Cuan­do el pa­dre-abue­lo era él

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - ¡QUÉ CO SAS! - FER­NAN­DA TABARÉS DI­REC­TO­RA DE V TE­LE­VI­SIÓN

En el año 1760, el doc­tor in­glés Mi­chael Tur­ner es­cri­bió un tra­ta­do so­bre la sí­fi­lis que ha pa­sa­do a la his­to­ria por in­cluir la pri­me­ra men­ción es­cri­ta al tér­mino con­dón. La en­fer­me­dad era en­ton­ces uno de los gran­des pro­ble­mas de sa­lud pú­bli­ca en Eu­ro­pa, a pe­sar de lo cual el mé­di­co re­co­no­cía que mu­chos hom­bres pre­fe­rían en­fer­mar an­tes que usar la «de­tes­ta­ble ar­ma­du­ra». Es re­le­van­te es­ta pri­me­ra men­ción lin­güís­ti­ca al más po­pu­lar de los mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos por­que du­ran­te si­glos to­das las ba­rre­ras fí­si­cas que se in­ven­ta­ron no es­ta­ban des­ti­na­das a pro­por­cio­nar a la mu­jer he­rra­mien­tas de con­trol de sus em­ba­ra­zos sino a pro­te­ger al hom­bre de en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual.

La ma­ter­ni­dad ha si­do, pues, el gran asun­to du­ran­te bue­na par­te de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, un asun­to de­ma­sia­do re­le­van­te pa­ra de­jar­lo en ma­nos de las mu­je­res. Así pa­re­cen ha­ber­lo en­ten­di­do la ma­yor par­te de las re­li­gio­nes, con la ca­tó­li­ca al fren­te. Re­sul­ta inau­di­to que has­ta el año 2010 un pa­pa, en es­te ca­so Be­ne­dic­to XVI, no ha­ya apro­ba­do el uso de pre­ser­va­ti­vos y que es­ta au­to­ri­za­ción mo­ral es­tu­vie­ra úni­ca­men­te des­ti­na­da a fre­nar el avan­ce del VIH. Ofi­cial­men­te, pa­ra la Igle­sia de Ro­ma la se­xua­li­dad de las mu­je­res si­gue vin­cu­la­da a la ma­ter­ni­dad y ca­da coi­to en­cie­rra una po­si­bi­li­dad cier­ta de pro­crea­ción.

Así que la gran re­vo­lu­ción del si­glo XXI vol­ve­rá a ser la de la ma­ter­ni­dad. La ge­ne­ra­li­za­ción de los mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos en la se­gun­da mi­tad del si­glo XX per­mi­tió a las mu­je­res to­mar el con­trol de su cuer­po y or­ga­ni­zar sus vi­das de una ma­ne­ra nue­va. La cien­cia se pu­so al ser­vi­cio de las se­ño­ras y de una for­ma in­di­rec­ta pro­vo­có un te­rre­mo­to so­cial de di­men­sio­nes si­de­ra­les, pues la in­cor­po­ra­ción ma­si­va de la mu­jer al mun­do del tra­ba­jo y la in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca que tra­jo con­si­go ha re­de­fi­ni­do el con­tex­to so­cio­eco­nó­mi­co del mun­do. Una mu­jer que de­ci­de cuán­do quie­re ser ma­dre es una mu­jer más li­bre.

La no­ve­dad en es­te si­glo es­tá sien­do la rup­tu­ra de las fron­te­ras de la edad. La fer­ti­li­dad fe­me­ni­na ha es­ta­do so­me­ti­da a unos lí­mi­tes di­fe­ren­tes de los que re­gían en la mas­cu­li­na. Los an­ti­con­cep­ti­vos hor­mo­na­les per­mi­tie­ron apla­zar la de­ci­sión, pe­ro esa de­ci­sión se en­con­tra­ba de pron­to con una fron­te­ra tem­po­ral. La ges­tión de ese tiem­po, apu­rar el ca­len­da­rio has­ta el fi­nal, ha crea­do de he­cho una nue­va in­dus­tria, la de la fer­ti­li­dad, que pro­por­cio­na a las mu­je­res he­rra­mien­tas cien­tí­fi­cas pa­ra ser ma­dres más allá de lo que con­sen­ti­ría la na­tu­ra­le­za, apli­ca­da es­ta en el más es­tric­to de los sen­ti­dos. Sur­gen aquí de nue­vo los apo­ca­líp­ti­cos que pro­nos­ti­can un mun­do de zom­bis en­gen­dra­dos en vien­tres vie­jos, ago­re­ros que apli­can las es­tric­tas nor­mas de lo na­tu­ral cuan­do con­vie­ne, sin le­van­tar la vis­ta y acep­tar que po­co que­da a nues­tro al­re­de­dor que no es­té in­ter­ve­ni­do, mo­di­fi­ca­do o al­te­ra­do, in­clui­do el pai­sa­je que nos aco­ge.

Hoy las chi­cas de vein­te años con­ge­lan sus óvu­los pa­ra uti­li­zar­los vein­te años des­pués y en el pe­rió­di­co so­bre­sa­le el em­ba­ra­zo de una mu­jer de 62 años. Echa­mos cuen­tas de có­mo pro­gre­sa­rá su vi­da a me­di­da que avan­ce la de su hi­ja y efec­ti­va­men­te pa­re­ce una lo­cu­ra que pue­da acom­pa­ñar a una ado­les­cen­te bor­dean­do los 80. La mis­ma lo­cu­ra que ha al­can­za­do des­de siem­pre a hom­bres de esa mis­ma edad pa­ra quie­nes la pro­crea­ción en el en­torno de la ve­jez era un sín­to­ma de vi­ta­li­dad, un triun­fo de la vi­ri­li­dad y no una irres­pon­sa­bi­li­dad ma­ni­fies­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.