es­ta­dos Uni­dos. Es la pri­me­ra da­ma. Aque­lla cu­yas la­bo­res se sue­len ce­ñir a fun­cio­nes de ca­rác­ter pro­to­co­la­rio co­mo acom­pa­ñan­te del pre­si­den­te, o de par­ti­ci­pa­ción en ins­ti­tu­cio­nes de ín­do­le so­cial o be­né­fi­co. Es­te año, el tér­mino first lady co­bra es­pe­cial im­por­tan­cia an­te dos can­di­da­tos con per­fi­les to­tal­men­te dis­pa­res pe­ro con un pun­to en co­mún: el las­tre de su pa­sa­do.

Por un la­do el de Me­la­nia Trump, que de ocu­par el car­go se­ría la úni­ca pri­me­ra da­ma a quien to­dos ha­brían vis­to po­sar des­nu­da, de­bi­do a su años co­mo mo­de­lo. Y por otro, el de Bill Clin­ton, cu­yos es­cán­da­los se­xua­les dis­tan mu­cho de ser ca­ba­lle­ro­sos co­mo su fu­tu­ro tí­tu­lo re­que­ri­ría, al ser el pri­mer con­sor­te hom­bre de las his­to­ria es­ta­dou­ni­den­se: «Es más que pro­ba­ble que se le lla­me first gentle­man (pri­mer ca­ba­lle­ro)», apun­tan di­ver­sas vo­ces so­bre al­go que to­da­vía no es­tá con­fir­ma­do. Tec­ni­cis­mos apar­te, las cá­ba­las se su­ce­den en­tre los lí­de­res del es­ta­blish­ment de Wa­shing­ton que to­da­vía so­pe­san quién de los dos es me­jor pa­ra el car­go.

A sus 70 años, el aná­li­sis de Bill Clin­ton ha­bla de po­der, ha­bi­li­da­des úni­cas, re­la­cio­nes y una ex­pe­rien­cia di­plo­má­ti­ca, que so­lo pue­de te­ner al­guien que ha si­do pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos.

A pe­sar de que al­gu­nas de las fun­cio­nes del con­sor­te son de ca­rác­ter pro­to­co­la­rio, no pa­re­ce pro­ba­ble que co­mo di­ce la tra­di­ción, sea Bill Clin­ton el en­car­ga­do de ele­gir la va­ji­lla o los arre­glos flo­ra­les de la Ca­sa Blan­ca. Hi­llary Clin­ton, quien sa­be muy bien lo que es ser pri­me­ra da­ma, bro­meó so­bre el pa­pel de su ma­ri­do co­mo con­sor­te: «Em­pe­za­ría en la me­sa de la co­ci­na y de ahí ve­ría­mos adón­de lle­ga», di­jo en­tre ri­sas a la re­vis­ta Peo­ple. Bro­mas apar­te, la can­di­da­ta de­mó­cra­ta sa­be que si al­can­za la pre­si­den­cia del país, la ayu­da de su ma­ri­do es in­dis­pen­sa­ble: «Quie­ro que me ayu­de con la eco­no­mía (…) Voy a pe­dir­le consejos y voy a con­tar con él co­mo emi­sa­rio pa­ra en­con­trar las me­jo­res ideas», con­fir­mó. Es más, es bien sa­bi­do que du­ran­te su eta­pa al fren­te de la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do, la ex pri­me­ra da­ma so­lía con­sul­tar per­ma­nen­te­men­te a su es­po­so, es­pe­cial­men­te en te­mas eco­nó­mi­cos y de se­gu­ri­dad na­cio­nal: «Mien­tras ju­ga­ba al golf, Bill so­lía re­ci­bir va­rias lla­ma­das y co­rreos elec­tró­ni­cos de Hi­llary an­tes de lle­gar al ho­yo 14», des­ve­ló uno de sus ase­so­res a The New York Ti­mes. Mu­chos de sus co­no­ci­dos coin­ci­den en que la la­bor del ex­pre­si­den­te co­mo pri­mer ca­ba­lle­ro se­rá de pri­mer or­den y su­ma­men­te ac­ti­va. Y más va­le que así sea: «La his­to­ria ha de­mos­tra­do que cuan­do Bill Clin­ton no tie­ne na­da que ha­cer, se me­te en pro­ble­mas», apun­ta el ro­ta­ti­vo es­ta­dou­ni­den­se.

En el la­do opues­to se en­cuen­tra su ri­val, Me­la­nia Trump. Con 45 años, sus co­no­ci­mien­tos po­lí­ti­cos son tan es­ca­sos que ha­bi­tual­men­te y de ma­ne­ra in­te­li­gen­te, pre­fie­re ocu­par un se­gun­do plano, aun­que eso sí, sin de­jar de reivin­di­car­se a sí mis­ma co­mo al­go más que una ca­ra bo­ni­ta: «Ten­go mis pro­pias ideas», di­jo en una en­tre­vis­ta a la re­vis­ta Har­per’s Ba­zaar.

En el ca­so de la es­lo­ve­na, no pa­re­ce que va­ya a ser una Nancy Rea­gan que re­de­fi­na el pa­pel de la pri­me­ra da­ma, es más, ella mis­ma y sin sa­ber­lo, ya apun­tó ha­ce años por dón­de irían los ti­ros: «Se­ría muy tra­di­cio­nal (…) Co­mo Betty Ford o Jac­kie Ken­nedy», con­fe­só a The New York Ti­mes, mu­cho an­tes de que su ma­ri­do se pre­sen­ta­se a la can­di­da­tu­ra re­pu­bli­ca­na.

Ha­ce ape­nas un mes, la pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra Ka­te An­der­sen Bro­wer, au­gu­ró sor­pre­sas al res­pec­to: «Iró­ni­ca­men­te Me­la­nia se­ría la pri­me­ra first lady en ha­ber po­sa­do des­nu­da pe­ro, por ex­tra­ño que pa­rez­ca, Me­la­nia pu­die­ra ser más tra­di­cio­nal de lo que cree­mos. Yo creo que nos va a ha­cer re­tro­ce­der en el tiem­po, a esa épo­ca de los 50 don­de la es­po­sa del pre­si­den­te Ei­sen­ho­wer de­cía que el tra­ba­jo más gra­ti­fi­can­te pa­ra una mu­jer es ser ma­dre y es­po­sa», re­cor­dó An­der­sen a Mia­mi Dia­rio.

A la es­pe­ra de lo que ocu­rra en las pre­si­den­cia­les del 8 de no­viem­bre, Bill Clin­ton y Me­la­nia Trump, tie­nen que su­pe­rar otro exa­men pre­via­men­te. Se­rá el pró­xi­mo 4 de oc­tu­bre cuan­do se co­noz­ca el re­sul­ta­do del fa­mo­so con­cur­so de la re­vis­ta Fa­mily Sty­le, des­pués de que los con­sor­tes y cum­plien­do con la tra­di­ción, ha­yan ins­cri­to sus me­jo­res recetas de ga­lle­tas. De ave­na pa­ra Trump y de cho­co­la­te pa­ra Clin­ton. La pu­bli­ca­ción com­pa­ra los fo­go­nes con las ur­nas y pre­su­me de que el ve­re­dic­to sue­le ser un acer­ta­do ter­mó­me­tro elec­to­ral.

De­jan­do las ba­ta­llas cu­li­na­rias apar­te, lo cier­to es que am­bos ya han rea­li­za­do la pri­me­ra fun­ción co­mo es­po­sos as­pi­ran­tes a la Ca­sa Blan­ca. Sin du­da, el su­yo, se­rá un due­lo que mar­ca­rá de­ce­nas de pre­ce­den­tes en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.